Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Alaskan Malamute

Esperanza de vida10 - 12 años
PesoMacho:38 - 56 kgHembra:38 - 56 kg
AlturaMacho:64 - 71 cmHembra: 58 - 66 cm
Pedigrí
ApodosMalamute de Akaska
Características
Tamaño
Ejercicios necesarios
Fácil de entrenar
Cantidad de desprendimiento
Necesidades de aseo
Bueno con los niños
Salud de la Raza
Costo de manutención
Inteligencia
Tolera estar solo
¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Alaskan Malamute

Cuando pensamos en el Alaskan Malamute la primera imagen que nos viene a la cabeza es la de un perro (o varios) tirando de un trineo en la inmensidad de un valle nevado. La “locomotora del ártico”, que es como se conoce al Malamute, es el más potente de todos los perros de trineo aunque no el más rápido. Es capaz de cargar pesos de hasta 20 kg durante unos 70 kilómetros.

Origen

El Alaskan Malamute es un animal de sangre pura, entendiendo así que no es fruto de cruces decididos por el hombre.
El nombre del Malamute proviene de una tribu esquimal de Alaska llamada malhemiut. Este pueblo utilizaba a los perros para arrastrar grandes pesos y para desplazarse por la nieve. En ocasiones, los alaskan eran utilizados para defender el pueblo y ayudar en la cacería.

Comportamiento

El Alaskan Malamute es cariñoso, limpio, muy amigable con los humanos y arisco con los machos de su misma raza. Es muy alegre y siempre está dispuesto a jugar. A pesar de ser de tamaño grande y tener un gran parecido con el lobo, no es un perro con dotes guardianas.

Aspecto

El Alaskan Malamute es un perro de constitución compacta con unas extremidades potentes y de sólida osamenta. Tiene las orejas pequeñas, triangulares y levantadas, aunque a veces se doblan y se le pegan al cráneo. La cola es curvada por encima de la espalda pero cuando trabaja la suele mantener caída. El pelaje exterior es grueso y áspero y el subpelo denso, aceitoso y lanoso. En la mayoría de ejemplares el vientre, parte de los miembros y los pies siempre son blancos. El resto del cuerpo puede variar desde el gris hasta el negro y el rojo.

Cuidados específicos

El Alaskan Malamute aprende muy rápido si se sabe cómo educarlo, los cachorros necesitan mucha firmeza para entender las reglas que han de seguir.
El Malamute es un perro muy energético y necesita hacer ejercicio diario para mantenerse en forma.

Salud

Aunque el Malamute es un perro fuerte puede verse afectado por enfermedades de origen hereditario como la polineuropatía hereditaria o el coat funk. Otras enfermedades que puede padecer son displasia de cadera, torsión de estómago o hipotiroidismo.

¿Es el Alaskan Malamute el perro adecuado para usted?

Decidir el tipo de perro que usted quiere nunca será fácil. El tener un perro conlleva un compromiso tremendo; por ello, la decisión es tan importante que requiere una reflexión muy seria. El Alaskan Malamute puede resultar una adquisición maravillosa para su hogar, siempre que se combinen bien sus respectivos estilos de vida. Antes de seleccionar un Alaskan, usted debe considerar el propósito y función originales de la misma. Esta raza fue criada originalmente para tirar de pesados trineos en las más adversas condiciones climáticas. Tal función requería un perro que fuese fuerte, inteligente, vigoroso, resistente y leal. Todas estas magníficas cualidades del Alaskan se irán manifestando en la forma en que el perro reaccione ante el entorno hogareño y a cada una de ellas se le deberá otorgar su debida y cuidadosa atención.

El Alaskan Malamute posee una enorme energía, por lo que necesita los medios apropiados para liberarla diariamente. La raza requiere abundante ejercicio al aire libre y tanto el estímulo físico como el mental le resultan vitales. El Malamute es un perro que necesita jugar, correr y mantenerse ocupado. Si no se ejercita su mente y su cuerpo, podrá tornarse altamente destructivo en el hogar. ¡Un Alaskan Malamute aburrido e inquieto puede convertirse rápidamente en la peor pesadilla para su dueño!

Si usted trabaja durante todo el día y permanece fuera por las tardes, deberá reconsiderar su preferencia por un Alaskan Malamute. Responda honestamente a las siguientes preguntas: ¿Tiene usted un amplio jardín cercado o un adecuado espacio para que su Alaskan Malamute pueda ejercitarse? Si no es así, ¿dispone usted del tiempo necesario para proporcionarle animados paseos por el parque o campo cercano para que pueda hacer el ejercicio requerido?

El Alaskan Malamute es una de las razas más versátiles entre los perros de trabajo. Los dueños que se estrenan quedan encantados cuando constatan por primera vez la cantidad de actividades en las que esta raza puede participar exitosamente. Los Alaskan Malamute compiten activamente en carreras de larga distancia como perros de trineo de calidad superior; participan en la tracción de cargas pesadas, exposiciones de perros, pruebas de Agility y campeonatos de obediencia. Además, son excelentes como perros de búsqueda y rescate. No importa hacia dónde apunten sus intereses, seguramente encontrará ocasiones en las cuales usted y su perro podrán disfrutar y participar juntos.

Los Malamute son afectuosos, leales, devotos y además resultan ser una compañía juguetona capaz de adaptarse fácilmente a diferentes y variados ambientes. Aman a las personas y a los niños, pero al mismo tiempo aprecian su independencia. Requieren una gran cantidad de tiempo, energía y estimulación por parte de sus dueños, especialmente cuando son cachorros. Junto al ejercicio adecuado, el Alaskan Malamute necesitará una buena dosis de acicalamiento. Su profuso pelaje requiere un cepillado y peinado diarios. Los requerimientos rigurosos de su acicalamiento bastan por sí solos para que dueños potenciales se decidan por otra. Si a usted no le gusta recoger pelo con su aspiradora,puede que no sea ésta raza la que le conviene. También deberá tener en cuenta a las personas que conviven con usted y que pudieran ser alérgicas al largo pelaje de esta raza.

Los Alaskan Malamutes son maravillosas mascotas de familia, pero si el dueño novato tiene hijos menores de cinco años, deberá ser especialmente cuidadoso; un joven Malamute puede muy fácilmente derribar a un niño pequeño si está de ánimo juguetón, por lo que deberá ser supervisado cuidadosamente cuando se encuentre cerca de los niños.

Los cachorros del Alaskan Malamute pueden ser bastante difíciles de manejar. A medida que maduran, irán creciendo rápidamente y podrán resultar agobiantes debido a su naturaleza torpe.

Una vez haya decidido que el Alaskan Malamute es el perro ideal, deberá ser muy cuidadoso a la hora de decidir dónde adquirirlo, así como el tipo de cualidades que usted está buscando. Hay varios puntos que deberá sopesar antes de tomar la decisión definitiva: ¿qué planea hacer usted con el perro y en qué actividades piensa participar? ¿Cuáles son sus necesidades personales y familiares? ¿Cuáles son las razones para querer este tipo de perro? Si usted es capaz de responder a estas preguntas honestamente y puede emitir un juicio realista de lo que quiere realmente en un perro, le será mucho más fácil seleccionar un criador y encontrar al perro de sus sueños.

Consideraciones en torno a la salud del Alaskan Malamute

Hemos expuesto la fuerza, resistencia e intrepidez propias del Alaskan Malamute. Para que esta raza pueda soportar los elementos climáticos del más crudo invierno y los requerimientos extremos, que son esenciales para que pueda cumplir su función como perro de trabajo, tiene que estar sano. Sin embargo, a pesar de su naturaleza robusta, pueden presentarse algunos problemas de salud de origen genético. Es de suma importancia para el dueño de un Alaskan Malamute estar informado y ser capaz de reconocer tales problemas potenciales. Un dueño o un criador tienen que estar familiarizados no sólo con las diferentes enfermedades que afectan a su raza, sino también con los síntomas asociados a cada una de ellas. Es precisamente por el bienestar de la misma que aprendemos a aceptar estas dolencias y hacemos todo lo que está a nuestro alcance para derrotarlas.

La acondroplasia (enanismo) es un problema hereditario que afecta algunas veces al Alaskan Malamute. Los perros que padecen este mal pueden ser detectados desde muy temprano: sus patas delanteras son cortas, y las traseras, arqueadas. Varias instituciones dedicadas a investigaciones veterinarias, junto con clubes del Alaskan Malamute y otras organizaciones, han empleado una gran cantidad de tiempo en impulsar programas que pudieran eliminar el gen causante de este problema. Cualquier perro que posea estas malformaciones debe ser retirado del programa de cría de cualquier criador responsable.

Las displasias de cadera y de codo son ampliamente comunes en las razas de tamaño grande; por lo tanto, pueden aparecer en el Alaskan Malamute. Esta afección es el resultado de una estructuración anormal de la cadera y sus articulaciones. Un síntoma común de que el problema puede estar desarrollándose es la súbita aparición de rigidez en caderas y extremidades, así como cojera. Se ha hecho habitual la práctica de pruebas a los perros jóvenes para detectar este posible problema; en consecuencia, el Alaskan Malamute debe ser analizado a través de radiografías.

