Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros pequeños

»

Grifón de Bruselas

»

Características del Grifón de Bruselas

Características del Grifón de Bruselas



  • Altura a la cruz: no está indicada en el estándar
  • Peso: dos clases: una hasta 3 kg. y otra de 3 a 5 kg. (macho) o hasta 6 kg. (hembra)
  • Capa: bermeja
  • Promedio de vida: de doce a dieciséis años
  • Carácter: vivo, curioso, muy apegado a sus dueños y vigilante
  • Relación con los niños: muy buena
  • Relación con otros perros: muy buena
  • Aptitudes: perro de compañía
  • Necesidades del espacio: adaptado a la vida de interior
  • Alimentación del Grifón de Bruselas: el equivalente de 100 a 150 g. diarios de alimento completo seco
  • Arreglo: corte de pelo
  • Coste mantenimiento: más bien moderado

Por qué el Griffon de Bruselas?

Aquellos que deciden vivir con un Griffon de Bruselas probablemente lo hacen porque se trata de una raza que posee una combinación única de descaro, dignidad e inteligencia, por no hablar de un travieso sentido del humor. Muchos dicen que se trata de un perro grande en un envoltorio pequeño y, seguramente, eso le resuma bien.

Muchos recordarán al difunto Stanley Dangerfield, el presentador de, entre otros, el programa de televisión de la exposición canina Crufts. En 1971 escribió que ésta era una raza controvertida, y que no había dos personas que pensaran lo mismo de ella. «Algunos», dijo, «la consideran verdaderamente hermosa, y otros extremadamente fea. Lo único en lo que hay un completo acuerdo es en que es singular, inusual y con un gran carácter».

La raza es más popular en Gran Bretaña y el resto de Europa que en EE.UU., pero allá donde viva, se trata de un cariñoso y simpático compañero, y es sorprendente que esta raza no sea más popular. Dicho esto, muchas otras razas que han experimentado una multiplicación repentina de su censo han perdido algo en este proceso, así que es de esperar que el dedicado grupo de aficionados a esta raza mantengan al Griffon tal y como es: muy especial y único.

Personalidad

El Griffon tiene algo del carácter de un Terrier ya que, después de todo, corre sangre de Terrier en algún punto del pasado de esta raza. Al igual que los Terrier, el Griffon es vivaz y está atento, y siempre atrae la atención.

Esta raza está llena de confianza en sí misma y buen humor, carece de miedo y tiene una gran determinación. Un Griffon suele llevarse bien con otros animales, y rara vez parece temer enfrentarse a perros mucho mayores que él. Debido a ello, al dejarle junto a perros desconocidos, los propietarios deberán asegurarse que no exista la posibilidad de que este pequeño y valiente animal sufra daños.

En general, el Griffon es un pequeño perro alegre, cariñoso y adaptable que siempre adora a su propietario o propietaria, aunque puede mostrar un poquito de timidez con los desconocidos o al estar en un entorno extraño. Es importante que muestre, con firmeza, a un cachorro de Griffon, que es usted (y no él) el jefe, ya que si no desarrollará malos hábitos. La descripción de un estadounidense de su Griffon, diciendo que es «el demonio encarnado y vestido con un traje peludo» quizás nos muestre una imagen lo suficientemente clara sin que sea necesario que nos extendamos más.

Características físicas

Aunque esta raza es pequeña no es, claramente, una de las razas miniatura más delicadas. Se trata de un perro pequeño y rechoncho con un contorno cuadrado bien equilibrado, con un dorso corto y una caja torácica bien redondeada.

El Griffon debería ser pesado en relación con su tamaño, lo que indica que debería poseer una buena osamenta y musculatura, aunque en un pequeño espacio. Se trata de un animal pequeño y compacto que nunca debería ser basto.

En comparación con el tamaño de su cuerpo, la cabeza del Griffon es grande, y en el caso de los ejemplares de pelo duro, el pelaje del cráneo es bastante áspero, y el pelo del hocico y la barbilla forman una barba, lo que le proporciona un aspecto característico que, una vez que vemos, nunca podremos olvidar.

