Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Dogo Argentino

ApodosArgentine Dogge, Dogue Argentin
¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Dogo Argentino

Los antepasados del Dogo Argentino (razas del tipo molosoide) eran los perros más utilizados en combates y peleas y aunque en la actualidad, afortunadamente, ya no se practiquen, el Dogo Argentino carga con el estigma de su pasado.

Origen

El responsable del nacimiento del Dogo Argentino fue Antonio Nores Martínez, quien hacia 1900 utilizó los dogos que corrían por Argentina desde el siglo XVI para crear una nueva raza idónea para cazar pumas. Quería encontrar un perro de tamaño mediano que se pudiese utilizar en las zonas montañosas y que fuese de color blanco, para poder localizarlo fácilmente en la pampa argentina. Después de algunos cruces de los dogos indígenas con Pointers, Boxers, Dogos Alemanes, Bull Terriers, Bulldogs, Irish Wolfhounds, Dogos de Burdeos y Mastines Españoles, en 1928, Antonio consiguió lo que quería y redactó el estándar de la raza.

Comportamiento

El Dogo Argentino es un perro sensible, equilibrado, fiel, valeroso, inteligente y discreto. Es un vigilante nato poco ladrador y un buen compañero de juegos para niños mayores de doce años. Aunque tolera que le tiren de la cola, que se suban encima de él, que lo pellizquen o que lo empujen, eso no quiere decir que disfrute con ello. Es importante enseñar a los niños a tratar a un perro tan fuerte como este.

Aspecto

El Dogo Argentino es un perro bastante grande, muy musculoso y de color completamente blanco. Tiene una cola larga y gruesa y unas orejas de mediana longitud, anchas, gruesas y colgantes.

Cuidados específicos

Es importante empezar el adiestramiento del Dogo Argentino tan pronto haya cumplido las 12 semanas, para así canalizar correctamente su entusiasmo y toda su energía. Es recomendable educarlo con suavidad y dejar de lado la violencia. Hay que acostumbrarlo enseguida al contacto humano y no aislarlo.
El Dogo Argentino necesita mucho espacio y no es adecuado para vivir en una vivienda pequeña. Requiere que le propinen unas buenas dosis de ejercicio.

Salud

El Dogo Argentino, como la mayoría de perros blancos, es propenso a la sordera. Debido a su tamaño también puede verse afectado por la displasia de cadera.

Un superperro

En primer lugar y sobre todo, el Dogo Argentino es un cazador de piezas de caza mayor que es capaz de seguirle el rastro a la presa a través de bosques, de densas praderas y de arbustos. Pero una mirada a este hermoso perro blanco le dice que no se trata de un perro de caza ordinario. La exuberante musculatura y su poderosa estructura le confieren al Dogo Argentino no sólo gran fuerza, sino también una extraordinaria agilidad, rapidez y resistencia. Teniendo en cuenta el tamaño de esta raza (unos 40-45 kg cuando está totalmente crecido), la agilidad del Dogo Argentino es un fantástico espectáculo que no le gustará perderse, ya que a esta raza le satisface hacer gala de su capacidad atlética.

La rapidez del Dogo Argentino también es impresionante. Al igual que un gran velocista, este perro es capaz de alcanzar una gran celeridad en un momento, y parece alcanzar su punta de velocidad tras dar unos pocos pasos. El Dogo Argentino también recuerda a un caballo pura sangre de carreras, ya que puede correr con una gran resistencia y a un ritmo rápido y constante.

El Dogo Argentino apenas tiene competencia en cuanto a valentía, tenacidad e inteligencia. Una vez ha fijado su vista en algo, es imposible evitar que este perro consiga su objetivo. Ningún terreno escabroso, mal clima u obstáculo hará que abandone. A veces esta resolución puede ser peligrosa, ya que el Dogo Argentino rara vez admite que siente dolor y está más que deseoso de luchar hasta la muerte si es necesario.

Si los rasgos mencionados no son suficientes para convencerle de la versatilidad y la capacidad atlética del Dogo Argentino, tenga en cuenta que esta raza ha conocido el éxito no sólo en la caza sino también en las pruebas de obediencia, el trabajo militar y policial, el Schutzhund y la búsqueda y rescate, además de utilizarse como perro lazarillo.

Temperamento, adiestramiento y ejercicio

El Dogo Argentino tiene un fuerte temperamento, una gran inteligencia y, como la mayoría de perros, trabaja muy duro para complacer a su amo. Esto hace que la raza sea ideal para el adiestramiento de obediencia además de para el adiestramiento para usos prácticos, como las tareas en casa o en la granja. De todas formas, existen unos pocos elementos que deben tenerse en cuenta cuando se lleva a cabo un programa de adiestramiento.

En primer lugar, no se deje embaucar por la mirada fría, dura e intimidatoria característica de la raza, ya que nunca se quiso que esta mirada fuera dirigida a las personas. Más bien al contrario, el Dogo Argentino es una raza muy sensible que no reacciona bien ante el trato severo por parte de su amo. Los castigos físicos, aparte del típico tirón del collar estrangulador, son innecesarios y no recomendables. Estos perros son muy receptivos al refuerzo positivo durante su adiestramiento y aprenden muy rápido si se les maneja de esta manera. Utilice correcciones amables y constantes junto con un tono de voz severo cuando sea necesario, y notará rápidos avances.

Como el Dogo Argentino es muy inteligente, se aburre con facilidad con la repetición y con las tareas aparentemente inútiles. Para combatir esto, haga que las sesiones de obediencia duren poco (no más de quince minutos) y enséñele al perro las máximas tareas posibles. Trate de incluir tantas diversiones como sea posible (por ejemplo, que vaya a coger y le traiga una pelota o juegos con discos voladores) entre las tareas mundanas. Su perro notará lo bien que se lo está pasando usted y él reaccionará, de forma recíproca, con el mismo entusiasmo.

El programa de adiestramiento que diseñe debería proporcionarle mucho ejercicio a su Dogo Argentino. Una simple mirada a su impresionante musculatura nos basta para ver que este perro tiene una gran capacidad atlética y que necesita actividad. Si se lleva a su perro de cacería, entonces es probable que no tenga que preocuparse de mantenerle activo. De todas formas, si lo tiene como mascota familiar, asegúrese de mantener una rutina de ejercicio vigoroso.

Lo ideal es que el Dogo Argentino disponga de mucho espacio al aire libre para correr y pasear en sus dominios. Si éste no es el caso, debe llevar al perro a una zona al aire libre como mínimo una o dos veces por semana. Debido a su instinto innato para la caza, no le deje suelto por el campo. Puede que encuentre una presa y quizás no vuelva nunca. En lugar de eso, compre una correa larga, como las que se utilizan en las pruebas de rastreo (de unos 30 m de longitud) y póngase en buena forma para así correr junto a su perro.

El Dogo Argentino en casa

El Dogo Argentino es una raza amistosa con la gente y que establece un vínculo fuerte y duradero con su amo y su familia. Los hermanos Nores trabajaron muy cuidadosamente para introducir este rasgo en la raza y, hoy día, los resultados se ponen, claramente, de relieve.

Hable con cualquier propietario de un Dogo Argentino y escuchará las mismas cosas: «No se tumba al lado de mis pies sino sobre mis pies», «Llora cuando nos encontramos en otra habitación», «Quiere que le acaricie y le abrace constantemente», «Es mi sombra, no puedo ir a ningún sitio sin que me siga». Desde luego que el Dogo Argentino espera el contacto humano, tanto físico como emocional. Aunque esta raza se siente muy unida a sus propietarios, rara vez sufre de ansiedad por separación. Este perro es una mascota ideal para tenerlo con los niños, ya que tolerará que le tiren de la cola, que se suban encima de él, los pellizcos, los empujones o cualquier otra cosa sin ni siquiera emitir un gruñido. De hecho, casi parecería como si estuviera disfrutando con las bromas que le gastan los niños. No se equivoque, el Dogo Argentino no disfruta con ningún tipo de trato cruel. Se debería enseñar a los niños la manera adecuada de tratar a cualquier perro, especialmente a uno tan fuerte como el Dogo Argentino.

Después de haber tenido unos pocos Dogos Argentinos y de haber visto muchos otros, parece inverosímil que la raza no esté permitida en Gran Bretaña debido a su «temperamento cuestionable ». Más bien al contrario, puede que esta raza sea la más dócil, respetuosa y afable con la que se haya encontrado el autor. Desgraciadamente, las dañinas leyes específicas para ciertas razas han prohibido a muchas razas de fantásticos perros de compañía en ciertos países. Este autor se lamenta de que las ignorantes «autoridades caninas» hayan descrito al Dogo Argentino como «un Pit Bull gigante». No tengo nada malo que decir de esta raza, ya que muchos de estos perros son intachables compañeros, pero es triste que se aplique este estigma a este maravilloso perro argentino.

Hay gente que le dirá que el Dogo Argentino es un gran perro guardián, ya que es muy fuerte, está muy alerta y tiene un instinto agresivo. Esta teoría es, en gran parte, bastante débil. Sí, es cierto que están muy alerta y que investigarán, debido a su curiosidad, cualquier ruido u olor inusual que note en la zona donde esté. También debe comprenderse que no se crió al Dogo Argentino para ser un vigilante nocturno, sino un cazador. Con su instinto cazador es improbable que su superperro se sienta feliz vigilando su hogar como tarea principal o única. Es un cazador y vive para la caza. Con esto no queremos decir que no sea un perro de guarda; de hecho, debido al fuerte vínculo emocional del Dogo Argentino con su familia, actuará rápidamente cuando perciba que alguien o algo pueden hacer daño a su amo y/o a los que quiere.

El Dogo Argentino no es un perro al que se pueda dejar solo en el jardín o en una perrera. Ellos gravitan en torno al calor humano y prefieren estar en su compañía. Se encontrará con que aunque él necesita estar cerca de usted, no precisa, necesariamente, de caricias y de atención constante. Se mostrará muy contento tumbado en el suelo al lado de (aunque más bien sobre) sus pies y no ser un estorbo.

Puede que el Dogo se convierta en un fastidio cuando le deje usted solo, ya que es un perro muy activo que se aburre con facilidad. Acepte este consejo del autor, que ha observado con sus propios ojos algunas consecuencias nefastas por dejar al perro entretenerse por su cuenta en el jardín durante unas pocas horas. Una de las veces volví para encontrarme con que la perra se había hecho con un «palo» para jugar; de hecho, el «palo» era un tablón de casi dos metros que había arrancado de la fachada trasera de casa. En otra ocasión volví de la compra para encontrarme con que faltaba una sección de dos metros del tubo de desagüe de aluminio que bajaba por la fachada lateral de mi casa. Unos segundos más tarde vi a mi hermoso Dogo Argentino con el tubo, que le impedía pasar a través de una verja estrecha, entre sus dientes. Otra vez le cogí arrancando la corteza de la base de un viejo roble. Como si el miedo a que se comiera mi casa no fuera ya bastante problema, me encontré con que mi cachorro ya muy crecido se dedicaba a excavar hoyos del tamaño de cráteres lunares cuando se aburría de morder los tablones. Al principio encontré que estas actividades me angustiaban, estaba preocupado por lo que le pudiera estar pasando a mi perro, hasta que hablé con otros propietarios de Dogos Argentinos que tenían historias casi idénticas que contar. ¿Ha aprendido la lección? Mantenga a su Dogo Argentino ocupado, atiéndale y llévele con usted siempre que sea posible.

Además del establecimiento de vínculos del Dogo Argentino con el hombre, también es importante apreciar que este perro es un animal de una sola familia. Una vez establezca lazos con una familia no reaccionará muy bien ante los cambios a este respecto. Si se le aparta de su familia y se le aloja con otro propietario, padecerá una gran ansiedad y depresión. Aunque sobrevivirá a tal cambio, se duda que el animal experimente una gran alegría y quizás muestre síntomas de estrés.

Teniendo todo esto en cuenta, tiene sentido traer a un Dogo Argentino a un hogar lleno de cariño cuya intención sea cuidarle durante toda su vida. Esta raza se llevará bien con todas las personas de la familia y no tiene una especial preferencia por ningún miembro concreto, de hecho, lo más probable es que suceda todo lo contrario. El perro conocerá rápidamente las personalidades y el comportamiento de cada miembro de la familia y actuará de acuerdo con ello; por ejemplo, aprenderá que puede aprovecharse de los niños con buen corazón mendigando comida, y aun así, nunca se molestará en pedírsela al severo cabeza de familia.

Ya que hemos tocado el tema de los niños, se debe sociabilizar al Dogo Argentino con ellos desde una edad temprana. A pesar del gran tamaño y fuerza de esta raza, es el Dogo Argentino, y no los niños, el más vulnerable a las heridas. El perro es lo suficientemente listo como para darse cuenta de que un niño es muy frágil, desvalido y que frecuentemente hace las cosas sin pensarlas. Como respuesta, él tendrá mucho cuidado con el niño y mostrará una enorme tolerancia. Puede que el niño tenga una cierta tendencia a aprovecharse de esto y a hacerle cosas al perro que no deberían hacerse.

Un ejemplo claro de lo que se encontrará frecuentemente es a un niño tratando de subirse encima del perro y de montar en él, como si se tratara de un caballo. Para el niño, inconsciente, se trata de una asunción normal (después de todo, a una personita de menos de un metro, el robusto y enorme Dogo Argentino puede parecerle un caballo). De todas formas, se debería poner fin de inmediato y por todos los medios a estas prácticas. Aunque se trata de una raza de tórax ancho y de extremidades fuertes, nunca fue diseñada para que se montaran encima de él. Al niño se le debe enseñar pronto que el perro puede acabar gravemente herido debido a tales acciones, ya que es bastante improbable que el animal se defienda.

Por naturaleza, la raza mostrará una paciencia sin límites con los ignorantes niños, debido en parte a su necesidad de atención humana y más aun por su alta tolerancia al dolor. Yo he visto a niños que intentaban montarse, sentarse y tumbarse encima de un Dogo Argentino, estirarle la cola o las orejas, apilar objetos sobre su cuerpo, pincharle con diversos objetos romos y afilados y meterle cosas en los ojos, las orejas, la boca, etc. A pesar de todo esto, el perro nunca se queja ni gruñe. En lugar de eso, tolera el abuso y echa una mirada como diciendo «¿Puedes creerlo?». Reiteramos que esta paciencia es una característica de la raza y, así pues, es necesario vigilar a los niños y enseñarles cómo deberían jugar con el perro.

Esta tolerancia no siempre la muestran con otros animales, aunque esto depende del adiestramiento y de lo que haga el Dogo Argentino a diario. Esta raza debe ser sociabilizada con otros animales domésticos a una edad temprana para así evitar cualquier posible agresión hacia el gato o el conejo que tengamos como mascota. Un Dogo Argentino que sea adiestrado y utilizado regularmente en expediciones de caza mostrará, ciertamente, una mayor agresividad hacia otros animales. Debido a su instinto innato por la caza, incluso los que nunca han visto a un jabalí o no han participado en una montería, olisquearán y darán caza a conejos y roedores con los que se topen durante una excursión al aire libre. Esto no quiere decir, de ninguna manera, que el Dogo Argentino sea una raza peligrosa o agresiva, más bien al contrario, uno de los principales objetivos (que ha sido logrado) de esta raza es llevarse bien con los otros perros que forman una jauría de caza.

El Dogo Argentino es una perro seguro de sí mismo y con confianza, que no busca la confrontación para poner fin a sus inseguridades. Al mismo tiempo, rara vez provocará una pelea pero, si se le instiga, tenga presente que se defenderá. Generalmente, no se trata de una preocupación importante. Hemos llevado muchas veces a nuestros Dogos Argentinos a los parques, la playa y otros lugares donde hay perros y nunca hemos tenido problemas. Incluso los perros pendencieros que gruñen o ladran no molestan a nuestro superperro: les ignora con total frialdad y desinterés. Está por encima del reto. Independientemente de su confianza en él, téngale siempre sujeto por su correa, por la seguridad de la raza ante tipos miedosos e ignorantes.

Debido a los vínculos del Dogo Argentino con su amo y su familia, podrá contar con la protección del perro si se encuentran con un ataque o con otro tipo de problema. Con su fuerza, tenacidad e inteligencia, es un guardián competente que correrá a protegerle sin importarle su propio bienestar. Puede sentirse seguro llevándole de paseo por una calle solitaria en plena noche.

Enfermedades inherentes

Al igual que sucede con cualquier otra raza grande, el Dogo Argentino es susceptible a padecer la displasia de cadera (DC). Cuando lo adquiera, asegúrese de obtener del criador un certificado conforme sus caderas están sanas. Si tiene intención de hacerle criar, es conveniente obtener una radiografía de sus caderas y que los resultados sean enviados a una organización reconocida para la evaluación de las mismas. Asegúrese de someter al perro a estas pruebas y de conseguir la aprobación antes de comenzar con un programa de cría. Se puede diagnosticar esta enfermedad degenerativa de la articulación en los cachorros de cuatro o más meses de edad. Esto es muy importante para que así los criadores se libren de la DC en sus líneas. En el caso de los cachorros de menor edad, los criadores les deberían proporcionar a los compradores los resultados de las pruebas diagnósticas del padre y la madre.

Otro problema congénito que se debe tener en cuenta es la sordera. La mayoría de las razas de capa blanca, entre las que se incluye el Dogo Argentino, parecen tener una alta incidencia de este mal. Un perro puede ser sordo de un oído (sordo unilateral) o de ambos (sordo bilateral). El único examen auditivo reconocido es el de la Respuesta Auditiva Evocada por el Tallo Cerebral (RAETC), que se suele llevar a cabo en los cachorros de ocho o más semanas de vida. Los criadores responsables deberían proporcionarles los resultados de la prueba RAETC a todos los propietarios de un Dogo Argentino.

Aunque no parece haber problemas oculares inherentes entre esta raza, si tiene pensado hacer criar a su perro, asegúrese de someterle a pruebas para descartar problemas oculares congénitos (como las cataratas, la atrofia progresiva de la retina y el glaucoma). Cerciórese de contactar con un oftalmólogo veterinario aprobado por la junta que pueda extender un certificado que pueda ser inscrito en una organización para la calificación.

Si deseas saber más sobre el Dogo Argentino te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Dogo Argentino Serie Excellence:

Historia de la Dogo Argentino

Imagen del Dogo

Visto desde lejos, el Dogo Argentino camina lleno de orgullo y es la pura imagen, con su color completamente blanco, de la fuerza en su máximo grado. A medida que el Dogo Argentino se va acercando, su postura rígida y su cara gruñona le dan un aire de determinación y coraje combinados con «un poder explosivo difícil de contener». Desde unos pocos pasos de distancia se aprecia su clara musculatura a través del pelaje corto y blanco de esta raza. Este físico extraordinariamente musculoso y su marcha lenta y de pasos largos transmite una confianza que rara vez se ve en el mundo canino. Saltando con elegancia y encima de usted y mirándole a los ojos, el Dogo Argentino sisea con una aparente satisfacción, sonríe satisfecho al verle y a continuación le limpia la cara con la lengua. Ésta es la paradoja del Dogo Argentino: un perro que posee una fuerza inflexible y la cordialidad más amable y cariñosa.

Puede que siempre se discuta la ética de la creación de un «superhombre», ya que la humanidad se fija en las historias de los dioses griegos y en los superhéroes de las historietas. De todas formas, en el mundo canino se le permite al hombre ejercer el papel de dios y de esta forma hemos obtenido los estándares de las razas, mediante los cuales comparamos a todos los perros. A veces, la manipulación genética del mejor amigo del hombre se ha limitado a objetivos como la vanidad o el aspecto. De todas formas, y con mayor frecuencia, los estándares exigen el carácter práctico y la utilidad para el hombre. Antes de comprender al Dogo Argentino debemos conocer el trasfondo de la creación de la raza.

La supervivencia del hombre

La realidad de nuestro mundo es que son los más fuertes los que sobreviven. El hombre ha tenido bastante éxito (hasta el momento) en cuanto a su supervivencia, ya que cuenta con recursos para luchar contra los elementos y los enemigos que le rodean. Frecuentemente, su inventiva se extiende hasta la utilización de otros para lograr sus objetivos. Aquí es donde entra en juego el Dogo Argentino (entre otros). Antes de poder comprender a esta raza debemos entender su utilidad para el hombre.

En muchas zonas del mundo, el deseo de vivir del hombre se ha visto impedido por animales salvajes de gran tamaño, fuerza y velocidad. En Europa, por ejemplo, las granjas son susceptibles de sufrir ataques por parte de jabalíes. Parece que las vallas, el alambre de espino o cualquier otro tipo de barricadas no pueden evitar que los jabalíes se alimenten de las plantas cultivadas por el hombre para su propio consumo y el de los animales domésticos. (Si considera que no sólo de pan vive el hombre, tenga en cuenta que el gran viticultor alemán Egon Müller perdió casi por completo su cosecha de 1996 por culpa de los jabalíes, que devoraron sus excelentes uvas de tipo Riesling a pesar de las vallas eléctricas que instaló para detenerles). Estos enormes animales son responsables no sólo de daños en las cosechas, sino también por segar las vidas de corderos y terneros, así como otros animales y personas.

En Sudamérica también está presente el jabalí. Se trata de una mezcla entre el jabalí ruso y los cerdos salvajes que pesan entre 180 y 270 kg. Son el resultado de los jabalíes rusos negros y los europeos que habían estado presentes en ese continente desde principios del siglo XX. En Argentina concretamente, el jabalí ha podido multiplicarse debido a varias razones. Puede pacer a lo largo y ancho de las pampas (praderas con mucha vegetación) que le ofrecen una fuente natural e ilimitada de alimentos. Además, se reproducen con una rapidez inusitada porque el clima subtropical permite que las cerdas tengan dos camadas al año, de entre 5 a 10 lechones cada una. Añádase a esto el hecho de que no tiene depredadores naturales (incluso ni el puma ni el jaguar pueden competir con esta bestia de 200 kg) y podrá comenzar a comprender el problema al que se han tenido que enfrentar los granjeros argentinos durante el siglo XX.

Los granjeros no utilizaban la pólvora para combatir a estos agresivos jabalíes ni a otros azotes como el puma y el jaguar. En lugar de eso lo hacían al estilo de la montería criolla, una forma de caza argentina arraigada en la cultura, inspirada en la idea del gaucho de que la presa debía disponer de una oportunidad para defenderse durante la caza, una ventaja que fuera igual a la de los cazadores. Esto procedía de las cacerías medievales de jabalíes que llevaba a cabo la aristocracia europea, en las que grandes jaurías de perros y nobles a caballo y armados con lanzas perseguían y daban caza a los jabalíes. La montería utiliza una jauría de perros que localiza, persigue, coge y apresa al jabalí hasta que llegan los hombres y lo matan con un machete. La montería sigue siendo una tradición respetada en Argentina. Hasta la actualidad, cualquiera que cace jabalíes con un arma de fuego es considerado como un cazador cobarde y de segunda categoría.

Se busca un «superperro»

Para que la montería tuviera éxito, los hombres necesitaban perros adecuados para llevar a cabo esta tarea. De hecho, los perros aptos eran cruciales no sólo para una cacería provechosa, sino para que ésta no registrara bajas humanas. Los perros debían poseer una gran habilidad para localizar al jabalí (ya fuera captando las partículas odoríferas en el aire o rastreando), ser muy veloces para así perseguir a este rápido animal, una enorme valentía para acercarse a él, una fuerza innata para atacarle y superarle y una tenacidad implacable para tenerle apresado hasta que llegaran los cazadores. Además de estas habilidades hercúleas, los perros debían ser bastante inteligentes, ser adiestrables, estar concentrados en la cacería y ser capaces de llevarse bien con otros perros. Son muchas exigencias para el perro normal y corriente.

Al principio se cogía a los perros más agresivos, veloces y fuertes para la montería. Frecuentemente se trataba de perros cruzados, y lo ideal es que fueran del linaje del Perro de Pelea de Córdoba: una combinación entre el Mastiff, el Bull Terrier y el Bulldog. Tal y como muy bien podrá imaginar, se podían encontrar muy pocos perros que estuvieran a la altura de esta empresa. Incluso el feroz Perro de Pelea, de Córdoba (Argentina), a pesar de su gran valentía y fuerza, no reunía las condiciones ideales para la montería, principalmente porque era casi imposible que estos perros pudieran trabajar juntos.

Misión para un hombre

La montería era un estilo valiente e ideal de defender las tierras del jabalí y de otros animales salvajes. Desgraciadamente, sin los perros idóneos, no se trataba de una tarea muy exitosa. Hubo un hombre que estaba determinado a crear al compañero ideal del hombre para la montería, se trataba de un joven llamado Dr. Antonio Nores Martínez. En los años veinte, a la edad de dieciocho años, Antonio (que más tarde se convertiría en el Dr. Nores) se propuso crear al «superperro» que tanta falta hacía para la caza de los jabalíes. Con la ayuda de su hermano Agustín comenzó teniendo como base al Perro de Pelea de Córdoba. Este perro cruzado, valiente y agresivo, ostentaba el récord en las pistas de pelea, donde luchaba hasta la muerte. Esta tenacidad era necesaria cuando se trataba de enfrentarse a los jabalíes de hasta 270 kg. De todas formas, Antonio tenía experiencia en la utilización de estos perros en las cacerías y sabía que lucharían entre sí más que perseguir al jabalí. También quería un perro que fuera un honorable compañero familiar y un guardián, así que tuvo que añadirse otra raza a esta tarea que el propio Antonio se asignó. Una a una se añadieron diferentes razas al programa, mientras los hermanos Nores trataban de obtener al superperro ideal.

Con el Perro de Pelea de Córdoba, Antonio y Agustín desarrollaron una fórmula. Primero introdujeron al Pointer, famoso por su olfato (el elemento más básico que se necesita para seguir el rastro del jabalí y de otros animales de caza). A continuación vino el Boxer, que proporcionó las tan necesarias vivacidad y destreza para la caza, además de la docilidad deseable que esperaba conseguir Antonio para este compañero familiar. A continuación se añadió el Dogo Alemán para que aumentara el tamaño y el Bull Terrier para transmitirle valentía, agilidad y agresividad. El antiguo Bulldog (que nada tiene que ver con el perro que vemos actualmente en los certámenes caninos) le conferiría rasgos importantes de la personalidad como la audacia, la obediencia y la tenacidad, además de rasgos físicos entre los que se incluyen su tórax amplio y ancho y sus fortísimas mandíbulas. El Irish Wolfhound era famoso por ser un cazador instintivo de piezas de caza salvajes y, así pues, hizo una contribución ideal. El Dogo de Burdeos aportaría una gran e implacable fuerza mandibular, además de fuerza y una buena estructura muscular. El Montaña de los Pirineos se añadió por su vigor y por su pelaje denso y blanco. Por último el Mastín Español le conferiría al superperro fuerza bruta, un aspecto imponente y amenazador y los labios grandes  sueltos necesarios para permitir que el perro respirara por los lados de la boca mientras sujetaba a la presa.

Los hermanos iniciaron su programa de cría en 1925, mientras todavía iban a la escuela, en Córdoba (Argentina) con diez hembras de Perro de Pelea de Córdoba y con un presupuesto que a duras penas alcanzaba para alimentarlas. Su padre les ayudó contratando a un perrero para que cuidara de los animales mientras los muchachos asistían a la escuela. Los amigos de la familia donaron alimentos para los perros. En primer lugar se introdujeron machos de Pointer hasta que los primeros cachorros mostraron ser prometedores respecto al objetivo de Antonio. A continuación se fue introduciendo cada una de las otras razas cuidadosamente. Antonio tenía una idea muy definida de lo que quería y redactó el estándar de perfección de la raza en 1928. Pasaron muchos años con el laborioso programa para conseguir el objetivo casi imposible de crear el superperro argentino. Tristemente, Antonio no vivió lo suficiente para ver su creación, ya que lo mató un ladrón durante una cacería de jabalíes en 1956.

Su hermano menor Agustín continuó con su programa para añadir nueva sangre a la raza siguiendo la fórmula original y teniendo la misma convicción y precisión que su hermano Antonio. Trasladó la sede de su criadero a Esquel, en la Patagonia (al sur de Argentina) y continuó tratando de alcanzar el sueño de su hermano mientras trabajaba como embajador argentino en Canadá. Esta profesión resultó ser ideal, ya que requería viajes al extranjero, lo que le proporcionó a Agustín la oportunidad de difundir al Dogo Argentino por todo el mundo. Los cazadores de piezas de caza mayor de toda Sudamérica ya estaban utilizando a los Dogos Argentinos para las cacerías de jabalíes y de pumas. Pronto, la leyenda del superperro se extendió por todo el mundo, en especial por Norteamérica y Europa.

Finalmente, en 1964, la Federación Cinológica de Argentina y la Sociedad Rural Argentina reconocieron al Dogo Argentino como una raza canina. Casi diez años después (el 31 de julio de 1973), la Sociedad Canina Argentina, miembro de la Fédération Cynologique Internationale (FCI), reconoció al Dogo Argentino.

Si deseas saber más sobre el Dogo Argentino te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Dogo Argentino Serie Excellence:

Apariencia de la Dogo Argentino

Apariencia general

Moloso normotipo, mesomorfo y macrotálico dentro de las proporciones deseadas y sin que se considere  gigante. De aspecto armónico y robusto, por su poderosa musculatura que hace relieve bajo una piel consistente y elástica, adherida al cuerpo por un tejido subcutáneo poco laxo. De andar tranquilo y seguro, sagaz y de rápida reacción, mostrando permanente alegría en sus movimientos. De carácter cordial y afectuoso y de una blancura llamativa; sus virtudes físicas lo muestran como un verdadero atleta.

Proporciones importantes

Al ser un animal mesoformo, ninguna de sus regiones sobresale del conjunto general, que es armónico y balanceado.
Mesocéfalo; la cara debe tener el mismo largo que el cráneo.
La altura a la cruz es igual a la altura a la grupa.
La altura del tórax es igual al 50% de la altura a la cruz.
El largo sobrepasa en un 10% la altura a la cruz.

Temperamento/ Comportamiento

Alegre, franco, humilde, amigable y poco ladrador, demostrando siempre ser consciente de su poder. Jamás debe ser agresivo, característica que será severamente observada. Su condición dominante lo muestra en continua competencia territorial con ejemplares de igual sexo, característica que es más notoria en los machos. Como cazador, es astuto y silencioso, valiente y aguerrido.

Cabeza

Del tipo mesocefálico, de aspecto fuerte y poderoso, sin ángulos abruptos ni marcados cincelamientos, muestra un perfil cóncavo-convexo; convexo en el cráneo, dado por el relieve de los músculos masticadores y de la nuca, y ligeramente cóncavo en la cara. Articula con el cuello, formando un arco de fuerte musculatura.

Región craneal

  • Cráneo: Macizo, convexo en sentido antero-posterior y transversal. Con arcos cigomáticos muy separados de la bóveda craneal, para originar una amplia fosa temporal que da espacio al gran desarrollo del músculo del mismo nombre. Cresta occipital borrada por el desarrollo de los músculos de la nuca. El surco central del cráneo es ligeramente notorio.
  • Depresión naso-frontal (Stop): Levemente definida, dando la transición de la convexidad craneal a la ligera concavidad facial. Desde el perfil, nos da una imagen de definido, por el relieve de los arcos superciliares.

Región facial

De igual largo que la región craneal.

  • Trufa: Con amplias fosas nasales. Pigmentada de negro. Se eleva ligeramente hacia adelante, dando la terminación a la concavidad del hocico. Visto de perfil, la línea anterior es perpendicular y recta, coincidente con el borde maxilar o ligeramente anterior a él.
  • Hocico: Fuerte, algo más largo que alto, de buen desarrollo en sentido transversal; sus caras laterales son levemente convergentes. Su línea superior es ligeramente cóncava, característica casi exclusiva del Dogo Argentino.
  • Labios: Moderadamente gruesos, cortos y tirantes. Con los bordes libres y preferiblemente pigmentados de negro.
  • Mandíbulas/ Dientes: Mandíbulas fuertes y bien adaptadas, sin prognatismo inferior o superior. Las ramas maxilares deben ser levemente convergentes, dando homogeneidad a las arcadas dentarias. Los maxilares aseguran una mordida máxima. Dientes grandes, con buen desarrollo, alineados y de firme implantación, se verán limpios y libres de caries. Se recomienda una dentadura completa, teniendo prioridad la homogeneidad de las arcadas dentarias. Oclusión dental en pinza, admitiéndose el cierre en tijera.
  • Mejillas: Amplias y semiplanas, libres de pliegues, sin relieves ni cincelamientos, cubiertas por una piel fuerte.
  • Ojos: Oscuros o color avellana, protegidos por párpados de bordes preferiblemente pigmentados de negro, sin considerarse la despigmentación de los mismos como una falta penalizable. De forma de almendra, inserción mediana y amplia separación entre ambos. El conjunto se verá acompañado de una mirada atenta y vivaz pero, a su vez, de marcada dureza, especialmente en los ejemplares machos.
  • Orejas: De inserción lateral y alta con  buena separación entre ambas, dada por el ancho del cráneo. Funcionalmente, deberán presentarse cortadas y erectas, en forma triangular y de un largo que no supere el 50% del borde anterior del pabellón de la oreja natural. Sin amputar, son de mediana longitud, anchas, gruesas, planas y redondeadas en su ápice. De pelaje liso y algo más corto que en el resto del cuerpo y donde pueden aparecer pequeñas manchas, no penalizables. Llevadas naturalmente colgantes, cubriendo la región posterior de las mejillas. En alerta, tienen capacidad de semi-ereción.

Cuello

De largo medio, fuerte y erguido, con muy buen desarrollo muscular, marcando en su línea superior una ligera convexidad. En forma de cono truncado, inserta con la cabeza en un musculoso arco, que borra todos los relieves óseos de la región y con el tórax, por una amplia base. Cubierto por una piel elástica y de mayor grosor, que se desliza libremente sobre un tejido celular subcutáneo algo más laxo que en el resto del cuerpo, haciendo suaves pliegues no pendientes a la altura de la garganta; esta característica es fundamental en la funcionalidad del animal. El pelaje en esta región es ligeramente más largo.

Cuerpo

El largo del cuerpo (medido de la punta del hombro hasta la punta de la nalga) supera en un 10% la altura a la cruz.
Línea superior: A nivel; la cruz y la punta del anca tienen igual altura, constituyendo estos los puntos de mayor altura.

  • Cruz: Amplia y alta.
  • Espalda: Amplia y fuerte, con un gran desarrollo muscular que determina una suave pendiente hacia los lomos.
  • Lomo: Fuerte y borrado por el desarrollo de los músculos lumbares, que insinúan un canal medio a lo largo de la columna vertebral. Es algo más corto que el dorso. y asciende imperceptiblemente hasta la punta de la grupa. El desarrollo muscular en el conjunto de las regiones que componen la línea superior, confiere a los ejemplares la característica de un perfil ligeramente cedido, sin llegar a serlo, lo que se acentúa en los ejemplares adultos debido a la gran musculatura dorso espinal.
  • Grupa: De largo medio, con amplia y bien desarrollada musculatura, que hace ligeramente perceptibles tanto la punta del íleon como la del isquión. De un ancho igual al torácico o ligeramente menor, mantiene un ángulo con la horizontal cercano a los 30°, lo que marca en su línea superior una pendiente suavemente convexa hasta la inserción de la cola.
  • Pecho: Amplio y profundo. La punta del esternón se ubica a nivel con la punta del hombro (articulación escápulo-humeral) y con la línea inferior del tórax, a la altura de la línea de los codos. Tórax amplio, dando máxima capacidad respiratoria, con costillas largas y moderadamente arqueadas que articulan con el esternón a la altura de la línea de los codos.
  • Vientre: Algo recogido por sobre la línea inferior del tórax, nunca agalgado, fuerte y de buena tensión muscular al igual que los flancos e ijares.

Cola

De inserción media, en ángulo de 45° con la línea superior. En forma de sable, gruesa y larga, desciende hasta la altura de los corvejones, sin sobrepasarlos. Llevada  en reposo naturalmente caída. En acción, elevada algo por encima de la línea superior y en continuo movimiento lateral. En el trote, su porte es a nivel de la línea superior o levemente por encima de ella.

Extremidades

Miembros anteriores

Vistos en conjunto, representan una unidad fuerte y de robusta conformación óseo-muscular, proporcionales al tamaño del animal. Aplomos perpendiculares, tanto de frente como de perfil.

  • Hombros: Altos y proporcionados. Muy fuertes, con grandes relieves musculares sin ser exuberantes. Con una oblicuidad con la horizontal de 45°.
  • Brazos: De largo medio y propocionado al conjunto. Fuertes y de importante musculatura, mantienen un ángulo de 45° con la horizontal.
  • Codos: Robustos, cubiertos de una piel algo más gruesa y elástica, sin pliegues ni arrugas. Ubicados naturalmente contra la pared costal, pareciendo formar parte de ella.
  • Antebrazos: De igual largos que los brazos y perpendiculares, de hueso robusto y rectos con buen desarrollo muscular.
  • Articulaciones del carpo: Largas y en una misma línea con los antebrazos, libres de sobrerelieves óseos y rugosidades.
  • Metacarpos: Algo planos, de buen hueso y con una oblicuidad respecto a la horizontal de 70 a 75°.
  • Pies delanteros: Redondos, con dedos cortos, robustos y bien cerrados. Almohadillas carnosas y duras, cubiertas de piel gruesa y áspera al tacto.