La APR (atrofia progresiva de la retina) es una enfermedad que ocasiona una degeneración en la retina del perro. Los primeros síntomas suelen comenzar con una ceguera nocturna que puede desembocar en una ceguera total. Un examen oftalmológico detectará la APR, pero sólo después de que aparezcan los síntomas. No existe tratamiento para esta enfermedad, y los perros que la padecen nunca deben formar parte de un programa de cría.

La dilatación gástrica/vólvulo (hinchazón) afecta a muchas de las razas de tamaño grande y tórax profundo, incluyendo al Alaskan Malamute. En el mejor de los casos, del 15% al 18% de los perros que la padecen, mueren. El estómago del perro se llena de aire y gases, se voltea y con ello se pinzan y obstruyen los conductos sanguíneos del estómago, provocando una severa hinchazón. Las recientes investigaciones veterinarias han logrado identificar algunos de los factores posibles que pudieran causar esta afección, entre ellos: engullir grandes cantidades de alimentos, ser macho, estar bajo de peso o tener un temperamento asustadizo.

El hipotiroidismo es uno de los problemas comunes que afectan al Alaskan Malamute. La más común de las señales sobre la posible presencia de un problema de tiroides incluye el letargo y las infecciones recurrentes. También puede aparecer una pérdida del pelo e infecciones cutáneas. Dado que muchas medicinas y enfermedades afectan los niveles de hormonas de tiroides en la sangre, el hipotiroidismo es una de las afecciones endocrinas más difíciles de diagnosticar. Por fortuna, con los medicamentos adecuados el tratamiento es bien simple.

Si deseas saber más sobre el Alaskan Malamute te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Alaskan Malamute Serie Excellence:

Historia de la Alaskan Malamute

El Alaskan Malamute es uno de los más antiguos y admirados perros de trineo del Ártico. Estos potentes animales de trabajo son originarios de las regiones norteñas del continente norteamericano y fueron criados primariamente por la tribu inuit a finales del siglo XIX.

Estos perros fueron usados originalmente para el arrastre de pesados trineos durante largas travesías y en condiciones en extremo difíciles impuestas por las severidades del invierno polar. La raza deriva su nombre de un grupo distintivo de esquimales, conocidos por entonces como «Mahlamuits» o «Mahlemuts».

Se piensa que esta tribu inuit tuvo su primer asentamiento a lo largo de la costa de Kotzebue Sound, situada en la parte norte del occidente de Alaska. La supervivencia de los pueblos esquimales de entonces dependía en gran medida de los perros. Eran utilizados para transportar alimentos, provisiones y otras pertenencias imprescindibles.

En tal sentido, el uso del trineo tirado por un equipo de perros Malamute, era esencial para el traslado de carne desde la zona de caza hacia los campamentos de los inuit. La extraordinaria severidad del invierno polar ártico forzaba casi permanentemente a este pueblo a recorrer grandes distancias para encontrar los alimentos y las provisiones imprescindibles para su supervivencia.

Por entonces, el Ártico era una de las áreas más difíciles de habitar. El Alaskan Malamute se convirtió así en una de las posesiones más valoradas en aquellas condiciones de temperaturas gélidas, nevadas permanentes y escasez de recursos. Su fortaleza, resistencia y naturaleza obediente, amén de sus cualidades como perro de trineo,lo convirtieron en vital componente de la supervivencia de los esquimales.

Junto a su habilidad para transportar pesadas cargas en largos remolques sobre nieve o hielo, los Alaskan Malamutes eran también apreciados por sus magníficas dotes como cazadores. No era inusual verlos cazar osos polares, alces, lobos, morsas y cualquier otro gran y fiero depredador que, o bien intentase
atacarles en sus largos viajes, o resultara necesario como alimento. La combinación de su apariencia lobuna con la habilidad para trabajar en equipo a la hora de matar a grandes depredadores parece ser el origen del apodo de «perros-lobos» con que también se les conoce. Es más probable, incluso, que el apodo se haya acuñado al observar la existencia de cruces con los lobos. Hay indicios de que los Alaskan Malamute ayudaban a los esquimales inuit localizando respiraderos en loslugares donde se situaban las focas en busca de oxígeno.

Muchos historiadores cinófilos están convencidos de que el Alaskan Malamute está emparentado con otras razas del Ártico, como el Siberian Husky, el Samoyedo y otros perros esquimales similares de Groenlandia y de la península del Labrador. Al igual que el resto de sus parientes caninos, la raza era apreciada por sus cualidades para sobrevivir bajo las más crudas condiciones con una mínima cantidad de alimento.

Los primeros especímenes de la raza variaban en tipo y conformación dependiendo de las condiciones a las cuales estuvieran expuestos. El tipo de terreno, la cantidad de nieve y la manera en que los perros eran utilizados y tratados influían profundamente en su aspecto y comportamiento. El pelaje difería en longitud y textura, y la longitud de la cabeza, el hocico, las patas y otros rasgos distintivos también variaban de un perro a otro.

La popularidad del trineo de perros y su influencia en la raza

La tracción con el uso de perros fue muy popular durante un tiempo relativamente largo. La Fiebre del Oro de Alaska de finales del siglo XIX y principios del XX atrajo equipos de trabajo de toda Alaska y el Yukón. Aunque en los equipos de trabajo con trineos participaban otras razas árticas, el Alaskan Malamute fue rápidamente reconocido por sus formidables características. Su grueso pelaje, resistencia física, inteligencia y habilidad para el trabajo eficiente bajo las más adversas circunstancias lo hicieron muy superior a sus parientes caninos del Ártico, como líder de grupo. Durante esta época la gente que venía de todas las regiones de los Estados Unidos se agrupaba en Alaska buscando el oro que había sido descubierto por primera vez en 1896 en el Pico de Bonanza, en el Klondike. La demanda de perros de esta raza fue abrumadora y la cabaña se agotó rápidamente.

Cuando los «mushers» de la época de la «fiebre del oro» no estaban ocupados tras las riquezas, organizaban carreras de trineos. Como pasatiempo favorito, estas carreras pronto devinieron en el deporte por excelencia, y se hicieron muy populares, en las cantinas de las aldeas, el juego y las apuestas asociadas a ellas. La popularidad fue tal que en 1908 se constituyó el Kennel Club de Nome, institución que asumió la responsabilidad de auspiciar la carrera de perros de trineo «Todo-Alaska», que cubría más de 600 kilómetros. Personas de todas partes de Alaska y sus vecindades reunían sus trineos y los perros más veloces que podían encontrar para tomar parte en las apuestas. Los ganadores de estas pruebas obtenían un magnífico reconocimiento y premios en metálico,además de convertirse instantáneamente en celebridades de la región y más allá de ésta.

De forma parecida a los reconocidos héroes y celebridades deportivas de hoy, las estrellas de las carreras de trineos de entonces gozaban de gran fama en Alaska y en los Estados Unidos. Scotty Allen, John Johnson y Leonhard Seppala fueron sólo unos pocos entre los mejores conductores y entrenadores de aquella época. Scotty Allen fue particularmente importante para este deporte, pues fue el alma de la primera carrera oficial, conocida como «All Alaska Sweepstakes» (lotería de Alaska).

Expansión y reconocimiento de la raza

La expedición encabezada por Richard E. Byrd fue una de las más grandiosas expediciones polares con trineos tirados por perros a principios del siglo XX.

Byrd era oficial de la aviación naval y quería convertirse en la primera persona que sobrevolara el Polo Sur. Durante la expedición, necesitaba equipos de perros para trasladar su equipo a través de catorce kilómetros de terreno helado. Arthur Walden organizó el equipo de perros de la expedición y reunió muchos de los mejores perros de diferentes lugares para llevar adelante este propósito. Los perros acarrearon alimentos, carbón y otros suministros importantes para los geólogos y el resto de los participantes. El viaje de Byrd cubrió en su totalidad 2.370 kilómetros y la bienvenida a su regreso al hogar fue calurosa. Esta expedición contribuyó aún más al reconocimiento de esta ra-za y fue la primera de muchas que vendrían después.

Algunos años más tarde, el ya almirante Richard Byrd conduciría una segunda expedición antártica. Una vez más, Byrd financiaría la mayor parte del viaje; su propósito era similar al del primero, y el interés se concentró en la investigación científica y el estudio de la climatología antártica. El capitán Michael Innes-Taylor fue designado como conductor de los perros de esta nueva expedición.

No pasó mucho tiempo antes de que las magníficas cualidades y el creciente reconocimiento del Alaskan Malamute dieran lugar a una alta demanda de perros de esta raza, lo que condujo, eventualmente, a su expansión fuera de la región ártica. Durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno francés necesitaba imperiosamente poyo para las tropas que combatían contra Alemania. Éstas habían quedado totalmente desabastecidas debido a las malas condiciones del tiempo y se encontraban imposibilitadas de recibir los recursos que necesitaban de manera desesperada. Bajo esta seria situación, los franceses solicitaron la cooperación del Kennel Club de Nome, que envió 450 Alaskan Malamute, sus trineos y el resto del equipamiento para el rescate.

Por esa misma época ya se ultimaban los planes en Estados Unidos para la primera carrera internacional de trineos con perros. La competición, que atrajo la atención mundial, tuvo lugar en 1922 en el Estado de New Hampshire. La carrera fue tan popular que muchos consideran que influyó en el establecimiento de las bases de cría fundacionales del Alaskan Malamute y del Siberian Husky.

Arthur Walden, quien luego sería el primer presidente del Club de Perros de Trineo de Nueva Inglaterra, resultó ganador de la carrera.

En 1925, los servicios del Alaskan Malamute fueron solicitados una vez más por la pequeña aldea de Nome, Alaska. Se necesitaba que los perros trasladaran suero a esa región para el tratamiento contra la difteria que los asolaba. El viaje de casi 1.000 kilómetros desde la aldea de Nenana a Nome fue encabezado por Leonhard Seppala y sus Siberian Huskies. Seppala y su perro guía «Togo» fueron responsables de la mayor parte del trabajo durante el largo y escabroso viaje. Sin embargo, un caballero llamado Gunnar Kassen y su perro líder «Balto», un Alaskan Malamute, se llevaron la fama del éxito. De hecho, una estatua de Balto aún se yergue en el Central Park de Nueva York, en honor del perro y del conductor del equipo por sus grandes esfuerzos durante el traslado del suero.

Reconocimiento de la raza en Estados Unidos

El Alaskan Malamute fue aceptado por primera vez en el libro de orígenes genealógico del American Kennel Club, en 1935. El 17 de abril de 1935 se organizó el Club del Alaskan Malamute, con Milton Seeley como primer presidente.

Milton y su esposa Eva se habían familiarizado con la raza gracias al famoso conductor Arthur Walden, y su admiración por ella aumentó rápidamente. En 1931 se quedaron con los ejemplares del criadero Chinook cedidos por Kate y Arthur Walden y así comenzaron su relación definitiva y permanente con el Alaskan Malamute y el Siberian Husky. Los Walden y los Seeley se convirtieron en íntimos amigos y fueron absolutamente cruciales para el desarrollo y popularidad de la raza tal y como hoy la conocemos.

Los Seeley se convertirían en los criadores y propietarios del primer campeón Alaskan Malamute. Este perro fue también el primer Malamute registrado por el American Kennel Club. Su nombre era Ch. Gripp of Yukon. Otros dos perros registrados entonces fueron Rowdy of Nome y Taku of Kotzebue. Al principio, los perros de origen desconocido eran admitidos para el registro si podían sumar una cierta cantidad de puntos en las exposiciones caninas. Esta regla luego fue cambiada para permitir la cría con perros no registrados que pudieran ganar un campeonato. El campeón Ch. Kim of Kotzebue, propiedad de Art y Natalie Hogdens, fue el segundo que ganó un campeonato en 1944.

Hacia los años de 1950 los Seeley, y su reconocido afijo «Kotzebue», se habían convertido en la mejor baza para la fundación y el aspecto del Alaskan Malamute como raza. Sus perros habían formado parte de las expediciones del almirante Byrd y fueron usados en ambas guerras mundiales para el traslado de suministros militares y también como perros de búsqueda y rescate. La raza había probado su valía de forma clara.

Después de la segunda guerra mundial, aparecieron varios criadores con sus propias líneas de cría, que desempeñaron un buen papel en el desarrollo de la raza. Paul Voelker y el criadero M’loot estuvieron entre estos criadores influyentes. Uno de los más famosos perros M’loot fue Gentleman Jim, quien sirvió durante la segunda guerra mundial y tiene su reconocimiento en el Salón de la Fama del Trabajo. Gentleman Jim fue muy influyente en los primeros pedigrees del Alaskan Malamute. El criadero de Voelker se hizo mundialmente famoso por sus valiosos perros de trineo, y muchos otros criaderos se formaron también alrededor de las líneas M’loot.

Otros perros influyentes se derivaron de las líneas Husky-Pak, Red Horse y Hinman-Irwin, que se convirtieron en parte importante de los cimientos del Alaskan como raza. Toro of Bras Coupe fue el más grande progenitor de entonces.

El Alaskan Malamute en el Reino Unido

El Alaskan Malamute nunca ha sido una raza de especial preferencia en el Reino Unido si se toma como referencia la popularidad que ha disfrutado en otros países europeos. Las primeras importaciones de Alaskan Malamute de produjeron en 1959. Bajo el afijo «Kananak», los americanos William y Barbara Preston introdujeron tres perros (dos hembras y un macho). Estos perros fueron Pawnee Flash of North Wind y Preston’s Cheechako y su hija.

En 1964 se constituiría el Club del Alaskan Malamute en el Reino Unido. En sus inicios contó aproximadamente con 100 miembros, pero el número de participantes ha ido creciendo sostenidamente desde su formación. Entre los ejemplares más sobresalientes que han sido introducidos en ese país se encuentran Can. Ch. Malnorska’s Danikka of Highnoon; Am. Ch. Fire´n´Ice in Conclusion CD. y, más recientemente, Can Ch Oopik’s Winter Excellence; este último fue el primer Alaskan Malamute que ganó el Grupo de los Perros de Trabajo en una Exposición de Campeonato, y también fue el primero en ganar el título de Mejor de la Exposición. Ello representó la consagración de la raza en el Reino Unido.

Popularidad de la raza en el resto del mundo

La popularidad del Alaskan Malamute se ha extendido a muchos países del mundo. Canadá, Bélgica, Francia, Holanda e Italia respetan sus habilidades como perro de tiro tanto como su valor de perro de trabajo. En algunos países se efectúan carreras con equipos de trineos cada fin de semana y se valoran como un pasatiempo muy popular. En España la prueba llamada Pyrenne gana año tras año una fama cada vez mayor.

Si deseas saber más sobre el Alaskan Malamute te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Alaskan Malamute Serie Excellence:

Apariencia de la Alaskan Malamute

Apariencia general

El Malamute de Alaska es una de las razas más antiguas de perros de trineo. Este es un perro poderoso, de construcción sólida, pecho bien profundo y cuerpo fuerte y musculoso. Sus extremidades son bien aplomadas cuando está de pie y su actitud denota una gran energía. La cabeza la lleva en alto, con un porte altivo; la mirada, siempre alerta, expresa interés y curiosidad. La cabeza es ancha; las orejas son triangulares y se mantienen erguidas cuando el perro está atento. El hocico es compacto y su anchura, de la raíz a la trufa, sólo disminuye ligeramente. No es ni largo, ni puntiagudo, pero tampoco es truncado. El pelaje es denso; el pelo de la capa externa es áspero y de longitud suficiente para proteger la capa interna de pelos que es lanosa.
Esta raza existe en distintos colores. La marcas de la cara constituyen un rasgo distintivo. Estas consisten de una especie de toca que cubre la cabeza. La cara, o es completamente blanca, o presenta una raya y / o una máscara. La cola llevada sobre la espalda tiene el aspecto de un penacho ondulante. Su pelo es abundante.
El Malamute está dotado de una fuerte osamenta y sus extremidades no presentan ningún defecto. Los pies son buenos, el pecho es bien profundo y los hombros son poderosos.
Posee todas las otras estructuras físicas necesarias que le permiten el cumplimiento eficaz de su tarea. Sus movimientos son fluidos, equilibrados, infatigables y totalmente eficientes. Este perro no está concebido para competir con otros tirando del trineo en carreras de velocidad, su valor reside en su fuerza y resistencia. Cualquier característica individual, incluyendo el temperamento, que interfiera en la realización de este propósito, debe ser considerada como la más grave de las faltas.

Tamaño

Esta raza presenta una gama natural de tamaños.

Para el trabajo, los tamaños deseados son : 63,5 cm (25 pulgadas) de altura a la cruz para un peso de 38 kg (85 libras inglesas) en los machos, y en las hembras 58,5 cm (23 pulgadas) de altura a la cruz para un peso de 34 kg (75 libras inglesas). Sin embargo, las consideraciones de tamaño no deben ser más importantes que el tipo, las proporciones, el movimiento y todo lo que concierne a la función. Si durante el juzgamiento algunos perros están en igualdad de tipo, proporciones y función, será seleccionado aquel que más se acerque al tamaño deseado para poder realizar un trabajo pesado.

Proporciones importantes

La altura del pecho corresponde aproximadamente a la mitad de la altura a la cruz; el punto más bajo del pecho se situa exactamente detrás del antebrazo. La longitud del cuerpo, tomada desde la punta del hombro hasta la punta del glúteo, sobrepasa la altura a la cruz.

Temperamento / Comportamiento

El Malamute es un perro afectuoso, amigable y no es perro de un sólo amo. Es un compañero leal y abnegado, dispuesto al juego cuando se le anima, pero por lo general impresiona por su dignidad cuando es adulto.

Cabeza

Es ancha y profunda, pero no es tosca ni pesada y debe guardar proporción con el tamaño del perro. La expresión es dulce y indica una disposición afectuosa.

