Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Pastor de Brie

Esperanza de vida11 - 15 años
PesoMacho:30 - 40 kgHembra:30 - 40 kg
AlturaMacho:61 - 69 cmHembra: 58 - 65 cm
Pedigrí
ApodosBriard
Características
Tamaño
Ejercicios necesarios
Fácil de entrenar
Cantidad de desprendimiento
Necesidades de aseo
Bueno con los niños
Salud de la Raza
Costo de manutención
Inteligencia
Tolera estar solo
¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Pastor de Brie

El Pastor de Brie, o en inglés Briard, es muy apreciado en la actualidad como perro de guarda y de compañía.

Origen

De origen francés, se cree que Pastor de Brie y su hermano de pelo corto, el Pastor de Beauce, proceden del perro ya conocido en la prehistoria. En 1888, Pierre Mégnin, un veterinario militar, afirmó que el Pastor de Brie es el resultado del cruce entre el Barbet y el Pastor de Beauce. Como su nombre indica, tanto el Pastor de Brie como el de Beauce se utilizaban para conducir y guardar el ganado, y no se escribió un estándar que diferenciase las dos razas hasta 1896.

Comportamiento

El Pastor de Brie es equilibrado, tranquilo y muy cariñoso con sus dueños. Los más pequeños de la casa lo podrán utilizar en todos sus juegos y los más adultos podrán disfrutar de su compañía en todas sus salidas y excursiones. Es un perro que se adapta fácilmente a todas las situaciones y es desconfiado con los extraños, aunque no por ello agresivo.

Aspecto

El Pastor de Brie es un perro musculoso, rústico y de buena osamenta. Tiene una cabeza larga y unas orejas erguidas, bien separadas y cubiertas de pelos largos. La cola es de implantación baja, muy peluda y forma un gancho en la punta. El pelo es ondulado y largo y el subpelo fino y espeso. El color de la capa debe ser uniforme y no se aceptan el blanco, el marrón, el caoba y los tonos imprecisos.

Cuidados específicos

El Pastor de Brie adolescente puede ser un poco dominante y le encanta poner a prueba la autoridad de sus dueños, por eso es importante educarlo desde cachorro con firmeza y ternura. Si la tarea de sociabilización se lleva a cabo satisfactoriamente el perro se convertirá en un compañero manejable y obediente.
El Pastor de Brie necesita la compañía de los dueños y hacer mucho ejercicio para saciar toda su energía.
Al ser un perro de pelo largo el dueño debe dedicar una parte de su tiempo al cepillado, para así mantener una capa limpia y sin nudos.

Salud

El Pastor de Brie es una raza que goza de buena salud, con poca frecuencia se dan casos de displasia de cadera o de atrofia progresiva de retina. El problema más serio que podría padecer es la torsión de estómago.

¿Es el Pastor de Brie la raza adecuada para usted?

Decidirse a tener un Pastor de Brie como mascota supone un paso importante, ya que es un perro grande, y si no lo controlamos puede ser excepcionalmente bullicioso. La principal razón por la que algunos de los propietarios de un ejemplar de esta raza acaban dejando a estos animales en una protectora es que se les escapan de su control, no de forma agresiva, sino de modo demasiado entusiasta, saltarín y destructor del hogar. Son demasiado grandes como para dejarles campar a sus anchas.

Un Pastor de Brie también requiere cuidar su pelaje si queremos que siga conservando un aspecto hermoso. Tenga presente que se trata de un perro grande difícil de manejar en el baño y que puede dejar la casa muy mojada cuando salte fuera de la bañera para escapar de las toallas.

Como su trabajo inicial fue la guardia y la conducción de ovejas, los Pastores de Brie son excelentes guardianes de la familia y del hogar. Se llevan muy bien con los niños de la familia, pero son menos sociables con los desconocidos. Los Pastores de Brie pueden intentar dominar a otros perros con los que se encuentren, y a veces intentan retar a miembros de su propia familia para ver si pueden convertirse en los líderes de la manada que para él representa su hogar.

Un perro como un Greyhound es muy perezoso en casa, pero es un torbellino de actividad en el exterior. Esto no sucede en el caso del Pastor de Brie: es un torbellino en cualquier lugar, y sus grandes pies llenos de barro han provocado el tener que tirar más de un vestido o traje.

El adiestramiento es absolutamente vital para esta raza, y los expertos la consideran un poco lenta en su aprendizaje al compararla con los Pastores Alemanes o los Border Collie. Esto podría deberse a que los Pastores de Brie tenían que pensar un poco mientras protegían al ganado, aunque no resuelven tantos problemas como el Border Collie, que lleva a cabo tareas bastante complejas al ir desplazando a las ovejas. Independientemente de esto, el adiestramiento del Pastor de Brie debe comenzar pronto y continuar a un ritmo constante.

Preocupaciones relativas a la salud

Una de las ventajas de las camadas de pocos cachorros es que las preocupaciones relativas a la salud adquieren una mayor relevancia. La cantidad de problemas de la salud documentados en el caso del Pastor de Brie dependerá de la fuente de consulta. Algunas listas incluyen todas las enfermedades que pueden haberse detectado en esta raza, pero no explicitan la frecuencia de cada una. Los problemas relativos a la salud de los que hablaré más tarde en el capítulo relativo a la salud son la torsión o dilatación gástrica, que se puede dar en todas las razas de tórax grande y profundo; la displasia de cadera, que parece darse en todas las razas grandes, y la distrofia del epitelio pigmentado de la retina y la ceguera nocturna estacionaria, que son enfermedades oculares.

