Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros gigantes

»

Dogo Español

»

Características del Dogo Español

Características del Dogo Español



  • Altura a la cruz: Machos: 61cm. a 66cm. Hembras: 58cm. a 63cm.
  • Peso: Machos: 45kg. a 53kg. Hembras: 40kg a 47kg.
  • Pelaje: Pelo: moderadamente corto (nunca raso), denso y áspero, puede presentar un ligero subpelo. Color: leonados y barcinos o atigrado en toda sus variedades, negro y atigrado; negro y leonado y píos. Con o sin máscara.
  • Promedio de vida: de 11 a 14 años aproximadamente
  • Carácter: Dulce y afable con la familia. Trabajador incansable y multifacético.
  • Aptitudes: Muy atento y especialmente dotado para la guarda, defensa, manejo y control de ganado bovino. De fácil manejo y educación. Se muestra muy seguro de sí mismo.

Nicho y tipo: Estándar 

Una de las cuestiones más controvertidas a la hora de trazar el camino y fijar objetivos en selección, es tener claro de donde partimos y hacia donde vamos; definir que nicho se cubre con este proyecto, y hacerlo con identidad propia tratando de converger lo menos posible con el resto de razas emparentadas. Nuestro Dogo se encuadraría entre  el grupo de los molosos de arenas y los molosoides.    

Las razas más relacionadas con nuestro Dogo autóctono tanto por tipo como por entronque, serían el Dogo Canario; el Alano Español; el Ca de Bou; el Dogo de Bourdeos; el Cane Corso; y el bullmasfiff. 

En base a un minucioso  análisis diferencial de nuestro proyecto de estándar, tenemos nuestro nicho asegurado respecto a todas ellas. De echo, existe un mayor solapamiento entre muchos terriers; bracoides; pastores y nórdicos –por citar unas familias- que entre nuestro Dogo y el resto de afines. 

Para ver con claridad donde radican estas diferencias, -otras como la expresión y la tipicidad son más difíciles de cuantificar- sacamos los valores medios de cada patrón racial y cotejamos resultados con nuestro Dogo. Observaremos a modo de ejemplo, que donde pudiera haber cierto solapamiento en peso, no lo habrá en talla, o donde lo hubiera en talla no lo habrá en proporciones; no digamos en expresión y tipicidad aunque no sean valores fácilmente descriptibles.   

A tal efecto presentamos la tabla adjunta ofreciendo los valores medios en aquellos parámetros más fáciles de obtener: sumando umbrales máximos y mínimos y dividiendo entre dos sacamos pesos y tallas medias de cada estándar. Lo hacemos solo en machos por simplificar datos y observar de un vistazo tales diferencias de forma rápida. 

Ahondando en estas diferencias, otras variables –como las líneas cráneo faciales; perímetros corporales como el cefálico y torácico; proporción de hocico respecto al cráneo; color de ojos; etc.,-  vienen a dejar aún más claro cuál es nuestro nicho y lo hacen sin entrar en conflicto de competencia con respecto al resto de razas emparentadas.  

 

Dogo Esp.   /     Bou     /    Corso  /   Canario  /    Alano  /   BullmastiffDogo Español

 

Altura             59,5                 56,5                66        63              60,5          66

 

Peso                47,5                 36,5                 47,5     58               35              59     

 

Ojos               todo rango    oscuros     oscuros      oscuros     claros         oscuros

 

Lineas c/f       lig.converg  paralelas                lig.conver   paralelas    paralelas      -

 

Hocico                        30%          33%           33%            40              36                  -

 

A simple vista ya observamos un diferencial por encima del 10% respecto a la mayor parte de parámetros con el resto de razas; densidad y sustancia por encima del Alano; altura por debajo de dogo canario; cane corso y bullmastiff; relación talla peso muy diferente respecto al cane corso: mismo peso menor talla de nuestro dogo respecto al Italiano; proporciones de hocico cráneo distinta al resto; nuestro dogo es el más chato del grupo; color de ojos cubriendo el rango de oscuro hasta el ambar –siguiendo nuestra filosofía de primar funcionalidad por encima de detalles estéticos de acabado-; en el resto de razas, - excepto el Alano Español-, se incentiva el color de ojos cuanto más oscuro mejor.   