La cabeza es, indudablemente, uno de los rasgos más importantes de esta raza, y la vieja descripción de una «expresión casi-humana» es muy adecuada. El cráneo no es tan plano como el de un Pequinés, no tan abovedado como el de un King Charles Spaniel: es, simplemente, redondeado, y también es redondeado a la altura de la sien, sumándose así a la expresión característica de esta raza. Es muy importante que la trufa negra tenga los orificios nasales bien abiertos, ya que esto evitará las dificultades respiratorias. Al observar desde delante, la parte superior de la trufa está a la misma altura que el centro de los ojos, que son muy oscuros, grandes, redondos, limpios y atentos. Los bordes de los ojos deben ser negros aunque, desgraciadamente, esto no siempre es así. El hocico es ancho y los labios deberían encajar a la perfección, sobresaliendo el inferior sólo un poco, para así aportar la sensación de «vuelto hacia arriba» potenciada por la prominencia de la barbilla.

Otro rasgo físico característico de esta raza es su tórax bastante amplio, lo que permite que sus rectas extremidades anteriores estén insertadas un poco separadas. El Griffon tiene unas extremidades posteriores musculosas y, si su constitución es la correcta, proporcionarán un buen impulso.

  • Talla

Aunque es, sin duda, un perro pequeño, existe una variación bastante amplia en cuanto a su talla, ya que el estándar de la raza permite que el peso oscile entre los 2,2 kg y los 5 kg, aunque los pesos más cercanos al punto intermedio son los más deseables. Incluso los Griffon pequeños deben tener un buen peso en comparación con su tamaño, pero, en esta raza, algunos perros de mayor alzada pueden pesar menos que otros más bajos que tienen una osamenta más densa.

  • Capa

Existen dos variedades Griffon, considerados razas diferentes pero con el mismo estándar, que solo se diferencian por su capa y color de pelo. El Griffon de Bruselas tiene un pelo duro y el Griffon Belga un pelo liso.

La capa del Griffon Belga es corta y pegada al cuerpo y no debería ser sedosa al tacto. Algunos ejemplares de pelo liso tienen una subcapa densa, lo que da lugar a una melena y a un «polisón». En general, los Griffon de pelo liso tienen un pelaje un poco más largo sobre los hombros.

Por otra parte, el Griffon de Bruselas tiene una capa áspera, aunque rara vez tan cerdosa como la del Fox Terrier, por ejemplo. No debería tener rizos, pero algunos Griffon con una capa especialmente cerdosa y una subcapa densa tienden a tener un pelaje un poco ondulado. La subcapa es apreciada, pero no siempre está presente. A los ejemplares de pelo duro se les debe arrancar manualmente el pelo muerto para mantener una textura del pelaje correcta.

Aunque los perros de pelo liso sufren una muda estacional, en el caso de los de pelo duro no es así: en lugar de ello, cada pelo crece hasta una longitud de 7-10 cm y muere, mientras un pelo nuevo crece desde el folículo. En general, el Griffon no es una raza adecuada para aquellos que sufren alergias aunque, comprensiblemente, gran parte dependerá del alergeno culpable.

  • Color

Para los perros de exposición, los colores son el rojizo claro, negro o negro con fuego intenso. En ningún caso debería haber manchas blancas. Por supuesto, en los ejemplares tenidos como mascotas, el color no tiene tanta importancia y depende de los gustos del propietario. El autor describe los colores del estándar, que es una información de interés para todos los forofos al Griffon y, especialmente, para los aficionados a las exposiciones caninas.

Los ejemplares rojos oscilan desde el caoba oscuro, pasando por el rojo intenso, hasta el leonado pero, siempre que la capa sea rojiza, el tono no importa mucho a los criadores ni a los jueces. Dicho esto, un perro leonado debe poseer una tonalidad rojiza, ya que sin ésta, el color será considerado incorrecto por un juez. En el caso de los perros de color rojizo claro, son deseables una máscara y orejas más oscuras, aunque estos atributos se ven más en los ejemplares de pelo liso que en los de pelaje duro.

Los ejemplares negros deben ser monocolores, aunque los perros jóvenes suelen tener una tonalidad fuego, o hasta una subcapa plateada. Los ejemplares negros tienden a tener más pelo en la parte interna y externa de la oreja, así que al acicalarlos, será necesario prestar más atención a esta zona.

Los negro y fuego son los Griffon más difíciles de encontrar en la actualidad. Eran más populares en el pasado, y el primer ejemplar de este color obtuvo el triunfo en 1930. Sin embargo, pasaron 21 años hasta que el segundo perro negro y fuego consiguió el título de campeón.

