Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Barbet

ApodosPerro de Agua Francés, Französischer Wasserhund, French Water Dog
¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Barbet

El Barbet es una bola peluda y lanosa a la que se le forma una barba de pelo en el mentón, motivo que le ha dado el nombre a la raza (barbet en inglés es barbudo y barbe en francés es barba). Debido a sus grandes dotes como nadador y a su abundante pelaje, el Barbet puede permanecer horas dentro del agua sin pasar frío. Es por eso que básicamente fue usado en la caza de aves acuáticas.

Origen

Hay muchas hipótesis sobre el origen del Barbet. Algunas afirman que este perro proviene de Polonia y otras consideran que es originario del Norte de África y que se importó a Europa durante la Edad Media. Este perro se extendió rápidamente por todo el continente dejando tras de si un buen rastro de genes que, al cabo de los siglos, ayudaron a conformar razas como el caniche o como gran parte de perros pastores.

Comportamiento

El Barbet es un perro audaz, vivaz y dócil. Le gusta nadar, chapotear y zambullirse en el agua. Es equilibrado y se siente muy apegado a sus dueños. No es miedoso ni agresivo, y como perro guardián sólo se limita a avisar.

Aspecto

El Barbet se caracteriza por su grueso pelaje denso, lanoso, largo y ondulado que lo protege del frío y la humedad. Los pelos del cráneo le tapan los ojos redondos y marrones que tiene. Es un perro robusto, fornido y algo alargado. Tiene las orejas implantadas bajas y son anchas, largas y planas. La cola la tiene un poco levantada, sin estar horizontal, formando un ligero gancho en el extremo.

Cuidados específicos

Debido al denso y lanoso pelaje del Barbet es necesario desenredarle el pelo regularmente, sino es muy probable que se apelmace en placas.
Ya de cachorro se le tiene que educar de manera firme o sino, de adulto, puede que se vuelva un perro muy dominante.
Si el Barbet vive en la ciudad se tendrá que sacar a menudo y hacerle correr en grandes espacios. Lo ideal sería tenerlo en un jardín.

Salud

La simpatía que tiene el Barbet hacia el agua hace que esté expuesto a enfermedades del aparato respiratorio, como traqueítis y bronco-pulmonías. Después de cada chapuzón, sería recomendable secarlo con un paño de lana seco.
El Barbet tiene una gran predisposición a la otitis.

Se puede considerar el barbet desde dos ángulos, como perro de agua y como perro de compañía.

De olfato menos fino que los bracos y menos escurridizo que el griffon, el barbet dejó de ser utilizado por los cazadores hace ya más de un siglo. Su pelo lanoso le impedía meterse en los zarzales, y eso lo convertía en un auxiliar poco válido para cazar en llano.

En cambio, hay un terreno en el que el barbet destaca de verdad, el de la caza en los marjales. En este aspecto resulta incomparable, haga el tiempo que haga. Le gusta chapotear, nadar, zambullirse y cobrar la pieza tanto en aguas profundas como en los cañaverales.

El barbet es un auxiliar tan valioso desde hace tanto tiempo porque también se comporta como un excelente perro de compañía. Tanto por su aspecto como por su comportamiento, el barbet figura entre los perros que tienen el aspecto de una simpática bola de pelos que tanto gustan a los aficionados a los perros de peluche.

En todo caso, el barbet ha seguido siendo un animal auténtico que ha sabido conservar todas sus cualidades a lo largo de los siglos. No será su esnobismo lo que llame la atención, sino su rusticidad, solidez y un cierto anticonformismo. Éste es un perro nada sofisticado, y particularmente dócil. Pero no por eso es un perro apático sino todo lo contrario pues está lleno de ardor, vivacidad y fuerza. Como es tan aficionado al agua, le gusta acompañar no sólo a los cazadores sino también a los pescadores y hasta a los simples paseantes. Completamente a sus anchas en un velero, con un ligero aprendizaje sabrá indicarle al pescador de caña cuando pican.

De todas maneras, el barbet reclama la presencia humana. Necesita participar en la vida de la familia que lo acoge. Por otra parte, su viva inteligencia lo puede convertir en un perro muy dominante cuando sea adulto, razón por la que se le ha de dar una educación bastante firme cuando es cachorro. A los tres meses debe haber asimilado el “tumbado”, “sentado”, “quieto”. Su capacidad de comprensión en este sentido resulta asombrosa, y no es casual que el barbet haya estado empleado en algunos circos. En eso también es el ancestro del caniche. Es un perro al que le gusta “hacerse el interesante”, llevar el cesto de la compra, ladrar cuando se lo piden, y en definitiva, hacer cuanto complazca a sus dueños. Es muy paciente con los niños con quienes participa en los juegos y en las travesuras.

En cuanto a las aptitudes del barbet como guardián se limitan a avisar. Ladra y anuncia la llegada de cualquier extraño, pero no se muestra peligroso salvo que se le adiestre para ello. Contento cuando está al aire libre, el barbet se puede aclimatar a la vida urbana, pero en ese caso habrá que sacarlo a menudo y hacerle correr y llevarlo a grandes espacios. Lo ideal es una finca con jardín.

Historia de la Barbet

“Es el ancestro del caniche”. Es lo que se suele decir del barbet. En realidad, este perro pertenece a una raza muy antigua, y los cinólogos le atribuyen los orígenes más diversos. Al parecer, el barbet existía en África del norte a comienzos de nuestra era y entonces se le empleaba en la guarda de rebaños. Después aparece en la península Ibérica con los perros de agua españoles y portugueses.

El barbet fue importado a Francia seguramente por los moros durante las invasiones del siglo VII. Cuando los árabes fueron derrotados, abandonaron el país dejando este animal que, a lo largo de veinte años de ocupación, tuvo tiempo de reproducirse e implantarse. Unos siglos después, el barbet también se instaló en los países del este europeo gracias a las invasiones turcas.

Así pues, este perro se difundió muy pronto por los países occidentales. Las razones de su implantación están relacionadas con la relativa pobreza de la población canina local, especialmente en las Galias. En la época merovingia, las Galias estaban cubiertas de inmensos bosques, la agricultura estaba poco desarrollada y la caza ocupaba un lugar importante en las actividades cotidianas, razón por la cual las razas más extendidas eran de perros sabuesos, dogos y quizá lebreles. Pero no había perros de pastor ni perros de muestra ni perros de compañía. Era lógico que el barbet ocupara un lugar que había quedado vacante; más fácil de alimentar que el dogo y menos turbulento que el perro sabueso, se le podía utilizar en la caza, algo que era muy apreciado por los campesinos que en aquella época no podían servirse de las razas reservadas a las familias nobles. Por si fuera poco, el barbet resultó ser un buen guardián de rebaños y de casas.

Observando las aptitudes de tal o cual ejemplar es cómo se empezaron a seleccionar diferentes tipos de perros. Por ejemplo, cuando se vio que el barbet era más hábil que sus congéneres para seguirle el rastro a la caza, se reservaron sus cachorros para la caza. Así se afirma que contribuyó al nacimiento de varias razas de Francia, España o Inglaterra.

Se suele decir que el primer descendiente del barbet fue el “español”, ancestro del epagneul, que, como su nombre indica, nació en España. Asimismo, según una teoría europea, contraria a la versión norteamericana, el terranova habría nacido del barbet. Y en efecto, en los navíos franceses e ingleses del siglo XVIII se encontraban barbets, que coincidían con los vascos que iban a Terranova. La afición al agua del terranova le vendría del barbet.

En los Pirineos, el barbet pudo contribuir al nacimiento del pastor catalán, en la vertiente española, y del pastor de los Pirineos, en la francesa. En la cuenca parisiense engendró al briard, y a primeros de siglo todavía se encontraban pastores de Brie con el pelo del barbet. Un pelo que también se encuentra en el bergamasco en Italia. Algunos piensan que el bobtail y el bearded collie de Inglaterra descienden en parte del barbet.

La asociación del barbet con un perro sabueso permitiría crear el griffon.

Así resumida, esta evolución puede parecer rápida. Pero no hay que perder de vista que se produjo a lo largo de más de mil años. El barbet era omnipresente en los campos, y resulta normal que se empleara en diversas tareas. Pero aunque diera nacimiento a varias razas, no dejó de conservar su tipo original.

Algunos barbets especializados en la caza acuática se convirtieron en Francia en los únicos perros eficaces en esa tarea. En el siglo XIX, se utilizaba el barbet a bordo de los barcos para cobrar las aves acuáticas que los marinos mataban o para recuperar todo lo que cayera al agua.

Pero en esa época ya no se sabe muy bien si hay que hablar todavía de barbet o más bien de caniche. El perro introducido en Francia por los moros fue también el padre del caniche, una paternidad causante en parte de su pérdida pero que, paradójicamente, contribuyó a su reputación. El caniche es el resultado de la evolución en los gustos de la cinofilia. En el siglo XVIII, el color de la capa de los perros era el criterio dominante para escoger y los ejemplares unicolor, negros o blancos, empezaban a ser los que más gustaban al público. Los barbets, negros y blancos, se cruzaron con un epagneul y así nació el “barbet pequeño”, o sea, el caniche. Cuando este se afinó con el paso de los años y su pelo se volvió más rizado y menos lanoso, se dejo de llamarle barbet, y las dos razas quedaron diferenciadas, convirtiéndose la ultima en la más popular porque respondía mejor al gusto de la época.

Apariencia de la Barbet

Utilización

Perro de agua, utilizado para la caza de aves salvajes. El Barbet, como todos los perros de agua, es más que un simple cobrador, debe buscar y hacer salir del bosque la caza escondida en la vegetación acuática y levantarla. Luego cobra la pieza derribada por su amo. No le teme al frío y entra al agua sin importar qué tiempo haga.

Breve resumen histórico

Esta es una raza muy antigua, común en toda Francia, utilizada para la caza menor y descrita o citada en varias obras desde el siglo 16.

Apariencia general

De tamaño y líneas medianas. Se caracteriza por un pelaje denso y lanudo que le provee una protección eficaz contra el frío y la humedad. El pelo forma una barba en el mentón, lo que ha dado nombre a la raza.

Tamaño y peso

Altura a la cruz

  • Machos: 58 a 65 cm
  • Hembras: 53 a 61 cm

Con una tolerancia de + ó – 1 centímetro.

Proporciones importantes

Hocico ligeramente más corto que el cráneo.
La longitud del cuerpo, medida desde la punta del hombro, hasta la punta del glúteo, es ligeramente superior a la altura a la cruz.

Temperamento / Comportamiento

Equilibrado, muy apegado a sus amos, muy sociable, amante del agua, aún muy fría.

Cabeza

El pelo del cráneo debe caer hasta el caño nasal. La barba es larga y abundante; el bigote cubre todo el caño nasal y es bien abundante.

Región craneal

  • Cráneo: Redondeado y ancho.
  • Depresión naso-frontal: Marcada.

Región facial

  • Trufa: Ancha, con las ventanas bien abiertas. Su color es negro o marrón, según el color del pelaje.
  • Hocico: Bien cuadrado. El caño nasal es ancho.
  • Labios: Gruesos, bien pigmentados, completamente cubiertos de pelos largos. El borde de los labios es negro o marrón.
  • Mandíbulas / Dientes: Mandíbulas de longitud uniforme. Articulación en forma de tijera. Dentadura fuerte. Los incisivos están bien desarrollados y bien alineados.
  • Ojos: Redondos, preferiblemente color marrón oscuro. El borde de los párpados es negro o marrón.
  • Orejas: De inserción baja (a la altura del ojo o un poco más abajo) largas, planas, anchas, con pelos largos que forman mechas. Cuando se las lleva hacia el frente de la trufa, la sobrepasan en unos 5 cm (junto con el pelo). El cartílago de las orejas sobrepasa la comisura de los labios.