Región craneal

  • Cráneo: Ancho y moderadamente redondeado entre las orejas. Estrechándose y aplanándose gradualmente en la parte superior, cerca de los ojos; es redondo en la región de las mejillas, que son más bien planas. Entre los ojos puede observarse un ligero surco. La línea superior del cráneo y de la línea superior del hocico forman casi una línea recta.
  • Depresión naso-frontal (Stop): Leve.

Región facial

  • Trufa: En todos los colores del pelaje, excepto por el rojo, es de color negro, así como también los labios y el borde de los párpados.

El pardo está permitido en los perros de pelaje rojo. Se acepta la nariz "de nieve", que está marcada por una banda más clara.

  • Hocico: Es grande y macizo, en relación al tamaño del cráneo. Su anchura y profundidad disminuyen muy poco desde la unión con el cráneo hasta le trufa.
  • Labios: Están bien apretados.
  • Mandíbulas / Dientes: Ambas mandíbulas son anchas y poseen dientes fuertes. Los incisivos forman una mordida de tijera. Tanto el prognatismo superior como inferior constituyen una falta.
  • Ojos: Son dispuestos oblicuamente en el cráneo. Son castaños, almendrados y de tamaño mediano. Los ojos azules constituyen una falta eliminatoria.
  • Orejas: De tamaño mediano, aunque pequeñas con relación al cráneo. Tienen forma triangular y son ligeramente redondeadas en su extremo. De implantación bien separada, se sitúan sobre los bordes externos de la parte posterior del cráneo, alineadas al ángulo superior del ojo, por la cual, cuando las orejas están erguidas, parecen apartarse del cráneo. Cuando están erguidas, las orejas apuntan ligeramente hacia el frente, pero cuando el perro trabaja, en ocasiones se doblan y se pegan al cráneo. Las orejas de inserción alta constituyen una falta.

Cuello

Es grueso y moderadamente arqueado.

Cuerpo

Es compacto en su construcción, pero no es excesivamente corto. No debe presentar un exceso de peso, y la estructura ósea está en proporción con el tamaño.

  • Espalda: Recta; desciende en una leve pendiente hasta las caderas.
  • Lomo: Sólido y bien musculoso. Un lomo largo que pueda debilitar la espalda constituye una falta.
  • Pecho: Bien desarrollado.

Cola

De inserción mediana siguiendo la línea de la columna vertebral. El perro la lleva sobre la espalda cuando está en reposo.
No se apoya contra la línea superior, ni se enrosca en forma de rizo cerrado sobre la espalda, así como tampoco está cubierta de pelos cortos como la cola del zorro. La cola del Malamute es bien tupida y tiene el aspecto de un penacho ondulante.

Extremidades

Miembros anteriores

Son musculosos y de huesos fuertes. Vistos de frente, son rectos hasta los metacarpos.

  • Hombros: Son moderadamente oblicuos.
  • Metacarpos: Vistos de perfil, son cortos, sólidos y ligeramente oblicuos.

Miembros posteriores

Deben ser anchos. Vistos desde atrás, tanto cuando el perro está en pie, como cuando está en acción, deben ser perfectamente alineados con las extremidades anteriores. Visto desde atrás, el perro no es ni demasiado estrecho, ni demasiado ancho. Los espolones de las extremidades posteriores son indeseables y deben eliminarse poco después del nacimiento de los cachorros.

  • Muslo: Debe ser bien musculoso.
  • Rodilla: Su angulación es moderada.
  • Corvejones: Su articulación es medianamente acodada y bien descendida.

Pies

Los pies son tipo "raqueta de nieve", cerrados y espesos con almohodillas bien acolchadas que dan un aspecto firme y compacto. Son grandes y los dedos están juntos y bien arqueados. Entre los dedos crece un pelo protector. Las almohodillas son gruesas y resistentes. Las uñas son cortas y fuertes.

Movimiento

Es suelto, fluido, equilibrado y poderoso. El Malamute es ágil, tomando en consideración su peso y tamaño. Vistas de perfil, las extremidades posteriores producen un fuerte impulso que se transmite a las extremidades anteriores a través de una región lumbar bien musculosa.
Este impulso recibido por las extremidades anteriores produce un movimento sostenido y largo. Vistas de frente o de atrás las extremidades se mueven en línea recta y no están ni muy juntas, ni muy separadas. Durante el trote rápido, las extremidades tienden a converger en el centro de gravedad del cuerpo. Un paso rígido, o cualquier movimiento que no sea completamente eficaz e incansable debe ser penalizado.

