Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Cocker Spaniel Americano

Esperanza de vida12 - 15 años
PesoMacho:11 - 14 kgHembra:11 - 14 kg
AlturaMacho:37 - 39 cmHembra: 34 - 37 cm
Pedigrí
ApodosAmerican Cocker Spaniel
Características
Tamaño
Ejercicios necesarios
Fácil de entrenar
Cantidad de desprendimiento
Necesidades de aseo
Bueno con los niños
Salud de la Raza
Costo de manutención
Inteligencia
Tolera estar solo
¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Cocker Spaniel Americano

Después de la Segunda Guerra Mundial el Cocker Americano tuvo un enorme éxito en Estados Unidos, convirtiéndose en la raza con más nacimientos durante varios años. La película de Disney La dama y el vagabundo, en que la perrita protagonista pertenece a esta raza, contribuyó en gran parte a todo este boom.

Origen

El Cocker Spaniel Americano se creó a partir de Cockers Spaniels Ingleses que se llevaron a Estados Unidos en el siglo XIX. Los americanos consiguieron esta raza a partir de una rigurosa selección de Cockers que cada vez se hizo más divergente de la hecha en Gran Bretaña. Oficialmente, la raza nació en 1945 y ya desde un principio los perros fueron concebidos para ser de compañía.

Comportamiento

El Cocker Spaniel Americano es un perro juguetón, vivo, divertido y agradable. Es tranquilo y no acostumbra a ladrar mucho. Se muestra sociable, extrovertido y dispuesto a aguantar los juegos de los niños. Como todos los Spaniels, el Cocker Americano es un poco testarudo. Para salirse con la suya, a veces podrá utilizar su lánguida e irresistible mirada.

Aspecto

El Cocker Spaniel Americano tiene un cuerpo robusto y compacto y unas patas fuertes y musculosas. Las orejas, largas e implantadas al nivel de los ojos, están bien provistas de flecos. La cola sigue la línea recta de la espalda y se acotumbra a cortar. En la cabeza tiene un pelo corto y fino y el cuerpo se reviste de un largo y abundante pelaje, que ayuda a dar la forma a su silueta tan característica. Le cuelgan flecos en la parte de las orejas, el pecho, el abdomen y las patas. Puede ser de cualquier color liso, pluricolor o con marcas de fuego.

Cuidados específicos

El Cocker Spaniel Americano es un perro que necesita derrochar energía y demanda dar largos paseos diarios.
Es un perro casero que necesita las atenciones diarias de su dueño, ya sea a la hora de jugar como a la hora de arreglarle y cepillarle el pelo.

Salud

Debido a su popularidad, el Cocker Spaniel Americano puede padecer bastantes problemas de salud. Los más comunes son los oculares (atrofia progresiva de retina, cataratas, glaucoma primaria y queratitis) y los de piel.
También puede padecer displasia de cadera y luxación de rótula.

Los entusiastas de los perros de caza han sido un poco injustos con sus críticas hacia el Cocker Americano, con las que incluso han llegado a sugerir que como la raza actual ya no es un perro adecuado para la caza, debería ser clasificado en otro grupo para la competición en las exposiciones caninas. Estas críticas se deben, principalmente, a la excesiva cantidad de flecos de pelo de los actuales ejemplares de exposición.

Como la mayoría de cachorros que son adquiridos en estos tiempos proceden de criaderos cuyo fin último es el de obtener perros para su presentación en exposiciones de belleza, se debe decir que la raza debería ser clasificada dentro de la categoría de perros de pelaje muy denso. De todas formas, la pregunta que se deben hacer es si el pelaje cambia lo que lleva este perro en su interior.

Otro de los argumentos del colectivo anticapa es que el Cocker Americano de exposición rara vez se ve hoy día, si es que se le ve alguna vez, en el campo. Esto puede muy bien ser cierto, pero una vez más uno no puede sino preguntarse cuántos de los Setter Irlandeses o de los Pointer de exposición actuales son utilizados en el campo. Mi mejor respuesta sería que relativamente pocos, y aun así no se ha alzado ninguna voz para apartar estos perros ni a otros de los que rara vez se ven en el campo del Grupo de Perros de Caza.

Mantener un Cocker Americano con su pelaje completo de exposición es, indudablemente, una tarea que requiere mucho tiempo y habilidad. De todas formas, las maquinillas eléctricas y las tijeras para vaciar pueden revelar, muy rápidamente, lo que se encuentra debajo del pelaje. Una vez con el pelaje cortado, encuentro que el Cocker Americano no deja de ser un pequeño y robusto perro de caza. He conocido a muchos propietarios que han sacado su Cocker Americano al campo, a pasar un buen rato, y se han dado cuenta rápidamente de que lo que más falta en su capacidad para trabajar en el campo es la oportunidad de hacerlo.

Bajo la indudable riqueza de pelaje y flecos, un Cocker Americano bien criado sigue siendo un compañero de lo más versátil. Es lo suficientemente pequeño como para ser un agradable perro casero, aunque tiene un tamaño y una resistencia más que suficientes para pasar todo el día caminando dificultosamente al lado de su amo por montes y valles. Cuando anden por el campo, asegúrese de que su perro esté bajo control en todo momento, ya que el primer conejo que aparezca o la primera ave acuática que escape por un estanque harán que su amigo salga corriendo tras ellos.

Antes de preci pitarse en comprar un Cocker Americano (de hecho, antes de pensar en comprar un perro), cualquier persona debería sentarse y reflexionar concienzudamente. Los pequeños cachorros de Cocker Americano acurrucados entre sí y dormidos uno encima del otro son absolutamente irresistibles, se lo aseguro. ¿Por qué, si no, los ve usted apareciendo en las postales de felicitación o en los calendarios de todo el mundo? Las pequeñas y fotogénicas caras de los Cocker Americano forman buena parte de lo que anima a la gente de buena voluntad aunque equivocada a salir corriendo a comprarse un cachorro para ellos o como regalo para la gente a la que quieren.

Con esto no queremos decir que la hermosa bolita de pelo gordita que traiga a casa no sea igual que esos angelicales perros que aparecen posando en las tarjetas de felicitación propias de las fechas señaladas. Las palabras clave aquí son «fechas señaladas». Los cachorros de verdad se pasan el día investigando, escarbando, mordisqueando, comiendo, haciendo sus necesidades, piden salir de casa, e inmediatamente insisten para que los vuelvan a dejar entrar.

Los cachorros no nos vienen previamente educados… por lo menos no los cachorros que yo he conocido. Todo lo que usted cree que debería saber hacer un perro bien educado deberá serle enseñado por su amo y propietario. Los Cocker aprenden rápidamente, pero no más rápida ni más lentamente que la mayoría de las razas. Todo lleva tiempo, y la pregunta que usted debe hacerse es si dispone o no de tiempo para dedicarlo a la educación del cachorro.

