Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Pastor Alemán

Esperanza de vida9 - 13 años
PesoMacho:30 - 40 kgHembra:30 - 40 kg
AlturaMacho:60 - 65 cmHembra: 55 - 60 cm
Pedigrí
ApodosOvejero Alemán, Deutscher Schäferhund, Berger Allemand, German Shepherd Dog
Características
Tamaño
Ejercicios necesarios
Fácil de entrenar
Cantidad de desprendimiento
Necesidades de aseo
Bueno con los niños
Salud de la Raza
Costo de manutención
Inteligencia
Tolera estar solo
¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Pastor Alemán

El Perro Pastor Alemán ha sido una raza muy utilizada, ya sea en servicios humanitarios de lo más variados (perro policía, lazarillo, de rescate, detector bombas y drogas…) como en el cine. El más famoso perro fue Rin Tin Tin, un Pastor Alemán que sobrevivió a la Primera Guerra Mundial y que cosechó un total de veintidós películas en sus catorce años de carrera en Hollywood.

Origen

Los antepasados del Pastor Alemán existían por diferentes zonas de Alemania desde hace siglos, eran unos perros de morfologías muy diferentes según la región. No fue hasta finales del siglo XIX que un oficial de caballería prusiano, Von Stephanitz, definió y desarrolló el estándar de la raza.

Comportamiento

El Perro Pastor Alemán es vivo, atento, obediente y seguro de sí mismo. Es muy inteligente y tiene una alta capacidad de comprensión. No acostumbra a ser miedoso, sensible o blando pero le gusta recibir elogios y caricias de su dueño. Es un perro vigilante y un poco desconfiado con los extraños. Aunque se lleva muy bien con los niños, a veces no sabe medir su fuerza.

Aspecto

El Pastor Alemán es un perro largo, fuerte, robusto y musculoso. Es de estructura sólida y de huesos secos. Tiene unas orejas de tamaño mediano, rectas y que acaban en punta. La cola es gruesa y peluda y se extiende por lo menos hasta el corvejón. El Pastor Alemán puede ser de pelo duro, de pelo largo y duro o de pelo largo, y acostumbra a ser negro con manchas marrones, amarillas y gris claro.

Cuidados específicos

El Perro Pastor Alemán necesita grandes espacios para descargar la necesidad de hacer ejercicio físico diario. No es un perro adecuado para vivir dentro de casa pero es muy adaptable y puede llegar a acostumbrarse a la vida de interior.
De todos modos, el Pastor Alemán requiere largos paseos diarios para quemar todas sus energías y es recomendable proporcionarle sesiones de juego para que se sienta útil.

Salud

Debido a la popularidad del Perro Pastor Alemán y en consecuencia, a la cría en exceso de la raza, las enfermedades y los defectos han aumentado con los años. El mayor problema que se ha detectado es de comportamiento, junto a la displasia de cadera y de codo, problemas óseos/articulares, problemas oculares, torsión de estómago y epilepsia.

Características de la raza

Quienes estén pensando en compartir una parte importante de su vida con un Perro Pastor Alemán, harán bien en olvidarse de las asociaciones, buenas o malas, que históricamente se han atribuido al perro, y será mejor que se concentren en las cualidades y las características que atrajeron inicialmente a Von Stephanitz. El Pastor Alemán original, y en este caso ideal, era ágil, poderoso, resistente, fiable, alerta e inteligente. Sobre todo, el perro complacía en el trabajo y la dedicación. La asociación del perro con el hombre no fue servil ni divertida, ni tampoco se pretendió que el perro fuera un objeto de belleza o refinamiento. La relación del Pastor Alemán con el hombre se inició en un pie de igualdad, como nunca había sucedido con ninguna otra raza canina.

  • Características físicas

Los cachorros tienen orejas colgantes, que llegan a erguirse entre los tres y seis meses de edad. Sin embargo, las orejas de algunos perros nunca llegan a ser erectas. Aunque el vendaje puede corregir frecuentemente este defecto, estos perros deben ser considerados como no aptos para criar.

Las descripciones convencionales de la raza hacen énfasis en el color negro y tostado con marcas en el dorso, pero el Pastor Alemán se presenta en amplia variedad de colores, tales como negro y rojo, negro y crema, todo negro, todo blanco, color leonado (con diversos matices), 14 negro y plata, color hígado y azul. Los criadores no son proclives a las variedades de color blanco, hígado o azul. La S.V. alemana sólo admite los colores negro y fuego, marrones o amarillo, hasta el color gris claro y los alobados. El United Kennel Club americano, admite todos los colores.

La capa es doble, con la externa más gruesa que sirve para resistir el agua y la intemperie, y la subcapa interna, densa y suave, que retiene el calor durante las estaciones frías. El pelo puede ir de corto y grueso a largo y suave. Los perros con pelaje largo, impopulares en Europa y durante cierto tiempo en EE.UU., han llegado actualmente a ser seleccionados en exposiciones monográficas de la raza en EE.UU.

Los Pastores Alemanes mudan todo el año, con mudas intensas durante la primavera y el otoño. Sin embargo, el acicalado no es difícil. Todo lo que se necesita es un cepillado ligero periódico. Cuando sea necesario el baño, debe emplearse un champú hipoalergénico.

  • Personalidad

A lo largo de la historia, en cualquier ocupación en que se haya utilizado al Pastor Alemán, si ha habido algo constante ha sido el nexo desarrollado entre los perros y sus dueños. Dado que los perros han sido utilizados tradicionalmente como animales de trabajo y de servicio, este nexo era absolutamente necesario. Los perros tenían que ser muy obedientes y muy fiables para realizar las tareas asignadas. Dado que un papel importante del Pastor Alemán ha sido el de perro guardián, los perros tenían que ser también muy protectores de sus dueños. Estas características se traducen en un perro mascota que es muy inteligente, sumamente adiestrable y extremadamente fiel. El Pastor Alemán mascota vigila a toda la familia y parece ser capaz de percibir si alguien tiene problemas o necesita ayuda. Del mismo modo, el Pastor Alemán es un protector maravilloso de los niños y de la propiedad de su dueño.

Debido a estos instintos protectores, el Pastor Alemán es naturalmente cauteloso ante los extraños. Esto no quiere decir que no sea un perro amistoso, sino que escoge con quien ha de ser amigo basándose en la actitud de su dueño. «¡Cualquier amigo tuyo es amigo mío!» parece decir el Pastor Alemán a su dueño, pero él confía fieramente en el juicio de su amo. El perro se entusiasmará con las personas con las que se familiariza; mira a su dueño para que le dé pistas sobre quien es de recibo y quien no. La sociabilización correcta y la introducción a las personas desde temprana edad son necesarias para ayudar al Pastor Alemán a aceptarlas mejor.

El Pastor Alemán es noble y orgulloso –¡tiene muchas cualidades y lo sabe! Maravillosa combinación de vigor, fortaleza atlética, inteligencia, gracia y belleza, personifica las virtudes del «mejor amigo del hombre».

  • Adecuación del propietario

Debido a que el Perro Pastor Alemán es tan fiel con su dueño, es totalmente natural que prospere mejor con un dueño que pueda demostrarle la misma devoción. El Pastor Alemán se complace en la atención de su amo. No es necesariamente cierto que el único tipo de persona adecuada para tener un Pastor Alemán sea la que está en casa todo el día, pero el dueño que trabaja todo el día fuera de casa debe reservar tiempo para estar con el perro cuando regresa al hogar.

Con el Pastor Alemán también se ha de tener en cuenta el ejercicio. Recuerde que estos perros han sido criados para trabajar y estar activos. El enfoque original de los criadores era la funcionalidad. Dado que el perro mascota no se utiliza para su objetivo inicial, debe estar activo de otras maneras. Un Pastor Alemán que viva en casa con su dueño no puede hacer ejercicio solo; eso es algo en lo que ambos deben participar. No es justo para el perro, que ha esperado pacientemente el regreso de su dueño del trabajo, que cuando éste llega a casa se limite a instalarse cómodamente en el sofá el resto de la jornada. El ejercicio es esencial para el bienestar del Pastor Alemán, tanto física como mentalmente. Proporciona a esta raza atlética la necesaria actividad, y además le ayuda a sentir que tiene un objetivo.

Una casa con un jardín rodeado de una valla segura puede ser ideal para el dueño de un Pastor Alemán, ya que el perro tendrá cierta libertad para correr y jugar solo. El perro debe estar bajo la supervisión del dueño cuando no esté atado con la correa, pero al menos no dependerá totalmente de su dueño para el ejercicio. Esto no ha de reemplazar el tiempo que pase con su propietario, pero al menos proporcionará algunos beneficios físicos al perro. Un dueño que tenga a un Pastor Alemán en una casa sin jardín o en un apartamento debe comprometerse a dedicar habitualmente tiempo a pasear, correr y jugar con el perro.

El Pastor Alemán se adaptará a casi cualquier estructura familiar… adultos, niños, personas solas, etc. Sólo es necesario 18 considerar las características de la raza.

Versatilidad y agilidad

Aunque quizás a su Perro Pastor Alemán nunca se le pida nada más que proporcionar compañía y amor a usted y a su familia, puede enorgullecerse al considerar las muchas funciones que puede desempeñar la raza.

El instinto de servir, que es innato en el animal, es el fundamento de su versatilidad funcional, junto con sus rasgos físicos y mentales de fuerza, tamaño, resistencia e inteligencia. Es justo decir que la mayoría de perros de servicio en el mundo son Pastores Alemanes. El potencial de un servicio específico radica en cada Pastor Alemán, pero se requiere un adiestramiento profesional para ponerlo de manifiesto en casi cada caso.

Tal como se ha indicado anteriormente, es un excelente perro pastor. Ésta fue su función original y permanece como factor central en su moderna versatilidad. La resistencia de la raza, su recia capa impermeable a los fenómenos atmosféricos, su velocidad, su comprensión y su instinto profundamente arraigado de protección de los pequeños o los débiles le hace una elección ideal como pastor.

Sin embargo, tan sólo es en Alemania donde los granjeros y los dueños de ganado le eligen en primer lugar como perro pastor. En Estados Unidos y Gran Bretaña predominan otras razas nativas, más tradicionales y por consiguiente más atractivas para algunos, tales como el Pastor Australiano y el Border Collie.

Los Pastores Alemanes se han mostrado especialmente impresionantes como perros exploradores, capaces frecuentemente de detectar la presencia de un enemigo a 250 metros de distancia. Estos perros han salvado incontables vidas humanas, pero muchos de ellos han sido sacrificados en servicios tales como la detección de minas.

De estos usos militares se desarrolló el importante papel de la raza como perros policías. En la persecución y detención de los delincuentes, el perro se ha mostrado más útil y bastante más eficaz, ciertamente más humano, que las armas de fuego. Los nervios fríos y la inteligencia del perro hacen que sea una elección excelente para el control de la muchedumbre. Su capacidad olfativa le hacen sumamente valioso en tareas de búsqueda y rescate, así como en la detección de bombas y drogas.

Las capacidades y habilidades de estas dos funciones se combinan en el Schutzhund, un programa de adiestramiento y competición que hace énfasis en los elementos de protección. Schutzhund significa «perro de protección» en alemán. Las pruebas de Schutzhund existen desde principios de siglo. Incluyen tests de temperamento junto con ejercicios, rastreo y protección. Los perros son calificados de acuerdo con su rendimiento en estas áreas y deben exhibir una obediencia completa (a pesar de distracciones), confianza, valor, capacidad olfativa, determinación y concentración en el rastreo.

Los papeles precedentes han reforzado la obediencia fundamentada en las tendencias naturales de la raza. El Pastor Alemán no es un perro particularmente agresivo. Sin embargo, es muy protector de su familia y propiedad. Ésta es la base del instinto alerta y protector que le ha hecho un elemento principal para su uso en instituciones y un vigilante eficaz para el hogar y la familia.

El empleo más noble del Pastor Alemán, y el que suscita más orgullo, ha sido el servicio a personas con limitaciones físicas. El Pastor Alemán fue el primer perro utilizado como lazarillo de ciegos, y más tarde como guía de sordos. La utilización inicial del perro como guía para ciegos veteranos de la primera guerra mundial condujo a la creación de la Fundación Seeing Eye® en 1929. Actualmente los rasgos de serenidad, inteligencia y responsabilidad de este perro, combinados con sus otros excelentes aspectos, continúan haciendo que sea la primera elección en este papel y en todos los otros encaminados a servir a la humanidad.

Consideraciones de salud y enfermedades hereditarias

Dado los cuidados que el amor y el respeto por los animales exigen, el Pastor Alemán es una raza dura y sana. Se ha insistido aquí en que el Pastor Alemán fue, desde su historia inicial, criado y seleccionado como un animal de trabajo y, por consiguiente, es esencial para su salud una actividad frecuente y, sobre todo, motivada por un objetivo. Sin ejercicio y actividad regulares, la raza es ante todo susceptible al reumatismo, cuyos síntomas son similares a los humanos: hinchazón y rigidez de las articulaciones afectadas y dolor en el movimiento. Debido a que algunos de los síntomas de esta enfermedad son compartidos por la mucho más grave displasia de cadera, es necesaria una atención profesional inmediata cuando se manifieste por primera vez.

Los problemas de piel también son frecuentes en la raza. El rascado lento y constante, en oposición con el breve estallido de rascado a causa de las pulgas, es señal de problemas dérmicos. Si se observan precozmente, la mayoría de estos problemas pueden reducirse rápidamente con cuidados veterinarios y dieta.

Otras enfermedades que pueden presentarse en los Pastores Alemanes no son exclusivas de la raza, sino que son compartidas con otras de diversos tipos. Por ejemplo, debido a que el Pastor Alemán es una raza grande, se ve afectado por osteocondritis disecante, panosteítis, osteodistrofia hipertrófica y miastenia grave, todas ellas enfermedades óseas.

Debido a su naturaleza de pastor, es propenso a enfermedades de los ojos típicas de este tipo de perros, tales como ojos del Collie, pannus, cataratas y displasia de retina.

La epilepsia es otra enfermedad que afecta a los perros pastores. Las enfermedades de la sangre, como la enfermedad de Von Willebrand y la hemofilia A, y los problemas cardiacos, tales como el conducto arterioso persistente y el arco aórtico derecho persistente, son problemas que afectan a la mayor parte de perros, y el Pastor Alemán no está excluido.

Ningún examen referente a la salud del Pastor Alemán puede acabar, sin embargo, sin hacer clara referencia a la displasia de cadera. Se dice que los Pastores Alemanes tienen el porcentaje de displasia de cadera más elevado de cualquier raza, pero, actualmente muchos especialistas se inclinan en dar este primer puesto a las distintas razas de perros molosos. El argumento de que la raza más popular y excesivamente criada de perros debe también presentar más casos de esta enfermedad hereditaria, no ayuda nada a mejorar ese dato.

Los perros displásticos han desarrollado incorrectamente las articulaciones de la cadera, y están propensos a artritis y fuertes dolores. Estos perros son incapaces de trabajar o incluso moverse sin grandes dificultades. Los criadores y los cirujanos veterinarios continúan estudiando esta enfermedad y la protección contra ella, pero es responsabilidad de todo dueño potencial de Pastor Alemán informarse sobre si los padres y los abuelos de su animal tenían caderas calificadas como buenas o mejores.

Es posible que parte de la predisposición de la raza a esta enfermedad haya sido causada por la exageración inicial de los criadores de la poderosa curva hacia abajo de la postura de los animales. Si eso es cierto, es triste que el carácter irreductible, básicamente invariable, de esta noble raza deba ligarse a esta deficiencia, fomentada inadvertidamente por sus primeros y más afectuosos forjadores.

Recientemente también se han presentado casos de displasia de codo, y se han establecido los criterios para identificarla. La mejor prevención de los problemas físicos genéticos de la raza se logra con una minuciosa planificación y con el máximo cuidado en la elección y la selección del criador y del animal.

Aunque la lista de enfermedades congénitas a las cuales son propensos los Pastores Alemanes asuste un poco, la verdad es que la mayoría de representantes de la raza están sanos. Muchos Pastores Alemanes pueden vivir perfectamente más de diez años, y se sabe de algunos que han sobrepasado notablemente esa edad. Dado que es por naturaleza un perro de trabajo activo, la buena salud es una necesidad absoluta para todos los miembros de la raza. Cuando vaya a seleccionar a su cachorro de Pastor Alemán, no compre por comodidad y no pretenda ahorrar. Un Pastor Alemán bien criado, con genealogía de calidad (líneas que se hayan verificado libres de problemas hereditarios durante generaciones) es la elección óptima. Incluso aunque un Pastor Alemán con sólo displasia leve pueda llevar todavía una vida normal, nadie desea ver a su mejor amigo comprometido de cualquier modo. La autora recomienda encarecidamente que los dueños investiguen a fondo a sus cachorros antes de la compra, para que luego no se les destroce el corazón por haber adoptado a un perro precioso con graves problemas de salud.

Si deseas saber más sobre el Pastor Alemán te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Pastor Alemán Serie Excellence:

Historia de la Pastor Alemán

«…como sabuesos y galgos, mestizos, spaniels, cruzados, perros de aguas y semilobos, a todos se les designa con el nombre de perros. Se les clasifica y entonces se distingue al veloz, al lento, al sutil, al guardián, al cazador, cada uno de acuerdo con el don que la dadivosa naturaleza le otorgó, con lo cual recibe una particular adición al decreto que los describe todos semejantes…».

–Macbeth

Historia y objetivo original en Alemania

Las particulares características que distinguen al Perro Pastor Alemán del catálogo general que comprende a todas las razas son numerosas y evidentes desde el primer momento de la historia del animal.

Aparte de consideraciones de compañía y dominio, los primeros perros domesticados fueron utilizados con objetivos prácticos y esenciales, tales como el control y la guarda del ganado. De los rudos animales que ayudaron inicialmente a los pastores con sus rebaños, devinieron animales de marcha más ligera, resistentes a la intemperie, confiables, clasificados comúnmente como perros pastores.

En 1891 un grupo de admiradores alemanes de este perro duro y tosco formaron la Phylax Society, nombre basado en la palabra griega phylaxis, que significa vigilar o guardar. El objetivo de esta organización fue normalizar la variada colección de perros pastores en una raza de perro nativo alemán con una apariencia y un carácter fijos.

La Phylax Society duró solamente hasta 1894, pero su objetivo y visión tuvo continuidad en la persona de un hombre, Max Emil Friedrich von Stephanitz, a quien muchos consideran la persona más decisiva en el establecimiento del Perro Pastor Alemán como raza específica.

El iniciador de la raza fue descubierto por Von Stephanitz el 3 de abril de 1899, cuando él y otros entusiastas de los perros pastores asistieron a una muestra de perros de pastor. El perro que encontraron era ágil, poderoso, alerta y fuertemente adaptado a su objetivo utilitario. A Von Stephanitz le pareció que este animal era la representación perfecta del guardián y trabajador ideal que él tenía para este tipo de perro. La clara inteligencia y el evidente deseo de servir en el temperamento del perro, contradecían a su apariencia salvaje y lobuna. Von Stephanitz compró el animal en el acto. Se cambió su nombre original, Hektor von Linksrhein, por el de Horand von Grafrath, y fue registrado como Perro Pastor Alemán, S.Z. 1, el primero en figurar en la nueva organización de Von Stephanitz, Verein für Deutsche Schäferhunde. Éste es el principio del Perro Pastor Alemán en Alemania, conocido como el S.V., el mayor club en el mundo de una raza individual.

Horand demostró ser un semental capaz y los rasgos que Von Stephanitz apreció en el primer encuentro se transmitieron a los perros sucesores, y se reforzaron con las normas cuidadosas de cruce selectivo entre miembros del mismo linaje de este primer criador, una práctica que buscaba destacar y potenciar las características deseables por medio de una determinada gestión genética.

Von Stephanitz consideró siempre primordial un ideal práctico y de trabajo de la raza. Desde el principio, la forma en el Pastor Alemán no debería desviarle de su funcionalidad. Von Stephanitz previó una primera amenaza a la validez de la raza como animal de trabajo cuando la sociedad humana se transformó de una base principalmente agrícola y ganadera a una economía industrializada. En una primera fase, persuadió al gobierno alemán para que aceptara a la raza en trabajos de policía. Éste fue el principio de la asociación de la raza con las fuerzas de la ley y con la utilización militar. Pronto las cualidades de inteligencia, fiabilidad y resistencia del animal, los aspectos principales de su carácter y su existencia en la historia, le garantizaron su utilización en muchos papeles importantes, y uno de esos papeles más nobles del perro es como guía para los ciegos.

La raza fuera de Alemania

La estrecha relación del Perro Pastor Alemán con el hombre se manifiesta en su mismo nombre, que identifica una ocupación humana. Esta fuerte asociación e identificación ha sido al mismo tiempo un premio y un castigo para la raza, y esto se aprecia claramente en la interesante historia norteamericana del animal.

Los primeros Perros Pastores Alemanes fueron introducidos en Norteamérica alrededor de 1906 por coleccionistas y criadores ricos. La raza ganó pronto admiradores influyentes, pero el estallido de la primera guerra mundial interrumpió bruscamente su creciente popularidad, debido a la estrecha identificación del perro con su país de origen.

La popularidad de la raza declinó por segunda vez cuando resurgió el sentimiento antigermánico en los Estados Unidos y la Europa aliada durante la segunda guerra mundial. Tan profundo fue el prejuicio contra el origen nacional del perro, que sus partidarios intentaron, con poco éxito, disfrazar a la raza con el nombre de Perro Lobo Alsaciano. Aun ahora, hay quien se refiere al perro como «alsaciano», un nombre asociado con una región europea menos problemática.

De nuevo fue la estrecha asociación de la raza con la humanidad, y no su carácter intrínseco, lo que causó el declive. Y de nuevo fue el trabajo duro y el esfuerzo noble de estos perros en diversas actividades militares y salvamentos de vidas lo que renovó la admiración y la aceptación general. La demanda de esta raza llegó a ser tan intensa que una cría incontrolada y sin escrúpulos produjo muchos problemas médicos y de comportamiento, muy especialmente la displasia de cadera, que actualmente continúa siendo una plaga de la raza.

La crianza excesiva produjo también ejemplares que mordían por temor, y otros neuróticos, que amenazaron la reputación de este perro normalmente noble y amable.

Durante la década de 1960, cirujanos veterinarios y protectores de la raza, muy especialmente el German Shepherd Dog Club de América y el German S.V., se unieron para controlar estos problemas y salvaguardar esta raza de guardianes.

Actualmente existe un método radiológico para determinar la displasia de cadera en perros individuales y extender un certificado a los que están libres de ella, como perros de calidad para crianza.

El club norteamericano ha añadido un título de Registro de Mérito, o ROM, a los perros cuya prole es saludable y digna de exposiciones de belleza. El S.V. ha creado la I Categoría (perros sin defectos) y la II Categoría (perros con defectos menores) para distinguir y proteger los ideales de salud física y mental que fueron establecidos por los forjadores de la raza.

Los criadores de confianza también siguen normas rigurosas para asegurar la salud y la popularidad de la raza. No sólo estudian los antecedentes de los progenitores, sino también interrogan a los compradores sobre cómo pretenden criar y utilizar a sus cachorros.

El moderno Perro Pastor Alemán ha sobrevivido a unas circunstancias históricas difíciles y diversas, con las características que le distinguen y que le sitúan por encima de otras razas, intactas y celosamente protegidas. Es apropiado que las cualidades de nobleza y protección que llevaron inicialmente a juntarse a estos compañeros caninos y humanos continúen caracterizando su asociación.

Si deseas saber más sobre el Pastor Alemán te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Pastor Alemán Serie Excellence:

Apariencia de la Pastor Alemán

Apariencia general

El perro Pastor Alemán es un perro de tamaño mediano, levemente estirado de cuerpo, fuerte, de buena musculatura, con huesos secos y de estructura general firme.

Medidas y proporciones importantes

La altura de la cruz

  • Machos: 60-65 cm.
  • Hembras: 55-65 cm.

La longitud del cuerpo sobrepasa la medida de la altura de la cruz por aproximadamente 10 17%.

Peso

  • Machos: 30-40 kg.
  • Hembras: 22-32 kg.

Temperamento/ comportamiento

El perro Pastor Alemán es de temperamento equilibrado, con nervios firmes, seguro de sí mismo, totalmente desenvuelto y (excepto cuando está provocado) totalmente benigno; al mismo tiempo debe ser atento y fácil a entrenar. Debe poseer valor, instinto de combate y rudeza para poder ser apropriado como compañero, guardián, perro de protección, de servicio y de pastor.

Cabeza

Tiene forma de cuña, y es en proporción con el largo del cuerpo (su largo es aproximadamente 40% de la altura de la cruz), sin parecer ni tosca ni alargada. En su apariencia general debe ser seca y moderadamente ancha en medio de las orejas. Vista por delante y por los lados, la frente es levemente arqueada y sin o con un surco mediano poco marcado.
La proporción entre la región craneal y la facial debe ser de 50% a 50%. El ancho de la región craneal es casi igual que su largo.
Vista de arriba, la región craneal va disminuyendo uniformemente desde las orejas hacia la nariz, dejando una depresión fronto nasal no muy notoria e inclinándose en el hocico que tiene forma de cuña. Los maxilares superiores e inferiores están fuertemente desarrollados. La caña nasal es recta, cualquier abultamiento o hundimiento es indesable. Los labios, de color oscuro, son firmes y bien adheridos.

  • Trufa: Debe ser negra.
  • Dentadura: Debe ser fuerte, sana y completa (42 dientes correspondiente a la fórmula de dientes). El perro Pastor Alemán tiene una mordida en tijera, de manera que los incisivos superiores cubren a los inferiores en contacto estrecho. Una mordida en pinza, un prognatismo superior o inferior así como grandes espacios entre los dientes (lagunas) son faltas. Igualmente defectuoso es el alineamiento recto de todos los incisivos. Los huesos maxilares y mandibulares deben estar fuertemente desarrollados de manera que los dientes estén hondamente encajados en el arco dental.
  • Ojos: De tamaño medio, almendrados, colocados oblicuamente y nunca sobresalientres. Su color debe ser lo más oscuro posible. Ojos claros penetrantes son indeseables ya que afectan la expresión del perro.
  • Orejas: El perro Pastor Alemán tiene las orejas de tamaño mediano, erectas, abiertas hacia adelante y llevadas de manera uniforme (ni volteadas ni llevadas hacia los lados). Son puntiagudas con el pabellón dirigido hacia el frente. Orejas dobladas en la punta o caidas son defectuosas. Orejas echadas para atrás, en movimiento o en reposo, no se toman como falta.

Cuello

El cuello debe ser fuerte, bien musculado y sin papada. Su angulación con el cuerpo (horizontalmente) es aproximadamente de 45°.

Cuerpo

La línea superior corre sin interrupción desde la implantación del cuello sobre la cruz bien definida y sobre la espalda muy ligeramente inclinada hasta la grupa, también levemente inclinada. La espalda es firme, fuerte y bien musculada. El lomo es amplio, fuertemente desarrollado y bien musculado.
La grupa debe ser larga, inclinada ligeramente (aproximadamente 23° de la línea horizontal) y continuar hacia la línea de la cola sin interrumpir la línea superior.

  • Pecho: Moderadamente amplio con el esternón lo más largo posible y bien notorio. La profundidad del pecho debe tener 45 48% de la altura en la cruz. Las costillas deben ser moderadamente redondeadas. El pecho en forma de barril o plano se considera como falta.

Cola

Llega por lo menos hasta el corvejón, pero sin sobrepasar la mitad del metatarso. Tiene el pelo más largo en su parte inferior. En reposo, la lleva colgante con una ligera curva. Cuando el perro está en movimiento o en atención, lleva la cola más alta, pero sin sobrepasar la línea horizontal. Se prohíben operaciones correctivas.

Extremidades

Miembros delanteros

Vistos de todos los lados, los miembros anteriores son rectos; vistos desde el frente, son absolutamente paralelos. El omóplato y el brazo son de la misma longitud, firmamente pegados al cuerpo por medio de una buena musculatura. La angulación ideal entre el omóplato y el brazo es de 90°, pero generalmente 110°. Los codos no deben estar vueltos ni hacia afuera ni hacia adentro, estando el perro en reposo o en movimiento. Los antebrazos, vistos de cualquier lado, son rectos y paralelos entre sí, secos y bien musculados. El metacarpo tiene una longitud de aproximadamente 1/3 del antebrazo y forma una angulación con éste de aproximadamente 20 22°. Un metacarpo demasiado inclinado (más de 22°) o demasiado recto (menos de 20°) perjudica la capacidad de trabajo del perro, sobre todo su resistencia.

  • Pies delanteros: Redondeados, compactos, con dedos arqueados. Las almohadillas deben ser firmes, pero no frágiles. Las uñas son fuertes y de color oscuro.

Miembros posteriores

La posición de los miembros traseros, vistos de atrás paralelos uno al otro, debe ser ligeramente recogida.
El muslo y la pierna son casi de la misma longitud y forman un ángulo de aproximadamente 120°. Los muslos son fuertes y bien musculados. Los corvejones son fuertes y firmes; el metatarso está en posición perpendicular debajo del corvejón.

  • Pies traseros: Compactos, levemente arqueados; almohadillas duras de color oscuro; uñas fuertes, arqueadas e igualmente de color oscuro.

Movimiento

El Pastor Alemán es un perro trotador. La angulación y longitud de las extremidades deben estar tan bien relacionadas que, sin alteración notoria de la línea superior, el perro pueda empujar la extremidad posterior bajo toda la longitud del cuerpo y alcanzar con la anterior la misma distancia. Cualquier tendencia a una sobre angulación de las extremidades traseras disminuye la firmeza y resistencia, y, consecuentemente, la habilidad del perro para su utilidad. Correctas proporciones estructurales y buenas angulaciones dan como resultado un andar de largo alcance y plano sobre el suelo que dá la impresión de una locomoción realizada sin esfuerzo. Cabeza echada hacia adelante y cola ligeramente alzada resultan en un trote tranquilo y fluido, mostrando una línea curva suave e ininterrumpida que va desde las puntas de las orejas sobre el cuello y la espalda, hasta la punta de la cola.

Piel

Debe ser holgadamente ajustada, sin formar pliegues.

Pelaje

Características del pelo

El pelaje correcto del perro Pastor Alemán es un pelo doble (Stockhaar) con lanilla interna. El pelo externo debe ser lo más denso posible, recto, duro y bien pegado al cuerpo. La cabeza e incluso el interior de las orejas, partes anteriores de las extremidades, pies y dedos están provistos de pelos más cortos; en el cuello, el pelo es levemente más largo y denso.
En la parte posterior de las extremidades el pelo es más largo hasta llegar a las articulaciones carpianas y tarsianas. El pelaje forma "pantalón" moderado atrás de los muslos.

Color

Negro con marcas de color café rojizo, marrón, amarillo y hasta gris claro; totalmente negro o gris; los perros grises son matizados de negro, con manto y máscara de color negro. Se toleran pero no son deseables pequeñas manchas blancas discretas en el pecho, así como colores muy claros en las partes internas. En todos los tipos de color, la trufa debe ser negra. Perros sin máscara, ojos claros y de expresión penetrante, manchas claras o blanquecinas en el pecho y en las partes internas, como también uñas claras y un color rojo blanco en la punta de la cola son considerados con falta de pigmentación. La lanilla interna tiene un tono grisáceo claro. El color blanco no es permitido.

Faltas

Cuaquier desviación de los criterios antes mencionados debe considerarse como falta y la gravedad de ésta se considera en proporción al grado de la desviación del estándar.

Faltas graves

  • Cualquiera desviación de la norma de perfección racial descrita anteriormente que afecta la capacidad de utilidad del perro.
  • Orejas: Implantación demasiado baja y a los lados, orejas dobladas, volteadas y llevadas hacia los lados, erectas sin firmeza.
  • Faltas de pigmentación importantes.
  • Firmeza general muy reducida.
  • Faltas dentales: Cualquier desviación de una mordida de tijera y de la fórmula de dientes, si no está incluida en las faltas eliminatorias mencionadas a continuación.

Faltas eliminatorias

  • Perro agresivo o temeroso.
  • Debilidad de carácter, perros mordedores y débiles de nervios.
  • Perros con calificación de «Displasia grave».
  • Monorquideos y criptorquideos, como asi también perros con testículos claramente desiguales o atrofiados.
  • Perros con defectos desfigurando las orejas o la cola.
  • Perros con malformaciones.
  • Perros con faltas de dientes: 1 premolar 3 y 1 diente adicional, ó 1 colmillo, ó 1 premolar 4, ó 1 molar 1, respectivamente molar 2, ó un total de 3 dientes o más faltantes.
  • Perros con defectos en los maxilares: Más de 2 mm de prognatismo superior, prognatismo inferior,mordida de pinza en toda el área de los incisivos.
  • Albinismo. Color blanco del pelo (aunque tenga ojos y uñas oscuras).
  • Pelo doble y largo (pelo externo largo, suave, no pegado al cuerpo con lanilla interna, flecos en las orejas y extremidades, "pantalón" denso y cola tupida con flecos).
  • Pelo largo (capa externa larga y suave sin lanilla interna, usualmente partiéndose en una raya sobre la línea de la espalda, mechones o flecos en las orejas, extremidades y cola).
  • Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.

Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro". Más información sobre los precios de un cachorro
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Pastor Alemán su mantenimiento estético no es tan exigente comparado con otras razas, sin embargo no hay que descuidarlo.
  • Cepillado semanal.
  • Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.
  • No requiere corte.
  • Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Pastor Alemán requiere de mucho ejercicio. por lo que no hay que descuidar sus paseos diarios y jugar con ellos. 
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Displasia de cadera
  • Displasia de codo
  • Problemas digestivos
  • Epilepsia
  • Eczema crónico
  • Queratitis (inflamación de la córnea)
  • Enanismo

Anuncios relacionados

Ver todo
Pastor Alemán perros en venta en Montroy, València - Propaganda 1
6
5 días

cachorros de pastor alemanas de trabajo

800 €
Pastor AlemánAños: 1 semana3 macho
-Cachorritos de trabajo negros solido y calzados nietos del campeón del mundo Gringo Ja Na Ka.por parte de madre y por parte de padre bosko blacktango SE PUEDEN HACER RESERVAS Hola somos un criadero
Pastores Alemanes Lu-Michelfer
Pastores Alemanes Lu-Michelfer
Valencia
Criador con Afijo y Núcleo Zoológico