Los ejemplares atigrados y los caoba con un tono negro son incorrectos, y, en Gran Bretaña, la mezcla de pelos negros y rojos también es incorrecta, pero esto sí se acepta en la Europa continental, donde éste es uno de los colores incorporados, bajo el nombre Griffon Belga, como distinto al Griffon de Bruselas y al Petit Brabançon.

  • Dentadura

Aunque ni los dientes ni la lengua deberían ser visibles, al contrario que la mayoría de las razas el Griffon tiene un cierre retrasado (prognatismo), con los incisivos inferiores ligeramente adelantados con respecto a los superiores, haciendo así que el animal tenga la expresión facial necesaria.

  • Orejas

Las orejas del Griffon deben ser semierectas, quedando un poco por encima del nivel del cráneo, y con los «alerones» cayendo hacia delante para cubrir la parte tiesa de la oreja. Las orejas varían bastante en esta raza, pero cuanto menor sea su tamaño mejor.

  • Cola

Aunque el asunto de la amputación de la cola sigue siendo objeto de debate en Europa, por costumbre, la cola del Griffon se deja corta. La longitud de la cola varía algo entre el cachorro y el adulto, así que es difícil precisar la longitud de la cola cortada. No obstante, debe dejarse lo suficientemente larga como para crear una interrupción con respecto al dorso paralelo al suelo justo en el punto en que emerge la cola. Es importante que la cola tenga una inserción alta, que surja en un ángulo correcto, permitiendo así que sea portada alta, que es un rasgo típico en esta raza.

En algunos países no se permite en absoluto la amputación de la cola, y las colas dejadas intactas parecen variar bastante, en la actualidad, en cuanto a su aspecto. Con la actual relajación de las leyes de cuarentena británicas, es muy probable que veamos, en el ring de las exposiciones de belleza, ejemplares con la cola intacta al lado de otros con la cola amputada, lo que supone una dificultad añadida para el juez.

Aspectos relativos a la salud

Aunque la cría de Griffon no siempre es fácil, una vez se haya obtenido una camada y los cachorros hayan superado las primeras y cruciales semanas de vida, esta raza es, en general, saludable. Son unos perros pequeños y resistentes pero, como sucede con todas las razas, las enfermedades pueden afectarles, así que siempre es buena idea ser consciente de algunos de los problemas que pueden afectarles.

  • Estro

Algunas Griffon hembra tienen celos claramente marcados durante los cuales no muestran signos de coloración mientras están en estro. Esto hace que, comprensiblemente, al propietario le resulte difícil saber cuándo debería mantener a una hembra apartada de los machos y, si se planea un apareamiento, hará que resulte complicado saber cuál será el momento adecuado para el mismo. Otra complicación al planear los emparejamientos y una de las razones por las cuales la reproducción de los Griffon no es sencilla, consiste en que la hembra suele estar en celo sólo durante un período muy breve.

  • Paladar hendido

En ocasiones pueden nacer cachorros con el paladar hendido, así que es esencial comprobarlo tan pronto como los perritos hayan nacido. Podemos hacerlo abriendo su boca y comprobando, con el meñique, que el paladar está intacto. Si parece haber deformidades, deberá consultar con un veterinario de inmediato ya que, excepto en los casos leves, lo más adecuado es eutanasiar al cachorro antes de que sufra más.

Siempre es razonable hacer que un veterinario examine a los cachorros poco después de su nacimiento y, si hay alguna duda sobre la presencia o no de un paladar hendido, el veterinario podrá determinarlo y efectuar el tratamiento correspondiente.

  • Golpe de calor (insolación)

De vez en cuando, un Griffon puede desmayarse debido a un golpe de calor. Por tanto, es importante evitar que los Griffon pasen demasiado calor, como sucedería si los dejáramos en el coche, incluso con las ventanas abiertas en un día de temperaturas suaves. Un golpe de calor es peligroso y es una experiencia bastante amedrentadora, así que debe evitarlo a cualquier coste.

Deberemos buscar asistencia veterinaria de inmediato pero, en el primer momento, el animal deberá mantenerse tranquilo y lo más fresco posible, echándole agua fría sobre la cabeza, el cuello y los hombros. Si el perro está inconsciente no deberá intentar hacerle beber, pero una vez haya recuperado el sentido, ofrézcale agua con glucosa o una solución ligeramente salina.