Preguntas que debe hacerse

Por encima de todo, es importante preguntarse si la persona que será, finalmente, la responsable de los cuidados diarios del perro lo quiere realmente. Si esa persona es usted, suya será la respuesta. Con demasiada frecuencia, parece que la responsabilidad de cuidar al perro de la familia suele recaer sobre una persona una vez que la novedad que supone el traerlo a casa se desvanece. Puede que esto no sea intencionado, pero es una historia muy frecuente, ya que todos están atareados con el trabajo, la escuela, las actividades, etc.

Por supuesto, nadie quiere quedarse quieto y ver cómo cualquier criatura no es cuidada adecuadamente. Así pues, alguien tiene que llevar al perro al veterinario, salir para comprarle la comida y sacarlo a pasear, entre otras tareas. Sin importar lo ocupados que estén usted y su familia, tendrá que reservar algo de tiempo para estas tareas adicionales una vez que el perro entre en escena.

El cuidado de las mascotas puede ser una excelente manera de enseñar a los niños a ser responsables, pero debería comprenderse que, debido a su entusiasmo por tener un cachorro, los niños prometerán casi cualquier cosa. Es lo que sucederá cuando esa novedad se haya desvanecido lo que debe ser tenido en cuenta.

Además, incluso si mamá ha dado su asentimiento, ¿le permiten el estilo de vida y las actividades del hogar dedicarse a unos cuidados adecuados al cachorro? No olvide que siempre debe haber alguien disponible para satisfacer sus necesidades básicas: alimentación, ejercicio, cuidados del pelaje, sacarlo fuera cuando haga falta, etc. Aunque usted o su familia no estén en casa desde la mañana hasta la noche, o si viaja usted frecuentemente y está fuera de casa durante largos periodos de tiempo, se tendrá que cuidar, igualmente, del cachorro. ¿Habrá alguien que esté voluntariamente presente para hacerlo? ¿Está usted preparado para afrontar los costes de su alojamiento frecuente en residencias caninas mientras esté fuera de casa?

También debe pararse a pensar acerca de la idoneidad de la raza para su hogar, tanto si hay media docena de niños y adultos o si sólo está usted. Las razas miniatura no son adecuadas para los niños pequeños. Pueden ser muy salvajes y sin intención, hacer daño a un cachorro de una raza pequeña y frágil. También se necesita mucho tiempo convencer a un niño muy pequeño que las orejas de un Cocker no son unas asas.

Por otro lado, un perro joven de una raza muy grande o muy bulliciosa puede agobiar y, a veces, herir a un bebé o un niño pequeño en un momento de excitación. Compartir un piso pequeño con una raza muy grande puede ser muy difícil, tanto para el perro como para el propietario.

¿Es el Cocker Americano en perro adecuado para mí?

Toda la historia del Cocker ha girado en torno a una asociación constante y cercana a las personas. Tanto si está en el campo como en casa, el Cocker Americano vive, en su corazón, para estar con su propietario. De las muchas razas que hemos tenido y criado puedo decir, honestamente, que el Cocker Americano es una de las más afables. Puede sentirse tan cómodo con los niños como con la gente anciana. Los Cocker Americano son compatibles con razas que sean más grandes que ellos o con las más pequeñas razas miniatura. Si se relacionan desde una edad suficientemente temprana, incluso un gato puede ser el amigo y compañero de un Cocker Americano.

El Cocker Americano con todo su pelaje completo para la exhibición parece tener un aspecto demasiado artificial como para soportar la vida diaria, pero esa impresión es totalmente engañosa. Bajo ese pelaje tenemos un pequeño perro robusto, ágil y firme, con una constitución que es capaz de mantenerse a la altura del niño o del adulto más activo posible.

Un Cocker Americano siempre está listo para un buen paseo, una larga excursión o una carrera por el parque. Estos perros bien criados no son ni hiperactivos ni demasiado nerviosos. Se mostrará más que contento pasando una tarde tranquila con un propietario que no quiera hacer sino leer un libro o escuchar música. Por otro lado, aceptará alegremente una invitación para ir a trepar por el monte o para correr por la playa con el mismo entusiasmo. El Cocker Americano es un sistema de alarma, pero no es una de ésas que saltan sin un buen motivo. Es muy protector respecto de su hogar y su territorio, y hará sonar la alarma cuando sea necesario, pero no encuentra necesario reaccionar con unos ladridos histéricos ante cualquier situación que observe.

Otros aspectos a tener en cuenta

Aunque el Cocker Americano es una raza muy afable, hay otros aspectos a tener en cuenta. El Cocker Americano recién bañado y acicalado, con todo su pelaje completo, tiene una bella estampa, pero disfruta escarbando y caminando por charcos llenos de barro tanto como cualquier otro perro. El pelaje completo para la exhibición necesita una tremenda cantidad de baños, retoques de pelo, acicalado y también de limpieza casera.

Se puede evitar una buena parte de ese trabajo manteniendo al Cocker Americano con lo que podríamos llamar un corte de pelo de mascota o de conveniencia. Para esto será preciso aprender a hacerlo por su cuenta o contratar los servicios de un peluquero canino. Con tiempo, práctica y los utensilios para el acicalado adecuados, puede usted dominar este arte.

¿Macho o hembra?

Aunque hay gente con preferencias personales en cuanto al sexo de su cachorro, puedo decir, honestamente, que tanto el Cocker macho como la hembra son iguales en lo que respecta a su adiestrabilidad y cariño. La decisión tendrá más que ver con el estilo de vida y con los planes del propietario que con las diferencias entre sexos de la raza.

Existe un aspecto que el comprador potencial debería tener en cuenta. Aunque se debe adiestrar tanto a un Cocker Americano macho como a una hembra para que no orinen en casa, el macho nos presenta un problema adicional. El macho de cualquier raza tiene un instinto natural que le hace levantar una de sus extremidades posteriores y orinar sobre objetos para establecer su territorio y «marcarlo». La cantidad de esfuerzos que debemos dedicar para enseñarle que no haga esto varía dependiendo de cada ejemplar. Este hábito se vuelve cada vez más difícil de corregir con el número de veces que sea utilizado el macho para criar. La monta aumenta su necesidad y deseo de marcar su territorio.

Por otro lado, uno debe darse cuenta de que la hembra tendrá su celo semianual después de haber cumplido los ocho o nueve meses de edad, y resulta, a veces, algo molesto. Se la debe vigilar con cuidado, para evitar que lleguen a ella los machos, ya que, si no, quedará preñada.

La castración o la esterilización también ayudará a que su mascota no aumente el problema de la superpoblación de mascotas, hecho que preocupa a los ecologistas de todo el mundo.

Es importante comprender que los procedimientos para castrar o esterilizar no son reversibles. Si está usted pensando en la posibilidad de exhibir su Cocker Americano, debe saber que a los animales castrados o esterilizados no se les permite competir en las exposiciones caninas de belleza. Los animales castrados o esterilizados pueden, de todas formas, competir en las pruebas de obediencia, Agility y de campo. Hay que tomar en consideración que este tipo de intervención es cirugía mayor, que se necesita anestesiar de forma total al perro y se precisa un periodo de recuperación significativo.

Dónde comprar su Cocker Spaniel Americano

Su Cocker Americano vivirá con usted muchos años. No es sorprendente, en absoluto, ver a Cocker Americanos que viven 10, 12 y, frecuentemente, 15 años. Así pues, es extremadamente importante que el cachorro que adquiera proceda de una fuente donde la solidez física y mental sean tenidas como aspectos de la máxima importancia en el programa de cría.

Conseguir este objetivo es, generalmente, resultado de una cría cuidadosa a lo largo de un periodo de muchos años. La cría selectiva está enfocada hacia el mantenimiento de las virtudes de la raza y a la eliminación de los puntos débiles de tipo genético. Debido a que esta cría selectiva requiere mucho tiempo y es cara, los buenos criadores protegen su inversión proporcionando los mejores cuidados prenatales para sus hembras de cría y la mejor alimentación a sus cachorros. No hay ningún sustituto para la cantidad de dedicación y de cuidados que los buenos cuidadores proporcionan a sus perros.

Todo esto no implica que su cachorro de Cocker Americano deba proceder de un criadero grande. Al contrario, muchos buenos cachorros los obtienen criadores a pequeña escala en sus hogares. Estas personas dedican el mismo tiempo, estudio y conocimientos que los criaderos más grandes y están igualmente preparados para responder de la salud y del temperamento de sus cachorros.

Aspectos de salud a tener en cuenta

En la naturaleza, cualquier enfermedad transmitida por vía genética que interfiriera con la supervivencia de un animal recién nacido sería eliminada automáticamente de la reserva de genes. La incapacidad para mamar, para conseguir alimento cuando sea adulto o de escapar de un depredador son, obviamente, discapacidades que acortarían muy rápidamente la vida de cualquier animal.

Nosotros, los que controlamos la cría de nuestros perros domésticos, nos esforzamos por salvar todos los cachorros de una camada, pero al preservar la vida también perpetuamos los problemas de salud. Así pues, nuestra tendencia a ser humanitarios tiene también sus inconvenientes.

En general, el Cocker Americano es una raza sana que suele vivir hasta los 14 o 15 años de edad. De todas formas, a pesar de todos los cuidados que los criadores con experiencia de años puedan tener al escoger los animales que utilizarán en sus programas de cría, los problemas hereditarios seguirán existiendo. Al igual que el resto de perros domésticos, los Cocker Americano tienen sus problemas hereditarios específicos.

Los siguientes representan problemas que se dan en la raza. Esto no significa que el cachorro que adquiera usted o que la línea de la cual proceda esté afectada por alguno de los problemas genéticos aquí descritos, pero se debería hablar de ellos con el criador a quién compre su perro. El criador de Cocker Americano responsable está al corriente de los problemas que exponemos a continuación y debería mostrarse más que dispuesto a hablar de ellos con usted.

  • Problemas oculares

Existen tres problemas oculares que se han descrito como hereditarios en el caso del Cocker Spaniel Americano. Se trata de las cataratas hereditarias, de la atrofia progresiva de retina y de la displasia retiniana. Todos estos problemas pueden ser diagnosticados por un oftalmólogo experimentado.

Cataratas. Es un problema ocular en el cual el cristalino tiene un aspecto lechoso u opaco. La aparición de cataratas puede darse en la etapa de cachorro (a esto se le conoce con el nombre de cataratas juveniles) o puede no aparecer hasta más adelante. Las cataratas pueden afectar a uno o a ambos ojos y su efecto puede ir desde una ceguera parcial a una total.

Atrofia progresiva de retina (APR). Se la suele conocer, generalmente, con el nombre de ceguera nocturna. La APR es un problema de la retina que al principio puede parecer transitorio o que provoca un ligero empeoramiento de la visión nocturna. De todas formas, el problema empeora progresivamente y acaba conduciendo a una ceguera total.

Displasia de retina. Este problema es el resultado de un desarrollo anómalo de las capas de la retina. Provoca una ceguera que puede darse tanto en cachorros jóvenes como en perros adultos.

Ojo de cereza. Este término se utiliza popularmente para describir un problema en el cual la glándula linfática del tercer párpado aumenta de tamaño debido a una infección o a una alergia. Aparece en el ángulo del ojo que queda más cerca de la trufa. En algunos casos puede ser tratado por un veterinario o puede ser extirpado quirúrgicamente.

  • Problemas esqueléticos

Luxación patelar (rótula dislocada). El problema puede darse en una o en ambas rodillas. El ligamento que sujeta la rótula en su sitio puede ser tan débil que se sale de la hendidura en la cual se ajusta normalmente, para mantener juntas la parte superior y la inferior de la pierna. Puede ser dolorosa y provocar cojeras.

Displasia de cadera (DC). La displasia de cadera es un problema por el cual la cabeza femoral y la fosa acetabular de la pelvis que se corresponden con la cadera y con la parte superior del muslo están tan mal desarrollados que el fémur rota en el interior de la fosa. Dependiendo de la gravedad del problema, la displasia de cadera puede provocar un envaramiento o una cojera e incluso la parálisis total de las extremidades posteriores.

Factor X (factor 10). Se trata de un defecto hereditario de la coagulación de la sangre. La coagulación de la sangre es un proceso complejo que necesita un mínimo de 13 proteínas diferentes. La deficiencia de cualquiera de ellas puede dar lugar a ese problema. El factor X representa una deficiencia de, simplemente, una de estas proteínas.

Si deseas saber más sobre el Cocker Spaniel Americano te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Cocker Spaniel Americano Serie Excellence:

Historia de la Cocker Spaniel Americano

Orígenes del perro

Al principio estaban los lobos y el hombre de las cavernas. En la actualidad... bien, sencillamente eche un vistazo por su vecindario, por el parque o por cualquier exposición canina a la que pueda asistir. Lo sorprendente es que todas las razas caninas que conoce el hombre no descienden sino del «lobo feroz».

¿Cómo sucedió? Primeramente, la evolución fue muy lenta. De hecho, la transformación comenzó en el periodo mesolítico de nuestra civilización, hace más de 10.000 años. No hay muchas dudas en lo tocante a que el hombre vio algo interesante en la forma en la que la manada de lobos «elegía» los rebaños de animales que perseguían. Separaban los miembros muy jóvenes o los muy ancianos. Los individuos más sanos y rápidos escapaban de su acoso.

Obviamente, el hombre de las cavernas no era tan rápido como el lobo en actividades de este tipo, así que, sin duda, se vio impresionado por la astucia de estos veloces cazadores. Si es que no vio nada más en él, el hombre del mesolítico reconoció que el lobo podía resultar valioso y, en lugar de relegarlo a la condición de enemigo mortal, permitió que las familias de lobos vivieran sin ser molestadas.

A medida que pasó el tiempo, algunos de los lobos se volvieron bastante amigables con las personas. El hombre se dio cuenta de que podía manipular la reproducción de estos animales, para que así la descendencia resultante se tornara algo adiestrable. Comenzó a domesticar a los lobos, que iban evolucionando, para que se acomodaran a sus crecientes necesidades. Aunque no hay duda de que el procurarse alimento era una prioridad importante en la lista de las necesidades primarias de los hombres, comenzó a asignar otras tareas a sus amigos del bosque: se estaban convirtiendo en cazadores, en guardianes y en perros pastores.

A partir de ahí el hombre comenzó a decidir qué animales se reproducían con cuales para así dar lugar a un animal que fuera todavía más eficiente en sus labores. Éstos eran los comienzos de un nuevo tipo de lobo, aquel al que ahora nos referimos con el nombre de Canis familiaris (perro doméstico), en lugar del Canis lupus (lobo).

Conozca al cazador

Un tipo de perro de caza que desarrolló el hombre retuvo las características del lobo para perseguir las presas hasta que éstas eran acorraladas y muertas, o hasta que el perro estuviera completamente exhausto. Esta práctica es más o menos típica de los perros que conocemos actualmente como sabuesos. Aunque la tenacidad de estos perros de rastreo era muy apreciada, la voluntad de un sabueso para la caza podía continuar durante kilómetros, si era necesario, y muchos cazadores encontraron que esto era contraproducente para la obtención de alimento y además resultaba agotador.

Así pues, surgió la necesidad de disponer de un perro de caza que no llevara hasta el fin la persecución o el ataque. La tarea de estos perros que trabajaban junto al hombre era la de ayudar a sus amos a encontrar, levantar o cobrar las piezas de caza. Los perros trabajaban silenciosamente para no espantar las aves y, como cualquier buen ayudante, obedecían las órdenes de su amo sin dudarlo. Como los perros eran llevados a cazar en grupos, debían tener una disposición amigable y no ser agresivos entre ellos.

Durante la Edad Media, antes de que se inventaran las armas de fuego, los cazadores utilizaban redes y adiestraban a los halcones para que capturaran a sus presas. Para ayudarles a localizar las aves salvajes estaban los perros originarios de España (la palabra España deriva del término latino Hispania). A partir de ahí, la palabra evolucionó y apareció la palabra spaniells, a partir de la cual se originó la palabra actual: spaniel.

De todos modos, una vez estos spaniel habían localizado la caza se dejaban caer al suelo y permanecían quietos, esperando a que los cazadores llegaran corriendo y lanzaran su red sobre la nidada de perdices. Estos «setting» spaniel (spaniel de muestra) dieron lugar, más tarde, a los actuales Setter Gordon y a los Setter Irlandeses e Ingleses.

Otro grupo de spaniel fue adiestrado para que encontraran las aves y las levantaran desde los matorrales, para que los halcones pudieran perseguirlas. Estos perros tenían varios nombres, pero la mayor parte de las veces recibieron esos nombres como resultado de su tamaño al llegar a la madurez y de las tareas para las que finalmente serían utilizados.

Junto con sus diferencias, los spaniel tenían muchas características comunes. Como la mayor parte de las veces debían buscar sus presas a través de arbustos densos y de matorrales enmarañados, necesitaban tener un tamaño moderado, unos cuerpos compactos y unas extremidades fuertes que les ayudaran a moverse por entre el difícil terreno que generalmente hacía que otras razas se detuvieran. Tenían un pelaje largo y sedoso que les protegía y que se deshacía con facilidad de los cardos y los matorrales. Se les cortaba la cola para evitar que se les enganchara en los arbustos. Tenían unas frentes más altas y redondeadas que se dice les protegían los ojos de las ramas. Sus orejas largas y lobulares reunían y canalizaban las moléculas del olor hacia sus trufas grandes y ultrasensibles.

Características típicas de este grupo son su devoción por sus propietarios y su deseo de «seguirle, incluso aunque se encuentren entre una multitud», tal y como se escribía en esos tiempos. Los perros tenían una disposición alegre y acompañaban a sus amos en el campo «moviendo sus colas y levantando las piezas de caza salvajes o las bestias».

De principios del siglo XVII, hay muchas referencias hacia los spaniel, que tenían un gran talento para levantar las aves del lugar donde estaban escondidas. Otro miembro del grupo acabaría por conocerse con el nombre de «cocking spaniel» (spaniel para la becada), debido a su especialización en la caza de esa ave.

Fue sólo cuando las exposiciones caninas comenzaron a hacerse populares, a mediados del siglo XIX cuando se hicieron esfuerzos por ser más específicos para la clasificación de los spaniel. El primer intento por conseguirlo fue la creación de unas clasificaciones distintas para los spaniel de tierra y los de aguas. A todos los demás se les llamó Field Spaniel y fueron divididos en dos variedades: por encima y por debajo de los 11 kg. Los Cocker, a quien muchos de los otros spaniel debían sus orígenes, no tenían ninguna categoría, a no ser que se les llamara pequeños Field Spaniel. Fue sólo tras el gran esfuerzo por parte de las amantes de los Cocker cuando finalmente, en 1893, el Kennel Club reconoció a la variedad de menor tamaño del Field Spaniel con el nombre de Cocker Spaniel.

Aun así, la frontera entre las varias razas de spaniel era tan ligera que nacían tanto spaniel grandes como pequeños dentro de una misma camada y entre sus antepasados podíamos encontrar a cualquier perro que llevara el sufijo spaniel. Un ejemplo perfecto de todo este estado de confusión en estos asuntos fue también el que daría lugar al patriarca tanto de la raza Cocker Spaniel Americano como del Cocker Spaniel Inglés. Nació hacia finales del siglo XIX y se llamaba Obo. Fue un descendiente negro de un perro Sussex Spaniel y de una perra Field Spaniel.

No fue hasta 1902 cuando el Kennel Club concedió una categoría distinta al Cocker Spaniel en su libro de sementales, pero se puede ver fácilmente que por aquel entonces era difícil decir cuál o cuántas de las muchas variedades de spaniel se hallaba en los orígenes de cualquier perro registrado como Cocker Spaniel.

De todos modos, fue Obo, con su hermoso y largo dorso y con sus extremidades cortas de aquellos tiempos, el que se forjó un récord envidiable en las exposiciones. Su estilo y sus logros fueron muy populares, y un cierto número de ellos fueron exportados a América.

Una perra cuyo nombre era Chloe II fue apareada con Obo en Inglaterra y enviada a los Estados Unidos preñada. Allí parió una camada, y uno de sus hijos fue llamado Obo II. De acuerdo con las autoridades caninas de aquellos tiempos, el joven Obo «no carecía de faltas» pero aun así fue un gran paso adelante para la raza. Fue considerado como un excelente macho y hacia 1920 era raro el Cocker de América que no le tuviera como antepasado.

El perro rojo Robinhurst Foreglow nació en 1917 y tenía como antepasado a Obo II, tanto por parte de madre como de padre. Se dice que era el Cocker modelo, mejor que Obo II y con unas extremidades más largas y un cuerpo más compacto. Era «más robusto en todos los aspectos y también audaz y valiente». Era un compañero para la caza con un hermoso aspecto.

Muy parecido a Foreglow era un descendiente negro llamado Torohill Trader. Éste era tan compacto y gallardo como Foreglow, pero aportó lo que se pensaba que era una extraordinaria cabeza. Su expresión definía, verdaderamente, el ideal americano de la época.

Una situación confusa

Los aficionados británicos a los Cocker mantuvieron un programa de cría que básicamente permaneció fiel a la forma, pero en América estaba apareciendo una situación interesante y algo confusa. Allí, el Cocker evolucionaba para dar lugar a dos tipos distintos: uno llamado el tipo Cocker Americano y el otro el tipo Cocker Inglés. Aunque este último quizá era un poco más aerodinámico que los Cocker que tenían en Inglaterra, los aficionados americanos que decían que sus Cocker eran de tipo «inglés » creían que sus perros eran más fieles al tipo de perro que se criaba en Inglaterra.

Los dos grupos tuvieron una separación definida en sus caminos, aunque ambos tipos fueron registrados por el American Kennel Club (AKC) como «Cocker Spaniel». Aquellos que defendían al Cocker de tipo americano eran más y continuaron con la tendencia que había comenzado con Obo II y con Foreglow. Favorecieron a un Cocker que era, proporcionalmente, de extremidades incluso más largas y con un dorso más corto que los perros de antaño. Torohill Trader fue el perro que les permitió conseguirlo.

El grupo que favorecía en América al Cocker tipo inglés temió que el tipo que ellos querían perpetuar se perdiera para siempre a no ser que se llevaran a cabo medidas drásticas. En 1936 se fundó el English Cocker Spaniel Club of America (ECSCA) y el estándar británico fue adoptado como el estándar por excelencia. Los miembros del grupo juraron no cruzar sus perros con los de tipo americano.

Aun así, el AKC no hizo diferencias entre los Cocker inscritos en su libro de sementales. Para forzar al AKC a hacer una distinción entre los dos tipos, el ECSCA se dio cuenta de que se deberían llevar a cabo medidas enérgicas.

La presidenta del club, Mrs. Geraldine R. Dodge, organizó un comité para investigar los pedigrees de todos los Cocker ingleses, americanos y canadienses que vivían en los Estados Unidos. A continuación, y a través de una purga de pedigrees masiva, eliminaron cualquier Cocker incapaz de demostrar cinco generaciones de pura cría del tipo inglés. Sólo aquellos perros que pudieran probrarlo legítimamente podrían ser identificados como Cocker ingleses puros.

Las variedades americanas

En septiembre de 1946 se consiguieron los objetivos del ECSCA y el AKC garantizó la separación para las razas Cocker Inglés y Cocker Americano. Al mismo tiempo, a los Cocker Americanos se les concedieron tres variedades diferentes: Negro, Cualquier Otro Color (de un solo color) distinto del Negro (COCDN, ASCOB) y los Particolores (Multicolores). Al principio se expusieron perros negro y fuego en la variedad de Particolores. En 1944 fueron pasados a la variedad ASCOB y finalmente, en 1983, se les pasó al lugar más lógico: la variedad Negra.

  • Negros y negros fuego

No hay duda de que aquellos que vitorearon a Ch. Torohill Trader por ser «el Cocker Americano ideal» en los años 30 sabían muy bien de lo que hablaban. Trader no sólo ayudó a asentar el tipo americano de la raza, sino que además lo hizo sin sacrificar las cualidades que hicieron que fuera un verdadero spaniel para levantar la caza. Trader era un perro muy robusto que tenía la fuerza y la sustancia que le permitían actuar en las labores para las que fueron desarrollados los spaniel. Estaba muy bien proporcionado y las autoridades de aquellos tiempos dijeron que era el prototipo de belleza y que tenía el «alcance y la conducción» de la que tanto se hablaba en los perros de caza pero que tan raramente se conseguía. La influencia de Trader fue tan grande, que se extendió a las tres variedades americanas, pero se aprecia tan claramente en la variedad negra (y en la negra y fuego) que vale la pena hacer una mención especial.

Existe una línea directa de descendencia que va desde Trader hasta Ch. Elderwood Bangaway, que es, sin duda alguna, el perro que se lleva el mérito por ser el que asentó el tipo del Cocker negro actual. Trajo la elegancia, el refinamiento y el equilibrio a la raza y fue capaz de transmitir esto a su descendencia. Su hijo Ch. DeKarlo's Dashaway y sus nietos Ch. Clarkdale Capitol Stock y Ch. Valli-Lo's Flashaway se encuentran tras los ganadores de la variedad Negra y Negro y Fuego incluso hasta nuestros días.

  • Particolores

Los particolores (multicolores) se encontraron con grandes dificultades para mantenerse a la altura de los avances de la variedad Negra a pesar de que descendían, básicamente, de los mismos animales. Uno de los inconvenientes más obvios, aunque no particularmente significativo, de la variedad particolor, era la riqueza del pelaje que comúnmente poseían los Cocker Negros. De todas formas, mientras se pensaba que era imposible modernizar a los particolores, salieron a la palestra los criaderos Honey Creek.

Los perros Honey Creek pertenecían a Bea Wegusen, cuyo intenso programa de líneas y de consanguinidad revolucionó por completo la variedad. Vencieron en todas las competiciones en las que había perros particolores y pronto se hallaron a la misma altura que los Negros que se exhibían, si es que no les derrotaban. Los descendientes de la mejor perra de Wegusen, Ch. Honey Creek Vivacious, se convirtieron en la piedra angular de la variedad Particolor actual.

Cualesquiera que pudieran haber sido los inconvenientes de los perros Honey Creek, éstos fueron rápidamente contrarrestados por criadores astutos que usaron buenas líneas de perros de un solo color para cualquier aspecto que necesitara retoques. Hasta el día de hoy, es muy raro que incluso la línea más moderna de particolores no pueda remontar, en algún punto, sus orígenes hasta llegar a los perros Honey Creek.

Ascob (Any Solid Colour Other Than Black)

Los perros de color crema claro y los de color rojo que participaban dentro de la variedad ASCOB, conocida como otros colores en la Europa del continente, fueron todavía más lentos que los de la variedad particolor para llegar al nivel de los negros. Parecían destinados a permanecer para siempre en el limbo hasta la llegada de Ch. Maddie's Vagabond's Return en 1950. Con él llegó un Cocker Americano moderno de tipo para la caza que no sólo era robusto, sino que además tenía una capa cuyo aspecto nunca antes se había visto entre los perros de color crema claro ni entre los de color rojo. Los criadores listos de esos tiempos utilizaron bien a Vagabond y rápidamente (en la primera generación) llegó Ch. Gravel Hill Gold Opportunity, un hijo que superó a su padre en cuanto a belleza y tipo. A partir de entonces los perros de color crema claro y los de color rojo prosperaron.

Los Cocker de color marrón (de hecho, color hígado) habían existido desde los tiempos de Obo. De todas formas, el color no gustaba nada a la mayoría de los criadores de Cocker Americano, ya que esos perros carecían completamente de tipo y tenían los ojos amarillos chillones que los acompañan, legítimamente. Eran, sin duda, una reversión al viejo Obo, cuyo padre se debe recordar era un Sussex Spaniel de color marrón.

En California, Arline Swalwell, del criadero Windridge estaba fascinada con el color y decidió que daría lugar a Cocker Americano color «Chocolate», tal y como ella los llamó, que estarían a la misma altura que las otras variedades. Con la ayuda de Norman Austin y de Frances Greer, los tres se pusieron en esta tarea.

Al trío se le unieron en su búsqueda dos grandes criadores de la época: Bill Ernst, del criadero Cocker Begay y Mike Kinschular, famoso por lo que hizo en el criadero Lurola. El uso inteligente de líneas Negras y Particolores hizo que el Cocker marrón progresara tanto que los criadores que llevan muchos años de dedicación consideran ahora que aquel trabajo es uno de los avances más significativos en la historia reciente del Cocker Spaniel Americano.

El «yankee» vuelve a casa

El primer Cocker Americano que halló su camino de vuelta al verdadero país de origen de la raza llegó a Gran Bretaña vía Holanda a principios de los años 60. Poco después, otros perros le siguieron desde América. El primer Cocker Americano que llegó al Reino Unido con un campeonato obtenido en los EE.UU., fue The Agitator, criado y exhibido para la consecución de su título americano por Michael Allen, una autoridad internacional muy respetada por lo que se refiere al Cocker.

Gran Bretaña fue extremadamente afortunada por haber contado con la asistencia y la guía de Mrs. Allen, que sin grandes aspavientos ofreció su tiempo, esfuerzos y programa a los criadores dedicados. El éxito de la raza en ese país es debido, en gran medida, a su ayuda y consejos tras los escenarios.

Una vez que The Agitator consiguió su título de campeón, Allen lo envió al Reino Unido como regalo para Stephanie Hunt-Crowley, que se hizo famosa por los Afganos. The Agitator tuvo un gran éxito en el Reino Unido, compitiendo en la categoría de Cualquier Otra Variedad No Clasificada (COVNC). El Kennel Club todavía no había creado los Certificados de Desafío (Challenge Certificates o CC). Al retirarse de los rings, The Agitator se fue a vivir con la madre de Ms. Hunt-Crowley, con quien vivió como mascota casera hasta su muerte, a la edad de 14 años.

La raza pronto se beneficiaría de la atención por parte de los criadores experimentados con otras razas del Reino Unido. Aplicaron sus conocimientos y sus animales mejorados y criados en el país suscitaron, finalmente, un interés en el mundo de los exhibidores caninos. Hacia 1968 había las suficientes inscripciones para permitir que la raza se calificara para obtener su primera remesa de Certificados de Desafío.

Entre aquellos que habían ayudado en el ascenso del Cocker Americano a la fama en el Reino Unido estaba Yvonne Knapper, que utilizó el afijo Sundust para sus perros. Su trabajo duro y su determinación fueron muy importantes para el progreso de la raza. Las importaciones de Knapper y sus campeones criados en casa han tenido una gran influencia no sólo en el Reino Unido, sino también en muchos otros países.

En 1972, la importación americana Am. Ch. y Eng. Sh. Ch. Dreamridge Delegate, criado por Tom O'Neal y propiedad de Andrew Caine, venció en el Grupo de Perros de Caza en el mundialmente famoso Crufts Dog Show (Exposición Canina Crufts). La victoria ayudó a estimular todavía más el interés por la raza.

Veinte años más tarde, en 1992, la espectacular y pequeña importación americana negra y blanca, Homestead's Tiffany with Boduf llegó a hacer una carrera extremadamente exitosa en el Reino Unido venciendo en el Grupo de Perros de Caza y consiguiendo el título de Segundo Mejor de la Exposición en la Exposición Canina Crufts. No había límites a la buena publicidad que este estupendo ejemplar logró para la raza, y sus victorias hicieron, consecuentemente, que aumentara el interés por ella. Tiffany era una Campeona de Belleza (Show Champion) Americana y también Inglesa y obtuvo un total de 43 Certificados de Desafío (el récord absoluto de la raza).

A Tiffany le siguió otro formidable ganador, pero en esta ocasión el perro fue criado en el Reino Unido. Michael Gadsby disfrutó de una sensacional serie de victorias con su perro de color crema claro Sh. Ch. Misticolas Over The Moon With Afterglow, que obtuvo más títulos de Best in Show (Mejor de la Exposición) de los que hubiera o haya conseguido ningún otro Cocker Americano.

El hijo de color Negro y Blanco de Tiffany, Sh. Ch. Boduf Pistols at Dawn With Afterglow («Dexter») repitió el triunfo en la Exposición Canina Crufts de su madre ganando en el Grupo de Perros de Caza y siendo el Segundo Mejor de la Exposición en 1997. Dexter fue criado por Michael Bottomley y fue adquirido, cuando era un joven cachorro, por Michael Gadsby, que lo exhibió para obtener un sensacional historial en las exposiciones.

Ahora que ya lleva entre nosotros cerca de medio siglo, el Cocker Americano es un personaje siempre presente en el mundo de las exposiciones británicas, una vez vuelto a casa y sintiéndose muy bien, incluso después del largo viaje que supuso su transformación, que comenzó en 1887.

De todos modos, las consideraciones que se llevan hechas acerca de las dos razas de Cocker no tienen otra finalidad que establecer las diferencias entre ambas, sin que en ningún caso se pretenda afirmar que la una supera en algo a la otra.

Si deseas saber más sobre el Cocker Spaniel Americano te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Cocker Spaniel Americano Serie Excellence:

Apariencia de la Cocker Spaniel Americano

Apariencia general

El Cocker Spaniel es el miembro más pequeño de los perros de caza deportivos. Su cuerpo es fuerte, compacto, la cabeza delicadamente modelada y refinada. En conjunto, es un perro bien equilibrado y de un tamaño ideal. Bien erguido en los hombros sobre unas extremidades anteriores rectas, su línea superior desciende ligeramente hacia unos cuartos posteriores fuertes, musculosos y moderadamente angulados. Es un perro capaz de desarrollar una velocidad considerable, combinada con mucha resistencia. Sobre todo, debe ser un perro desenvuelto y alegre, sano y bien equilibrado en todas sus partes; en acción muestra inclinación vehemente hacia el trabajo. Un perro bien equilibrado en todas sus partes es más deseable que un perro con buenas características y defectos que contrastan fuertemente.

Proporciones eimportantes

La distancia desde la punta del esternón hasta la punta de la nalga debe ser ligeramente más larga que la distancia comprendida entre el punto más alto de la cruz y el suelo. El cuerpo debe tener suficiente largura para permitir un paso libre y derecho. El perro nunca debe ser largo y bajo.

Temperamento/ Comportamiento

De temperamento equilibrado, aunque sin ningún signo de timidez.

Cabeza

Para que la cabeza sea bien proporcionada, debe estar en equilibrio con el resto del perro, y debe ser de expresión inteligente, alerta, dulce y atractiva.

Región craneal

  • Cráneo: El cráneo es redondeado pero no exageradamente, sin tendencia a aplanarse; los arcos superciliares son claramente definidos. La estructura ósea debajo de la órbita está bien delineada.
  • Depresión naso-frontal (Stop): Pronunciada.

Región facial

  • Trufa: De tamaño suficiente para estar en equilibrio con el hocico y la frente, con fosas nasales bien desarrolladas típicas de un perro de caza. De color negro en los ejemplares negros, los negros y fuego y en los negros y blancos; en los otros colores puede ser de color marrón, hígado o negro, entre más oscura mejor. El color de la nariz armoniza con el color del borde de los párpados.
  • Hocico: Ancho y profundo. Para que el cráneo esté en equilibrio correcto, la distancia del stop a la punta de la trufa debe ser la mitad de la distancia comprendida entre el stop y la base del cráneo pasando por encima del occipital.
  • Belfos: El labio superior es lleno y de profundidad suficiente para cubrir el maxilar inferior.
  • Mandíbulas/ Dientes: Maxilares cuadrados y de la misma largura. Dientes fuertes y sanos, no demasiado pequeños y con mordida en tijera.
  • Mejillas: No prominentes.
  • Ojos: Los glóbulos oculares deben ser redondos, llenos y de mirada directa hacia el frente. La forma del borde de los párpados les da una apariencia ligeramente almendrada; los ojos no deben ser hundidos ni saltones. El color del iris es marrón oscuro y, en general, entre más oscuro mejor.
  • Orejas: De forma lobular, largas, delgadas, bien cubiertas de plumas; de inserción no más alta que la parte inferior de los ojos.

Cuello

El cuello es suficientemente largo para permitir que la nariz toque el suelo fácilmente; es musculoso y está libre de « papada ». Emerge enérgicamente de los hombros y se arquea ligeramente, adelgazándose hasta la unión con la cabeza.

Cuerpo

  • Línea superior: Desciende levemente hacia los cuartos posteriores musculosos.
  • Espalda: La espalda es fuerte y desciende levemente y armónicamente desde la cruz hasta la inserción de la cola.
  • Pecho: El tórax es profundo; su punto más bajo no debe sobrepasar los codos, y su parte anterior debe ser suficientemente amplia para dar espacio adecuado al corazón y a los pulmones; sin embargo, no debe serlo tanto que obstaculice el movimiento recto de los miembros anteriores. Costillas profundas y bien arqueadas.

Cola

La cola amputada debe estar implantada y llevada alineada con la línea de la espalda, o ligeramente más alta, pero nunca recta arriba como el terrier o tan baja que demuestre timidez. Cuando el perro está en movimiento, la acción de la cola debe ser alegre.

Extremidades

Miembros anteriores

Los miembros anteriores son paralelos, rectos, con huesos fuertes, musculosos y colocados pegados al cuerpo y bien emplazados bajo las escápulas.

  • Hombros: Las escápulas son bien oblicuas, y forman un ángulo de aproximadamente 90 grados con el antebrazo, que le permita al perro un paso amplio y fácil hacia adelante. Los hombros son bien definidos e inclinados sin sobresalir, y colocados de tal manera que las puntas superiores de la cruz formen un ángulo que permita una curvatura de las costillas.
  • Codos: Cuando se les mira de lado y estando los miembros anteriores en posición recta, los codos deben quedar directamente por debajo del punto más alto de las escápulas.
  • Metacarpos: Cortos y fuerte. Los espolones de los miembros anteriores pueden ser amputados.

Miembros posteriores

Vistos desde atrás, los miembros posteriores son paralelos tanto en movimiento como en reposo. Las extremidades posteriores son de huesos fuertes, musculosas y poderosas.

  • Caderas: Anchas, las nalgas bien redondeadas y muy musculosas.
  • Muslos: Fuertes y claramente definidos.
  • Rodilla: La articulación femoro-tibio-rotuliana es moderadamente angulada. Es fuerte sin señales de desviación cuando el perro está en movimiento o en reposo.
  • Corvejones: Fuertes y bien descendidos. Los espolones de los miembros posteriores pueden ser amputados.

Pies

Los pies son compactos, grandes, redondos y firmes con almohadillas cuernosas. No deben girarse hacia adentro o hacia afuera.

Movimiento

El Cocker Spaniel Americano, aunque es el más pequeño de los perros de caza deportiva, posee el movimiento típico de éstos. Un prerequisito para un buen movimiento es el equilibrio entre los miembros delanteros y los posteriroes. Se impulsa con unos cuartos traseros fuertes y poderosos y está adecuadamente estructurado en las espaldas y extremidades anteriores de tal manera que logra un alcance delantero largo, para compesar el impulso de sus miembros posteriores. Sobre todo, su movimiento es coordinado, ágil y fácil. El perro debe cubrir terreno con su movimiento; una viveza excesiva no debe confundirse con el movimiento adecuado.

Pelaje

Pelo

En la cabeza debe ser corto y fino; en el cuerpo de largo mediano con suficiente capa interna para darle protección. Las orejas, pecho, abdomen y las partes posteriores de las extremidades deben tener suficientes flecos, pero no en exceso que lleguen a ocultar las líneas verdaderas y movimientos del perro, o que afecten su apariencia y función de perro de caza de pelaje moderado. La textura del pelaje es muy importante. El pelo es sedoso, liso o ligeramente ondulado, que permita un cuidado fácil. Se penalizará severamente un pelo excesivo o rizado o de textura algodonosa. El acicalamiento del pelo del dorso con máquina eléctrica no es deseable. El acicalamiento para realzar las verdaderas líneas del perro deberá hacerse de manera que luzca lo más natural posible.

Color y manchas

  • Variedad negro: Color negro sólido, que incluye el negro con marcas color fuego. El color negro debe ser azabache, las matices pardo o hígado en el pelo no son deseables. Se permite un poco de blanco en el pecho y/o en el cuello; el blanco en qualquier otra parte del cuerpo implica descalificación.
  • Cualquier otro color sólido que no sea negro (ASCOB): Cualquier otro color sólido que no sea negro, que varíe desde el color crema más claro al rojo más oscuro, incluyendo el color pardo y pardo con manchas color fuego. El color debe tener una tonalidad uniforme; sin embargo se permiten los tonos más claros en los flecos, así como un poco de blanco en el pecho y/o en el cuello; el blanco en cualquier otra parte del cuerpo implica descalificación.
  • Variedad de varios colores: Dos o más colores sólidos bien definidos, uno de los cuales debe ser el blanco; negro y blanco, rojo y blanco (el rojo puede variar desde el crema más claro al rojo más oscuro), pardo y blanco y ruano; cada combinación de estos colores puede incluir con marcas fuego. Se prefiere que las manchas fuego estén situadas en los mismos lugares que aquellas en las variedades negro y ASCOB. Los ruanos se clasifican como perros de varios colores y pueden tener cualquiera de las combinaciones ruanas usuales. La presencia de un sólo color que represente el noventa por ciento (90%) o más del pelaje implica descalificación.
  • Marcas color fuego: La tonalidad de las manchas color fuego puede variar desde el crema más claro al rojo más oscuro y están restringuidas al diez por ciento (10%) o menos del color del ejemplar; las marcas fuego que excedan esa cantidad implican descalificación. En el caso de manchas color fuego en las variedades negro y ascob, éstas deberán estar situadas de los siguientes lugares:

1) Una mancha color fuego marcada encima de cada ojo;
2) A los lados del hocico y en las mejillas;
3) En la parte inferior de las orejas;
4) En todos los pies y/o las extremidades;
5) En la parte inferior de la cola;
6) En el pecho: optativa; la presencia o ausencia no deberá penalizarse.

Las manchas color fuego que no sean fácilmente visibles o cuya tonalidad sea una simple apariencia, deberán penalizarse. Las manchas color fuego en el hocico que se extiendan hacia arriba por encima y se unan deberán ser también penalizadas. La ausencia de manchas color fuego en las variedades negro y ASCOB en cualquiera de los puntos indicados en perros que de otro modo tienen manchas fuego, motivará descalificación.

Tamaño

Altura a la cruz

La altura a la cruz es de 15 pulgadas (38,10 cm) para un macho y de 14 pulgadas (35,56 cm) para una hembra adulta.
La altura puede variar de ½ pulgada (1,27 cm) por encima o por debajo de la ideal. Un macho cuya altura exceda de 15 ½ pulgadas (39,37 cm) o una hembra cuya altura exceda de 14 ½ pulgadas (36,83 cm) deberán ser eliminados. Un macho cuya altura no alcanza 14 ½ pulgadas (36,83 cm) o una hembra cuya altura no alcanza 13 ½ pulgadas (34,29 cm) deberán ser penalizados. La altura está determinada por una línea pependicular al suelo que parte desde la cruz cuando el perro permanece de pie en posición natural, con sus extremidades y la parte inferior de sus miembros posteriores paralelas a la línea de mediación.

Faltas

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar.

Faltas eliminatorias

  • Color y manchas: Los colores anteriormente indicados son los únicos colores o combinaciones de colores aceptados. Todos los otros colres o combinaciones de colores implican descalificación.
  • Variedad negra: Manchas blancas excepto en el pecho y el cuello.
  • Variedad cualquier otro color sólido que no sea negro: Manchas blancas excepto en el pecho y el cuello.
  • Variedad de varios colores: Color principal en un noventa por ciento (90%) o más.
  • Manchas color fuego: 1) Manchas color fuego que excedan del diez por ciento (10%); 2) Ausencia de manchas color fuego en las variedades negro y ASCOB en cualquiera de los puntos indicados en perros que de otro modo tienen manchas fuego, motivará descalificación.
  • Altura: Machos con altura superior a 15 ½ pulgadas (39,37 cm).
  • Hembras con altura superior a 14 ½ pulgadas (36,83 cm).

Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro". Más información sobre los precios de un cachorro
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Cocker Spaniel Americano su mantenimiento estético exigente comparado con otras razas, por lo que no hay que descuidarlo.
  • Cepillado diario o dos o tres veces por semana.
  • Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.
  • Corte por peluquero canino.
  • Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Cocker Spaniel Americano requiere de mucho ejercicio. Por lo que no hay que descuidar sus paseos diarios y jugar con ellos. Son perros que se adaptan vien a la vida en un departamento, por lo que prefieren vivir dentro de casa que en el jardín. 
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Displasia de cadera
  • Cataratas 
  • Glaucoma
  • Alergias
  • Seborrea
  • Otitis
  • Patología hepática
  • Cardiomiopatía 

Anuncios relacionados

Ver todo
Cocker Spaniel Americano perros en venta en Arucas, Las Palmas - Propaganda 1
5
1 semana

Camada de Cocker Americano

1350 €
Cocker Spaniel AmericanoAños: 5 semana3 macho / 2 hembra
Camada de Cocker Americano de color sólido (negro y fuego / dorado) nacidos el 26/12. 3 machos (negro y fuego / dorado) y 2 hembras (negro y fuego). Con interesante pedigree. Se entregan vacunados, de
Golden Dawn’s
Golden Dawn’s Identidad verificada
Las Palmas
Criador