En definitiva estamos ante estructuras compactas y fornidas; un tipo de perro de gran osamenta y musculatura generosa, con perímetros amplios; no muy alto ni largo, pero si bastante ancho, ofreciendo a simple vista ofrece un claro predominio de la potencia respecto a la armonía sin llegar a resultar tosco o torpe; con un buen movimiento que denota fuerza y ritmo sin perder ese toque de felinidad característico.

Hoja de ruta; población de partida; censo y control genealógico 

La población mayoritaria parte del Alano; esta agrupación, recuperada de un entorno ganadero,  sigue representando el último reducto portador de genes de los antiguos Dogos o Presas autóctonos. Cualquier Alano sano y equilibrado –con independencia de su origen- puede ser susceptible de aportar para el proyecto. Se inaugura un Libro de Cría y se establece un comité técnico que evaluará la conveniencia o no del registro de cada aspirante al Libro de cría. 

El trabajo mayoritario se basa en re direccionar la selección hacia el tipo que nos ocupa. Obviamente cuanto más en “tipo” esté el individuo, mayor aportación para el proyecto. Aunque considerando la población actual, y el limitado número de ejemplares en “tipo” susceptibles de aportar al proyecto, sería un error limitar los pilares a este reducido colectivo. Es preferible dilatar algo el proyecto pero partiendo de cierta variabilidad inicial, que cerrarnos exclusivamente en los ejemplares que quedan en clara tendencia “Dogo”. El nivel de exigencia exigible a cada individuo –en especial a hembras-, al cruce, al proceso en general,  no puede ser el mismo ahora -en los preliminares- que dentro de 10 años. Se trata de ir adaptando el proceso a las circunstancias y contexto del momento.  

Se está haciendo una labor de captación de individuos y censo de la población de partida. Los cruces están orientados a fijar rasgos diferenciales respecto a su origen como Alanos. A medida que se vayan registrando camadas, y consecuentemente vayamos engrosando la población, iremos limitando el registro al Libro de Cría a los ejemplares más aptos. Todo bajo un proceso gradual que a la vuelta de unas generaciones,  nos permita contar con una población en tipo, sana y homogénea.

Apunte personal

Desde mi implicación en la recuperación del Alano, supe que entre apostar por un buen proceso de recuperación o diversificarnos tratando de abarcar la recuperación de dos tipos o razas, era más fiable la primera opción como garante de conservación dados los medios de un proyecto de tal envergadura. “Sacrificábamos” un proyecto en pro de asegurarnos el éxito del otro. Si ya eran veinte mil trabas y dificultades para con el Alano, ¿cómo atrevernos casi ni a plantear dos proyectos? 

Se aglutinaron energías y como resultado se logró la recuperación del emblemático Alano, en su tipología intermedia aun partiendo de un entorno netamente ganadero y quedando las tipologías de Presa reducidas a una presencia mínimamente testimonial en forma de “tendencia” dentro de la matriz de Alano.  Por eso nunca dejamos de mirar a nuestros “Chatos” con la nostalgia de quien siente una pérdida injusta. Nuestros “Chatos” siempre tuvieron esa capacidad de seducción retrotrayéndonos en la historia siglos atrás; en nuestros “Chatos” siempre vimos la apariencia más ancestral y primitiva de raza de presa alguna; dinosaurios caninos a modo de reliquia que nos deleitaban la vista y cuyo recuerdo jamás se despegan de mis retinas; Carpintero; Rebollo; Vitorino; Romero; Chato; etc….    

Por eso en cada una de nuestras tertulias alaneras, en nuestros artículos, siempre dejábamos caer un “guiño” a nuestros “Chatos de presa”. En nuestro fuero interno, creo que un gran número de Alaneros soñábamos con que esto podía ser un proyecto latente porque no era de justicia condenarlo a la extinción. ¿Podíamos conformarnos con sus reminiscencias a modo de tendencia dentro del Alano? Entre la desaparición total y esto, era la opción menos mala. Pero, ¿cabía alguna alternativa mejor, más justa, más razonable? Claro que sí, y en ello estamos!! Bienvenidos al “Dogo Español” ¡!

 

Texto e imágenes facilitadas por el Club Nacional Dogo Español - Javier Parra Gordillo  





Registrate para saberlo todo sobre el Dogo Español x

Recibe consejos sobre los mejores cuidados, consulta tus dudas en el foro, conoce adiestradores especializados, comparte las fotos de tu mascota, etc.

La necesitarás para acceder a tu perfil de MundoAnimalia
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya