Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Basset-Hound

Esperanza de vida11 - 12 años
PesoMacho:25-34 kgHembra:25-34 kg
AlturaMacho:30-38 cmHembra: 28-36 cm
Pedigrí
Características
Tamaño
Ejercicios necesarios
Fácil de entrenar
Cantidad de desprendimiento
Necesidades de aseo
Bueno con los niños
Salud de la Raza
Costo de manutención
Inteligencia
Tolera estar solo
¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Basset-Hound

En 1595, Shakespeare en El sueño de una noche de verano parece referirse al Basset-Hound cuando escribe: “mis perros sabuesos de papada grande y color arena, con una cabeza de orejas caídas que cogen el rocío de la mañana, sus rodillas torcidas y sus vientres rasantes, lentos cuando rastrean pero con unas voces profundas como campanas”.

Origen

A pesar de lo escrito por Shakespeare en el siglo XVI, es probable que el Basset Hound descienda del Basset d’Artois, introducido en Inglaterra en el siglo XIX y cruzado con varias razas locales, especialmente Beagles y Bloodhunds. Los ejemplares más livianos se utilizaban para la caza de la liebre y los más pesados se exhibían en exposiciones como mascotas.

Comportamiento

El Basset-Hound es plácido, afectuoso, tranquilo y amigable. No es muy rápido ni despierto, y su gran sentido del olfato combinado con su instinto de caza harán que cuando siga un rastro le cueste obedecer las órdenes.
No se muestra agresivo ni miedoso pero puede defender furiosamente a los niños confiados a su custodia.

Aspecto

El Basset Hound es un sabueso de complexión fuerte y de movimientos lentos. Se caracteriza por tener unas patas cortas en relación a su cuerpo y unas orejas muy largas que le caen a los lados de la cabeza. Tiene la piel arrugada en la frente y alrededor del hocico. Su cola es larga y fuerte. Tiene un pelaje liso, corto y apretado y generalmente es tricolor (negro, fuego yblanco).

Cuidados específicos

A pesar de la imagen de animal gordo y perezoso que nos han vendido los medios, lo cierto es que el Basset-Hound necesita hacer ejercicio y correr hasta quedarse sin aliento. Esto no quita que el perro sea glotón y comilón, es por eso que el dueño debe sacarlo a pasear a diario y vigilar su alimentación.

Salud

Debido al continuo arrastre de las orejas, el Basset Hound tiende a padecer infecciones en esta zona. Es necesario limpiarlas a menudo junto con las patas y el vientre.
Algunos perros, por su constitución, tienden a que se de la vuelta al párpado inferior, provocando así una importante inflamación.

 

Sabemos que las razones de la continua popularidad del Basset Hound son variadas y debidas a que esta raza es, verdaderamente, muy versátil. Es un perro que desempeña muy diversos papeles. En primer lugar y sobre todo era, en esencia, un perro para la caza de piezas de caza menor. En segundo lugar era un especialista con las liebres, que se encuentran en abundancia en el continente europeo y en las Islas Británicas y con el conejo de cola blanca, tan numeroso en los Estados Unidos. En tercer lugar, su versatilidad como cazador mostrada debido a que puede utilizarse en la caza de urogallos y faisanes y a que podía aprender a cobrar las piezas. Se le podía enseñar fácilmente a que distintos animales se tuvieran que refugiar en los árboles y es un buen perro para emplearlo con los mapaches, zarigüeyas y ardillas. En último lugar, pero no por ello menos importante, era y es todavía en la actualidad un perro familiar serio y afectuoso, lo que le convierte en todo un favorito como mascota casera y como compañero para los niños.

Todos los cachorros son hermosos, pero no hay nada tan adorable como un cachorro de Basset Hound. Esos ojillos dulces y tristones enmarcados por las orejas largas y péndulas podrían hacer derretirse a una piedra. Con un aspecto tal, es casi imposible rechazar un cachorro de esta raza, ya que parece decir «¡Por favor, llévame a casa contigo!».

Virtudes del Basset hound

El Basset Hound es una raza que se adapta bien a la mayoría de hogares. Quiere complacer a las personas a las que quiere y estar con ellos todo el tiempo posible, y medra estando con la gente a la que considera afín. Su nivel de tolerancia es extremadamente alto, lo que le convierte en un compañero ideal para los niños. Se lleva bien con otros perros y tolera a los gatos. Puede ser un buen perro de vigilancia debido a su ladrido grave y sonoro, que sirve como alarma a su familia además de ahuyentar a un intruso no deseado.

Los Basset Hound pueden ser adiestrados, pero nunca llegarán a ser trabajadores con la precisión de un Dobermann o un Shetland Sheepdog. La filosofía del Basset Hound cuando usted le llama es la de responder «Sí, en un minuto» y continuar con lo que está haciendo. Como le gusta complacer, aprende las cosas que le hacen feliz a usted (y por tanto a él le hacen sentirse cómodo) y se esforzará por mantener este estado cosas. Será tan obediente como sea necesario para que le tenga usted en buena consideración aunque, como Basset Hound que es, pensará en algunos trucos innovadores para mantenerle a usted entretenido y riendo. La vida con un Basset Hound siempre es divertida.

Con su instinto innato para la caza y para seguir el rastro, y con su constitución corporal, es un sabueso atlético y funcional. A pesar de esto, no se equivoque: madurará hasta convertirse en un perro con un buen tamaño. Necesita una mano firme cuando es joven para que no salte encima de las personas cuando sea mayor. No es un perro faldero, aunque él crea que sí lo es. Le encanta salir a dar largos paseos con su correa puesta, y también correr por el bosque o la playa.