Miembros posteriores

De angulación mediana. Vistos en conjunto, son fuertes, robustos y paralelos; dando la imagen de fuerza y potencia que su función requiere, asegurando la suficiente impulsión y determinando el típico modo de andar.

  • Muslos: De largo proporcionado al conjunto. Fuertes y de importante y muy visible desarrollo muscular. Articulan con el coxal en un ángulo próximo de 100°. Rodilla Ubicada sobre el mismo eje del miembro. Ángulo fémoro-tibial cercano a los 110°.
  • Piernas: Levemente más cortas que los muslos, fuertes y continuando la desarrollada musculatura del miembro.
  • Corvejón: El conjunto tarso-metatarso es corto, fuerte y firme, asegurando la fuerza de propulsión del miembro posterior. Tarso robusto, con la punta del corvejón evidente. La articulación tibio-tarsiana forma un ángulo cercano a los 140°. Metatarso robusto, casi cilíndrico y aplomado en 90° con la horizontal. Si existen espolones deben ser extirpados.
  • Pies traseros: Similares a los delanteros, aunque algo más pequeños y levemente más largos, manteniendo iguales características.

Movimiento

Ágil y firme; con cambios notorios al mostrar interés hacia algo, donde se torna erguido y rápido de reflejos, típico de la raza. Paso pausado. Trote amplio, de buena suspensión anterior y potente propulsión posterior; en el galope, muestra toda su energía desarrollando toda la potencia que posee. Marca rastros simples y paralelos. No se acepta ambladura (pasuqueo) considerándose un grave defecto.

Piel

Homogénea, algo gruesa, pero suave y elástica. Adherida al cuerpo por un tejido subcutáneo semilaxo, que le permite el fácil deslizamiento, sin formar arrugas relevantes, salvo en la región del cuello, donde el tejido celular subcutáneo es más laxo. Con la menor pigmentación posible, aunque ésta se va incrementado con los años. La piel excesivamente pigmentada no es aceptada. Se prefieren los ejemplares con los bordes de las mucosas labiales y palpebrales pigmentadas de negro.

Pelaje

Pelo

Uniforme, corto, liso y suave al tacto, con un largo aproximado de 1,5 a 2 cm.
Varía su densidad y grosor según los climas. Siendo raleado y fino en los climas tropicales (donde deja translucir la piel, haciéndose visibles las regiones pigmentadas, lo que no es motivo de penalización) y más grueso y denso en las regiones frías, donde puede aparecer subpelo.

Color

Color íntegramente blanco. Se admite una mancha negra o de tonalidad oscura alrededor del ojo, que no supere el diez por ciento de la cabeza. Entre dos ejemplares de iguales condiciones, el juez siempre deberá optar por el más blanco.

Tamaño

Altura a la cruz

  • Machos: 62 a 68 cm.
  • Hembras: 60 a 65 cm.

Faltas

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar.

Faltas graves

  • Falta de desarrollo óseo-muscular (debilidad).
  • Trufa poco pigmentada.
  • Labios colgantes.
  • Dientes pequeños, débiles o cariados. Dentadura incompleta.
  • Ojos excesivamente claros. Entropión y ectropión.
  • Tórax de tonel; pecho en quilla.
  • Costillas planas.
  • Excesiva angulación del miembro posterior.
  • Corvejón excesivamente largo.
  • Tipos de andares atípicos.
  • Excesiva pigmentación cutánea en ejemplares jóvenes.
  • Aparición de pequeñas zonas con coloración del pelo.
  • Desequilibrios nerviosos.   

Faltas eliminatorias

  • Agresividad.
  • Trufa sin pigmentación.
  • Prognatismo superior o inferior.
  • Ojos de diferente color o celestes.
  • Sordera.
  • Pelo largo.
  • Manchas en el pelaje del cuerpo. Más de una mancha en la cabeza.
  • Tallas inferiores a los 60 cm y superiores a los 68 cm.

Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.

Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro". Más información sobre los precios de un cachorro
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Dogo Argentino su mantenimiento estético no es tan exigente comparado con otras razas, sin embargo no hay que descuidarlo.
  • Cepillado semanal. 
  • Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.
  • No requiere corte.
  • Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Dogo Argentino requiere de mucho ejercicio. Por lo que no hay que descuidar sus paseos diarios y jugar con ellos. Además, son perros que requieren de mucho espacio por lo que es imprescindible contar ocn un jardín o un terreno donde pueda correr y sentirse libre.
También es importante saber que en España, es una de las razas que forman la injusta lista de perros potencialmente peligrosos. Para la tenencia es necesario un seguros de responsabilidad civil y una licencia de animales potencialmente peligrosos, además de los requisitos específicos que pueda exigir cada comunidad autónoma.
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Sordera
  • Displasia de cadera

Anuncios relacionados

Ver todo
Dogo Argentino perros en venta en Castilla y León - Propaganda 1
9
1 mes

Impresionante Camada Valle de Lid

Dogo ArgentinoAños: 12 semana4 macho / 4 hembra
Madre Oquita Valle de Lid Nieta del campeón del mundo AMDA BRONCO Valle de Lid. Padre campeón Argentino Bairoletto Vieja Diana, hijo del campeón Mundial Chucaro de Bravura Blanch
VALLE DE LID
VALLE DE LID
Valladolid
Criador con Afijo y Núcleo Zoológico