El Kennel Club de Inglaterra y la British Veterinary Association llevan a cabo programas para someter a todas las razas a pruebas para detectar o descartar la displasia de cadera y cualquier enfermedad ocular. Al adquirir un cachorro, asegúrese de que sus padres estén libres de todas ellas y de que las radiografías de sus caderas sean buenas o mejores que la media para los Pastores de Brie. La torsión gástrica es un problema gravísimo, y se está investigando mucho, ya que puede matar, en cuestión de horas, a un perro que en lo concerniente a todo lo demás esté sano.

Colores

Puede parecer que sólo podemos encontrar al Pastor de Brie de color negro o leonado, pero en el estándar hay un párrafo que dice que también podemos encontrar ejemplares de color gris. No obstante, en la actualidad, la situación es mucho más complicada, y la única forma de resolver este punto es fijándonos en la genética de su color. Sin duda, es la genética la que hace que el asunto del color sea más fácil de comprender. Soy consciente de que la parte más difícil, al hablar de este tema, es convencer al lector para que no pase de largo esta parte del capítulo. Aunque la palabra «genética» tiene un aura que parece decir «esta parte es para los biólogos e investigadores», no es así en absoluto.

La clave para la genética del color del Pastor de Brie es que dos ejemplares del mismo color pueden haber acabado teniéndolo a pesar de poseer unos genes distintos. Cualquier Pastor de Brie hereda la mitad de su composición genética de su padre y la otra mitad de su madre. El material genético es heredado en forma de pequeñas partículas de sustancias químicas llamadas genes.

Creo que la mejor analogía para los genes es pensar en cada uno de ellos como en un libro que podemos coger prestado en la biblioteca. Cada gen es un libro, una entidad individual, pero también pertenece a un grupo de libros sobre una temática similar. Cada estante de libros, como el de los dedicados a la cocina o el de novelas del Oeste, es el equivalente de lo que recibe el nombre de serie de genes. Una serie de genes puede contener muchos genes distintos. Una serie puede ser muy larga, como la colección de libros dedicados a la cocina, o puede ser muy pequeña, como el número de libros dedicado a la fotografía de escarpines dorados.

Las normas de esta biblioteca son que el prestatario debe coger un libro de cada estante como regalo de su madre y otro de cada estante como regalo de su padre, del mismo modo en que un gen de cada serie es heredado por el Pastor de Brie de su padre y su madre.

Para hacer las cosas todavía más interesantes, el prestatario puede coger un ejemplar del mismo libro de su padre y de su madre. En el caso del Pastor de Brie, esto implicaría la herencia del mismo gen del padre y de la madre. En tal caso se dice que el perro es homocigoto para ese gen (homo significa «igual» y cigoto quiere decir «nuevo individuo»).

El prestatario podría llevarse dos libros distintos del montón. En tal caso, el Pastor de Brie estaría heredando dos genes distintos de la misma serie, uno de cada progenitor. En el caso de este gen, el perro sería heterocigoto (hetero significa «diferente»).

  • La serie B o negra

La primera categoría es la serie B o negra. El gen b rara vez está presente en el Pastor de Brie: la mayoría son BB. El gen B debe estar presente para que pueda formarse el pigmento negro. Cuando B está presente veremos el color negro en el Pastor de Brie. Este gen se expresa en forma de una trufa, labios y párpados negros y cualquier zona de color negro del pelaje. El gen B oculta la presencia del gen b. En términos genéticos el gen B es dominante y el gen b recesivo.

Un Pastor de Brie que fuera Bb no podría distinguirse, en cuanto a su aspecto, de uno BB, ya que el gen B es el dominante. Un ejemplar Bb seguiría teniendo la trufa, los labios y los párpados negros. No obstante, un Pastor de Brie bb sería incapaz de fabricar el color negro. Los lugares que deberían ser color negro serán de color marrón (hígado) o chocolate, con lo que su trufa, sus labios y sus párpados serán de color marrón.

Los Pointer de color marrón (hígado) y los Labradores de color chocolate tienen esta conformación bb. Los perros de color marrón (hígado) no pueden tener la trufa de color negro.

  • La serie D o de dilución

La siguiente categoría es la serie D o de dilución. Esta serie sólo está formada por dos genes: D, que es dominante, y d, que es recesivo. Si un Pastor de Brie posee el gen D, el pigmento estará presente en toda su intensidad (en otras palabras, los perros de color negro serán negros). No podremos distinguir un ejemplar Dd de uno DD, ya que D es dominante.

Un Pastor de Brie que sea dd verá reducida la pigmentación de sus pelos. No tendrá un color pleno, sino diluido. El negro pasará a ser azul y el marrón (hígado) será amarillo. Como en el caso del Pastor de Brie no podemos encontrar el color hígado, su forma diluida tampoco existirá. Un perro azul no puede tener una trufa negra, con lo que su trufa, sus labios y sus párpados serán de color azul.