Además, es fácil de mantener y sólo necesita una dieta estándar de uno de los alimentos de calidad para perros. De todas formas, una advertencia: los Basset Hound tienden a engordar debido a que sus amos no pueden resistir la mirada tristona de sus perros cada vez que abren la puerta de la alacena. Ningún perro medra bien con un exceso de peso, especialmente si se trata de una raza grande y con un dorso largo.

El hermoso y corto pelaje del Basset Hound necesita pocos cuidados y no muda en exceso si es atendido regularmente. Necesita un baño de tanto en cuanto y un acicalado, un cepillado y un peinado semanal para tener controlados a los pelos sueltos, y hace falta cortarle las uñas.

Su «música» es exactamente eso: música para algunos, aunque ruido paraotros. Un Basset Hound que se encuentre solo aullará, y en algunos emplazamientos urbanos esto no será bueno para las relaciones entre vecinos.

¿Quién es el propietario ideal?

El Basset Hound, debido a su talante tranquilo y serio se adapta a la mayoría de situaciones familiares. No hace falta ser un propietario excesivamente dominante para convertirse en el amo de este perro, aunque el Basset, al igual que casi todas las razas, necesita ser un miembro de pleno derecho en casa. Se llevará muy bien con un propietario que le saque a dar largos paseos, que le lleve en el coche y que vea la televisión con él por la tarde.

Una pareja en la que los dos trabajen también supone un buen hogar para un Basset Hound siempre que cuando estén en casa no aparten al perro y le incluyan en las actividades vespertinas y del fin de semana. Generalmente se lleva bien con los niños de todas las edades siempre que se hayan criado juntos y que sean amables, cuidadosos y considerados con el perro. Los niños y los perros hacen buena pareja, siempre que el niño sea consciente de que el perro es «una personita con pelo» y no un osito de peluche ni una muñeca.

Entre las desventajas del Basset Hound tenemos que sus labios péndulos con sus partes colgantes en el labio superior pueden babear más que en el caso de otras razas a las que podríamos describir como «secas» (por ejemplo los Basenji, Borzoi, Whippet, etc.). Si es usted un fanático de la limpieza en casa y no puede soportar la saliva en el suelo o incluso en las paredes, entonces el Basset Hound no es, claramente, la raza adecuada para usted.

Algunos perros de rastro (Basset Hound, Bloodhound y Otterhound, por ejemplo) pueden tener un olor un tanto desagradable. La tendencia a babear, sumada a los pliegues de su piel, son los principales culpables, así que el Basset Hound es una raza que puede necesitar más baños que los que podría dar a entender
su pelaje corto.

¿Qué necesita el Basset hound?

Un hogar en el que haya alguien en casa durante el día es ideal para cualquier perro, lo que facilitará la sociabilización y la educación básica. En los tiempos actuales en los que tantas parejas trabajan y los niños están en la escuela, se deben planear cosas para cuando el cachorro esté solo. No se debería dejar a ningún perro suelto por casa y el confinamiento en la cocina o en la alacena tampoco es la solución ideal. Un cachorro que esté solo se aburrirá y pronto provocará daños en las cosas que tiene a su alrededor. Esto no es nada bueno para el mobiliario ni para el cachorro, ya que muchos de estos objetos, cuando sean masticados y tragados le provocarán grandes daños y serán la causa de unos gastos abultados en facturas del veterinario. Deberá aprenderlo todo acerca del uso adecuado de una jaula como utensilio para el adiestramiento y la educación básica de los cachorros.

El primer instinto del Basset Hound será el de colocar su trufa sobre el suelo, olfatear y seguir el rastro allá donde le lleve. Así pues, se deben tomar medidas para asegurarse de que nunca corra peligro. Todos los perros que vivan en las ciudades deben disponer de un recinto vallado. No se puede esperar de ningún perro que permanezca dentro de los confines de su propiedad ni que esté seguro mientras corre suelto por el vecindario. Los Basset Hound no son una excepción. Demasiados coches y camiones van muy deprisa y podrían atropellar a un perro que vaya suelto por la calle.

El perro paseará siempre con su collar y su correa puestos. Cuando no los tenga puestos deberá estar en zonas alejadas del tráfico, ya que su curiosidad natural, su agudo olfato y su amor por la caza harán que deje a un lado las precauciones y seguirá su camino, ya sea con su propietario o sin él.

A ningún perro le gusta estar encerrado si la familia está en casa. Un Basset Hound que sea admitido, siempre que sea posible, en las actividades familiares, será un perro más feliz y mejor adaptado.

Preocupaciones relacionadas con la salud del Basset Hound

El hipotiroidismo (funcionamiento insuficiente de la glándula tiroides) es un problema de la salud bastante frecuente en los perros, ya sean de pura raza o cruzados, y afecta a muchos Basset Hound ancianos. La mayoría de los perros nacen con un funcionamiento tiroideo normal, pero muchos se van volviendo hipotiroideos a medida que envejecen. Existen dos causas para este problema y una de ellas es una enfermedad autoinmunitaria del tiroides y la otra, más frecuente, es el hipotiroidismo idiopático.

Las buenas noticias acerca de este segundo tipo de hipotiroidismo es que esta enfermedad es de fácil diagnóstico con un análisis de sangre, y el tratamiento es sencillo y barato: una pequeña píldora administrada una o dos veces al día. Indicadores frecuentes de este problema son la letargia, la tendencia a la obesidad, la sensibilidad aumentada hacia el frío y el calor, la pérdida bilateral de pelo y el ennegrecimiento de la piel, especialmente en el abdomen y los muslos. El hipotiroidismo también puede afectar negativamente a la reproducción.

Los problemas de espalda en los perros son tan frecuentes como lo son en las personas y se sabe que los Basset Hound también los padecen. Existen muchas razones por las que los perros sufren estos problemas (y que afectan a la zona de las vértebras torácicas, pasando por las lumbares, hasta las caudales), entre las que se incluyen causas hereditarias y también ambientales. Los perros con problemas en su esqueleto que afecten a su flexibilidad y a su movimiento no deberían ser utilizados como reproductores. Además, se debería prestar mucha atención para mantener a su Basset Hound delgado y esbelto, con una correcta capa de músculo y grasa por encima de las costillas. En condiciones ideales, debería tener el aspecto de un atleta apolíneo y musculoso capaz de llevar a cabo el trabajo para el que fue criado.

Síntomas comunes de los problemas de espalda pueden ser la negativa a subir y bajar escaleras o a entrar en su coche y salir de él, que tiemble, se esconda, no tenga mucho apetito y, como caso extremo, adopte una postura como de jorobado o tenga una parálisis parcial o completa de las extremidades posteriores. Cualquiera de los síntomas requiere la inmediata atención por parte de un veterinario.

Los problemas de las plaquetas fueron descritos por vez primera en esta raza por J. W. Dodds en 1974 y se trata de un problema que conocemos con el nombre de enfermedad de von Willebrand. Las pequeñas células conocidas como plaquetas o trombocitos suelen formar una primera línea de defensa contra la excesiva pérdida de sangre cuando hay una ruptura en un vaso sanguíneo. Existen muchas anomalías atribuibles al fracaso de las plaquetas para funcionar como debieran. En el caso de los Basset Hound, este defecto provoca hemorragias en las membranas mucosas y unas hemorragias más graves tras padecer heridas o haber pasado por una operación quirúrgica. El estudio cuidadoso del pedigree y los análisis de sangre por parte de los criadores reputados han reducido la incidencia de esta enfermedad en los perros.

El Basset Hound es también una de las razas con predisposición a padecer una enfermedad ocular conocida como glaucoma. Al igual que en el caso de la enfermedad de von Willebrand, se cree que el glaucoma es hereditario y si no es así, es ciertamente familiar. Ningún criador reputado se mostrará ofendido porque le pregunte acerca de la incidencia de estas enfermedades en sus líneas.

La panosteítis también ha sido descrita en Basset Hound jóvenes de hasta dos años de edad y da como resultado lo que se conoce como cojera errante o pasajera. Pocos veterinarios son conscientes de su incidencia en esta raza y es frecuente el mal diagnóstico, confundiéndola frecuentemente con la displasia de codo o de cadera o con la luxación rotuliana. El diagnóstico definitivo se realiza con la toma de una placa de rayos X y se recomienda que sean examinadas por un radiólogo ya que los signos pueden ser mínimos y fáciles de pasar por alto.

La «enteritis del cubo de la basura» es un término común para describir a los perros que tienen el capricho de comer cosas que no son normales en su dieta, lo que da como resultado, por supuesto, alteraciones gastrointestinales. Se debe vigilar a los perros que roben comida de la mesa de la cocina, del cubo de la basura o que hayan estado hurgando en la cesta de la ropa. Los síntomas de estas molestias serán la falta de apetito, vómitos, diarrea u obstrucción intestinal. Recuerde que tanto los cachorros como los adultos pueden tragarse objetos que no sean opacos y que las medias o la lencería no se apreciarán en las radiografías pero pueden provocar una obstrucción intestinal total. Lo mejor será acudir a un profesional tan pronto como notemos síntomas de este problema.

El Basset Hound, al igual que otras razas de tórax profundo como el Greyhound, el Irish Wolfhound, el San Bernardo, etc., son susceptibles de padecer una torsión o dilatación gástrica (que comúnmente recibe el nombre de hinchazón). Los primeros indicios de este problema serán el aletargamiento, la falta de apetito y un abdomen duro y/o distendido. Este problema puede afectar a animales de cualquier edad y debería ser considerado como una verdadera emergencia que requerirá asistencia veterinaria inmediata o provocará una muerte rápida y dolorosa.

Si deseas saber más sobre el Basset Hound te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Basset Hound Serie Excellence:

Historia de la Basset-Hound

El origen del Basset Hound, al igual que el de la mayoría de los sabuesos, no se conoce con exactitud. Ciertamente, parece que en la Antigüedad se le dio sepultura. Unas figuras encontradas en la tumba de Tutmés III, que reinó en Egipto hace aproximadamente 3.500 años, representan a unos perros largos y bajos y con las mismas proporciones que los Basset Hound actuales.

También se encontraron representaciones similares en antiguas esculturas asirias de perros. Perros de tipo similar al del Basset Hound, aunque con diferentes texturas de capa (una lisa y la otra dura), fueron enviados desde Asiria a las tierras del Ródano al este de Francia, entre los años 125 y 200 d. C. Los escritores que describían a estos perros comentaban su uso como perros de rastro y seguimiento de piezas de caza propias del Basset Hound como son el conejo y la liebre.

Onomasticon, un diccionario griego en diez volúmenes escrito por Julio Pólux en el siglo II d. C., menciona al perro utilizado por el hombre para la caza alrededor del año 1300 a. C. El antiguo historiador griego Jenofonte hizo referencias en sus escritos, alrededor del año 350 a. C., acerca de unos perros utilizados para la caza, a pie, de la liebre.

El hombre de la antigüedad cazaba animales para sobrevivir, pero a lo largo de los siglos la caza evolucionó y pasó de ser un medio de subsistencia a convertirse en un deporte. La alta burguesía con tierras y la nobleza francesa, allá hacia el siglo XIV, consideraban la caza como una actividad social y utilizaban caballos y sabuesos grandes y pequeños junto con pequeños terriers, para la caza tanto mayor como menor.

La selección en pos de las características físicas deseables y los rasgos mentales que se adaptaran a un propósito dio lugar a la aparición de las varias razas. En los tiempos prehistóricos, el criador era el hombre de las cavernas, que buscaba un perro cuyo instinto fuera fuerte, y utilizó a los mejores de estos perros para que le ayudaran a encontrar y capturar su alimento. Más tarde, el criador fue el agricultor, que vio que tener a su lado a un perro valiente y resistente era de ayuda para que no faltara carne en la mesa de su familia. La ventaja para el hombre llano era que el Basset era más lento que otros perros y se le podía seguir fácilmente a pie.

Más tarde, cuando el Basset fue tenido por la nobleza, se dio empleo a cuidadores, que fueron los que se encargaron de la selección de los animales. Como la aristocracia disponía de medios económicos para ello, tuvo muchos sabuesos juntos, en jaurías. El terreno era distinto de una región a otra en Francia, con lo que el tipo deseable variaba entre jaurías, para que así los animales pudieran superar mejor los retos que suponía la caza local. Este grupo de cazadores ricos solía seguir a los perros mientras montaban a caballo.

A lo largo de los años el criador (ya fuera el hombre de las cavernas, el granjero o el cuidador de los perros) fijó el tipo mediante la selección de las características y rasgos deseables que se sabía se amoldaban al objetivo fijado, y los perros largos y bajos acabaron siendo refinados y criados con una cierta continuidad.

Durante la Edad Media, en Francia se describen en algunos escritos muchas variedades de sabuesos. No se conoce con claridad cómo influyó cada uno de ellos en el Basset Hound actual. En el siglo VIII al «Perro de Flandes» se le llamaba Sabueso de San Huberto. Éste era el santo patrón de los monjes de una abadía de las Ardenas. Había dos variedades: un can negro y fuego para la caza del jabalí y el lobo, y uno blanco (que más tarde se conocería como Talbot Hound) que se dice tenía una altura de 71 cm.

En 1591, Sir Thomas Cockraine recomendó que un perro conocido únicamente como «sabueso pesado tipo sureño » en el sur de Francia fuera cruzado con el Kibble Hound, siendo este último descrito como perteneciente al tipo Basset, con las patas separadas y arqueadas.

Le Couteulx creía que todos los sabuesos franceses procedían del Perro de San Huberto. Describió 12 variedades de Basset que por lo visto existían en los tiempos de la Revolución Francesa (1789-1799). Creyó que todas estaban emparentadas, ya que tenían unas cabezas con una forma similar, unas orejas largas y papada. En otra obra que data de 1879, se menciona a los Basset Rostaing, con un cuerpo alargado y unas patas cortas y arqueadas que eran propiedad de cierto marqués. Se describe a este perro como poseedor de una enorme cabeza (tipo Otterhound) con un pelaje duro y que probablemente era el tipo de perro que conocemos actualmente como basset griffon (como por ejemplo el Griffon Nivernais, el Grand Basset Griffon Vendéen y el Griffon Fauve de Bretagne).

Sir Everett Millais, uno de los primeros criadores ingleses, teorizó que los Bloodhound que parecían afectados por el raquitismo y que descendían del Perro de San Huberto podían haber desarrollado unas patas cortas y arqueadas. Creía que los cazadores que seguían a sus perros a pie elegían los ejemplares con las patas más cortas y que el Basset Hound fue el resultado de su continua selección.

En 1887, el prolífico escritor inglés Stonehenge escribió: «En Francia, existen unas doce razas diferentes de sabuesos, entre los que se incluyen el San Huberto, los sabuesos de pelaje corto de La Vendée, el Sabueso Rojo de Bretaña, el St. Louis gris, el de Gascuña, el Normando, el Saintogne, el Poitou, el Breese, el sabueso de pelo corto de La Vendée, el Artois y el pequeño Basset, junto con el Briquet. De éstos, el St. Louis gris está casi extinto y todos los demás, con la excepción del Basset, pueden relacionarse con el San Huberto y el Perro Rojo de Bretaña». Continúa diciendo: «Las variedades de Basset son innumerables. Algunas son negras y fuego y son comunes en toda la Selva Negra y los Vosgos, mientras que otros son tricolores o moteados de azul. El tricolor se ha introducido últimamente en Inglaterra en gran número y fue mostrado por vez primera a los visitantes ingleses en la exposición canina
francesa de 1863».

Stonehenge utiliza las palabras de la primera autoridad francesa en la materia, De Fouilloux, para describir al «Basset d'Artois», al que prestamos especial atención. «El Artésien, con sus extremidades anteriores completamente arqueadas, su pelaje liso, valiente y con una doble hilera de dientes, como los lobos».

Stonehenge hizo, además, la observación de que «En las muchas tormentas políticas que se han cernido sobre Francia y que han barrido el boato monárquico y las impresionantes ceremonias de caza, muchas de las antiguas razas caninas de este país casi se han extinguido. Entre ellas, el Basset Hound corrió una suerte un poco mejor que la de sus hermanos de sangre, los sabuesos de Artois, Normandía, Gascuña y Saintogne. Gracias al instinto cazador y patriótico del descendiente de la antigua nobleza, el conde Le Couteulx de Canteleu, que no escatimó esfuerzos ni gastos en su propósito, el sabueso basset tricolor de pelo corto de Artois ha sido conservado en toda su pureza. La raza no fue revivida. Nunca había desaparecido, pero fue necesario buscar por todos los departamentos perros de tipo basset para hallar, en las perreras de los cazadores, unos pocos ejemplares verdaderamente típicos y criar, únicamente, a partir de ellos. En este esfuerzo en favor de las razas caninas antiguas, se vio muy beneficiado por la valiosa ayuda de M. Pierre Pichot, editor de la Revue Britannique. Estos personajes están inseparablemente relacionados con el famoso criadero de Château St. Martin. Los perros de la línea del conde Couteulx son actualmente tan valorados y buscados en Inglaterra como en Francia. Están muy bien descritos por el escritor francés De la Blanchère como «grandes sabuesos de patas cortas».

En The Book of the Dog (1881) de Vero Shaw, otro de los primeros aficionados ingleses al Basset Hound, se lee «El Basset por excelencia es, a pesar de todo, el hermoso tricolor de pelo corto de Artois, que es el tipo que tiene un color negro oscuro y brillante, blanco y fuego dorado, una noble cabeza de tipo Bloodhound tan llena de una solemne dignidad y unas orejas largas y suaves como el terciopelo, unos ojos amables y meditativos, unas profundas arrugas en la garganta, las raras extremidades anteriores, su aspecto singular y medieval...» Este tipo, de acuerdo con Mr. Krehl, siempre estará asociado con el conde de Couteulx de Canteleu, que se propuso criar una línea que él mismo describió como «En la cabeza es muy importante la protuberancia occipital... y es de hocico largo, estrecho y fino, las orejas muy largas; la cabeza del macho es mucho más pesada y fuerte que la de la hembra. Pierde unos 10 cm de altura debido a sus patas arqueadas. El color es el tricolor, a veces moteado con puntitos negros». Continúa diciendo que «Algunos de ellos tienen más dientes que los que suelen tener los perros y muchos tienen una mandíbula un poco más corta que el maxilar superior». También en esta época criaban, en gran medida a partir de los mismos ejemplares, otros dos criadores franceses, los señores Masson y Lane. Cada uno desarrolló una línea, aunque con distinto resultado. Lo que sucedió en Francia en los años 1880 también ocurre actualmente. Es la selección que hace un criador de los diferentes rasgos de sus animales lo que da lugar a un tipo fácilmente reconocible que se sabe procede de un criadero concreto. Estos tres caballeros fueron responsables de la cría de los Basset, que eran similares entre sí, aunque con un estilo diferente y que parece ser se reconocían fácilmente como el tipo Fino de París, el tipo Termino o Masson y el tipo Lane. Finalmente, estas tres líneas se combinaron ya que cada una de ellas necesitaba atributos de las otras para mantener la línea sana y con una buena cría.

Es interesante ver que estos tres tipos de la raza tendrían influencia, más tarde, sobre el tipo asentado en Inglaterra y en los Estados Unidos. Los dos tipos Couteulx fueron descritos como tipo Fino de Paris y se trataba de un perro más fino, con un color vivo y una estructura física fuerte. Algunos tenían una cabeza más bien plana y unas orejas de implantación alta y pequeñas y un cráneo abovedado. El tipo Termino (o Masson) de cría Couteulx tenía un color más claro, su cabeza era grande y con una buena forma. Las orejas, que tenían un buen tamaño, colgaban bastante y tenía las partes péndulas de los labios superiores bien desarrolladas. Su trufa era ligeramente aguileña. El tipo Lane, aunque era de un color todavía más claro comparado con los otros dos, era un Basset muy grande y pesado, con una cabeza grande, basta y abovedada que carecía de la expresión típica de un sabueso y tenía unas orejas largas, anchas y pesadas que colgaban mucho.

Otros criadores importantes de esta época fueron Verrier, Machart, Gossedlin, Hannoire y Baillet y el coronel de Champs. Se cree que fue a partir de estos caballeros de donde se obtuvieron y exportaron los primeros animales a Inglaterra y a los Estados Unidos.

En 1879, Wildfowler escribió acerca del uso de las jaurías de Basset Hound para la caza de alimañas. El comportamiento de esta raza para la caza era muy diferente de la de las jaurías de Beagle. Aunque los Basset Hound formaban parte de un gran grupo e perros, cada uno parecía trabajar por su cuenta dentro de esta manada. No eran empujados fácilmente por la emoción de los otros ni eran dados a cargar ciegamente contra las piezas de caza. Cada uno prefería investigar y tomar sus propias decisiones acerca de la importancia del rastro y ladraba sólo cuando se le animaba a hacerlo.

Los Basset eran utilizados con variedad de alimañas, entre las que se incluían el fiero tejón y el zorro. También eran utilizados para la caza del faisán y la becada y algunos incluso eran adiestrados para cobrar las piezas que caían al agua. Otro interesante reto para los Basset era la búsqueda de trufas, la gran delicia francesa, un hongo en forma de patata relacionado con la familia de las setas. El Basset, con su gran capacidad olfativa, le señalaba el lugar al buscador y retrocedía mientras este excavaba para desenterrar las trufas.

El Basset de la Francia del siglo XIX era un perro de menor tamaño, con una osamenta más fina, y más ágil que los Basset de Inglaterra y los Estados Unidos. Los perros de pelo liso se podían encontrar en las regiones de las Ardenas, Artois, Saintogne y Gascuña, zonas donde el terreno consistía en campos abiertos, tierras de labrantío y bosques. Las variedades griffon de pelo duro se encontraban en las regiones de Bretaña y Vendée, donde el terreno era más áspero y los perros necesitaban una mayor protección contra los elementos. Hacia mediados del siglo XX, las variedades de Basset eran conocidas como el Griffon Vendéen, el Artésien-Normand, el Fauve de Bretagne (Griffon Dorado de Bretaña) y el Bleu de Gascogne (Azul de Gascuña). Los franceses conservaron estos perros, principalmente, por sus habilidades para la caza y no tanto por su compañerismo.

En los años 60, llegó a Francia la versión actual del Basset Hound, que había sido desarrollada y refinada en el extranjero, y se fundó un club en 1967. Se trata de una raza distinta, a pesar de su origen francés en el siglo XIX y se inscribe, sencillamente, como Basset Hound.

Es interesante ver que la Fédération Cynologique Internationale (FCI), de la que Francia es miembro, considera que el Basset Hound, tal y como lo conocemos, es una raza británica, a pesar de que sus raíces son, claramente, francesas En Francia, el Basset Hound es, simplemente, una de las 41 razas reconocidas de sabuesos. El estándar del Basset Hound adoptado por la FCI es el mismo que el del Kennel Club de Inglaterra.

El Basset Hound en Gran Bretaña

En 1886, el conde de Tournon presentó varios Basset de la variedad Artois, de pelo liso, a lord Galway, de Gran Bretaña. Más tarde, estos perros fueron entregados a lord Onslow. También llegó al Reino Unido del criadero Couteulx, un perro llamado Model, importado por Sir Everett Millais en 1874 y que fue el primer ejemplar expuesto en los certámenes caninos de belleza en Gran Bretaña. En 1877, el conde de Onslow importó a Fino y a Finette, también procedentes del criadero Couteulx. Model fue cruzado con Finette y Sir Everett se quedó con una cachorra llamada Garrenne en pago por la monta. Más tarde, en 1880, George Krehl importó a Fino de París y estos perros y su progenie supusieron los inicios de Gran Bretaña con esta raza.

El Basset Hound Club fue fundado en 1884, y en 1886 hubo 120 inscripciones en el Aquarium Show de Londres. En estos tiempos, la diferencia en cuanto al tipo de los Basset británicos se hizo obvia y los dos tipos de perros Couteulx se hicieron evidentes. Los veinte años de cría cerrada de los perros franceses originales habían dado lugar a un perro más fino y liviano de lo que era deseable. Además, los perros no eran tan vigorosos como lo habían sido y tenían una menor resistencia a las enfermedades (sobre todo al moquillo) además de problemas reproductivos, en el parto y en la cría de los cachorros, así que, en 1894, Sir Everett Millais se ocupó del asunto y cruzó a su macho Basset (Nicholas) mediante la técnica que hoy conoceríamos como inseminación artificial, con la hembra de Bloodhound llamada Inoculation. Los perros procedentes de estos primeros cruces fueron vueltos a cruzar con los Basset, y se vio que la característica anatomía de esta raza era dominante. Al cabo de unas pocas generaciones, era imposible distinguir a estos perros cruzados de los Basset de pura raza y la línea de Sir Everett volvía a medrar. El resultado deseado fue lo que conocemos actualmente como «vigor híbrido».

A principios del siglo XX, el Basset estaba ganando popularidad y estaba firmemente asentado en Gran Bretaña. El primer cuarto del siglo XX presenció mucha cría de Basset y el amadrinamiento por parte de la reina Alejandra de Inglaterra, que tuvo sabuesos de pelo corto y pelo duro en su famoso criadero de Sandringham.

El Basset Hound Club había establecido una norma por la cual en las exposiciones caninas «no se debería conceder un premio a un sabueso con una mala estructura corporal». Entonces, al igual que ahora, los expositores se quejaron de la mala calidad de las valoraciones y de que algunos Basset con una mala estructura corporal, aunque con una hermosa cabeza parecida a la de un Bloodhound, estaban ganando. En 1910, creyendo que se estaba transmitiendo un mensaje erróneo a los criadores, dando prioridad a la cabeza sobre un buen cuerpo y unas extremidades correctas y tan necesarias para la caza, los hermanos Godfrey y Geoffrey Heseltine, criadores de la muy exitosa jauría Walhampton, se dieron de baja en el club. Los maestros del Basset Hound formaron una asociación en esta época y obtuvieron sabuesos para la caza de liebres.

El criadero Walhampton tuvo mucho éxito tanto en el campo como en el ring de las exposiciones caninas de belleza. Para reforzar su jauría, los Heseltine importaron nuevos animales de Francia en tres ocasiones. La combinación entre sus animales ingleses originales con las importaciones francesas dio lugar a una línea que más tarde sería buscada por otros y un cierto número de perros Walhampton fueron exportados a los Estados Unidos. Este criadero tuvo un brusco final con la prematura muerte de los hermanos Heseltine en 1932.

Muchos criadores solventes de Basset adquirieron perros del ya desmantelado criadero Walhampton, incluyendo a dos incondicionales de la raza: Mrs. Elms (del criadero Reynalton) y Mrs. Grew (del criadero Maybush). Combinaron animales Walhampton con los suyos y tuvieron éxito. El inicio de la Segunda Guerra Mundial detuvo en gran medida la cría de perros. Sólo 13 Basset Hound se inscribieron en el libro de orígenes en 1939 y 7 en 1940. Mrs. Elms y Mrs. Grew se organizaron, de alguna forma, para criar unas pocas camadas durante los años del conflicto y, afortunadamente, al finalizar la guerra ambas dispusieron de animales de calidad sobre los que basar las siguientes generaciones. De todas formas en estos tiempos tanto Mrs. Elms como Mrs. Grew eran muy ancianas y la reconstrucción de la raza quedó en manos de Miss Peggy Keevil. El número de animales de cría disponibles en Gran Bretaña era tan exiguo que Miss Keevil importó tres ejemplares de Francia entre 1946 y 1951. Los animales nuevos y los viejos combinaron bien y, una vez más, la raza fue por buen camino. El criadero The Grims, de Miss Keevil, dominó tanto en el ring de las exposiciones caninas de belleza como en el campo durante los años 50 y 60.

El Basset Hound Club se disgregó en 1921 debido a las opiniones discordantes entre los aficionados a las exposiciones de belleza y los partidarios de las habilidades de campo y caza de los perros. De todas formas, en 1953, con el renovado interés por la raza tras la guerra, el Basset Hound Club fue reformado y Mrs. Angela Hodson fue su primera secretaria. La hembra fundadora de Mrs. Hodson procedía del criadero The Grims y dio lugar a muchos campeones que llevaban su afijo: Rossingham. Entre los primeros seguidores del nuevo club se encontraba Mrs. Grew, que era muy anciana. Otro de los primeros miembros fue George Johnston, que había tenido algunos ejemplares del criadero Reynalton, recibidos de manos de Mrs. Elm, hacia finales de los años 30. Mr. Johnston y más tarde su hijo criaron con el afijo Sykemoor y exportaron ejemplares fundadores al extranjero. En 1959, Mr. Johnston importó un ejemplar joven de Francia y, más o menos por ese tiempo, el Basset Hound Club adquirió un perro criado en los Estados Unidos procedente del criadero Lyn-Mar Acres de Mrs. Walton. Ambas importaciones fueron buenos animales para conseguir cruces externos muy útiles para los animales ingleses.

El Basset Hound en los Estados Unidos

La primera mención de los Basset Hound en este país aparece en el diario de, nada más ni nada menos, el primer presidente estadounidense, George Washington (1732-1799). Escribió que su amigo Lafayette le envió algunos ejemplares a los EE.UU.

Casi un siglo más tarde, en 1883, lord Aylesford importó un par de ejemplares para su rancho de Tejas para utilizarlos para la caza de conejos. Más o menos en esa época, Mr. Chamberlain adquirió un Basset Hound de manos de Mr. Krehl para Mr. Lawrence Timson, de New Jersey. Este perro, llamado Nemours, fue el primer Basset expuesto en Nueva York en 1884 en las nuevas clases creadas para los Basset Hound en la famosa exposición canina de belleza del Westminster Kennel Club. Nemours se convirtió en el primer Basset Hound campeón de los EE.UU. en 1886. Los primeros ejemplares inscritos en el libro de orígenes del American Kennel Club en 1885 fueron criados por Pottinger Dorsey, de Maryland.

El interés creció lentamente a lo largo de las tres décadas siguientes. Para aumentar el número de animales presentes en los EE.UU., Erastus Tefft y Gerald Livingston importaron muchos animales de la muy exitosa línea británica Walhampton. Entre ellos estaba el líder de la jauría, Walhampton Dainty y el campeón inglés y estadounidense Walhampton Andrew. Lewis Thompson importó al campeón inglés Amir of Reynalton y a Walhampton Nicety. Carl Smith importó a dos ejemplares franceses: Baillet's Trompette II y el campeón francés Baillet's Corvette (a veces mal escrito como «Cornette»). La exhibición de Basset Hound en los certámenes caninos fue esporádica durante esos primeros años.

En el volumen de 1956 de la Modern Dog Encyclopaedia (editada por P. Davis y publicada en Pennsylvania), los autores recogen las diferencias entre los Basset Hound franceses, británicos y estadounidenses: «De estas crías ha salido el Basset estadounidense, que es de extremidades más firmes que el tipo francés, más liviano y compacto y no tan voluminoso como el tipo inglés, que era considerado demasiado grande».

En 1936 se fundó el Basset Hound Club of America. Esta asociación celebró la primera prueba de campo en los EE.UU. en 1937 y Hillcrest Peggy se convirtió en el primer Campeón de Campo. En 1947 los primeros Basset Hound fueron presentados en pruebas de obediencia y Lulu's Red (propiedad de Walter y Marjorie Brandt) fue el primero en obtener el título de Companion Dog (Perro Compañero, CD). Su hermano (de la misma camada) Lulu's Patches fue el segundo. Patches también fue expuesto en certámenes de belleza y se convirtió en campeón, además de ser el primer perro en obtener el título de Companion Dog Excellent, convirtiéndose así en el primer Basset Hound en tener estos tres títulos.

En los años 60 el Basset Hound se estaba volviendo muy popular y el interés por esta raza parece no decaer desde entonces. El Basset Hound Club of America sigue teniendo muchos miembros y muchas asociaciones regionales de esta raza han crecido rápidamente en muchos estados, con la consiguiente mejora en favor de esta raza, lo que propició que cada día fuera más conocida y apreciada.

Si deseas saber más sobre el Basset Hound te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Basset Hound Serie Excellence:

Apariencia de la Basset-Hound

Apariencia general

Es un sabueso de miembros cortos, de considerable sustancia, bien balanceado y con innumerables cualidades. Es deseable la presencia de cierta cantidad de piel floja.

Tamaño

Altura a la cruz: De 33-38 cm (13-15 pulgadas).

Temperamento/Comportamiento

Es un tenaz sabueso de antiguo linaje, que caza venteando la presa y posee el instinto de la jauría. Su voz es profunda y melodiosa. Este perro demuestra gran resistencia en el terreno. Es apacible y afectuoso, nunca agresivo o tímido.

Cabeza

La parte superior del hocico se encuentra casi paralela a la línea superior del cráneo y no es mucho más larga que la cabeza, medida desde la depresión naso-frontal hasta el occipucio. La frente puede ser ligeramente arrugada, así como la parte al lado de los ojos. De todos modos, la piel de la cabeza es lo suficientemente floja como para arrugarse notablemente cuando se hala hacia el frente o cuando el perro baja la cabeza.

Región craneal

  • Cráneo: Tiene forma abovedada y la protuberancia occipital es prominente; su amplitud es mediana en la región de las cejas y disminuye levemente hasta el hocico.
  • Depresión naso-frontal (Stop): Algo marcada.