Cuello

Corto y poderoso.

Cuerpo

  • Espalda: Sólida, el márgen superior es bien firme.
  • Lomo: Convexo, corto y fuerte.
  • Grupa: Perfil redondeado, prolongando armoniosamente la línea del lomo.
  • Pecho: Amplio, bien desarrollado, alto, desciende hasta el nivel del codo. Las costillas son redondeadas, pero no abarriladas.

Cola

Un poco levantada, sobrepasa la horizontal cuando el perro está en acción. De inserción baja, formando un leve gancho en la extremidad.

Miembros

Extremidades anteriores

  • Hombros: Oblicuos. El ángulo escápulo-humeral varía entre 110 y 115 grados.
  • Brazo: Grueso y musculoso.
  • Antebrazo: Recto, de huesos fuertes, bien aplomado, completamente cubierto de pelos largos.

Extremidades posteriores

  • Muslos: Ligeramente oblicuos, bien formados.
  • Corvejón: Bajo, bien acodado.
  • Metatarsos: Bien aplomados.

Pies

Redondos, anchos, cubiertos de pelo.

Movimiento

Pasos ágiles, los miembros se mueven en el eje del cuerpo. Extensión mediana de las extremidades anteriores y buen las posteriores.

Piel

Relativamente gruesa.

Pelaje

Pelo

Largo, lanudo, enrizado, puede formar mechas. Es abundante, cubriendo todo el cuerpo en su estado natural. Esta es una característica esencial de la raza. El Barbet se puede acicalar de una manera específica para facilitar su trabajo y el mantenimiento de su pelo.

Color

Unicolor negro, gris, marrón, leonado, arena, blanco o con algunos parches de color diferente. Se aceptan todos los matices del leonado y del color arena. Preferiblemente, el matiz deberá ser el mismo sobre todo el cuerpo.

Faltas

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como una falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar.

  • Cabeza fina y estrecha, caño nasal delgado y demasiado largo, labios finos.
  • Prognatismo superior o inferior. Mandíbula desviada.
  • Ojos claros.
  • Orejas de inserción alta (más altas que el ojo), finas, cortas, estrechas.
  • Cuello delgado.
  • Márgen superior hundido.
  • Lomo largo y flojo.
  • Grupa estrecha.
  • Pecho estrecho.
  • Cola de inserción alta, doblada sobre la espalda, enroscada, o pegada contra la grupa o el lomo. Ausencia de rabo o abdomen muy corto.
  • Hombros estrechos.
  • Brazos delgados.
  • Antebrazo de huesos finos, miembros con flequillo.
  • Extremidades posteriores: muslo plano, corvejón recto, miembros con flequillo, presencia de espolones. Pies finos y estrechos, descubiertos.
  • Piel fina.
  • Pelo corto, áspero, que no es lanudo, ni rizado.
  • Colores: Cualquier otro color que no sea de los mencionados en el estándar.

Faltas eliminatorias

  • Perro agresivo o temeroso.

Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.

Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro"
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Barbet, su mantenimiento estético es exigente comparado con otras razas, por lo que no hay que descuidarlo.
  • Es muy impportante cepillar el pelo diariamente o con mucha frecuencia para evitar la formación de nudos.
  • Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.
  • Es recomendable cortarle el pelo cada seis meses.
  • Hay que cuidar sus ojos (su cabello puede producirle lagrimeo y por consecuencia problemas), orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Barbet requiere de mucho ejercicio diario.
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Traqueítis
  • Bronco - pulmonías 
  • Otitis