Existen dos tipos de Pastor de Brie negro: la forma homocigota (DD) y la heterocigota (Dd). Sólo hay un tipo de perro azul: dd. Cuando la genética intenta predecir lo que puede resultar de un apareamiento, escriben los genes de los que se dispone en una cuadrícula. Si apareáramos a un perro DD con uno dd obtendríamos:

Este apareamiento sólo dará lugar a un color: el negro heterocigoto. Todos los cachorros serán negros, al igual que su progenitor negro, pero si apareamos a dos de estos ejemplares entre sí, tendríamos el 25% de posibilidades de conseguir un perrito azul, como se muestra en la siguiente cuadrícula:

Esto nos conduce al problema de la genética de poblaciones. Los primeros experimentos genéticos fueron llevados a cabo por un monje austríaco llamado Gregor Mendel, que utilizó guisantes. Realizó miles de cruzamientos entre plantas de guisantes antes de publicar su primer trabajo en 1865, que no fue, desgraciadamente, tenido en cuenta mientras vivió. Sus cálculos fueron exactos debido a que trabajó con tantas plantas de guisantes, pero como que las camadas de Pastor de Brie (afortunadamente) no están formadas por cientos de cachorros, no podemos obtener unos porcentajes exactos. No podemos predecir el número de cachorros de cada color, pero sí predecir qué colores son posibles.

Así pues, cuando se aparean dos perros negros heterocigotos, todo lo que podemos decir con seguridad es que el cruce podría dar lugar a cachorros negros homocigotos, negros heterocigotos y azules homocigotos. Los dos tipos de negro tienen el mismo aspecto y, probablemente, no obtendremos muchos perros azules.

  • La serie A o de agutí

Esta serie de genes recibe su nombre de un roedor suramericano llamado agutí, que parece un conejillo de Indias gigante. Los agutís son de un color rojizo, y esta serie de genes incluye este color.

La descripción de esta serie de genes que aparece en los libros de texto normales nos ofrece cinco genes, pero creo que se trata de algo más complejo, especialmente en el caso del Pastor de Brie. Los cinco genes que suelen mencionarse son:

A: Negro dominante: El cachorro nace siendo de color negro y sigue siendo completamente negro.

ay: Amarillo dominante: El cachorro nace siendo de color rojizo pero, al llegar a la edad adulta este color se ha difuminado y la capa es totalmente amarilla.

ag: El cachorro nace siendo de color rojizo y conserva este color.

as: El cachorro nace teniendo una «silla de montar» negra, con el resto de la capa amarilla, y conserva este diseño toda su vida.

at: El cachorro nace siendo de color negro y fuego, como un Pastor de Beauce, y conserva esta coloración durante toda su vida.

En esta serie debe haber, por lo menos, otro gen, que es uno que posee el Airedale Terrier y que provoca que el cachorro nazca con la coloración propia de un Pastor de Beauce, aunque el color va cambiando hasta quedar una «silla de montar» de color oscuro. Quizá deberíamos dar a este gen el nombre de aa: el cachorro nace con la coloración negra y fuego propia de un Pastor de Beauce, y este diseño se va difuminando hasta dar lugar a la coloración negra y fuego propia de un Airedale Terrier adulto. Para averiguar cómo se impone este gen en lo relativo a la dominancia/recesividad, necesitaríamos datos sobre los apareamientos entre perros de este color.

No obstante, no deseamos todos estos genes en esta raza. Tenemos los genes A, ay, ag y una pequeña cantidad de at que todo el mundo ha estado intentando erradicar durante más de cien años. No parece que los genes as y aa estén presentes en esta raza.

Con la gran cantidad de genes de los que se dispone para el color rojizo y la posibilidad de que se «mezclen y emparejen» (combinaciones heterocigotas), no hay duda de por qué existen tantas tonalidades rojizas en el perro Pastor de Brie.

  • Serie E o de extensión del negro en el pelaje

Existen dos genes en esta serie que afectan al Pastor de Brie:

Em: con máscara (y orejas) negra.
E: no posee máscara negra.

La mayoría de los Pastores de Brie tienen estos puntos de color negro. No es posible ver si un ejemplar negro tiene la máscara negra.

  • La serie G o de agrisamiento

Al igual que sucede con los ejemplares leonados con sutiles tonos rojizos, existe una serie de genes que afectan a la intensidad del color negro. El gen G provoca el agrisamiento de la capa: no se trata del encanecimiento gradual propio de la edad, sino del agrisamiento que se puede llegar a encontrar en razas como el Bedlington Terrier, en la que la capa va cambiando progresivamente de color hasta que acaba adoptando una tonalidad azulada. No obstante, la trufa, los párpados y los labios siguen siendo negros.

Los dos genes de esta serie son el G, que causa el agrisamiento y que es dominante sobre g, que hace que el color siga siendo el mismo y que no provoca el agrisamiento.

Estos dos genes nos permiten tres combinaciones:

GG: El cachorro nace siendo de color negro, su capa se va aclarando hasta acabar siendo gris/azul y su trufa sigue siendo negra.

Gg: El cachorro nace siendo de color negro, su capa se va aclarando hasta acabar siendo gris/azul y su trufa sigue siendo negra.

gg: El cachorro nace siendo de color negro y conserva este color.

  • El problema azul

Hemos mostrado las distintas formas en que un Pastor de Brie puede ser azul: ya sea por el gen de dilución d o por el gen de agrisamiento G. Algunos describen al azul d como «azul nacido azul» y al G como «azul nacido negro». El problema con el azul d es que no puede dar lugar a una trufa de color negro, punto que se opone a las exigencias del estándar. Quizá sea el momento para que los criadores experimentados de todo el mundo tengan en cuenta la imposibilidad de tipo genético que tiene un ejemplar de un color reconocido por el estándar para tener la trufa negra.

En cuanto al gen de agrisamiento G en el caso de los ejemplares de color leonado, esto no hace sino aumentar las posibilidades de poseer una amplia gama de tonalidades. El estándar británico de esta raza enuncia los siguientes colores aceptables: «Completamente negro o con pelos blancos dispersos por toda la capa negra. Leonado en todas sus tonalidades, prefiriéndose los tonos más oscuros. Los ejemplares leonados pueden tener tonos oscuros en las orejas, el hocico, la espalda y la cola, pero éstos deben homogeneizar gradualmente con el resto de la capa, ya que cualquier línea de demarcación denotaría una coloración bicolor, que no es admitida. También puede ser de color gris pizarra».

Como podemos ver, la situación es un poco más compleja de lo que estas pocas líneas nos indican.

Si deseas saber más sobre el Pastor de Brie te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Pastor de Brie Serie Excellence:

Historia de la Pastor de Brie

El Pastor de Brie (Briard en los países de habla inglesa) es una raza perteneciente a un amplio grupo de perros de pastor europeos. Se caracterizan por poseer un pelaje en la barbilla que da lugar a una barba. Los Pastores de Brie proceden de Francia, y sus peludos familiares viven desde los Balcanes hasta Escocia.

El Pastor de Brie es una raza que desciende de un antiguo tipo de perro llamado guardián del ganado. Los guardianes del ganado trabajan con las ovejas de forma protectora. El Pastor de Brie y su familiar de pelo corto, el Pastor de Beauce, son tipos más recientes que pueden ser utilizados para trasladar y proteger a las ovejas.

Note que no utilizo la palabra «raza» cuando me refiero a perros antiguos. No existieron razas hasta mediados del siglo XIX, cuando la gente que vivió en la época victoriana inició las exposiciones caninas y los perros con diferentes formas fueron clasificados, formalmente, por primera vez. Hasta entonces, sólo existían diferentes tipos caninos.

Domesticación y clasificación

Su dependencia del hombre fue una forma de vida escogida por aquellos animales que se han convertido en especies domésticas, ya que era una forma de vida más fácil. Nuestros perros obtienen alimento, alojamiento, cuidados médicos y muchas otras cosas. En el pasado, el apoyo del hombre no era tan completo como el que tienen las mascotas actuales, pero los basureros de los primeros asentamientos humanos eran un lugar en los que era fácil que los perros buscaran y encontraran restos comestibles. Aquellos perros que tenían menos miedo de las personas medraron mejor, ya que era un verdadero derroche de energía estar huyendo todo el tiempo.

Además, si los perros podían tener a sus cachorros cerca de los basureros, que eran la fuente de su alimento, se ahorraban la energía que hubieran utilizado volviendo al refugio con comida. Una vez que la gente más sensible de aquellas comunidades vio a los cachorros, las personas comenzaron la domesticación proporcionando una protección extra a los cachorros más amistosos con ellas.

Una vez se domesticaron ovejas, se produjo una selección entre los perros de la aldea y resultaron, de ella, los dos tipos caninos más antiguos: los guardianes del ganado, que eran amistosos con las ovejas, y los lebreles/sabuesos, que conservaron el instinto de matar presas cuando eran adultos.

Los primeros criadores de perros no escogían a los canes por su aspecto, sino por su comportamiento. La razón de que resultara seguro tener a los guardianes del ganado cerca del mismo, era que conservaban el comportamiento de cuando eran cachorros y permanecían en la etapa de «juegos» durante toda su vida. Conservaban el aspecto juvenil, con sus orejas péndulas, su gran cabeza y sus arrugas faciales que el cachorro de lebrel/sabueso pronto deja atrás.

Los perros que no se adaptaron a guardar el ganado, los que no eran amistosos con los animales porque mostraban todos los instintos del comportamiento adulto, fueron criados por sus habilidades para la caza: fueron los lebreles/sabuesos.

La difusión de los guardianes del ganado

Los guardianes del ganado y los lebreles/sabuesos empezaron a desarrollarse en la región en la que se originaron la ganadería y la agricultura y la domesticación de las ovejas. Los recientes análisis del ADN del trigo cultivado por el hombre han situado sus orígenes en la frontera suroriental de Turquía, junto a Irak. Es desde esta región desde donde se difundieron ambos tipos caninos junto con otros animales domesticados (cabras y ganado vacuno), tanto hacia Oriente como hacia Occidente. En su viaje hacia el este llegaron al Tíbet y a China, que es lo contrario de lo que dicen la mayoría de los libros sobre perros. Estos libros no nos aportan ninguna explicación sobre cómo un perro ganadero apareció, espontáneamente, en una región en la que la agricultura vendría mucho más tarde. El Dogo del Tíbet es el guardián del ganado en el Himalaya, pero desciende de los perros de Oriente Próximo: ¿cómo podría ser el ancestro de perros que se desarrollaron en Turquía muchos siglos antes?

No obstante, Francia se encuentra en dirección contraria al Tíbet, y la difusión de la actividad agropecuaria hacia Europa desde Oriente se dio durante el Neolítico (o edad de la piedra nueva). La razón por la que los arqueólogos dan nombres como «Edad de Piedra» o «Edad de Hierro» es que cuando se iniciaron los estudios serios de estas épocas no existían técnicas con las que averiguar las fechas con exactitud. Así pues, el periodo antes de que aparecieran utensilios de metal recibió el nombre de Edad de piedra. Aun así, las hachas y otros utensilios hechos de piedra eran pulidos finamente para obtener cuchillas muy afiladas y muy efectivas. Su principal problema es que no duraban tanto como los utensilios de metal que llegarían después.

La fecha exacta del Neolítico difiere según los distintos lugares, ya que la evolución hacia la agricultura y la ganadería se dio en Oriente Próximo antes de desplazarse, a través de Turquía, hasta llegar a los Balcanes y a Grecia, para pasar a continuación, siguiendo los grandes ríos europeos, hasta llegar a la costa atlántica francesa alrededor de 5500-4700 a.C., llegando a España poco después de 4500 a.C.

Podemos hallar perros guardianes del ganado por toda Europa. Los primeros lugares en los que hubo ganadería y agricultura fueron aquellos que disponían del mejor suelo (las zonas cercanas a los ríos), y las últimas zonas en las que aparecieron estas actividades fueron las regiones de suelos pobres de las montañas. No obstante, desde esa época, las técnicas agropecuarias han avanzado en las tierras bajas, y actualmente sólo se siguen utilizando las antiguas técnicas de cuidados de las ovejas en las zonas montañosas. Esto significa que muchas de las poblaciones de perros guardianes del ganado que todavía quedan pueden encontrarse en las cordilleras y reciben el nombre de «Perros de tipo montaña». Ejemplos de estos guardianes del ganado son el Perro de Montaña de los Pirineos, el Cão da Serra da Estrela portugués y el Bouvier Bernois.

Si observamos el mapa que nos muestra cómo se difundió la actividad agropecuaria, podremos ver cómo los grandes ríos fueron importantes en la difusión de esta forma de vida. Y si observamos a los guardianes del ganado de Grecia, de la antigua Yugoslavia y de Rumania, observaremos una gran similitud. Estos perros apenas han cambiado respecto a su forma original, ya que la historia de las exposiciones caninas de belleza en estos países es muy corta. Con la existencia de las competiciones caninas, los criadores de perros han modificado el aspecto de muchas razas para que parezcan más «glamurosas».

Los perros de pastor barbudos

El comercio a largas distancias tuvo lugar mucho antes de que los metales fueran utilizados por primera vez, y una de las zonas en las que existían los mayores mercados era la cuenca de los Cárpatos, una región que en la actualidad forma parte de Hungría y Rumania. Si situamos el origen geográfico de los guardianes del ganado actuales, nos encontraremos con que en esta región apareció un nuevo tipo de perro: un guardián barbudo del ganado. En Hungría se trata del Komondor, y en Rumania del Pastor de Miorítico (que es muy parecido al anterior), y en las repúblicas surorientales de la antigua URSS podemos encontrar al Perro de Pastor de Rusia Meridional (Loujnorousskaïa Ovtcharka).

Los perros de pastor «barbudos» se extendieron por toda Europa hasta llegar al Bearded Collie escocés y, por el este, hasta llegar al Kyi Apso del Tíbet. El Kyi Apso se parece al Dogo del Tíbet, y su capa es similar a la de un Lhasa Apso desaliñado.

Los perros de pastor franceses

Francia tiene muchas razas caninas, y entre ellas tenemos cinco razas de perros de pastor reconocidas internacionalmente. También existen unos cuantos tipos no reconocidos en el sur de Francia, pero todavía no están siendo criados de forma selectiva. El Pastor de Picardie pertenece al grupo de perros pastores alemán/belga/holandés, pero el resto están más emparentados entre ellos.

El Pastor de Brie es un perro de pastor francés de origen, grande de pelo largo, mientras que el Pastor de Beauce es su versión de pelo corto. El Pastor del Pirineo de pelo largo es pequeño y peludo, mientras que el perro de Pastor del Pirineo de cara rasa es menos peludo, aunque no es, completamente, de pelo corto.

Cuando se celebró la primera exposición canina de belleza en París en 1863, se inscribieron una docena de perros de pastor franceses de diversas formas y tamaños. Los más numerosos fueron unos perros que pertenecían a una raza de pelo corto y de color negro y fuego, que es la que conocemos en la actualidad como Pastor de Beauce. También hubo dos ejemplares del peludo Pastor de Brie. El primer ejemplar de esta raza inscrito en el libro de orígenes genealógico francés lo fue en 1855, y el primer Pastor de Beauce, en 1893. El Pastor de Beauce y el de Brie no se separaron oficialmente hasta 1896. El Pastor de Picardie fue reconocido oficialmente en 1922, y el Pastor del Pirineo en 1926.

El complejo asunto sobre el color del Pastor de Brie sólo puede comprenderse teniendo en cuenta su origen compartido con el Pastor de Beauce, que es negro y fuego. Ésta es la razón por la que una coloración bicolor resulta inaceptable para el Pastor de Brie, ya que mostraba la existencia de un Pastor de Beauce en un punto demasiado cercano en su pedigree en un tiempo en el que ambas razas eran cruzadas de forma regular.

Los efectos de la guerra sobre el Pastor de Brie

Una vez se inició la Primera Guerra Mundial, el Pastor de Brie halló otra ocupación trabajando en el frente francés. Cuando EE. UU. se unió a esa guerra, en sus postrimerías, los soldados americanos pudieron ver en acción a este gran perro. Debieron de quedar impresionados, ya que se llevaron ejemplares de esta raza a EE. UU., y la primera camada criada en suelo americano nació en 1922. En 1931, el ejemplar importado de color negro Regent de la Pommeraie se convirtió en el primer campeón estadounidense. Es interesante apreciar que a este primer campeón estadounidense criado en este país se le describió como de color negro con manchas de color fuego.

Hubo una sociedad canina francesa dedicada a las razas nacionales que se fundó justo antes de la Primera Guerra Mundial, pero con la invasión alemana en 1914 sus actividades cesaron. Esta sociedad canina fue reformada en 1924, pero Francia todavía tendría que pasar por una ocupación todavía más horrorosa en 1940, cuando los nazis invadieron este país. Esto destrozó, prácticamente, todo el modo de vida francés. Hubo un gobierno títere instaurado por los alemanes, pero muchos franceses huyeron a Gran Bretaña para planear la liberación de su país, dejando a aquellos que formaban parte de la resistencia para que ocultaran sus actividades lo mejor que pudieran. Hubo poco tiempo para dedicarse a la cría de perros y hubo incluso menos tiempo para mantener unos pedigrees precisos.

El Pastor de Brie sobrevivió a la guerra mejor que el Pastor de Beauce, pero muchos ejemplares fueron requisados como perros de guarda del ejército. La reserva genética del Pastor de Beauce se vio seriamente vaciada y las faltas que no habían supuesto un problema antes de la guerra volvieron a aparecer: ojos pálidos y falta de dientes, de conformación y de tipo. Las preferencias se habían modificado, y ahora el número de Pastor de Brie era mucho más elevado que el Pastor de Beauce, de pelo corto.

Unas palabras sobre las exposiciones caninas

En la Europa continental, el énfasis, para los criadores de perros, es algo distinto del de Gran Bretaña y EE. UU. Además de otorgar una valoración a los perros en las exposiciones caninas de belleza, el juez también tiene en cuenta lo bien que se adapta al estándar de su raza (la calificación máxima es el Excelente). Todos los ejemplares que obtienen premios deben tener una valoración de Excelente. Si no hay ningún perro participante de esta calidad, no se otorga.

La mayor exposición monográfica del mundo es la Sieger alemana, para los Pastores Alemanes, en la que se inscriben unos 2.000 ejemplares. En la clase de machos adultos se inscriben más de 150 y cada uno recibe una valoración por escrito (rapport), aunque quede en el último lugar. De ellos, sólo unos 10 reciben la calificación de Excelente; así pues, volver a casa habiéndola obtenido en un certamen como éste supone un galardón muy importante… incluso más que los premios de mejor de grupo que algunos británicos y americanos codician y que sólo obtiene un perro en detrimento de los demás.

El equivalente de la Sieger alemana para el Pastor de Brie es el Rassemblement, que se celebró por vez primera en 1970. En 1983 se inscribieron 900 ejemplares, y obtuvieron la calificación de Excelente 11 machos y 11 hembras. Una vez más, todos los participantes fueron valorados y recibieron un rapport donde se tienen en cuenta, además de la conformación (belleza), el temperamento y la capacidad de trabajo. El Briard Club of America celebra un Rassemblement norteamericano cada cuatro años, dando lugar a un libro con fotografías de cada perro, su pedigree y su valoración punto por punto, lo que supone una fantástica fuente de información para escoger animales reproductores.

El Pastor de Brie llega a Gran Bretaña

El Pastor de Brie llegó a Gran Bretaña en 1966, cuando Nancy Tomlin fue a Irlanda para reunirse con su esposo Mike, que estaba trabajando con un equipo de filmación. Habían estado pensando en un cachorro, y les atraía la idea de escoger uno de Irish Wolfhound. Fueron a visitar un gran criadero dedicado a varias razas (el criadero Shannon), que había sido fundado por un americano con la vista puesta en la exportación al mercado estadounidense. Aunque se trataba de un criadero comercial, los animales fundadores escogidos eran de buena calidad. De hecho, cuando el criadero cerró en 1968, muchos de los Pastores de Brie fueron a Gran Bretaña y se encuentran en los pedigrees de los ejemplares británicos de exposición de esta raza.

Durante su visita al criadero Shannon en 1966, Mrs. Tomlin quedó embelesada con un cachorro negro y saltarín de cuatro meses de Pastor de Brie que se llamaba Hubert, y se lo llevó a Londres. Pronto la prensa canina británica (y la prensa general también) disponía de fotografías de este perro negro y peludo cuyo aspecto era totalmente desconocido hasta la fecha. Al poco tiempo se le unió, en el hogar de los Tomlin, una media hermana llamada Maudie. Al poco tiempo, Mr. y Mrs. Trueman, que se encargaban de impartir clases de adiestramiento, tuvieron también Pastores de Brie, ya que se trajeron de Irlanda a los padres de Maudie.

Los Tomlin inscribieron su criadero con el nombre de Desamee, y Desamee Leon Hubert y Desamee Mitzi Moffat (Maudie) obtuvieron grandes éxitos en el ring de las exposiciones de belleza. La primera exposición canina que dispuso de clases para el Pastor de Brie se celebró en 1970, y a partir de ahí las cosas avanzaron con rapidez, ya que en 1974 hubo clases con puntos del campeonato (Challenge Certificate o CC) en la exposición canina de belleza Crufts. El obtener tres de estos CC hace que, en Gran Bretaña, un perro obtenga el título de campeón, y el primer ejemplar que lo logró en este país fue Maudie. Desgraciadamente, murió ese mismo año tras una cesárea. El ganador del punto al mejor ejemplar de esta raza en la exposición canina de belleza Crufts de ese año fue un ejemplar leonado importado de Francia llamado Desamee Tripot de Vasouy, que tuvo que esperar hasta la exposición canina de belleza Crufts de 1976 para obtener el título de campeón. En esos tiempos, los puntos del campeonato sólo se ofrecían, en el caso de esta raza, en seis exposiciones caninas cada año, pero llegado el 2000 se otorgarían 21 pares de CC.

Si deseas saber más sobre el Pastor de Brie te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Pastor de Brie Serie Excellence:

Apariencia de la Pastor de Brie

Apariencia general

Perro rústico, flexible, musculoso y bien proporcionado; de andar vivo y despierto; con carácter equilibrado, ni agresivo, ni miedoso.
Penalización: agresivo, flemático, miedoso, tosco.

Tamaño

  • Machos: De 62 a 68 cm.
  • Hembras: De 56 a 64 cm.

Al ser el Briard un perro longilíneo, la longitud del cuerpo tiene que ser más importante que la altura.
Penalización: Perro atípico: sin Excelente; tallas superiores a 68 cm y 64 cm.
Descalificación: Por debajo de la talla mínima. Dos centímetros por encima de la talla máxima.

Cabeza

Fuerte, larga, stop marcado y situado a igual distancia de la cresta occipital que la punta de la trufa. Provisto de pelos formando barba, bigotes y cejas, cubriendo ligeramente los ojos.
Penalización: Cabeza corta, demasiado larga, falta de armonía entre hocico y cráneo. Desproporción entre cabeza y cuerpo. Cabeza muy peluda hasta el punto de enmascarar la forma. Barba, bigote y cejas insuficientes. Stop muy pronunciado o inexistente.
Descalificación: Los defectos antes mencionados muy pronunciados.

  • Frente: Muy ligeramente redondeada.

Penalización: Demasiado plana, redonda, ancha, cayendo sobre los ojos.

  • Caña nasal: Rectilínea.

Penalización: Muy larga, delgada, muy corta, convexa.

  • Hocico: Ni estrecho, ni puntiagudo.

Penalización: Puntiagudo, estrecho o muy ancho, belfos colgantes.

  • Trufa: Más cuadrada que redonda, siempre negra, fuerte y abierta.

Penalización: Pequeña, estrecha, puntiaguda. Otro color que no sea negro o trazas de despigmentación.
Descalificación: Trufa marrón o más clara, despigmentada.

  • Dentadura: Dientes fuertes, blancos y adaptándose perfectamente.

Penalización: Falta de un incisivo; dentadura defectuosa, ligero prognatismo sin pérdida de contacto; falta un premolar; falta de 2 incisivos; falta de 2 premolares. 
Descalificación: Prognatismo pronunciado con pérdida de contacto. Falta de 2 PC4 ó de 3 dientes cualesquieran que sean.

  • Ojos: Horizontales, bien abiertos, más bien grandes, no oblícuos de color oscuro, de expresión inteligente y calmada. Los ojos grises en los grises no son penalizables.

Penalización: Ojos muy pequeños, almendrados o de color claro.
Descalificación: Ojos diferentes, huraños, de tinte muy claro.

  • Orejas: Implantación alta, de preferencia cortadas y llevadas derechas, no pegadas y más bien cortas si se han dejado naturales. En igualdad de condiciones, la preferencia será dada al perro cuyas orejas llevadas derechas hayan sido cortadas. La longitud de la oreja sin cortar deberá ser igual o ligeramente inferior a la mitad de la longitud de la cabeza, siempre planas y cubiertas de pelo largo.

Penalización: Cubiertas de pelo muy corto, muy largas, mal llevadas.
Descalificación: Orejas retorcidas, de inserción muy baja por debajo de la línea del ojo, cubiertas de pelo raso, derechas naturalmente, injertos de cartilago.

