Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Épagneul Breton

Esperanza de vida12 - 13 años
PesoMacho:20 - 23 kgHembra:20 - 23 kg
AlturaMacho:48 - 51 cmHembra: 47 - 50 cm
Pedigrí
ApodosSpaniel Bretón, Bretonischer Spaniel, Brittany Spaniel
Características
Tamaño
Ejercicios necesarios
Fácil de entrenar
Cantidad de desprendimiento
Necesidades de aseo
Bueno con los niños
Salud de la Raza
Costo de manutención
Inteligencia
Tolera estar solo
¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Épagneul Breton

El Épagneul Breton es el perro de caza más extendido en Francia y también la raza francesa que más se exporta. Las líneas destinadas a la caza se caracterizan por su gran olfato y velocidad. Su función en la caza es señalar dónde está la pieza y quedarse quieto hasta que venga su dueño. Puede cobrar tanto en tierra como en el agua.

Origen

En el siglo XVIII, el Épaneul Breton no se distinguía de los muchos Épagneuls que vivían en Francia. En la Bretaña, los antepasados de esta raza formaban una población bastante variada de perros junto a lo que parecían ser Spaniels y Setters. Del cruce de éstos con los perros autóctonos resultó nacer el Épagneul Breton. La raza se reconoció como tal en el 1900.

Comportamiento

El Brittany es un perro activo, enérgico, sociable y con iniciativa. Es inteligente y fácil de adiestrar, aunque algunos son testarudos y tercos. Se encuentra a gusto en el agua pero no resiste mucho nadando. Le encanta correr por el aire libre y pasar tiempo jugando con los niños.

Aspecto

El Épagneul Breton es corto de lomo y de cabeza redondeada. Tiene las extremidades musculosas y una cola recta o caída terminada con una mecha de pelo. Las orejas le caen a los lados de la cabeza, son cortas y redondeadas, cubiertas de pelos ondulados. Su pelaje es fino, plano y ligeramente ondulado. El Breton puede ser blanco y naranja, blanco y marrón, blanco y negro o tricolor.

Cuidados específicos

Los cuidados para el Spaniel Bretón son mínimos. Lo que sí que requiere es hacer mucho ejercicio para mantenerse en forma y cepillados de pelo con regularidad.
Es recomendable mantener los oídos limpios para así evitar infecciones.

Salud

El Brittany es un perro bastante resistente aunque puede padecer displasia de cadera.

Probablemente no haya nada tan cautivador como un pequeño y cómico cachorro de Epagneul Bretón, con sus bufonadas y su expresión traviesa. Si no se ha decidido por completo a añadir o no un cachorro de Epagneul Bretón en su vida, una visita a una casa o criadero donde haya una camada de cachorros quizá no sea la mejor idea del mundo. A cualquiera que le pase por la cabeza tener un perro le va a costar mucho resistirse a estos animalitos encantadores.

Por esta razón, la persona que esté pensando en tener un Epagneul Bretón debería pensárselo seriamente antes de formar la decisión final. Todos los cachorros son hermosos, y los de Epagneul Bretón no suponen una excepción. Todos los cachorros son encantadores y atractivos, pero también son criaturas vivas, que respiran y que son muy atrevidos. Además, dependerán de sus propietarios humanos para todo una vez sean separados de su madre y sus compañeros de camada.

El no ser previsor ni comprender la cantidad de tiempo y de reajustes que implica la propiedad de un perro supone una de las principales razones por las que hay tantos ejemplares abandonados. Comprar un perro, y especialmente un cachorro, antes de estar completamente seguro de querer comprometerse, puede suponer un tremendo error.

Antes de decidirse a comprar un perro, existen muchas cosas a tener en cuenta. Una de las primeras preguntas importantes que deben responderse es si la persona a la que se cederá la responsabilidad de los cuidados del perro quiere, verdaderamente, tener uno. Puede que esto suene a obvio, pero querer un perro y querer cuidar de él no son, necesariamente, cosas que vayan unidas.

Los niños suelen mostrarse muy entusiasmados ante la idea de tener un perro, y las mascotas suponen una excelente manera para enseñarles a ser responsables. No obstante, debería recordarse que el entusiasmo propio de los niños puede hacer que prometan cualquier cosa para así obtener lo que quieren, pero ese entusiasmo puede desvanecerse muy deprisa. Además, los niños tienen actualmente una agenda muy apretada (la escuela, las actividades extraescolares y los actos sociales). ¿Quién cuidará del cachorro una vez se desvanezca la novedad? ¿Quiere esa persona tener un perro?

Aparte del deseo de tener un perro: ¿puede el ritmo de vida de la familia dar cabida a la tenencia responsable de una mascota? Si toda la familia está fuera de casa desde la mañana hasta la noche, ¿quién satisfará todas las necesidades del cachorro? No se le puede proporcionar la alimentación adecuadas, sacar al animal fuera de casa y otras cosas parecidas si no hay nadie en casa.

Otro factor importante a tener en cuenta es si esta raza canina resulta adecuada para la persona o la familia con la que vivirá. Un Epagneul Bretón adulto podrá arreglárselas con los juegos un poco salvajes de los niños, pero sólo se debería permitir que un cachorro juegue con los niños cuando los adultos estén presentes para supervisar estas actividades. El mantenimiento de un Epagneul Bretón adulto no conlleva tanto tiempo como en el caso de otras razas de pelaje más espectacular, pero eso no significa que no sea necesario acicalarle, sino todo lo contrario. Además, este perro quiere y necesita tener su tiempo para hacer ejercicio fuera de casa.

A pesar de lo mucho que se hable de la adaptabilidad y la inteligencia del Epagneul Bretón, recuerde que no hay ningún perro al que no le haga falta que le enseñemos las normas de casa que deberá obedecer. Algunos perros las aprenden más pronto que otros, y los cachorros muestran la misma propensión que los niños a olvidar o a pasar por alto las enseñanzas.

¿Por qué un perro de pura raza?

Es casi imposible determinar el aspecto que tendrá un cachorro mestizo cuando llegue a la edad adulta, pero más importante aún es que no resulta posible determinar qué temperamento tendrá ese cachorro. ¿Será adecuado para la persona o la familia que quieran tenerlo? Si el cachorro crece para convertirse en un animal demasiado grande, peludo o activo para el propietario, ¿qué le pasará?

El tamaño y el temperamento pueden variar en un cierto grado incluso entre los perros de pura raza. A pesar de ello, la cría controlada a lo largo de muchas generaciones ha dado lugar a perros que nos aportan una seguridad razonable en cuanto al aspecto que tendrá y cómo se comportará un cachorro de pura raza cuando llegue a la edad adulta. Esta previsibilidad es más importante de lo que uno pudiera pensar.

Cualquier perro de pura raza cuya base esté formada por ejemplares sanos tiene el potencial de ser un compañero cariñoso. No obstante, la previsibilidad de un cachorro de esa raza no ofrece una seguridad de que resulte adecuado para el gusto estético de la persona, ni tampoco de que sea adecuado para el ritmo de vida del propietario.

Antes de traer a un cachorro de Epagneul Bretón a casa, visite a criadores y pase tanto tiempo como pueda con los cachorros y los ejemplares adultos. Asegúrese de que el Epagneul Bretón adulto sea el perro que le gusta tanto estética como temperamentalmente.

Carácter

El Epagneul Bretón es un compañero amable y fiel, pero esto no significa que sea un «perro de sofá». Totalmente al contrario: es una raza con una personalidad extravertida y con mucha energía que gastar. El Epagneul Bretón es muy listo y puede mostrar todo su encanto en breves instantes, especialmente si quiere salirse con la suya.

Algunas razas son perros de una sola persona. El Epagneul Bretón se describe mejor como «perro de toda una familia». Un Epagneul Bretón quiere estar en la cocina ayudando a mamá en sus tareas y en el cuarto de estar con los niños, jugando con ellos o haciendo cualquier otra cosa con la que los niños disfruten. Se muestran alegres ayudando al cabeza de familia en el jardín y son excelentes arando y plantando.

También puede que encuentre al Epagneul Bretón tumbado en el sofá del cuarto de estar con sus hijos mayores, viendo la televisión. Esto sólo forma una parte de él, ya que el Epagneul Bretón estará preparado para un día de caza en menos de un segundo. Si papá aparece con su vestimenta de cazador, todo empezará a rodar.

Y hablando de ello: debe comprenderse claramente que, por encima de todo, el Epagneul Bretón es un perro de caza. ¿Hay Epagneul Bretón criados sólo para ser mascotas? Esto no lo hacen aquellas personas que aman de verdad a esta raza.

El deseo y la capacidad para la caza son lo que hace que un Epagneul Bretón sea único. En EE.UU., por ejemplo, hay más de 400 campeones duales (de belleza y de campo) de esta raza: más que de cualquier otra raza reconocida. La mayoría de los ejemplares de Epagneul Bretón de las exposiciones de belleza son compañeros de caza los sábados y perros de exposición los domingos. Las personas que quieren al Epagneul Bretón no aceptarían que fuera de otra forma.

Los Epagneul Bretón se encuentran entre las razas más inteligentes, lo que supone aspectos buenos y malos: lo bueno es que pueden aprender casi cualquier cosa que les quiera enseñar, y lo malo es que el Epagneul Bretón puede aburrirse con mucha facilidad si no se le ofrecen actividades que le mantengan ocupado.

Como norma, los Epagneul Bretón no son una raza a la que se pueda dejar sistemáticamente sola ya sea en la casa o fuera de ella. Su larga historia de trabajo al lado del hombre en el campo ha hecho que sea un animal que debe estar al lado de las personas. Si se le niega la oportunidad de estar con aquellos a los que quiere, el Epagneul Bretón puede exigir que le preste atención adoptando conductas conflictivas. El escarbar de forma destructiva, el morder y el ladrar suelen ser síntomas de que está aburrido. Una de las mejores cualidades de esta raza es su deseo de establecer vínculos y de complacer a su amo. Si no se le permite llevarlo a cabo puede hacer que incluso sea difícil vivir al lado del mejor de los Epagneul Bretón.

El Epagneul Bretón es un perro familiar ideal, ya que es capaz de compartir su fidelidad con todos los miembros de la familia y posee una habilidad innata para adaptar su estado de humor al del miembro de la familia con el que se encuentre. Ladrará para avisar a la familia de la llegada de un extraño, pero estará encantado de saludar a ese desconocido si le hacemos ver que todo va bien.

Adiestrabilidad

El Epagneul Bretón se esfuerza por complacer y desarrolla un fuerte vínculo con su propietario y su familia. En ocasiones, se conducirá como uno de los antepasados más rudos de su pedigree, pero esta raza es, de largo, de lo más afable y muestra inclinación a ser un tanto sensible a los castigos. Con esto no queremos decir que no pueda soportar una corrección. Los castigos leves como las regañinas o un «¡No!» en voz alta, acompañados de un golpecito en la trufa con el dedo no lo traumatizarán, pero los métodos severos pueden destrozar la personalidad y el adiestramiento de este perro.

La repetición y los halagos funcionan mejor con esta raza y, una vez aprendidas, las lecciones parecerán ser una parte natural de su carácter. Evitar las cosas es lo que funciona mejor. El no permitir, en primer lugar, que inicie un comportamiento no deseado es infinitamente más fácil que intentar convencer al cachorro para que deje de hacer algo que ha estado haciendo durante mucho tiempo.

El Epagneul Bretón actual es un excelente perro para la obediencia y el Agility, pero es la capacidad natural para la caza de esta raza lo que hace que sea tan apreciado por los cazadores, tanto si son principiantes como si ya tienen experiencia. La razón es que el Epagneul Bretón siempre parece saber un poquito más que el cazador.

Existen pocos límites sobre lo que se puede enseñar a hacer, mediante adiestramiento, a esta raza. Una vez haya aprendido algo, no lo olvidará. Un Epagneul Bretón puede, en ocasiones, inventar nuevas (y frecuentemente mejores) formas de hacer las cosas, y podrá usted fiarse de él en cuanto a la ejecución de una tarea. El olfato del Epagneul Bretón es excepcional, lo que garantiza que muy pocas aves pasarán sin ser detectadas por él. Normalmente trabaja del mismo modo que un Pointer, pero sin su gran alcance. Aun así, si se desea un mayor alcance y velocidad, puede adquirirse un cachorro de Epagneul Bretón que proceda de una línea que obtenga buenos resultados en las pruebas de campo y no tanto de líneas criadas tanto para la caza como para las exposiciones de belleza.

El Epagneul Bretón señala dónde está la pieza y se queda quieto. Cobra tanto en tierra como en el agua, aunque debemos evitar que realice cobros en el agua si el clima es muy frío. Los Epagneul Bretón no poseen una doble capa con aceites cutáneos ni la capa de grasa de los perros cobradores. Es una raza que puede utilizarse tanto para la caza de pelo como de pluma.

Los Epagneul Bretón y el mundo en general

Los Epagneul Bretón quieren a su gente y su forma de ser alegre y despreocupada oculta un instinto protector que emerge cuando el peligro amenaza. Aunque en general no se piensa en la mayoría de los perros de caza como poseedores de instintos protectores, este perro estará a la altura de las circunstancias si se le necesita. Debería comprenderse que este talante protector lo reserva para la familia. En lo concerniente a la propiedad, la mayoría de los Epagneul Bretón no podrían mostrarse más despreocupados si un intruso empezara a remover entre todos los muebles de casa (a no ser que, por supuesto, se tratara de su butaca favorita).

Con esto no queremos decir que el Epagneul Bretón no pudiera incluso saltar a la furgoneta del intruso como parte del botín. En lo concerniente a los extraños, esta raza puede adoptar toda la gama de comportamientos. Buena parte de ello depende del grado de sociabilización al que se haya visto adiestrado el ejemplar, pero, aun así, algunos se muestran encantados de conocer a todo el mundo que se acerque y le dedique unas palabras amables o una caricia en la cabeza. Otros puede que no muestren ningún sentimiento, y algunos se mostrarían igualmente contentos si no tuvieran que tratar en absoluto con los desconocidos.

Se comportan de forma muy parecida con otros perros y animales. Algunos Epagneul Bretón son un poco reservados cuando se les acerca un perro desconocido, y otros no saben lo que son los enemigos en el mundo canino. La mayoría de los Epagneul Bretón bien criados se muestran felices conviviendo con cualquier otra mascota de cuatro patas con la que puedan compartir el hogar.

Las mascotas aladas tendrán pocos problemas con el Epagneul Bretón, siempre que los pájaros estén dentro de su jaula. Los genes de este perro le dicen que debe hacer algo respecto a las aves, y hará falta una buena dosis de contención para que se mantenga tranquilo e indiferente si el canario o el periquito están revoloteando por la habitación.

Preocupaciones relativas a la salud

Teniendo en cuenta la popularidad triple del Epagneul Bretón (en el hogar, en el campo y en el ring de las exposiciones de belleza), esta raza no está castigada con la multitud de problemas de salud hereditarios que sí podemos encontrar en otras razas. Ciertamente, un factor que contribuye a ello es la conformación natural y eficiente de esta raza. Su estándar exige que no haya características físicas exageradas.

No es en absoluto inusual que un Epagneul Bretón bien cuidado viva, sano y fuerte, hasta los 12-13 años. Si hay algo que los criadores vigilan con atención es la displasia de cadera, un problema que parece afectar a prácticamente todas las razas.

La displasia de cadera es un problema en el que la articulación acetabular de la cadera (entre la cabeza femoral y el acetábulo de la cadera) está tan mal desarrollada que el fémur rota dentro del acetábulo. Dependiendo de la gravedad del problema, la displasia de cadera puede provocar envaramiento y cojera o incluso una parálisis total de las extremidades posteriores.

La cirugía correctora ha sido perfeccionada, pero no es necesario decir que con un perro activo y versátil como el Epagneul Bretón tiene sentido buscar a un criador que someta sus ejemplares reproductores a pruebas y que lo haga lo mejor que pueda para evitar utilizar animales afectados en sus programas de cría.

Se han descrito algunos casos de epilepsia en esta raza. No obstante, y una vez más, hablar del problema con el criador al que quiera comprar su cachorro le aliviará al saber la frecuencia (si es que se dan casos) de este problema en la línea del criador.

Si deseas saber más sobre el Epagneul Bretón te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Epagneul Bretón Serie Excellence:

Historia de la Épagneul Breton

En la actualidad existen bastantes más razas caninas en todo el mundo de las que la mayoría de la gente tendrá la oportunidad de ver a lo largo de toda su vida. A pesar de que todas ellas son impresionantemente diferentes y diversificadas, todas tienen su origen en un antepasado común: el lobo (Canis lupus). Todo lo que los perros son y todo lo que hacen fue transmitido a lo largo de miles y miles de generaciones hasta llegar a lo que consideramos, universalmente, como «el mejor amigo del hombre».

Los descubrimientos arqueológicos nos hacen pensar que la relación entre el hombre y el perro o, como era al principio, entre el hombre y el lobo, se basó en la lucha del hombre por sobrevivir en los tiempos más inclementes. La habilidad del lobo como cazador era algo que el hombre primitivo no podía dejar de ver, y parece haber pruebas de que los humanos también practicaron algunas de estas técnicas. Además, el lobo tenía hábitos sociales similares a los del hombre y esto ayudó, sin duda, a forjar ese primer paso hacia la compatibilidad.

En la obra The Natural History of Dogs, los autores Richard y Alice Feinnes clasifican a la mayoría de los perros como descendientes de uno de los cuatro grupos principales: el grupo del Dingo, el grupo de los lebreles, el grupo nórdico y el grupo de los mastines. Los cuatro tienen sus orígenes en ramas diferentes y separadas de la familia del lobo.

El grupo del Dingo remonta sus orígenes al lobo asiático (Canis lupus pallipes). Dos buenos ejemplos de este grupo son el Basenji y, a través de la mezcla con varias razas europeas, el Rhodesian Ridgeback.

El grupo de los lebreles desciende de un familiar de lobo asiático que perseguía a sus presas a la carrera hasta darles caza. Este grupo incluye a todos aquellos perros que cazan mediante su vista y que son capaces de alcanzar grandes velocidades. El Greyhound, el Galgo Afgano y el Saluki son ejemplos de este grupo. No son verdaderos sabuesos, ya que no cazan mediante su olfato.

El grupo ártico o nórdico es descendiente directo del robusto lobo norteño (Canis lupus). Entre las razas pertenecientes a este grupo tenemos al Alaskan Malamute, al Chow Chow y al Pastor Alemán.

El grupo de los molosos, debe su principal herencia al lobo tibetano (Canis lupus chanco o laniger). Este grupo comprende la mayor diversidad de razas, y su extremada diversidad indica que los descendientes no son totalmente puros. Las razas que se incluyen en ella han recibido, sin duda, la influencia de los descendientes de los otros tres grupos. Esta influencia está probada, ya que algunas razas del grupo de los mastines tienen unas características adquiridas que las otras no comparten en absoluto.

Es importante reseñar aquí que se sabe que el grupo de los molosos incluye a muchas de las razas de perros de rastreo (que encuentran a las presas mediante el olfato en lugar de mediante la vista). Estas razas incluyen a aquellas que conocemos actualmente como perros de caza, además de a los de tipo sabueso.

A medida que el hombre evolucionó y su estilo de vida resultó más complejo, se encontró con que podía obtener perros que satisficieran sus necesidades específicas a partir de los descendientes del lobo. Frecuentemente, estas necesidades se basaban en la forma en que el hombre iba en pos de la caza y del tipo de terreno en que se veía forzado a hacerlo.

En esos tiempos, el hombre había tomado el control sobre los perros que se apareaban. Ciertas características eran apreciadas y las prácticas endogámicas eran utilizadas para perpetuar estas características.

Es un hecho conocido que los perros y los caballos viajaron por todo el mundo, al lado de sus amos, durante las primeras cruzadas. Incluso aunque los animales que partieron de sus lugares de origen pertenecieran a una línea pura, no se puede poner en duda que la descendencia que produjeron en el transcurso de estos viajes fue el resultado de la infusión de sangre extranjera. Las líneas inglesas, españolas, francesas y árabes corrían por las venas de los animales que acompañaron a los cruzados de vuelta a su patria.

Un tipo de perro de caza muy utilizado en esos tiempos conservaba las características del lobo de acosar a sus presas hasta que las acorralaban o capturaban y las mataban. Esta práctica es, más o menos, la típica de los perros que conocemos actualmente como sabuesos. Aunque su tenacidad para seguir a la presa era tenida en muy alta consideración, la voluntad del sabueso por perseguirla podía continuar durante kilómetros si era necesario, y algunos hombres se encontraban con que seguirles era muy cansado o imposible.

Así pues, surgió la necesidad de que el perro de caza no persistiera tanto en su persecución o su ataque. Su trabajo no era el de llevar a cabo la caza o el sacrificio, sino más bien el de ayudar al cazador encontrando, levantando o cobrando las piezas. Estos perros trabajaban silenciosamente para no ahuyentar a las aves, y al igual que un buen ayudante, obedecían las órdenes de sus amos sin dudarlo.

Antes de la invención de las armas de fuego en la Edad Media, los cazadores utilizaban redes y halcones amaestrados para capturar las presas. Ayudándoles estaban unos perros pequeños que algunos creen que tuvieron su origen en España. El término latino para referirse a España es «Hispania», y es de Hispania de donde derivó, más adelante, la palabra inglesa «Spaniell» (que más tarde se transformaría en «spaniel»).

Una vez eran localizadas las piezas de caza, algunos de estos spaniel se echaban, quedándose quietos hasta que llegaba el cazador para lanzar su red sobre las aves. Estos «Setting Spaniells» (spaniels de muestra) fueron utilizados para el desarrollo de las razas que acabaron convirtiéndose en los Setter Irlandés, Inglés y Gordon actuales.

Otro grupo de estos spaniel fue adiestrado para que localizaran a las aves y las levantaran de sus escondites entre los arbustos, para que así pudieran ser perseguidas y capturadas por los halcones. Estos perros fueron llamados «Springing Spaniells» (spaniel levantadores), debido a su talento para levantar a las aves desde sus escondrijos. Como, muy frecuentemente, tenían que dar con el rastro de sus presas a través de arbustos densos y matorrales enmarañados, era necesario que estos perros tuvieran un cuerpo compacto y pequeño y unas patas fuertes que les ayudaran a moverse por estos difíciles terrenos que frecuentemente hacían que otros perros se detuvieran en seco.

Esos perros tenían una capa larga y sedosa que les protegía tanto de los cardos como las zarzas que componían estos matorrales. Se les cortaba la cola para evitar que les quedara enganchada en los arbustos. Tenían una frente alta y redondeada, que se cree protegía sus ojos de las ramas. Sus orejas largas y lobuladas reunían y canalizaban las partículas del olor hacia sus trufas grandes y extremadamente sensibles.

Los franceses desarrollaron el Epagneul Bretón

A mediados del siglo XIX, los granjeros de la región francesa de la Bretaña empezaron a cruzar a algunos de sus spaniel con setter que habían sido traídos de Inglaterra por cazadores acaudalados. No podían darse cuenta de que la raza que estaba por surgir a partir de estos cruces acabaría causando impacto en los cazadores de todo el mundo.

Es importante darse cuenta, no obstante, de que los setter ingleses de esa época no eran, con toda probabilidad, como los ejemplares que conocemos actualmente. Sin embargo, fue a partir de estos cruces realizados en la Bretaña de donde adoptó su nombre el Epagneul Bretón.

Justo después del inicio del siglo XX, el comandante P. Gran-Chavin, un oficial y veterinario de la caballería destinado a la región francesa de la Bretaña, escribió sobre los muchos spaniel pequeños que vio. Los perros, decía, tenían una cola corta (o no tenían cola en absoluto) y unas orejas bastante cortas para una raza de tipo spaniel. Describe que eran de color blanco-naranja, blanco-marrón (hígado) y blanco- negro, habiendo también algunos tricolores. También hizo especial mención de su característico movimiento de «marcha corta».

Es, sin embargo, alrededor de 1910, cuando el condo Le Conteux de Canteleu redactó su lista de las razas francesas, cuando encontramos la primera mención del «Chien de Bretagne»: el perro de Bretaña. A pesar de su herencia spaniel la raza fue conocida, al principio, simplemente como «Perro de Bretaña», y no fue hasta más tarde cuando se cambió ese nombre y la raza fue conocida oficialmente como «Epagneul Bretón», conocido en los países de habla inglesa como Brittany Spaniel. En una época más actual se ha omitido la palabra Spaniel, ya que algunos consideran que esta versátil raza de caza es más un Pointer (perro de muestra) que un spaniel.

Mucho se especula sobre qué spaniel y qué setter es la base del Perro de Bretaña. Los intentos por determinar qué razas concretas pueden ser consideradas como las responsables de su aparición no tienen, en el mejor de los casos, importancia. En Inglaterra, la principal fuente de animales de tipo spaniel, los hermanos de una misma camada eran, frecuentemente, considerados como de razas diferentes según el tamaño que alcanzaran o el aspecto que tuvieran al llegar a la edad adulta. Para complicarlo todo todavía más, se sabe que los franceses aparearon a sus setter con algunos de los spaniel importados para mejorar las capacidades olfativas y la lealtad.

También fueron populares entre los campesinos franceses las razas de muestra conocidas como Bracos. Resultaría difícil negar completamente la existencia de éstos entre las razas que contribuyeron a la genealogía del Epagneul Bretón.

Existe una clara indicación de que había, por lo menos, una cierta tendencia hacia una cola corta o a la ausencia de cola en los cruces iniciales que dieron lugar al Epagneul Bretón y que el color era, frecuentemente, blanco-naranja y blanco-marrón (hígado). Se prefería la cola corta, ya que era menos probable que sufriera heridas y se desgarrara por culpa de los densos matorrales de la región. La piel más elástica del spaniel también era preferida, ya que reducía la posibilidad de que los densos arbustos de la región le provocaran heridas.

El spaniel que suele recibir con mayor frecuencia el crédito por ser la piedra angular en el desarrollo del Epagneul Bretón es el Welsh Springer Spaniel. Hay pocas dudas de que corra sangre de spaniel por las venas del Epagneul Bretón actual, pero afirmar que su origen es enteramente de tipo spaniel sería imprudente. Eso implicaría no tener en cuenta el perfil gallardo y el carácter nada parecido al del spaniel del Epagneul Bretón actual.

Aunque puede que siga la controversia sobre las razas concretas que fueron utilizadas como base de esta raza, no hay duda de que el fin justificó los medios. Los franceses produjeron un perro que deja encantados a todos aquellos que comparten su amor al campo con sus Epagneul Bretón y una que proporciona una grata compañía para aquellos que la aprecien simplemente por su gran inteligencia y su temperamento entusiasta.

Estandarizando la raza

Los primeros perros expuestos en Francia que, de hecho, encajaban con la descripción del Epagneul Bretón comenzaron a aparecer en la última década del siglo XIX. Al principio fueron expuestos en una clase miscelánea abierta a todos los spaniel franceses. Al mismo tiempo, participaban en pruebas de campo.

El interés creció en ambos niveles, y el auge del ferrocarril a principios del siglo XX dio a los franceses la oportunidad de cazar en zonas que antes eran bastante inaccesibles. El interés por el spaniel de la Bretaña creció rápidamente a medida que los cazadores empezaron a reconocer tanto la notoria capacidad olfativa como la gran adaptabilidad de esta raza.

En 1907, Arthur Enaud, M. de Fougères y el Dr. Gastel organizaron una reunión en Loudeac (Francia) para redactar un estándar para esta raza que habían escogido y para formar una sociedad para la mejora de la raza. Estos esfuerzos fueron completos y se fundó la primera sociedad canina del Epagneul Bretón.

Aunque la Primera Guerra Mundial afectó enormemente a los esfuerzos de muchos aficionados al Epagneul Bretón, la raza se había vuelto demasiado popular y admirada como para caer en el olvido. A lo largo de los años de la contienda, los programas de cría, aunque muy restringidos, prosiguieron y la raza resultó mejorada respecto a lo que había sido antes de la guerra.

La noticia se propaga

El Epagneul Bretón fue adoptado y utilizado en la Europa continental al poco tiempo del desarrollo de esta raza. En EE.UU. la aceptación fue temprana, y el Epagneul Bretón tuvo un gran éxito, afortunadamente entre aquellos dedicados a mantener la gran habilidad de esta raza en el campo.

Aunque el origen del Epagneul Bretón, por lo menos en parte, se remonta a raíces británicas, la aceptación fue mucho más lenta en el Reino Unido. Aunque era tenido en muy alta estima por aquellos que utilizaban al Epagneul Bretón en el campo, el primer campeón de prueba de campo no fue registrado hasta que Riscoris Fleur De Lys (propiedad de Angie Lewises) obtuvo este título en 1987.

El Kennel Club de Inglaterra no otorgó a los Epagneul Bretón el estatus para poder obtener Certificados de Desafío (puntos del campeonato) hasta 1997, momento tras el cual aparecieron varios campeones de belleza. En 1999, Ch. Tchao de L’Hospitaier at Brittyfull (propiedad de Michael y Pauline Beaven), se convirtió en el primer campeón completo de la raza del que se tiene constancia (en el campo y en el ring de las exposiciones de belleza).

Tchao fue criado en Bélgica por Georgine Dieck Weber y fue adquirido por los Beaven cuando era un cachorro. Disfrutó de una carrera sobresaliente y obtuvo su título de campeón de belleza en la exposición de Windsor de 1998.

No obstante, es la enorme e inmediata popularidad de esta raza en EE.UU. y los cambios que acompañaron a esta popularidad lo que nos induce a hacer una breve narración de esos eventos.

Los primeros Epagneul Bretón que aparecieron en Norteamérica fueron los importados por Juan Pagibet, de Villa Obregón, cerca de Veracruz (México), en 1928. El siguiente en importar ejemplares de esta raza fue Louis A. Thebaud, que introdujo esta raza en EE.UU. en 1933. Tras la solicitud por parte de Mr. Thebaud, la sociedad canina nacional francesa le envió el estándar del Epagneul Bretón en julio de 1934. El American Kennel Club reconoció a esta raza en agosto de ese mismo año, pero no aprobó el estándar hasta marzo de 1935, cuando se hubo completado una traducción aceptable.

EE.UU. fue el primer país del mundo que no se refirió a esta raza como Epagneul Bretón (recordemos que en los países de habla inglesa esta raza se llama Brittany Spaniel), sino como Brittany. Este cambio lo introdujo el American Brittany Club (ABC), un grupo escindido del Brittany Spaniel Club of North America (BSCNA) original, que se había fundado en 1936. La Segunda Guerra Mundial dio al traste con la sociedad canina original, y la rápida y creciente popularidad del Epagneul Bretón estimuló el interés para crear una nueva sociedad canina: el ABC.

El American Kennel Club (AKC) cuestionó el hecho de que en el nombre de esta sociedad canina apareciera sólo el nombre «Brittany». Esta sociedad, no obstante, refutó la objeción del AKC diciendo que los spaniel levantaban la caza y que el Epagneul Bretón era un perro de muestra y que no era un verdadero spaniel. Finalmente, el BSCNA y el ABC se unieron, asumiendo el nombre del segundo, y se adoptó oficialmente el nombre de «Brittany».

El Kennel Club de Inglaterra también ha aceptado este nombre para este spaniel francés.

Un máximo de calidad

Gaston Pouchain, antiguo presidente de la sociedad canina nacional francesa y del club del Epagneul Bretón de Francia, captó la esencia de la raza de forma muy admirable cuando la describió como «un máximo de calidad en una talla mínima».

Lo que confirma la precisión de la buena descripción de Pouchain es el fenomenal crecimiento de la popularidad de esta raza en todo el mundo en menos de 100 años. Cuando uno se detiene a considerar que el Epagneul Bretón no estaba siendo criado siendo fiel a su tipo hasta, aproximadamente, 1910, la estandarización y la aceptación internacional resultan sorprendentes.

No se puede dudar que la dedicación a una finalidad doble ha ayudado, ciertamente, a mantener el verdadero carácter de la raza. Los criadores responsables se esfuerzan continuamente por mejorar la conformación de los perros que crían. No obstante, no se llevan a cabo intentos por criar y exhibir al Epagneul Bretón sólo con fines estéticos. Así pues, el instinto cazador sigue siendo lo más importante en el carácter de esta raza.

Si deseas saber más sobre el Epagneul Bretón te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Epagneul Bretón Serie Excellence:

Apariencia de la Épagneul Breton

Apariencia general

Es el más pequeño de los perros de muestra. Es un bracoide de cola corta, o sin cola. De construcción armoniosa y de huesos sólidos, sin ser toscos. El conjunto es compacto y robusto, aunque sin pesadez, impartiendo una apariencia elegante.
Este es un perro vigoroso, de mirada alerta y de expresión inteligente. Presenta el aspecto de un pequeño «COB de miembros cortos», lleno de energía, que ha conservado a través de su evolución el tipo de talla pequeña deseada y establecida por los reformadores de la raza.

El término cob indica una redondez global de los perfiles, como el cráneo ligeramente redondeado, la línea superior del cuello, la grupa y el tórax de barril, formado por costillas muy redondas.

Proporciones importantes

  • En cráneo es más largo que el caño nasal en una proporción de 3:2.
  • El conjunto de la cabeza guarda proporción con el resto del cuerpo.
  • La altura del pecho es levemente inferior a la mitad de la altura a la cruz.
  • La longitud escápulo-isquial es igual a la altura a la cruz (el cuerpo tiene forma de un cuadrado).

Temperamento/ Comportamiento

Se adapta a cualquier ambiente, es sociable, de expresión inteligente y alerta, de carácter equilibrado. Perro de muestra polifacético, para todo tipo de caza y en todo terreno. Su desarrollo sexual es precoz. Se destaca durante la búsqueda, en sus movimientos, su sentido del olfato, así como en la extensión de la exploración, espontaneidad y continuidad en la muestra, y en su adaptación al entrenamiento.

Cabeza

Presenta relieves bien moldeados. La piel está adherida al cuerpo.

Región craneal

Ligeramente redondeada, tanto de frente, como de perfil. Vista desde arriba, las paredes laterales son muy levemente convexas. Las líneas cráneo-faciales son paralelas. La amplitud del cráneo, tomada entre las arcadas cigomáticas, es inferior a su longitud. Las cejas no son prominentes, sino que forman una curva ligeramente redondeada. El surco medio, así como la cresta sagital, no son muy marcados. La depresión naso-frontal desciende suavemente. Tanto el occipucio, como las arcas cigomáticas, son medianamente marcadas.

Región facial

  • Trufa: Ancha, con las ventanas bien abiertas. Su color armoniza con el pelaje, así como con el borde de los párpados y orificios naturales.
  • Caña nasal: Es rectilínea; las paredes laterales del hocico son casi paralelas.
  • Labios: No son flojos, ni anchos; son finos y están bien aplicados. El labio inferior está ligeramente cubierto por el superior, cuyo borde se encorva progresivamente hasta la comisura, que es poco aparente y bien cerrada. En conjunto, no hay muestra de despigmentación.
  • Mandíbulas/ Dientes: La dentadura está bien implantada, completa y sana. La articulación es en forma de tijera.
  • Mejillas: No son muy carnosas, la piel está bien aplicada.
  • Ojos: Son ligeramente oblicuos. Su expresión es dulce, inteligente y franca. Ligeramente ovalados, no globulosos, de párpados finos, bien aplicados y pigmentados. El color del iris armoniza con el del pelaje, que es preferiblemente oscuro. La expresión de los ojos, junto con el movimiento de la base de las orejas hacia arriba, concuerda con la verdadera «expresión bretona».
  • Orejas: De inserción alta; son de forma triangular, bastante anchas y más bien cortas (cuando se les estira hacia el frente, la extremidad del pabellón de la oreja llega hasta la depresión naso-frontal). Están parcialmente cubiertas de pelos ondulados, sobre todo en la parte superior, y la extremidad está cubierta de pelos rasos. Están siempre en movimiento cuando el perro está atento o en acción.

Cuello

De longitud mediana y bien musculoso, en forma de tronco y levemente arqueado. Está bien separado de los hombros y no presenta papada.

Cuerpo

  • Línea superior: Es rectilínea hasta el lomo y el comienzo de la grupa.
  • Cruz: Es suficientemente móbil y algo sobresaliente, aunque sin ser abultada.
  • Espalda: Rectilínea, corta y rígida, bien unida al lomo.
  • Lomo: Corto, ancho y musculoso.
  • Grupa: Muy levemente inclinada. Es ancha y musculosa.
  • Pecho: Desciende hasta la punta del codo. Es amplio, de costillas suficientemente redondeadas, sin ser cilíndricas. El esternón es ancho y no se levanta mucho hacia atrás. Las últimas costillas son largas y flexibles.
  • Vientre: Levemente levantado.
  • Flancos: Poco levantados y de poca amplitud.

Cola

De inserción alta. Se presenta en forma horizontal o ligeramente colgante. El perro la mueve a menudo cuando está atento o en acción. El Spaniel Bretón puede nacer sin cola. La cola ampuntada medira entre 3 y 6 cms. no debiendo sobrepasar los 10 cms.

Extremidades

Miembros anteriores

Bien aplomados. Las articulaciones son flexibles y robustas.

  • Hombros: Móbiles, largos (30% de la altura a la cruz), bien aplicados y de músculos compactos. Su oblicuidad es la de un galopador, comprendida entre los 55 y 60 grados sobre la horizontal. Los dos vértices de los omóplatos tienen 5 cm de aproximación.
  • Brazos: Anchos, gruesos, de músculos salientes. Su longitud es muy ligeramente superior a la de los hombros. El ángulo escapúlo-humeral es de unos 115 a 120 grados.
  • Antebrazos: Musculosos y vigorosos. Su longitud es ligeramente superior a la del brazo. Su dirección debe aproximarse a la vertical.
  • Metacarpos: Robustos, aunque conservan cierta elasticidad. Son ligeramente oblicuos. (Su oblicuidad es de unos 10 a 15 grados sobre la vertical).
  • Pies anteriores: Son más bien redondeados. Los dedos están juntos. Los cojinetes son firmes y las uñas cortas.

Miembros posteriores

Vistos desde atrás, son paralelos y están bien aplomados.

  • Muslos: Anchos, de músculos gruesos y salientes. Su oblicuidad con respecto a la horizontal es de unos 70 a 75 grados.
  • Piernas: De longitud ligeramente superior a la del muslo. Los músculos son delgados y salientes. Son anchos en la parte superior, y se reducen progresivamente hacia la región de la articulación del tarso. El ángulo fémoro-tibial es de unos 130 grados.
  • Corvejón: Es delgado y de tendones aparentes.
  • Metatarsos: Son robustos. Vistos de perfil, su dirección está muy cerca de la vertical.
  • Pies posteriores: Más largos que los anteriores, aunque con las mismas características.

Movimiento

Los diferentes movimientos son sueltos, pero poderosos, uniformes y ágiles. Los miembros se desplazan en línea recta, sin occiliaciones verticales exageradas del cuerpo y sin balanceo. La línea de la espalda se mantiene firme. El galope es el movimiento principal sobre el terreno; las zancadas son rápidas y de amplitud mediana. Los miembros posteriores no son impulsados hacia atrás (galope recogido).

Piel

Es fina, bien adherida al cuerpo y bien pigmentada.

Pelaje

Pelo

Debe ser fino, no sedoso. Es liso o ligeramente ondulado sobre el cuerpo, nunca enrizado. Es raso sobre la cabeza y la cara anterior de los miembros. Las extremidades posteriores presentan un pelo abundante, con un flequillo que disminuye progresivamente de longitud hasta el carpo y el tarso, y aún por debajo.