Región facial

  • Trufa: Completamente negra, excepto en los sabuesos de color claro, en donde se presenta de color pardo o hígado. Las ventanas son anchas y bien abiertas; sobresalen un poco más allá de los labios.
  • Hocico: La apariencia del hocico es delgada, pero no es puntiagudo.
  • Labios: Los belfos del labio superior cubren considerablemente los labios inferiores.
  • Mandíbulas/ Dientes: Las mandíbulas son fuertes, con una mordida perfecta, regular y completa de tijera, es decir que los incisivos superiores cubren en contacto estrecho los inferiores y están implantados en ángulo recto en las mandíbulas.
  • Ojos: De forma romboidal, no son ni prominentes, ni hundidos. Son oscuros, pero pueden ser de color pardo mediano en los sabuesos de color claro. Su expresión es calmada y seria. El rojo de la mucosa del párpado inferior es aparente, pero sin exageración. Los ojos claros o amarillos son muy indeseables.
  • Orejas: De inserción baja, justo debajo de la línea de los ojos. Son largas, aunque no en exceso, y se extienden más allá de la punta de un hocico de largo correcto. Son estrechas a todo su largo y bien enroscadas hacia adentro. Son muy flexibles, finas y de textura suave.

Cuello

Es musculoso, bien arqueado, bastante largo y con una papada pronunciada, aunque no en exceso.

Cuerpo

Largo y profundo en toda su largura; la cruz y el lomo tienen aproximadamente la misma altura.

  • Espalda: Más bien amplia y horizontal. Desde la cruz hasta las caderas la espalda no es exageradamente larga.
  • Lomo: Puede ser algo arqueado.
  • Pecho: Visto desde el frente el antepecho se adapta perfectamente a la curvatura de los antebrazos. El esternón es prominente, pero el pecho no es ni estrecho ni demasiado profundo. Las costillas son bien redondeadas y ceñidas; se presentan bien hacia atrás, sin bordes salientes.

Cola

Está bien implantada y es más bien larga. Es fuerte en su raíz y disminuye gradualmente. Debajo de la cola se observan en cantidad moderada pelos ásperos. Cuando el perro está en movimiento, la cola se levanta bien y forma una curva suave en forma de sable, pero nunca se enrosca ni es llevada demasiado alta.

Extremidades

Miembros anteriores

Son cortos, poderosos y de huesos fuertes. La piel forma pliegues en la parte inferior de los miembros.

  • Hombros: No son pesados; los omóplatos son bien inclinados hacia atrás.
  • Codos: No se dirigen hacia adentro ni hacia afuera; son bien pegados a los lados del pecho.
  • Antebrazo: La parte superior del antebrazo se inclina levemente hacia adentro, pero no tanto como para impedir el libre movimiento, ni como para que los miembros anteriores se toquen uno a otro cuando el perro está en pie o en acción.
  • Metacarpos: El metacarpo desviado hacia adelante es muy indeseable.

Miembros posteriores

Son muy bien musculosos y prominentes, impartiendo un aspecto casi esférico, vistos desde atrás. Puede haber presencia de pliegues entre el corvejón, el pie y en la parte posterior de la articulación del corvejón puede aparecer una ligera bolsa como resultado de la piel floja.

  • Angulación de la rodilla: Bien angulada.
  • Corvejón: Se situa bien bajo con los metacarpos ligeramente llevados debajo del cuerpo, pero no son orientados ni hacia adentro ni hacia afuera cuando el perro está parado naturalmente.

Pies

Son macizos, con articulaciones y almohadillas fuertes. Los pies delanteros pueden estar orientados rectos hacia adelante o llevados levemente hacia afuera, pero en cualquier caso el perro debe pararse correctamente. El peso recae por igual sobre todos los dedos y las almohadillas, de manera que los pies dejen la huella de un gran sabueso y las almohadillas toquen y cubren por completo el terreno.

Movimiento

Punto muy importante. El movimiento es uniforme y fluido con las extremidades delanteras que se extienden bien hacia adelante y las traseras, que procuran un fuerte impulso. El movimiento es libre tanto en la parte delantera como en la trasera. El movimiento del corvejón y de la rodilla no debe ser rígido; los dedos ne deben arrastrar sobre el terreno.

Pelaje

Pelo

Liso, corto, y apretado, aunque no demasiado fino. Todo el contorno es limpio, sin presencia de flecos. El pelo largo y suave, con flecos, es sumamente indeseable.

Color

Por lo general es blanco, negro y fuego (tricolor) o limón y blanco (bicolor), pero cualquiera de los colores reconocidos en los sabuesos es aceptable.

Faltas

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estánda y de sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro.
Cualquier perro monstrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.

Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro"
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Basset-Hound, su mantenimiento estético no es tan exigente comparado con otras razas, sin embargo no hay que descuidarlo.
  • Cepillar de vez en cuando.
  • Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.
  • No requiere corte. 
  • Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Basset-Hound no requiere de una excesiva rutina de ejercicios. 
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Hipotiroidismo
  • Problemas de espalda 
  • Enfermedad de Von Willebrand (problemas con las plaquetas)
  • Glaucoma
  • Panostítis
  • Torsión de estómago 

Anuncios relacionados

Ver todo
Basset-Hound perros en venta en Chiclana de la Frontera, Cádiz - Propaganda 1
10
4 días

CACHORROS BASSET HOUND

1000 €
Basset-HoundAños: 3 semana2 macho / 2 hembra
Somos una familia orgullosos de criar perros de nuestra amada raza Basset Hound , de cuidarlos , alimentarlos, bañarlos, peinarlos, curarlos, aveces no dormir por atenderlos , no irnos nunca de vacaci
Canem Barrosa
Canem BarrosaIdentidad verificada
Cádiz
Criador