Pelaje

Pelo

La capa externa de pelos es espesa y áspera, nunca larga, ni suave. La capa interna de pelos es densa, de 2,5 a 5 cm (1-2 ins) de espesor. También es aceitosa y lanuda. La longitud del pelo es variable, tanto en la capa externa áspera, como en la capa interna. El pelo va de relativamente corto a mediano en las partes laterales del cuerpo; su longitud aumenta alrededor de los hombros y el cuello, en la espalda y sobre la grupa, así como en los pantalones y el penacho. Por lo general, el Malamute tiene el pelo más corto y menos denso durante los meses del verano. En las exposiciones, esta raza debe presentarse en estado natural. El acicalamiento sólo se admite para darle a los pies una apariencia limpia.

Color

Los colores usuales varian, desde el gris claro pasando por los tonos intermedios hasta el negro y hasta el rojo. Se acepta la combinación de colores en la capa interna de pelos, en la cara (arcos supraciliares, orejas, labios, nariz) y entre las áreas blancas y pigmentadas. El único color uniforme que se acepta es el blanco. Este es siempre el color preponderante en las partes inferiores del tronco, una parte de las extremidades, los pies y una parte de la marcas faciales. Una raya blanca sobre la frente, un collar, o ambos, así como una pequeña mancha sobre la nuca llaman la atención y son admitidos. El pelaje del Malamute se presenta como una manta; no debe admitirse un color irregular que se extiende sobre todo el cuerpo o en forma de salpicaduras asimétricas.

Importante

Al momento de juzgar al Malamute, lo que debe predominar sobre cualquier otra consideración es su función como perro de trineo utilizado para arrastrar cargas pesadas. La severidad de la penalización dependerá de cuánto se aparte el ejemplar de la descripción del Malamute ideal y hasta qué punto un defecto en particular afecte la capacidad de trabajo. Las extremidades del Malamute deben mostrar una fuerza poco común y un muy gran poder de propulsión. Cualquier signo de imperfección en las extremidades o los pies, delanteros o traseros, ya sea cuando el perro está parado, o cuando está en acción, debe ser considerada como una falta grave. Dadas estas condiciones previas, las faltas serían las siguientes : pies aplastados, corvejones de vaca, metacarpos defectuosos, hombros rectos, falta de angulación, movimiento rígido (o todo movimiento que no sea equilibrado, enérgico y uniforme), falta de sustancia, pecho que no es lo suficientemente profundo, cuerpo grueso o de huesos livianos y proporciones generales mediocres.

Faltas

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar.

Faltas eliminatorias

  • Perro agresivo o temeroso.
  • Ojos azules.
  • Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.


Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro"
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Alaskan Malamutes, su mantenimiento estético no es tan exigente comparado con otras razas, sin embargo no hay que descuidarlo.
  • Cepillado semanal en la época en la que el perro no muda el pelo. Cuando sí lo hace, se recomienda el cepillado diario.
  • Se debe bañar con más frecuencia cuando muda el pelo.
  • Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Alaskan Malamutes requiere de mucho ejercicio diario, por lo menos un paseo largo al día. Sobre todo es importante que hagan ejercicio de cachorros, a medida que van madurando se van volviendo más tranquilos.
Además, estos perros soportan bien los climas fríos, pero no los calurosos y menos si hay mucha humedad. Por eso se recomienda sacar a pasear a un Alaskan Malamutes cuando ya ha caído el sol (en épocas calurosas).
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Displasia de cadera
  • Displasia de codo
  • Atrofia progresiva de retina
  • Acondroplasia (enanismo)
  • Hipotiroidismo
  • Dilatación gástrica 

Anuncios relacionados

Ver todo
Alaskan Malamute perros en venta en Escalante, Cantabria - Propaganda 1
5
21 horas
Promocionar

Alaskan Malamute

Alaskan MalamuteAños: 14 semana1 macho / 1 hembra
Cachorros Alaskan Malamute nacidos en 25 de octubre, hijos de perros americanos y canadienses, se entregan con su pedigree, sus vacunas al día y todas las garantías.
Ruta Norte & Siete VillasIdentidad verificada
Escalante
Criador con Afijo y Núcleo Zoológico
Alaskan Malamute perros en venta en Colmenarejo, Madrid - Propaganda 2
2
1 mes

PRÓXIMA CAMADA PREVISTA

1400 €
Alaskan MalamuteAños: 6 semana
Haz tu reserva y entra en lista de espera Cachorros línea de campeones ,excelentes pedigríes reconocidos por la FCI. Padres libres de displasia Estimulación temprana y socialización primaria de todos
The Wolf House
The Wolf House
Colmenarejo
Criador con Afijo y Núcleo Zoológico