Cuello

Musculoso y despegado de los hombros.
Penalización: Cuello demasiado largo, delgado o demasiado corto.

Pecho

Ancho (anchura de la mano entre los dos codos), profundo y bien descendido hasta los codos.
Penalización: Demasiado estrecho, no suficientemente descendido o demasiado, falta de profundidad, costillas demasiado planas o demasiado redondas.

Dorso

Recto.
Penalización: Dorso ligeramente ensillado o encarpado.

Grupa

Poco inclinada, de forma ligeramente redondeada.
Penalización: Grupa demasiado inclinada o recta; los mismos defectos acentuados; grupa claramente más alta que la cruz.

Miembros

Bien musculados, con osamenta fuerte y aplomos correctos.
Penalización: Malos aplomos, hombros despegados, muslos abiertos, debilidad en los carpos o demasiado rectos, apoyo sobre los dedos; mala angulación de la espalda, pelo corto en los miembros, miembros delgados, osamenta ligera.
Descalificación: Defectos graves de aplomos.

Corvejones

No demasiado cerca del suelo y acodados con el miembro, aproximadóse a la vertical por debajo del corvejón.
Penalización: Demasiado cerca o lejos del suelo; Deficiente angulación.
Descalificación: Defectos graves de aplomos.

Cola

Entera, bien provista de pelo, formando gancho en el extremo, llevada baja, no desviada debiendo llegar hasta el corvejón o sobrepasar a este de 5 cm, como máximo.
Penalización: Un poco corta, ausencia de gancho, pelo demasiado corto; porte sobrepasando ampliamente la línea del dorso; porte bajo el vientre; porte bajo el vientre en movimiento.
Descalificación: Porte sobre el dorso en forma de cuerpo de caza o perpendicular (rígida);trazas de operación rectificando el porte.   

Pies

Fuertes, de forma redonda (intermedio entre el pie de gato y el pie de liebre).
Penalización: Pies demasiado largos, planos, aplastados; pies hacia afuera (patizambo o hacia dentro (zambo), no suficientemente cubiertos de pelo.
Descalificación: Defectos graves de aplomos.

Uñas

Negras.
Penalización: Uñas grises.
Descalificación: Uñas blancas.

Almohadillas

Duras.
Penalización: Almohadilas sin elasticidad, demasiado aplastadas, demasiado blandas.

Dedos

Cerrados.
Penalización: Dedos abiertos, demasiado largos o planos.

Pelo

Flexuoso, largo, seco (como el pelo de cabra), con un ligero subpelo.
Penalización: No suficientemente seco, ligeramente rizado, ausencia de subpelo. En caso de demanda de confirmación: volver a los 6 meses; demasiado corto; pelo fino.
Descalificación: Pelo de menos de 7 cm. Pelo suave o lanoso.

Manto

Todos los colores uniformes están admitidos, salvo los que mencionamos más abajo. Los colores oscuros son más recomendables. No confundir el bicolor con un ligero tono más claro en las extremidades, que no es otra cosa sino un comienzo de despigmentación. Este tono, ligeramente más claro, tiene que estar dentro de la misma gama de colores (leonado oscuro sobre leonado claro, negro oscuro sobre negro claro, gris oscuro sobre gris claro, etc). El leonado debe ser encendido y uniforme, no ser ni claro ni descolorido.
Penalización:  Negro con demasiados reflejos rojizos; leonado insuficientemente encendido, mancha blanca en el pecho; carbonado demasiado marcado al limite de
formar manto; leonado muy claro, descolorido.
Descalificación: Color blanco, marron, caoba, bicolor, franja blanca, pelos blancos al final de las patas. Color leonado con manto carbonado formando manto. Color demasiado claro.

Nota: Para el bicolor, mirar el color de la piel que será azulada en la base de las partes oscuras y rosada en las partes claras.

Espolones

Espolones dobles en las patas traseras. Los perros aunque sean correctos, que posean espolón simple, no podran ser premiados.
Los dobles espolones deberán estar constituidos de dos partes oseas con uñas, situados lo más cerca posible del suelo, a fin de asegurar un mejor apoyo del pie.
Penalización: Implantados demasiado altos (media altura del metatarso); falta de dos uñas; falta de una parte osea en un doble espolón.
Descalificación: Espolones simples; falta de espolones; falta de dos partes oseas en un doble espolón aunque tenga uñas; falta de una parte osea en cada doble espolón, aunque tenga uñas.

Faltas

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera una falta y la gravedad de ésta se considera al  grado de la desviación al estándar.

Faltas eliminatorias

  • Perro agresivo o temeroso.

Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.

Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro". Más información sobre los precios de un cachorro
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Pastor de Brie su mantenimiento estético es exigente comparado con otras razas, por lo que no hay que descuidarlo.
  • Cepillado diario o dos o tres veces por semana.
  • Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.
  • Corte por parte de un peluquero canino.
  • Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Pastor de Brie requiere de mucho ejercicio. por lo que no hay que descuidar sus paseos diarios y jugar con ellos. No son perros adecuados para la vida en un departamento.
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Displasia de cadera
  • Torsión de estómago
  • Ceguera nocturna
  • Atrofia progresiva de retina
  • Problemas cardíacos