Siempre supone una buena precaución colocar un cuenco, que no se pueda verter y con agua en el compartimiento en el que viaja el animal en el coche. Así, por lo menos podrá beber un poco de agua si empieza a acalorarse.

  • Problemas coculares

Como los ojos del Griffon son grandes, son más susceptibles de sufrir daños que los de muchas otras razas. Es, por tanto, esencial que los ojos se mantengan libres de suciedad y secreciones, y podemos hacer que sea más fácil si la zona que se encuentra alrededor de los ojos está libre de pelo. Los propietarios de gatos deben vigilar, además, que los ojos de su Griffon no puedan sufrir lesiones debidas a las uñas del gato, ya que es fácil que esto suceda. Si ve signos de un arañazo, una úlcera o una secreción mayor de lo normal, debería solicitar consejo veterinario sin demora. Aunque las cataratas no son frecuentes en esta raza, a algunos propietarios les gusta que sometan a sus perros a pruebas para la detección precoz de las cataratas.

  • Hernias umbilicales

Una hernia umbilical, que se aprecia en forma de un pequeño bulto a la altura del ombligo, no es algo inusual en esta raza. Estas hernias pueden ser hereditarias o, frecuentemente, puede deberse a que la hembra estire demasiado fuerte del cordón umbilical. La mayoría de las hernias no provocan problemas, pero siempre es buena idea pedir al veterinario que la examine, ya que a veces es necesaria una operación correctora.

  • Bufidos

Algunos Griffon, al igual que sucede con muchas otras razas de hocico corto, se ven afectados por los bufidos, provocados por una elongación del paladar blando. Aunque pueden amedrentar al propietario novato, rara vez suelen suponer un problema. Normalmente el perro estará de pie y respirará trabajosamente, pero el problema desaparecerá, casi siempre, con la misma rapidez con la que apareció. Para aliviar este problema es buena idea colocar el pulgar delante de la trufa del perro, haciendo así que deba respirar por la boca, tras lo cual la respiración volverá a la normalidad.

  • Dientes de leche

Algunos cachorros de Griffon tienen tendencia a conservar sus dientes de leche más de lo esperado, pero las opiniones de los criadores difieren respecto a si estos dientes deberían ser extraídos por un veterinario, permitiendo así que salgan los definitivos en el lugar correcto. El hecho de si resulta sensato o no someter a un cachorro a una anestesia ligera, cosa que podría evitarse, es tema de debate.

  • Luxación rotuliana

Un problema que pueden padecer algunos Griffon es el de la luxación rotuliana, que consiste en una afección de la articulación de la rodilla común en muchas razas miniatura. Un signo de este problema consiste en que el perro cojea o no apoya una extremidad en el suelo mientras corre. Esto se debe a que un hueso se ha salido de su lugar, ya sea debido a una lesión o a un mal alineamiento. Es importante evitar que un perro afectado por este problema tenga sobrepeso, ya que esto lo exacerbaría.

Muchos perros con luxación rotuliana viven con este problema sin experimentar dolor, pero a veces es necesaria una operación quirúrgica. Se dispone de una prueba veterinaria para detectar o descartar este problema.

  • Enfermedad de Legg-Perthes

Aunque es inusual en el caso del Griffon, la enfermedad de Legg-Calve- Perthes merece una mención. Consiste en la necrosis de la cabeza femoral, y parece que es hereditaria ya que, en general, parece afectar más a algunas estirpes. Se da con mayor frecuencia en las razas caninas pequeñas que en las grandes. La cojera inicial va empeorando lentamente provocando que, al final, el animal arrastre la extremidad afectada. Con el tiempo, y debido a la falta de uso, la musculatura del muslo y la pierna van atrofiándose y la cabeza femoral ve alterada su forma. Este problema puede potenciar un mayor dolor articular y la osteoartritis. Se debería buscar ayuda veterinaria al primer signo de cojera.

Si deseas saber más sobre el Griffon de Bruselas te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Griffon de Bruselas Serie Excellence:

Griffon de Bruselas (Excellence) - Editorial Hispano Europea





Registrate para saberlo todo sobre el Grifón de Bruselas x

Recibe consejos sobre los mejores cuidados, consulta tus dudas en el foro, conoce adiestradores especializados, comparte las fotos de tu mascota, etc.

La necesitarás para acceder a tu perfil de MundoAnimalia

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya