Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Scottish Terrier

Esperanza de vida13 - 14 años
PesoMacho:8 - 10 kgHembra:8 - 10 kg
AlturaMacho:25 - 28 cmHembra: 25 - 28 cm
Pedigrí
Características
Tamaño
Ejercicios necesarios
Fácil de entrenar
Cantidad de desprendimiento
Necesidades de aseo
Bueno con los niños
Salud de la Raza
Costo de manutención
Inteligencia
Tolera estar solo
¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Scottish Terrier

El Scottish Terrier es el más alocado y fanfarrón de los Terrier, personalidad que ha llevado a los ingleses a ponerle el apodo de “Gallo del Norte”.

Origen

El trabajo de los Terriers de las Highlands escocesas consistía en cazar zorros, tejones y conejos. Eran unos perros valientes, tenaces y agresivos, con un pelo duro que les permitía soportar la intemperie y de un tamaño pequeño que les facilitaba el acceso a las madrigueras. Durante años, se estuvo metiendo a estos Terrier dentro del mismo saco y no fue hasta principios del siglo XIX que las diferencias entre ellos se empezaron a hacer evidentes. A lo largo del siglo, cada perro fue evolucionando hasta llegar a lo que hoy conocemos como Scottish Terrier, Cairn Terrier, Skye Terrier, Dandie dinmont Terrier y West Highland White Terrier.

Comportamiento

El Scottish Terrier es un perro seguro de sí mismo, terco y de aspecto frío y altivo. Es valiente e independiente y aunque no es un modelo en obediencia, conoce perfectamente dónde están los límites. Es fiel y apegado a su dueño y a pesar de su arrogancia, el Scottish es juguetón, revoltoso y divertido. Se adapta bien tanto a la vida de interior como de exterior.

Aspecto

El Scottish Terrier es un perro rechoncho y de miembros cortos. Su cabeza es larga y sus orejas puntiagudas y rectas. Tiene una cola de longitud mediana que lleva recta o levemente curvada. El pelo es áspero, denso y duro y de color negro, trigueño o atigrado de cualquier color.

Cuidados específicos

Hay que vigilar la alimentación del Scottish Terrier, un exceso de peso puede provocarle problemas de dorso.
Hay que cepillarle el pelo con frecuencia y es recomendable llevarlo por lo menos dos veces al año a la peluquería para hacerle el stripping.

Salud

El Scottish Terrier es un perro muy resistente a las enfermedades y al dolor pero puede verse afectado por la enfermedad de Von Willebrand o por problemas de tiroides, hematomas del oído y alergias.

El Scottish Terrier es un perro resistente que emana una actitud masculina, independiente y, a veces, obstinada. Es un perro activo y siempre le gusta estar a la expectativa, buscando ardillas y conejos, saludando a su amo y vigilando su propiedad. Es rápido y está lleno de energía.

El temperamento del Scottish Terrier es totalmente de terrier. Es veloz, alerta, inteligente y robusto. De todas formas, es algo menos pendenciero que otras razas de este grupo y puede mostrar una cierta tendencia a ser un perro de una sola persona o, más en concreto, de una sola familia. Le gusta que le presten atención, pero no que le agobien. Se sentará o se tumbará cerca de usted, pero quizás no quiera sentarse en su regazo. Disfruta con algún juego o diversión con su propietario, pero no le gusta que se rían de él.

Es sensible a los elogios y a las regañinas. Puede adaptarse sin problema a los niños, aunque se debe enseñar a éstos que ese perro tiene un talante independiente y un gran sentido de la dignidad. Le pedirá poco, aparte de algo de cariño y conversación. Tiende a ser bastante tozudo y un poco suyo. Obedecerá a regañadientes y a su propio ritmo. Puede imaginarse rápidamente lo que se espera de él y captará al instante lo que deseemos que haga. Deberemos tener paciencia en su adiestramiento de obediencia, aunque muchos de ellos han obtenido títulos en este tipo de pruebas. Es un perro sensato. No se quedará en el jardín ladrando durante horas como sí harán otros perros, pero si escucha un ruido alertará a su amo. Se mantendrá firme, aunque sus acciones suelen ser defensivas, protegiendo su territorio como si fuera un centinela. Si se ve forzado a luchar no se rendirá.

Como propietario de un perro, debe tener presente sus responsabilidades para con su amigo. Debe tener a su perro sujeto por su correa o dentro de un jardín vallado. Tras las seis primeras lecciones de obediencia, se encontrará con que él responderá a sus órdenes y caminará a su lado como todo un caballero. Un cursillo de obediencia básica supondrá un dinero y un tiempo bien empleados. También deberá acicalarlos ya que esta raza lo necesita, ya lo haga usted o un peluquero canino profesional.

En segundo lugar, la mayoría de las razas caninas tienen problemas de salud, y el Scottish no supone una excepción. De todas formas, se considera que el Scottish es una raza sana y relativamente libre de problemas de origen genético. Adquiera su cachorro de manos de un criador reputado y pregúntele si algunos de los siguientes problemas están presente en su línea:

El «calambre del Scottish Terrier» es una enfermedad neurológica hereditaria que sólo ha sido descrita en esta raza. Es transmitida por un gen recesivo y puede mostrarse en los cachorros a una edad tan temprana como las seis-ocho semanas. El Scottish jugará y correrá mucho y sus patas posteriores comenzarán a quedar rígidas o a tener calambres. A continuación el cuerpo se dobla hacia arriba y queda arqueado, sus patas anteriores quedan rígidas y el perro cae de lado. Se recupera en unos pocos segundos y vuelve a ponerse de pie. Los perros afectados por este problema pueden ser excelentes mascotas y esta afección puede reducirse administrando una medicación adecuada. Los perros que muestren cualquier grado de esta afección no deberían ser utilizados como animales reproductores.

La enfermedad de Von Willebrand (EvW) es el desorden hemorrágico más frecuente en las personas y los perros, y afecta a muchas razas. Se trata de una enfermedad hereditaria y los Scottish Terriers pueden estar libres de ella, ser portadores o ser perros «sangradores». Los criadores solventes someten sus animales a análisis de sangre para asegurarse de no hacer criar a perros afectados por esta enfermedad.

La epilepsia, los ataques, los temblores y las convulsiones son términos que describen los ataques recurrentes provocados por una alteración en el funcionamiento cerebral. El ataque suele suceder repentinamente y dura alrededor de un minuto. El perro se recupera espontáneamente. A veces puede haber un periodo de desorientación antes de la completa recuperación. La causa de estos ataques sigue siendo estudiada, y pueden controlarse mediante un fármaco anticonvulsivo, que mantendrá este problema bajo control.

Si deseas saber más sobre el Scottish Terrier te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Scottish Terrier Serie Excellence:

Historia de la Scottish Terrier

El Scottish Terrier es un perro valiente que procede de las tierras altas escocesas. Puede que su tamaño sea pequeño, pero es robusto, tiene una gran fortaleza interior y posee unas patas resistentes. Realmente, se trata de un perro grande en un cuerpo pequeño. En los primeros tiempos era llamado Aberdeen Terrier, ya que ésta era la zona de la que procedía, y «el acérrimo», debido a su constancia cuando perseguía a un zorro o a otras alimañas. Al principio muchos podrían pensar que el Scottish Terrier, con sus patas cortas y musculosas y su cabeza larga, no está proporcionado, pero una vez esté acostumbrado al aspecto y las peculiaridades de esta raza se convertirá, de por vida, en un aficionado a ella.

el Scottish Terrier es un perro elegante, atractivo y que es un excelente compañero. Puede que no se trate del perro adecuado para todo el mundo, pero si quiere tener un animal activo y valiente que se adapte fácilmente a la ciudad o a la vida campestre, puede que se trate del perro adecuado para usted.

El que quizás lo expresó mejor fue el escritor William Haynes: «Las palabras me fallan cuando trato de describir al Scottish Terrier. Para mí es el perro entre los perros. Mi opinión personal es que cualquier perro es bueno, cualquier terrier es mejor y el Scottish Terrier es EL MEJOR... Nadie parece enamorarse a primera vista de un Scottish, pero nadie puede vivir durante una semana con uno de ellos y no amarlo».

Los comienzos del Scottish Terrier

Dentro de la historia canina, el Scottish Terrier no es una raza antigua. De todas formas, sus inicios oficiales, que se remontan a mediados del siglo XIX, lo sitúan entre una de las razas más antiguas reconocidas por el Kennel Club de Inglaterra.

El Scottish Terrier pertenece al grupo de perros descritos como terriers, palabra que procede de la palabra latina terra, que significa «tierra». El terrier es un perro que ha sido criado para trabajar bajo tierra, para hacer salir de sus madrigueras a las alimañas, grandes y pequeñas, y a otros animales que pueden suponer una molestia para la vida campestre.

Todos los perros del grupo de los terriers tuvieron su origen en las islas británicas, a excepción del Schnauzer miniatura (en algunos países se incluye a los Schnauzer en el grupo de los terriers y en otros no). Muchas de las razas de terriers se originaron a partir de un antepasado común, y en una época tan reciente como a mediados del siglo XIX los terriers fueron, a grandes rasgos, clasificados en dos categociales, que se remontan a mediados del siglo XIX, lo sitúan entre una de las razas más antiguas reconocidas por el Kennel Club de Inglaterra. El Scottish Terrier pertenece al grupo de perros descritos como terriers, palabra que procede de la palabra latina terra, que significa «tierra». El terrier es un perro que ha sido criado para trabajar bajo tierra, para hacer salir de sus madrigueras a las alimañas, grandes y pequeñas, y a otros animales que pueden suponer una molestia para la vida campestre. Todos los perros del grupo de los terriers tuvieron su origen en las islas británicas, a excepción del Schnauzer miniatura (en algunos países se incluye a los Schnauzer en el grupo de los terriers y en otros no). Muchas de las razas de terriers se originaron a partir de un antepasado común, y en una época tan reciente como a mediados del siglo XIX los terriers fueron, a grandes rasgos, clasificados en dos categorías: los perros escoceses de pelo duro y patas cortas y los perros ingleses de patas más largas y pelo liso.

La familia de los terriers escoceses se divide en el Scottish Terrier actual, el West Highland White Terrier, el Cairn Terrier y el Skye Terrier. A principios del siglo XIX, un terrier escocés podía ser cualquiera de las tres primeras razas mencionadas, ya que el cruce entre ellas era frecuente. Los tres tipos podían proceder de una misma camada. Frecuentemente el color era el factor que decidía a qué raza pertenecía el perro.

Durante muchos siglos, Escocia había criado perros de patas cortas que pudieran gatear por el interior de las guaridas y de los arbustos para hacer salir a las alimañas de todos tipos y tamaños. Todos estos perros derivaron del antiguo Scotch Terrier. Hacia 1877 estos perros eran expuestos en la categoría de «Terrier Escocés de Pelo Duro», que daba cabida a perros de linaje dudoso y con variedad de colores. En 1879, el Kennel Club de Inglaterra ofreció la categoría para el Terrier escocés o de pelo quebrado y esto marcó los inicios oficiales del Scottish Terrier.

El Scottish Terrier fue presentado como una raza distinta en la exposición de belleza canina del Kennel Club de Inglaterra celebrada en Londres, donde se inscribieron 13 ejemplares. Los ganadores fueron Tartan y la hembra Splinter II. Splinter, que sería luego apareada con Tartan, parió a cuatro campeones de los cuales uno fue el primer gran Scottish Terrier: Ch. Dundee.

En 1882, un grupo de aficionados escoceses fundó un club para el Scottish Terrier. Aunque esta asociación se desmanteló cinco años más tarde, el grupo consiguió redactar un estándar para la raza, una descripción escrita del aspecto que debía tener el Scottish Terrier ideal. Se trató de una de las piedras angulares ya que, a partir de ese momento, podría haber una cierta uniformidad en los animales que eran expuestos. El primer estándar publicado por Vero Shaw en su Illustrated Book of the Dog apareció más tarde (en 1883) en el Registro del Kennel Club de Inglaterra, donde fue titulado «Puntos de los Terriers escoceses de pelo duro».

En 1883 se fundó el Scottish Terrier Club of England con la ayuda de Mr. H. J. Ludlow, que era un grandísimo aficionado a los Scottish y que había criado a 8 de los primeros 20 campeones de esta raza. Otros perros de esos primeros tiempos que contribuyeron de forma significativa para la raza fueron Bonaccord, abuelo de Dundee y de Ch. Rascal que sólo fue padre de dos campeones, aunque otro gran perro, Seafield, fue utilizado como reproductor creando una línea estrechamente emparentada con Rascal. Seafield fue apareado con su hermanastra y dio lugar a Seafield Rascal en 1898, que fue padre de seis campeones. Ch. Alister era hijo de Lorna Doone, que a su vez era hija de Ch. Dundee. Si pudiéramos remontarnos las suficientes generaciones en los pedigrees (y si existieran folios lo suficientemente grandes), casi todos los Scottish Terrier podrían encontrar a estos ejemplares entre sus antepasados. Dorothy Caspersz, en su libro The Popular Scottish Terrier, hace un seguimiento en profundidad de las líneas del Scottish Terrier.

Llegados al siglo XX, Mr. W. L. Mc Clandish, propietario del famoso criadero Ems, tuvo un papel destacado en esta raza. Entre 1905 y 1912 este criadero dio lugar a 8 campeones, además de producir el primer campeón de color trigo: Ch. Ems Morning Nip. Mr. Mc Clandish fue secretario del Scottish Terrier Club desde 1903 hasta 1914 y fue presidente del Kennel Club de Inglaterra durante muchos años. También fue escritor y sus monografías acerca de la raza de aquellos primeros tiempos desempeñaron un importante papel para incrementar su popularidad. Con el inicio de la Primera Guerra Mundial, el criadero Ems cerró, al igual que lo hicieron muchos criaderos ingleses, y hubo muy poca cría y pocos, por no decir ninguno, certámenes canino durante los años de la guerra.

Tres criadores saltaron a la palestra tras esa guerra: A. G. Cowley (criadero Albourne) y Robert Chapman Jr. y Sr. (criadero Heather). Ambos criaderos produjeron algunos perros excelentes que se convirtieron en los portaestandartes de la raza a ambos lados del Atlántico.

A. G. Cowley comenzó con su programa de cría en 1909 y se las arregló para mantener su criadero en funcionamiento durante los años de la guerra, y permaneció muy activo a lo largo de los años 20 y 30. Produjo 43 campeones británicos, de los cuales 22 fueron criados por él. Dorothy Caspersz escribió: «No hay duda de por qué se le llamó el ‘Mago de Albourne’, y merecía el apodo. Probablemente sólo nace uno como él cada siglo».

Cuatro perros a los que se apodó «Los Cuatro Jinetes» asentaron el tipo moderno del Scottish Terrier, y tres de ellos fueron criados por Cowley o eran de su propiedad. Estos cuatro perros eran Ch. Albourne Barty, Albourne Annie Laurie, Marksman of Docken y Ch. Heather Necessity. Barty, que nació en 1925, era un macho negro, bajo y con una buena osamenta. Fue padre de ocho campeones. En 1928, de los 38 Certificados de Desafío que otorgó el Kennel Club de Inglaterra él obtuvo 13. Albourne Annie Laurie, considerada como una de las grandes matriarcas inglesas, dio lugar a tres campeones en un año a partir de una camada de la que era padre Barty. Marksman of Docken era compañero de camada de Annie Laurie, y Caspersz lo describió como «Un gran perro en todos los sentidos, de grandes proporciones en todo su cuerpo... fuerte osamenta y extremidades fuertes... tenía un carácter genial y un temperamento perfecto». Aunque no tuvo grandes hijos, sus hijas y nietas probaron que eran excelentes reproductoras.

El cuarto de los «Jinetes», pero no por ello el menos importante, era el gran Ch. Heather Necessity, procedente del criadero Heather de Robert Chapman. Éste y su hermano James tuvieron un criadero de gran éxito que dominó en el mundo del Scottish Terrier durante los años 30. Los dos hermanos continuaron ocupándose del criadero que fundó su padre a comienzos del siglo XX. Ambos tenían buena vista para los perros, tanto si habían sido criados por ellos como si eran comprados. Necessity fue adquirido en primer lugar por Mr. Cowley con el nombre de Snookers Double. Fue inscrito en una exposición canina con un precio de venta de 100 libras esterlinas y Bob Chapman lo compró inmediatamente y cambió su nombre por el de Heather Necessity. Éste fue muy utilizado como semental y fue un padre notable. Se solía afirmar que este perro daba lugar a animales con el nuevo tipo que buscaban los criadores. Tenía una cabeza con una buena longitud, excesiva en aquellos tiempos, un cuerpo corto, y por cola un timón que portaba bien tieso, unas orejas pulcras y pequeñas y unos ojos pequeños y oscuros que tenían la forma correcta. Fue padre de 10 hijos campeones, de los cuales 5 se convirtieron en ganadores de premios al Mejor de la Exposición. Su hijo Ch. Heather Fashion Hint, que nació en 1929, fue padre de 13 campeones, entre los que se encontraba el baterrécords Ch. Heather Realisation, que nació en 1934. Realisation se convirtió en campeón a la edad de 10 meses, al recibir su tercer Certificado de Desafío. Obtuvo 43 Certificados de Desafío y fue el Mejor de la Exposición en 22 ocasiones, además de ser padre de 6 campeones.

La lista de grandes perros tanto del criadero Albourne como del criadero Heather es extensa, y ambas causaron un gran impacto a ambos lados del Atlántico. Los años 30 fueron descritos como «los años dorados» para el Scottish Terrier y desde luego que lo fueron, ya que es inusual que haya dos criaderos tan importantes criando y exhibiendo unos animales tan excepcionales al mismo tiempo.

Además de Crowley y Chapman deberíamos mencionar brevemente a otras personas. Max Singleton fundó el criadero Walsing en los años 30 y se convirtió en un puntal para esa raza en los años 40. Dorothy Caspersz, particularmente conocida por sus habilidades literarias, fue autora de varios libros que trataban de esta raza y fue colaboradora de la revista Our Dogs. Dorothy Gabriel también escribió un libro acerca del Scottish y era colaboradora de Dog World con sus artículos mensuales acerca de la raza. Ambas mujeres también fueron juez de la raza. Betty Penn-Bull escribió que «Dorothy era una juez valiente y fue muy franca y sincera en cuanto a sus puntos de vista, que generalmente eran muy sensatos».

De nuevo, y al igual que sucedió durante la Primera Guerra Mundial, la cría quedó más o menos estancada en Gran Bretaña al comenzar la Segunda Guerra Mundial.

El primer concurso no puntuable celebrado tras el conflicto fue organizado por la Scottish Terrier Breeders and Exhibitors’ Association en 1945 y se inscribieron 223 ejemplares. En 1946 se celebró la primera exposición de campeonato y se inscribieron 250 Scottish Terriers. No llevó mucho tiempo que el Scottish Terrier tuviera de nuevo una base firme. En 1947, Ch. Walsing Winning Trick fue el primer macho campeón tras la guerra.

Muchos criaderos entraron en actividad a finales de la década de los 40. Aquí sólo podemos mencionar unos pocos. Max Singleton (del criadero Walsing) continuó con la cría y consiguió tener unos 10 campeones ingleses. Su mejor perro, Ch. Walsing Winning Trick, fue exportado a los Estados Unidos, donde obtuvo el premio al Mejor de la Exposición en el certamen canino más importante de este país, el organizado por el Westminster Kennel Club. Además fue padre de 23 campeones estadounidenses. Ch. Wild Winter of Barberry Knowe también fue exportado a los EE.UU., al criadero Stalter.

Mr. A. H. James (del criadero Westpark) crió 13 campeones y su mejor perro fue Eng.-Am. Ch. Westford Derriford Baffie, que ganó 35 Certificados de Desafío (Challenge Certificates o CC) y fue padre de 8 campeones ingleses, 20 campeones estadounidenses, además de obtener 22 galardones al Mejor de la Exposición en los EE.UU. Además, Eng. Ch. Westpark Rio Grande fue padre de 21 campeones estadounidenses y Westpark Masterpiece padreó 7 campeones.

Miss Betty Penn-Bull (del criadero Kennelgarth) fue una criadora y exhibidora muy activa que comenzó en los años 30 y continuó criando y exhibiendo hasta bien entrados los años 80. De su criadero han salido cerca de 30 campeones ingleses, entre los cuales Ch. Kennelgarth Viking  s el más conocido. Éste fue padre de 23 campeones y dio lugar a más de 50 campeones en todo el mundo. Fue el ganador de dos galardones al Mejor de la Exposición en dos importantes concursos no puntuables. Viking fue padre de Ch. Gosmore Eilburn Admiration, ganador de 22 CC; de Ch. Gaywyn Viscountess, ganadora de 15 CC y de Ch. Gillsie Highland Lass, madre de 5 campeones. Miss Penn- Bull ha sido una exhibidora y una persona muy pintoresca. En 1980 actuó como juez en la exposición monográfica del Scottish Terrier Club of America celebrada en el condado de Montgomery (Pensilvania). La autora de este libro estaba en este certameny quedó sorprendida de la resistencia que mostró ante las numerosas inscripciones y el hecho de que el día fuera húmedo y frío.

Mrs. Muriel Owen, del criadero Gaywyn, ha sido una criadora conocida desde los años 40 y de allí han salido muchos campeones. Ch. Gaywyn Likely Lad, ganador de 22 CC, fue exportado a los EE.UU., donde siguió con su carrera de triunfos. Ch. Gaywyn Kingson fue padre de 10 campeones y Ch. Gaywyn Landmark lo fue de 17. Muriel y su marido han organizado muchas fiestas durante la primera semana de julio en las que los aficionados ingleses y los extranjeros han disfrutado de la oportunidad de comer bien y establecer relaciones en su agradable hogar. Los Gaskell, la hija de los Owen y su marido también han criado muchos campeones y ganadores bajo su afijo Mayson y en particular a Ch. Mayson Monoply, que ganó 32 CC y que era hijo de Gaywyn Kingson.

Elsie Meyers (criadero Reanda) fue otra criadora y exhibidora de Scottish durante muchos años. Mrs. Meyers crió, por lo menos, 30 campeones y tuvo algunos ejemplares excelentes. Ch. Reanda Ringold obtuvo 20 CC y Ch. Reanda Rosita produjo 9 campeones. Mrs. Meyers continuó criando y exhibiendo hasta bien entrados los años 80. Bergit Coady, una famosa presentadora californiana, empezó a conocer a esta raza con Mrs. Meyer.

Los perros del criadero Bardene, criados por Walter Palethorpe, han dejado, sin duda, su influencia sobre los Scottish Terrier estadounidenses, mayor que la de cualquier otro criadero, durante los años 60 y los 70. Tres ejemplares Bardene fueron exportados a los EE.UU. Eng.-Am.-Can. Ch. Bardene Bingo fue enviado al criadero Carnation, donde fue exhibido por el gran presentador estadounidense de terriers Bob Bartos. Tres títulos consecutivos de Mejor de la Exposición en Canadá y los Estados Unidos le ayudaron a conseguir sus títulos de campeón. Bingo fue el mejor terrier en 1966 y ganó el más prestigioso de los certámenes caninos estadounidenses. En 1961, Eng.- Am.-Can. Ch. Bardene Boy Blue fue exportado y acabó en el criadero de Anthony y Miriam Stamm (Anstamm). Obtuvo varios galardones al Mejor de la Exposición y también fue un excelente padre. En 1965, Eng.-Am.-Can. Ch. Bardene Bobby Dazzler fue también exportado al criadero Anstamm y, una vez más, otro de los perros Bardene obtuvo un gran éxito en los EE.UU. Estos tres perros causaron un enorme impacto sobre esta raza en los EE.UU.

Los criaderos británicos no sólo han triunfado y dado lugar a excelentes animales en el Reino Unido, sino que sus animales han continuado con estos triunfos en el ring y en la cría en los EE.UU. La lista es demasiado extensa para este breve capítulo, aunque se deberían mencionar los siguientes nombres: Mr. W. Berry (criadero Wyrebury), Mr. y Mrs. Mc Gill (Glendoune), Archie Mac Laren (Viewpark) y los Gill (Gillsie y Gillson).

Los Scottish fueron exportados por vez primera a los EE.UU. en los años 1880. Hacia finales de los años 1890 varios exhibidores presentaban a sus perros y en 1902 surgió el primer campeón estadounidense. Era Ch. Tiree, hijo de Eng. Ch. Allister. La raza sufrió altibajos a finales de los años 1890 hasta que el Dr. Fayette Ewing, de Lousiana, tomó el testigo y produjo dos campeones en 1900. Trabajó incansablemente para potenciar la raza en los EE.UU. El Dr. Ewing crió con el afijo Nosegay y fue el primero que escribió un completo libro dedicado a esta raza. En 1911 los Scottish consiguieron tener a su primer Mejor de la Exposición en el certamen canino de belleza del Westminster Kennel Club: Ch. Tickle ‘em Jock.

El periodo de 1920 a 1940 supuso gran progreso y popularidad para el Scottish Terrier. No sólo se importaron perros británicos, sino también los grandes presentadores británicos junto con dichos animales. En los años 30 el Scottish alcanzó la cima de su popularidad en los EE.UU., pues se situó en el tercer lugar de las inscripciones en el libro de orígenes genealógicos del American Kennel Club durante 5 años.

Durante los años 30, el criadero Deephaven de Ted Bennett de Minneápolis (Minnesota) produjo 24 campeones y Bob Bartos era su presentador. Cuatro hembras campeonas parieron 16 campeones y tres machos dieron lugar a un total de 38 campeones. Ch. Deephaven Red Seal fue considerado una piedra angular para la raza, y dio lugar a 25 campeones.

El criadero Edgerstoune, propiedad de Mrs. John Winant, esposa del embajador británico, importó a Ch. Walsing Winning Trick, padre de 23 campeones y ganador en algunas de las exposiciones caninas estadounidenses más importantes. Blanche Reeg (del criadero Blanart) produjo algunos Scottish Terrier excelentes: Ch. Blanart Barcarolle, nacido en 1947, dio lugar a 10 campeones, y su descendencia produjo cerca de otros 60. Dos de sus hijos, Ch. Blanart Bolero y Ch. Blanart Barrister, fueron padres de un total de 34 campeones. Ch. Blanart Bewitching, nieta de Barcarolle, obtuvo siete premios de Mejor de la Exposición en certámenes abiertos a todas las razas y obtuvo dos veces la victoria en el grupo de los terriers en la exposición canina de belleza del Westminster Kennel Club, además de dar lugar a siete campeones.

Mr. E. H. Stuart, del criadero Carnation, que era dirigido por Bob Bartos (tras el cierre del criadero Deephaven), crió muchos campeones, además de importar perros ingleses. Eng. Ch. Reimill Radiator, hijo de Westpark Masterpiece, fue padre de 22 campeones. Westpark Rio Grande fue importado, fue otro excelente perro, tanto en Inglaterra como en los EE.UU. Ch. Derriford Baffie también fue traído a este criadero. Carnation tuvo al primer Mejor de la Exposición de color trigo: Ch. Carnation Golden Girl, en 1951. El gran Bardene Bingo fue adquirido en 1964.

El criadero Barberry Knowe, de Mr. y Mrs. Charles Stalter tuvo y crió excelentes perros, tanto en el aspecto de la belleza como de la reproducción. Ch. Barberry Knowe Merrymaker fue padre de 20 campeones, Ch. Barberry Knowe Blizzard lo fue de 14 y varios otros sementales dieron lugar, cada uno, a más de 10 campeones. Su mejor ejemplar fue Ch. Carmichael Fanfare. Obtuvo 32 galardones al Mejor de la Exposición presentado por Johnny Murphy. También fue madre de 8 campeones. Este criadero produjo casi 90 campeones.

En los años 50, el criadero Gaidoune de Helen Gaither, en West Virginia, sería uno de los últimos grandes criaderos, y el número de campeones y ganadores que surgió de él fue impresionante. Ch. Gaidoune Great Bear fue padre de 59 campeones y Ch. Gaidoune Tinsel Glow produjo 12 campeones. Su último Scottish Terrier en conseguir un premio al Mejor de la Exposición fue Ch. Gaidoune George W. Bear, que representaba 7 generaciones de cría en Gaidoune. Llegado el año 1976 habían tenido 20 ganadores de premios al Mejor de la Exposición en un periodo de 20 años.

John Sheehan, del criadero Fireband, de Minneápolis (Minnesota), tiene un criadero pequeño, pero durante los últimos 40 años ha producido 9 perros que han sido Mejor de la Exposición. La cría de Mr. Sheehan se remonta a los perros Carnation y Deephaven. Su mejor ejemplar ha sido Am.-Can. Ch. Firebrand’s Bookmark, padre de 27 campeones y ganador de 14 galardones al Mejor de la Exposición. Este extraordinario perro se encuentra en el linaje de muchos de los mejores perros estadounidenses.

Miriam Stamm, del criadero Anstamm (de Michigan) ha criado Scottish durante muchos años. Al principio trabajó con su marido y, tras su fallecimiento, trabajó junto a Cindy Cooke. Importaron a dos perros Bardene y basaron, en gran medida, su criadero en los animales producidos por estos ejemplares. Fueron propietarias del mejor reproductor de todos los tiempos en los EE.UU., Ch. Anstamm Happy Venture, que fue padre de 90 campeones. Fue también padre de muchos perros que fueron excelentes en el ring y como reproductores. Este criadero ha obtenido el prestigioso Lloyd Trophy del Scottish Terrier Club of America en siete ocasiones.

Los criaderos más nuevos que están logrando grandes triunfos en los Estados Unidos son Glenby (de Chris y Fred Stephens, en Oregón), Deblin (de Debbie Brooks, en Maryland) y Charthill (de Charla Hill, en South Carolina), además de muchos otros.

El Scottish Terrier ha ganado muchos aficionados en todo el mundo. En la actualidad se pueden ver Scottish en los rings de las exposiciones caninas de belleza de Canadá y México, en Suramérica y en Suráfrica. Suecia ha contado durante muchos años con un grupo leal de criadores, y los aficionados de Italia y Japón también han trabajado con la raza durante muchos años. Cuando asisten a la exposición canina del Montgomery County Kennel Club (en los EE.UU.) o al certamen canino Crufts (en Inglaterra), los aficionados de todo el mundo se agolpan alrededor del ring, con su catálogo en la mano y la cámara colgada al cuello. El Scottish Terrier es, desde luego, una raza popular y muy querida. 

Si deseas saber más sobre el Scottish Terrier te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Scottish Terrier Serie Excellence:

Apariencia de la Scottish Terrier

Apariencia general

Es un perro compacto, de tamaño apropiado para cacería bajo tierra. Sus miembros son cortos; de porte alerta, presenta una imagen de gran potencia y actividad en un volumen reducido. La cabeza da la impresión de ser larga en comparación con la talla del perro. Es muy ágil y activo a pesar de sus miembros cortos.

Temperamento/Comportamiento

Es un perro fiel, leal, noble, independiente y reservado, pero valiente y muy inteligente. Osado, pero nunca agresivo.

Cabeza

Larga pero proporcional al tamaño del perro.

Región craneal

  • Cráneo: El largo del cráneo debe permitirle bastante anchura, aunque manteniendo la apariencia de ser estrecho. El cráneo debe ser casi plano.
  • Depresión fronto-nasal (Stop): Leve, pero visible, entre cráneo y hocico, justo a la altura de los ojos.

Región Facial

  • Trufa: Larga; de perfil la línea que va desde la nariz hacia el mentón parece descender hacia atrás.
  • Hocico: Debe ser fuerte y profundo en toda su extensión. El cráneo y el hocico tienen la misma longitud.
  • Mandíbulas/Dientes: Dientes grandes, con mordida en tijera perfecta y completa, es decir que la cara interna de los incisivos superiores esté en contacto estrecho con la cara externa de los incisivos inferiores y los dientes deben ser implantados en ángulo recto en las mandíbulas. 
  • Mejillas: No deben ser prominentes.
  • Ojos: De forma almendrada, de color castaño oscuro, colocados bastante separados entre sí y hundidos profundamente debajo de las cejas con una expresión aguda e inteligente.
  • Orejas: Limpias, de textura fina, puntiagudas, erectas y de implantación arriba en el cráneo, pero no muy juntas entre sí. Orejas grandes y anchas en la base son muy indeseables.

Cuello

Musculoso y de largo moderado.

Cuerpo

La línea superior del cuerpo es recta y nivelada.

  • Espalda: Proporcionalmente corta y muy musculosa.
  • Lomo: Musculoso y profundo.
  • Tórax: Costillas bien redondeadas y colocadas bien hacia atrás aplanándose para dar profundidad al pecho. El tórax vigorosamente acoplado a los miembros posteriores.

Cola

Debe ser de largo moderado confiriendo al perro una armonía general. Gruesa en su implantación y adelgazándose hacia la punta, llevada vertical o con una ligera curvatura.

Extremidades

Miembros anteriores

La cabeza está llevada sobre un cuello musculoso de largo moderado, mostrando clase, el cual está implantado sobre hombros largos e inclinados. El pecho, bastante ancho, está suspendido entre los miembros anteriores. El tórax es bien colocado en frente de los miembros anteriores de buena osamenta.

  • Codo: No debe girarse hacia afuera ni ser colocado debajo del cuerpo.
  • Metacarpo: Recto.

Miembros posteriores

Notablemente poderosos para el tamaño del perro. Nalgas gruesas y anchas.

  • Muslo: Profundo.
  • Rodilla: Bien angulada.
  • Metatarso: Corto, fuerte, sin girarse hacia adentro ni hacia afuera.

Pies

De buen tamaño, con buenas almohadillas plantares, dedos bien arqueados y juntos. Los pies anteriores son ligeramente más grandes que los posteriores.

Andadura/movimiento

Uniforme y desenvuelto, derecho tanto atrás y adelante con un empuje desde atrás llevando un paso regular.

Pelaje

Pelo

Pegado al cuerpo; doble capa: Capa interna corta, densa y suave; capa  externa dura, densa y de textura de alambre; las dos capas lo protegen de la intemperie.

Color

Negro, trigo o  de cualquier color atigrado.

Talla y peso

Altura a la cruz

  • De 25,4 a 28 cm.

Peso

  • De 8,6 a 10,4 kg.

Faltas

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar y de sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro.

Cualquier perro monstrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.

Nota: Los ejemplares machos deben tener dos testículos de apariencia normal, completamente descendidos en el escroto.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro"
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Scottish Terrier su mantenimiento estético es exigente comparado con otras razas, por lo que no hay que descuidarlo.
  • Cepillado diario o dos o tres veces por semana.
  • Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.
  • Corte por parte de un peluquero canino.
  • Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Scottish Terrier requiere de mucho ejercicio,  por lo que no hay que descuidar sus paseos diarios y jugar con ellos. Son perros que se adaptan a la vida en un departamento.
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Cáncer de vegiga
  • Cáncer intestinal
  • Cáncer de estómago
  • Cáncer de piel
  • Cáncer de mama
  • Enfermedad de Von Willebrand
  • Alergias de piel
  • Problemas en la articulación de la mandíbula
  • Luxaciones patelares
  • Problemas de columna