Color

Pelaje «blanco y naranja», «blanco y negro», «blanco y marrón», con parches de color diferente más o menos extendidos, de franjas irregulares. Pelaje pío o roano que a veces es moteado sobre la caña nasal, los labios o los miembros. A veces también presenta manchas color fuego (rojizo que va del anaranjado al oscuro), sobre la caña nasal, los labios, por encima de los ojos y en los miembros, en la parte frontal del pecho, y en el ligamento de la cola en los perros tricolor. La franja estrecha en la cabeza es deseable en todos los pelajes. No se admite el pelaje de un sólo color.

Tamaño

  • En los machos:

Tamaño mínimo: 48 cm, con una tolerancia de - 1cm.
Tamaño máximo: 51 cm, con una tolerancia de + 1cm.

  • En las hembras:

Tamaño mínimo: 47 cm, con una tolerancia de - 1cm.
Tamaño máximo: 50 cm, con una tolerancia de + 1cm.

  • Tamaño ideal:

En los machos: 49 a 50 cm.
En las hembras: 48 a 49 cm.

Faltas

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar.

  • Carácter: Timidez, mirada huidiza.
  • Líneas de la cabeza: Muy levemente divergentes.
  • Trufa: Muy levemente descolorida. Parte interna de las ventanas despigmentada.
  • Dentadura: Articulación en forma de pinzas. Dientes mal implantados.
  • Caña nasal: Encogida o en bisel.
  • Labios: Gruesos. Demasiado colgantes o no lo suficientemente colgantes. Demasiado flojos.
  • Ojos: Globulosos; almendrados o redondos.
  • Orejas: De inserción demasiado baja; estrechas en el ligamento.
  • Línea superior: Hundida o convexa.
  • Grupa: Demasiado estrecha o muy caída.
  • Abdomen: Voluminoso, agalgado.
  • Pies: Aplastados, demasiado largos o demasiado redondos.
  • Cuello: Demasiado corto y abultado. Leve papada.
  • Lomo: Largo, estrecho y flojo.
  • Flancos: Demasiado hundidos, a menudo a causa de un lomo flojo; estrechos.
  • Miembros: Estructura ósea frágil. Codos despegados del cuerpo. Desviación de los miembros hacia adentro o hacia afuera.
  • Pelo: Corto sobre el cuerpo.

Faltas graves

  • Comportamiento: Temperamento indolente.
  • Cráneo: Arcadas cigómaticas demasiado prominentes. Depresión naso-frontal muy marcada. Cejas muy prominentes.
  • Ojos: Claros; mirada malvada, de ave de rapiña.
  • Cuello: Excesivamente largo. Papada marcada.
  • Movimiento: Dificultad en los movimientos.

Faltas descalificatorias

  • Toda falta relativa al carácter, a saber: perro que muerde, que es agresivo con sus congéneres o con los humanos. Ejemplares temerosos.
  • Carencia de tipo: Insuficiencia de las características étnicas; en conjunto, el ejemplar no se parece a sus congéneres.
  • Tamaño: El tamaño se aparta de los límites del estándar.
  • Línea de la cabeza: Convergencia caracterizada.
  • Anomalía en los parches de color diferente: Mancha blanca sobre las orejas u ojo en el color blanco.
  • Ojos: Demasiado claros, heterocromos. Estrabismo, entropión o ectropión.
  • Mandíbulas: Prominentes.
  • Dentadura: Los PM1, así como los M3 se consideran sin importancia. Sólo se admitirá la ausencia de 2 PM2 ó de 1PM2 y 1 PM3. La ausencia de estos dos dientes seguidos (PM2 y PM3), es eliminatoria. La ausencia de cualquier otro diente acarrea eliminación.
  • Pigmentación: Descoloración marcada en la nariz o en los párpados.
  • Presencia de espolones, aún superficial.
  • Anomalía morfológica grave.

Cualquier perro monstrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.

Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro". Más información sobre los precios de un cachorro
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Épagneul Breton su mantenimiento estético es exigente comparado con otras razas, por lo que no hay que descuidarlo.
  • Cepillado diario o dos o tres veces por semana. 
  • Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.
  • No requiere corte.
  • Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Épagneul Breton requiere de mucho ejercicio. Por lo que no hay que descuidar sus paseos diarios y jugar con ellos. 
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Displasia de cadera

Anuncios relacionados

Ver todo
Épagneul Breton perros en venta en Linares, Jaén - Propaganda 1
5
1 mes

hembra 6

900 €
Épagneul BretonAños: 5 meses
Si te gusta este cachorro, puede ser tuyo, ya que está disponible. MundoAnimalia te pone en contacto con el criador para que puedas comprarlo.
Román Adiestrador y Criador del Épagneul Breton
Román Adiestrador y Criador del Épagneul Breton
Linares
Criador
Épagneul Breton perros en venta en Linares, Jaén - Propaganda 2
6
1 mes

hembra 5

900 €
Épagneul BretonAños: 5 meses
Si te gusta este cachorro, puede ser tuyo, ya que está disponible. MundoAnimalia te pone en contacto con el criador para que puedas comprarlo.
Román Adiestrador y Criador del Épagneul Breton
Román Adiestrador y Criador del Épagneul Breton
Linares
Criador
Épagneul Breton perros en venta en Linares, Jaén - Propaganda 3
5
10 meses

Naranja 1

700 €
Épagneul BretonAños: 1 año
Si te gusta este cachorro, puede ser tuyo, ya que está disponible. MundoAnimalia te pone en contacto con el criador para que puedas comprarlo.
Román Adiestrador y Criador del Épagneul Breton
Román Adiestrador y Criador del Épagneul Breton
Linares
Criador