Mascotas

Mascotas para montaCriadores

Centro de conocimiento

Ayuda

Portal de soporte y seguridad
Mascotas en ventaTodas las Mascotas en venta
Artículos y consejos para mascotasTodos los artículosPor mascotaGatosPerros
MundoanimaliaMundoanimalia

Bull Terrier

¿Estás buscando comprar esta raza?¡Ve los anuncios actuales o comparte este artículo con tus amigos!

Introducción de la Bull Terrier

En la actualidad el Bull Terrier es un animal de lo más familiar que se caracteriza por ser un divertido compañero de juegos para los más pequeños, aunque no siempre fue así. Este perro de cabeza en forma de huevo fue, en un pasado no tan lejano, utilizado en África como perro policía y como perro de caza mayor por ser resistente a los climas tropicales.

Origen

Ya desde la Edad Media los ancestros del Bull Terrier eran utilizados en peleas de perros contra toros. En el siglo XIX se puso de moda que los perros lucharan entre sí y contra todo tipo de animales salvajes o domésticos (tejones, osos, asnos, caballos, monos e incluso leones). Los perros que se usaban en estas peleas descendían de cruces entre Bulldogs y diferentes Terriers. En 1835 se prohibieron los combates a pesar de que seguían en la ilegalidad. Por esos años ya se empezaba a diferenciar lo que en 1860 se conocería como Bull Terrier.

Comportamiento

El Bull Terrier es disciplinado aunque a veces puede ser testarudo y desobediente. Es silencioso, dulce y agradable. Tiene un fuerte instinto territorial y hace bien el papel de perro guardián. Se le considera un perro equilibrado y amante de los niños.

Aspecto

El Bull Terrier es un perro fuerte, musculoso y bien proporcionado. Se caracteriza por tener una cabeza larga y fina, de forma ovalada. Tiene las orejas pequeñas, delgadas y erguidas. La cola es corta y la lleva horizontal. Su pelo es corto, liso, plano, áspero y brillante y puede ser de color blanco, manchado o atigrado (negro, rojo, leonado o tricolor).

Cuidados específicos

Es conveniente educarlo desde cachorro y ser firme ante cualquier muestra de agresividad para conseguir un buen comportamiento futuro.
El Bull Terrier no demanda un ejercicio excesivo pero sacarlo a caminar a diario ayuda a mantenerlo contento.

Salud

El Bull Terrier goza de buena salud, la sordera es el problema que más afecta a la raza, sobre todo en los ejemplares blancos. Este perro también se puede ver afectado por hernias, una anomalía en la cola, acné o acrodermatitis.

¿Quiere usted un Bull Terrier? ¿Quiere un perro juguetón, activo, curioso, peculiar, simpático como un payaso, sensible, leal, cariñoso y que se sienta unido a su(s) propietario(s)? Antes de que grite ¡Sí! debe pensarlo.

¿Quiere usted un perro tozudo, voluntarioso, con una gran confianza en sí mismo, agresivo, mandón, dominante y destructivo? ¿No está tan seguro? Entonces siga leyendo…

Personalidad

El Bull Terrier no es, ciertamente, un perro para todo el mundo, pero aquellos que acepten a regañadientes los inconvenientes del Bull Terrier se verán recompensados por los rasgos positivos de esta raza.

La personalidad del Bull Terrier es, sin duda, el rasgo más característico de este perro único. La total devoción y lealtad hacia su familia están unidas a su simpatía y curiosidad y le convierten en un amigo de por vida al que será todo un placer tenerle y mirarle. El Bull Terrier nos entretiene a medida que investiga su nuevo entorno con el enorme entusiasmo de un niño y la tenaz atención propia de un detective de Scotland Yard. Cuando se le presenta un objeto de cualquier tipo (ya sea un muñeco de peluche, una pelota de tenis o lo que sea), el Bull Terrier lo inspeccionará, satisfará sus deseos, jugará con él y, finalmente, tratará de comérselo o destrozarlo. Esto supone un gran entretenimiento durante una descansada tarde de domingo.

Sin objetos con los que jugar, el Bull Terrier es, por supuesto, lo suficientemente creativo como para mantenerse ocupado. (Los propietarios aprenden pronto que es mucho mejor proporcionarle juguetes adecuados que perder objetos valiosos.) De hecho, el compulsivo deseo de mantenerse ocupado es un rasgo típico bastante normal en todos los cachorros, pero que es una característica vital del Bull Terrier. Su Bull Terrier encontrará algo que hacer y si usted está presente, su trabajo será el de hacerle reír a usted. Algo exhibicionista, no se sorprenda si ve a su Bull Terrier mostrando su forma atlética mediante carreras hacia delante y hacia atrás por la habitación, saltos y ataques a objetos inanimados, y hace todo esto para llamar su atención. Si participa usted en los momentos de juego, no se verá defraudado. Tire una pelota y vea cómo su Bull Terrier la persigue con toda su fuerza, saltando y corriendo sin importar lo que haya en su camino con una velocidad que le impresionará y le dejará encantado. ¿Ha oído alguna vez el dicho «pasaría a través de un muro de ladrillo por usted»? Seguramente lo acuñó el propietario de un Bull Terrier, ya que estos perros parecen disfrutar cargando, con la cabeza por delante, contra los objetos sólidos. De hecho, no es infrecuente que un Bull Terrier corra por la casa dando golpes con su cabeza contra las paredes y los muebles, como expresión de su deseo de jugar con usted. Como encontrará usted alarmante esta conducta, será difícil que se quede indiferente: pronto estará usted riendo y, finalmente, jugando con su Bull Terrier.

Si estas habilidades atléticas no llaman su atención, quizá quiera taparse los oídos. Lo crea o no, pronto su Bull Terrier le llamará. ¡Así es, muchos Bull Terrier pueden hablar! No pueden, precisamente, recitar versos de Shakespeare, pero se quejarán, refunfuñarán y balbucearán para entretenerle a usted y a sí mismos. Sin confundirlos con los gruñidos (que el Bull Terrier emitirá cuando sea necesario), el Bull Terrier intentará conversar. Una vez obtenga algún tipo de reacción, utilizará su aparentemente ilimitado vocabulario de forma regular. Este entrañable rasgo puede resultar extraño o molesto para algunas personas, pero los propietarios de Bull Terrier se divierten con esto.

Probablemente ya habrá adivinado que el Bull Terrier necesita, desesperadamente, de atenciones por parte de las personas. Los Bull Terrier están muy orientados hacia su familia y no son felices cuando están apartados de ella. Deberá aceptar a su Bull Terrier como miembro de la familia y hacer que tome parte en las actividades familiares y las excursiones. Si no puede llevarse a su Bull Terrier en un largo viaje, encuentre por todos los medios a alguien que se haga cargo de él. Al Bull Terrier no le lleva mucho tiempo sentirse solo y deprimirse. Afortunadamente, esta raza es muy sociable y aceptará rápidamente a alguien que le sea presentado como amigo.

Mire a su Bull Terrier directamente a la cara y le devolverá una mirada cariñosa con sus ojos negros como el carbón. Esos ojos brillarán cuando sepa que se está portando mal, pero le querrá igual y esperará lo mismo de usted. De hecho le quiere tanto que quizá le vuelva loco, ya que no es raro que un Bull Terrier se siente, literalmente, encima de usted (ya sea sobre sus pies, su regazo o sobre cualquier lugar que usted le permita) en cualquier momento. Los Bull Terrier no se sientan cerca de usted, sino que lo hacen sobre usted. Es de esperar que encuentre encantador este acto de intimidad, ya que es difícil apartarle cuando ha dado con un lugar cálido y cómodo sobre el que tumbarse. Un verdadero Bull Terrier es un animal de lo más tozudo. ¡Tendrá usted más éxito apartando a una mula que a un Bull Terrier! Quizá de aquí venga su nombre: de su muy optimista (bullish en inglés) obstinación. ¿Está su Bull Terrier ocupando su silla? No se complique la vida y búsquese una nueva silla, por el momento. Tampoco se sorprenda si actúa como si quisiera salir a hacer sus necesidades y al minuto salta sobre su cálida silla, cuando usted se levanta para abrir la puerta. ¿Despótico? Sí. ¿Obstinado? Sí. ¿Neurótico? Bueno, para ser un perro, quizás…

Recuerde que esta tozudez viene emparejada con una enorme confianza en sí mismo. Cada día su Bull Terrier comprobará las reglas y pondrá a prueba sus límites, por si acaso ha decidido usted cambiarlas o por si se despista. Aun así, afortunadamente su constante corrección resultará en la inmediata aceptación y en que mueva mucho la cola. Es posible que diga: «Sólo estaba comprobando».

Si no encuentra raro que su perro intente hablar, atacar a objetos inanimados y engañarle para que ceda usted su asiento, entonces quizá le guste tener un Bull Terrier. Pero siga leyendo a medida que examinamos hábitos más específicos e inusuales del Bull Terrier.

Un Bull Terrier comerá cualquier cosa sobre la que pueda posar sus dientes, y puede que utilice lo comestible como valor para juzgar lo que tiene a su alrededor. Al mismo tiempo, el Bull Terrier sabe qué le gusta tener en la boca y dará volteretas, si tiene que hacerlas, cuando exista la posibilidad de que le den una golosina que le guste mucho. De todas formas, no intente aburrir a un Bull Terrier con las recompensas usuales consistentes en hígado o en tiras de cuero de vaca, ya que a este perro le encanta la cocina exótica. Por ejemplo: ¿ha visto alguna vez volverse loco a un perro por un plátano? Intente ofrecerle uno a un Bull Terrier. Puede que éste dé saltos mortales hacia atrás antes de que pueda usted acabar de pelar el plátano.

Hay un fenómeno que algunos propietarios llaman «entrar en trance», «caminar como los fantasmas» o «caminar entre la hierba». Se trata de un extraño ejercicio en el cual cuando su Bull Terrier está fuera de casa y encuentra un arbusto o un trozo de hierba alta decide ponerse a cubierto. El perro caminará muy despacio bajo el arbusto y a continuación se quedará completamente quieto. Una vista más de cerca nos mostrará al perro con la mirada velada, como si estuviera en trance, a medida que el viento sopla suavemente sobre los arbustos y le acaricia el dorso. A continuación, y sin una razón aparente, el perro saldrá de ahí, saltará alejándose de su escondite entre los arbustos y continuará paseando. Algunos propietarios han visto que esto no sólo se da fuera de casa, sino también dentro, cuando colocamos el árbol de Navidad. Nadie parece haber encontrado una explicación lógica para este comportamiento.

Quizá vea usted todas estas peculiaridades como algo encantador y divertido. Si es así, quizá esté preparado para ser el propietario de un Bull Terrier.

El Bull Terrier en su hogar

No se puede subrayar suficientemente que el Bull Terrier es una raza muy especial y que tiene sus peculiaridades, su destructividad y sus patrones de comportamiento inherentes que pueden hacer que algunos propietarios de perros se vuelvan locos. El objetivo de este libro no es asustarle en su adquisición de un Bull Terrier, sino asegurarse de que esté al corriente de todo lo que acompaña a este perro, además de su hermosa sonrisa y su gran cabeza. Desgraciadamente, a demasiados Bull Terrier se les ha practicado la eutanasia a muy corta edad, ya que sus propietarios no estaban al corriente o no estaban preparados para la personalidad única de esta raza. En el lado positivo, la mayoría de expertos en Bull Terrier están de acuerdo en que si puede superar el primer año de vida con su Bull Terrier, estará usted enganchado de por vida.

  • El Bull Terrier con otras mascotas

Al igual que la mayoría de perros, el Bull Terrier puede vivir con otros animales, siempre que lleguen juntos al hogar cuando son muy pequeños y que sean criados sin favoritismos. De todas formas, como estas condiciones son bastante raras y no son infalibles, debería pensárselo dos veces, e incluso tres, antes de alojar a un Bull Terrier en un hogar donde haya varias mascotas. Con su gran fuerza y sus potentes mandíbulas, el Bull Terrier se defenderá cuando se le enfrente un animal que él considere que es un oponente. Una confrontación con otro animal por comida o juguetes puede dar como resultado heridas en una o en las dos mascotas (y posiblemente en usted cuando intente intervenir).

Debería tener presente que los Bull Terrier son agresivos, por naturaleza, con otros animales, y debido a esto, no se les debería dejar correr ni pasear libremente. Puede hacer ejercicio con su Bull Terrier sin la correa puesta cuando esté en una zona en la que sea improbable que entren en contacto con otros animales y personas. De hecho, puede que su Bull Terrier considere a los animales pequeños como presas y se dedique a cazarlos. Esto incluye a los gatos, roedores, pájaros o a otros animales salvajes pequeños y, posiblemente, a los perros pequeños.

Los Bull Terrier pueden ser posesivos respecto del alimento. Si tiene otras mascotas, se asegurará de que al Bull Terrier se le ofrezca su propio recipiente para la comida o su recompensa lejos de otros animales y que no se permita que ningún otro animal se acerque a él hasta que haya acabado toda su comida.

Con la supervisión y el adiestramiento adecuados, es posible que un Bull Terrier se lleve bien con otros animales en casa. De todas formas, será un esfuerzo considerable y llevará bastante tiempo.

  • Los niños y el Bull Terrier

Aunque el Bull Terrier es una mascota encantadora y juguetona, esto no le convierte en el compañero perfecto para un niño (por lo menos no sin el adiestramiento ni la supervisión adecuadas). Tendrá usted más éxito criando a un Bull Terrier en una casa que ya tenga niños. Si ha tenido usted a un Bull Terrier durante muchos años, antes de tener niños en casa, podrían surgir problemas. Los Bull Terrier no aceptan con agrado las bromas, los empujones y los estirones a los que los niños suelen someter a una mascota. Desgraciadamente, la primera reacción del Bull Terrier a tal molestia es morder (una situación muy peligrosa para los niños pequeños, que no saben hacerlo mejor). Asegúrese de que su hijo entienda que debería tratar a su Bull Terrier con respeto. Nunca deje solos a un Bull Terrier y un niño. Con el tiempo, el adiestramiento y el desarrollo de un respeto mutuo, los niños y el perro no sólo se llevarán bien, sino que medrarán. Un Bull Terrier es un perro alegre y juguetón que siempre está listo para cualquier cosa que quiera hacer un niño. Debido a su gran fuerza y resistencia, el Bull Terrier tiene lo que parece ser una paciencia sin límites con los niños una vez entabla amistad con ellos.

De todas formas, incluso aunque su Bull Terrier se lleve bastante bien con sus hijos, no asuma que se mostrará tan amistoso con todos ellos. De nuevo, asegúrese de supervisar las actividades. Una vez esté seguro de que él adora a los niños, podrá tranquilizarse.

Tiempo de juegos con su Bull Terrier

Sí, a los Bull Terrier les gusta jugar. Si le proporciona una pelota a su perro, asegúrese de que no se la pueda tragar. Las de tenis pueden quedar encalladas en la garganta del perro. Una de béisbol, de fútbol o de baloncesto le proporcionará horas de diversión, así como un juguete de goma que emita pitidos. Un juguete de plástico o de goma que emita pitidos puede ser comido en minutos por un Bull Terrier, en cambio, un juguete de goma dura o un hueso de nylon serán más seguros. No le proporcione un par de zapatos viejos, a no ser que quiera usted que cualquiera de sus zapatos se convierta en el juguete de su Bull Terrier.

Como los Bull Terrier tienen una gran necesidad de morder, es imprescidible proporcionarles juguetes para ello. Los juguetes apropiados son fuertes, resistentes y están hechos de nylon. Tampoco se le debería dar cuero de vaca ni juguetes blandos que se pudiera tragar o que pudieran obstruir la garganta. También es esencial mantener a su Bull Terrier alejado de la basura donde puede que encuentre cosas tales como carne, pescado y huesos de pollo. Recuerde que uno de los principales puntos de investigación de su Bull Terrier es «¿qué sabor tiene?» También se comerán cualquier cosa, como por ejemplo calcetines, trozos de manta, sombreros, plástico, goma, metal y piedras. Cualquiera de estos objetos puede provocar una obstrucción en el intestino grueso. Si observa síntomas como depresión, aletargamiento, vómitos, diarrea y falta de interés por la comida, póngase en contacto con su veterinario de inmediato: puede que su Bull Terrier padezca una obstrucción.

Una de las actividades favoritas del Bull Terrier es correr por la casa a toda velocidad sin que haya una razón aparente, simplemente porque le apetece. Rara vez colisionan contra algo en tales ocasiones. Es como si tuvieran un radar, mientras esquivan esto y aquello con gran agilidad. Todo irá mejor si usted no interfiere.

Tratar de parar a un Bull Terrier es como intentar coger a un cerdo lleno de grasa. Teniendo esto presente, trate de jugar a juegos en que usted le lance cosas para que él se las devuelva en un espacio abierto o, incluso mejor, fuera de casa, donde hay menos posibilidades de que los muebles se rompan o de que haga un agujero en la pared.

El gran mundo exterior

Los Bull Terrier tienen una gran necesidad de compañerismo humano y se les debería tener, estrictamente, como perros caseros y nunca atados con una correa fuera de casa. No toleran las temperaturas extremas (calor/frío) durante largos periodos. Si su perro juega fuera de casa sin la correa puesta, su jardín debe estar vallado o cerrado de alguna manera y de forma segura. Incluso los Bull Terrier adiestrados en obediencia no deberían ser sacados de su propiedad sin la correa puesta. Se les debería sacar a pasear, al tiempo que se les vigila, y llevando puesto una correa-collar estrangulador. Los Bull Terrier se pueden escabullir fácilmente de un collar normal, lo que puede resultar un desastre en una zona donde se puedan mover sin restricciones, ya que la primera cosa que hará su Bull Terrier es comenzar a cazar (cualquier bicho que pase, una ardilla que esté cerca, un conejo o, peor todavía, un coche).

El manejo de la personalidad del Bull Terrier

El Bull Terrier es muy devoto de su amo y de su familia, pero su lealtad puede ser decepcionante. Aunque es extremadamente afectuoso y capaz de hacerle creer que usted es el único que le importa de verdad, se irá con cualquiera que tenga una golosina y una voz amistosa, y ni siquiera se molestará en mirar atrás. La personalidad del Bull Terrier se puede comparar, frecuentemente, con la de un gato. Por ejemplo, se sentarán sobre su regazo y le rogarán que les rasque y les acaricie, y al minuto siguiente no querrán nada con usted y estarán haciendo sus cosas por su cuenta. Los Bull Terrier viven para autocomplacerse. Se esforzarán por complacer a sus propietarios cuando les convenga. Tienen su propia mentalidad y creen que su puesto es el de gobernar el hogar. No subestime la inteligencia del Bull Terrier: sabe cómo conseguir lo que quiere y hará muchas cosas para obtenerlo.

Los Bull Terrier pueden ser muy malévolos y, cuando se les prive de hacer lo que quieran, saldrán corriendo de inmediato para dar con sus posesiones más valiosas y para hacer sus gamberradas (pero los perros nunca son vengativos). No se pierden nada y siempre están en medio de todo lo que ocurre. No se fíe de un Bull Terrier dormido, ya que siempre está escuchando y de cuando en cuando abre un poco un ojo, simplemente para ver lo que está pasando.

Dejarle solo durante largos periodos es algo totalmente inaceptable, y su Bull Terrier se lo hará saber. No se sorprenda si su perro decide morder los almohadones de la silla hasta convertirlos en pequeños trocitos y dejarlos por todo el suelo. Déle una hora, y quizá destruya toda su casa. Éste es el castigo que obtendrá por dejarle solo.

Esté sobre aviso: con el castigo físico no se consigue nada, ya que el Bull Terrier no sabe lo que es el dolor. De todas formas, quizá tenga éxito utilizando una voz severa y desdeñosa cuando su Bull Terrier se haya portado mal. Observe cómo echa sus orejas hacia atrás y cómo mueve la cola sin cesar mientras se agacha para adoptar una postura de sumisión, mientras el cuerpo le tiembla debido al miedo y le ruega que le perdone. Es difícil guardarle rencor a un Bull Terrier durante mucho tiempo. Él no le dejará estar. Su perro le molestará y le perseguirá por toda la casa con esos ojillos llenos de pena hasta que sonría usted y le dé una cariñosa caricia. Pero esté preparado: diez minutos más tarde volverá a hacer lo que le metió en líos al principio.

Su Bull Terrier suele ser tozudo, pero rara vez es estúpido y tonto. Alegrar las cosas y hacer que todos rían son sus especialidades. De alguna forma, parecerá entender sus sentimientos y lo hará todo lo mejor que pueda para animarle y para alegrarle el día cuando esté triste.

En general, un Bull Terrier puede ser un buen perro guardián, ya que es fuerte y tiene determinación. Aunque algunos son tan cariñosos que corremos el peligro de que mate a un intruso a lametones en lugar de atacarle, esto no suele suceder con todos los perros. Si un Bull Terrier nota que su amo o su hogar están siendo atacados, se transformará instantáneamente en un valiente gladiador, haciendo honor a su herencia. Debido a su pequeño tamaño, no compite con los perros de protección mayores que él (como el Pastor Alemán o el Rottweiler), pero posee la determinación suficiente como para estar a la altura de estos perros y a la de la mayoría de sus primos bull y terrier. Al igual que el American Pit Bull Terrier, cuya fuerza, vigor y bravura son impresionantes, hace falta una enorme decisión para detener a un Bull Terrier que luche en defensa de la vida de su amo o de su propiedad. Si es necesario, su perro será un excelente perro guardián, con una voz estridente que le confiere un aspecto feroz y serio. Estos rasgos hacen que el Bull Terrier sea un compañero ideal, ya que hay pocos payasos caninos que puedan desprenderse de su enorme nariz colorada y su peluca para convertirse, en un abrir y cerrar de ojos, en un superperro para proteger a la familia que tanto quiere.

Energía y actividad

El Bull Terrier está lleno de energía y parece poseer una resistencia sin límites. Al mismo tiempo, es adaptable y acomodará su rutina a la cantidad de espacio que se le ofrezca. Si vive usted en un piso pequeño, seguramente él transformará este confinamiento en un circuito de rally del Grand Prix. Tenga esto presente si tiene antigüedades u objetos de porcelana frágiles y caros. Si éstas son las condiciones de vida, hará bien en sacar a su Bull Terrier al parque o al campo una o dos veces por semana (o con mayor frecuencia si es posible), para permitirle gastar un poco de energía en ambientes un poco menos delicados.

Al mismo tiempo, debe tener cuidado al permitirle hacer ejercicio libremente en su finca de cientos de hectáreas. El Bull Terrier es curioso por naturaleza y tiene algo de cazador. Estos rasgos pueden dar como resultado que su perro cometa maldades con el perro o el gato de un vecino, o quizá que le recompense con un conejo o una ardilla para la cena. Si éstas son cosas que le gustaría evitar, asegúrese de supervisar el ejercicio que hace su Bull Terrier fuera de casa y establezca unos límites adecuados.

Las características del Bull Terrier de las que hasta ahora hemos venido hablando, hacen que el animal sea exuberante e hiperactivo y que su convivencia con él nos obligue a nosotros a serlo también. Si no estamos preparados para ello, no lo estamos tampoco para ser propietarios de un Bull Terrier y quizá debamos optar por adquirir otra raza que se adapte mejor a nuestro modo de ser.

Si deseas saber más sobre el Bull Terrier te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Bull Terrier Serie Excellence:

Historia de la Bull Terrier

La razón de la creación del Bull Terrier en el siglo XIX no guarda una total congruencia con el Bull Terrier actual. El Bull Terrier está basado en perros de tipo bull y terrier, que eran criados como perros de presa y de pelea, deportes que fueron abolidos en Gran Bretaña durante el siglo XIX.

Los orígenes pueden remontarse directamente a un hombre llamado James Hinks, de Birmingham (Inglaterra) quien, después de varios años de experiencias, presentó a la raza en la década de 1850. El Bull Terrier está basado, a grandes rasgos, en el actualmente extinto English White Terrier. Hinks pasó años cruzándolo con perros bull y terrier, en un intento por crear un bulldog que no estuviera sólo adaptado al ring de pelea, sino que tuviera un aspecto más hermoso. Mediante la cría para eliminar rasgos tan poco deseables como el dorso cóncavo, las extremidades posteriores excesivamente anguladas y el prognatismo, y confiriéndole algo de tamaño y fuerza, posiblemente mediante el cruce con el Perdiguero de Burgos (Pointer Español), se obtuvo un luchador hermoso e imponente, apto para pasear al lado de un caballero.

Si se decía que el Bull Terrier era demasiado hermoso para las pistas de pelea, este mito fue rápidamente abandonado. El espíritu pendenciero y de luchador hasta la muerte del Bull Terrier le convirtió en un luchador implacable en las pistas de pelea, y frecuentemente vencía a perros que le doblaban en tamaño. La leyenda dice que Hinks puso una vez a pelear a su perra «Puss of Brum», que pesaba 18 kg, contra un perro de 27 kg, cruce de bull y terrier, de Mr. Tupper. Puss no sólo venció, sino que Hinks se la llevó para que participara en la exposición canina de belleza de Holborn esa misma tarde, donde obtuvo una roseta.

El Bull Terrier también era bueno cazando ratas, otro sangriento deporte que era bastante popular en Inglaterra. Los Bull Terrier ostentaban los récords oficiosos de mayor número de ratas matadas en unos minutos, horas y otros periodos de tiempo.

Aunque Hinks estaba bastante orgulloso del éxito de su creación en las pistas de pelea y en los mataderos, estaba más interesado en la victoria en los certámenes de belleza, que estaban comenzando a rivalizar en popularidad con las peleas de perros en Gran Bretaña. Hacia los años 1860, los aficionados a los perros y los jueces de las exposiciones caninas mostraron parcialidad en favor de los Bull Terrier completamente blancos. Como resultado de ello, Hinks se propuso crear una raza que fuera completamente blanca. Mediante la eliminación de los cachorros con manchas (píos) y los atigrados, apareando machos y hembras blancas e introduciendo, posiblemente, genética de Dálmata, Hinks consiguió Bull Terrier completamente blancos. De todas formas, y hasta el día de hoy, siguen existiendo los dos tipos: Bull Terrier blancos y de color.

Se convirtió en una moda, en toda Inglaterra, que los hombres de las clases acomodadas llevaran Bull Terrier a su lado. Esta raza, que es valiente, fuerte, leal, educada y amistosa, supuso una añadidura llena de estilo al séquito de estos señores, y se conoció a este tipo de perros con el nombre de Caballero Blanco. La aceptación de los Bull Terrier por parte de las clases altas y su éxito en los certámenes caninos fueron una bendición, ya que la raza fue siendo más conocida como perro para estar con la gente que como perro de pelea, lo que dio como resultado al Bull Terrier pacífico actual, un hermoso perro de compañía.

Si deseas saber más sobre el Bull Terrier te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Bull Terrier Serie Excellence:

Apariencia de la Bull Terrier

Aspecto general

Es un perro de constitución vigorosa, musculoso, bien proporcionado y activo y con una expresión vivaz, decidida e inteligente. Una característica singular es que su cabeza carece de depresión fronto nasal (stop) y tiene la forma de un huevo. Sin tener en cuenta la talla, los machos deben lucir masculinos y las hembras femeninas.

Temperamento y comportamiento

El Bull Terrier es el gladiador de la raza canina, lleno de fuego y de valor. De temperamento equilibrado y obediente. Aunque testarudo, es particularmente amigable.

Cabeza

Larga, fuerte y profunda hasta la punta del hocico, pero no tosca. Vista de frente debe tener la forma de un huevo y estar completamente llena; su superficia libre de depresiones o hendiduras. Vista de perfil, se encurva suavemente hacia abajo desde el colmo del cráneo hasta la punta de la nariz.

Región craneal

  • Cráneo: La parte superor del cráneo debe ser casi plana entre las orejas.

Región facial

  • Trufa: Debe ser negra y curvada hacia abajo en la punta. Las ventanas son bien desarrolladas.
  • Labios: Bien definidos y pegados.
  • Mordida/ Dientes: Mandíbula inferior sólida y vigorosa. Dientes sanos, fuertes, limpios, de buen tamaño, perfectamente regular con una mordida de tijera completa perfectamente regular, es decir que la cara interna de los incisivos superiores esté en contacto estrecho con la cara externa de los incisivos inferiores los dientes siendo colocados perpendicularmente en las mandíbulas.
  • Ojos: Deben ser estrechos, triangulares y colocados oblicuamente, bien colocados en las órbitas, negros o tan marrón oscuros como sea posible, de forma tal que parezcan casi negros, y con una mirada brillante. La distancia desde la punta de la nariz a los ojos debe ser mayor de la que hay desde los ojos al occipucio. Los ojos de color azul o parcialmente azulados son indeseables.
  • Orejas: Pequeñas, delgadas y colocadas muy juntas entre sí. El perro deberá poder mantenerlas erectas y con las puntas directamente hacia arriba.

Cuello

Muy musculoso, largo, arqueado, adelgazándose gradualmente desde los hombros hacia la cabeza y sin presentar papada.

Cuerpo

Bien redondeado, con costillas bien arqueadas, y profundo desde la región de la cruz hasta el pecho, de tal manera que el último llegue más cerca del suelo que el abdomen.

  • Espalda: Corta, fuerte; la línea dorsal detrás de la cruz es horizontal y va arqueándose levemente hacia el lomo.
  • Lomo: Amplio y bien musculoso.
  • Pecho: Visto desde el frente, el pecho es ancho.
  • Línea inferior: Desde el tórax hasta el abdomen debe formar una elegante curva ascendente.

Cola

Corta, de implantación baja y llevada horizontalmente. Gruesa en la base y adelgazándose hacia una punta fina.

Extremidades

Miembros anteriores

Miembros delanteros de hueso redondo y fuerte, con buen aplomo y perfectamente paralelos. En ejemplares adultos, la longitud de los miembros delanteros debe ser aproximadamente igual a la profundidad del tórax.

  • Hombros: Fuertes y musculosos, pero no pesados. Escápulas amplias, planas y mantenidas muy pegadas al tórax y bien oblicuas desde la parte inferior a la superior, formando casi un ángulo recto con el antebrazo.
  • Codos: Rectos y fuertes.
  • Metacarpos: Perpendiculares.

Extremidades posteriores

Vistos desde atrás los miembros traseros son paralelos.

  • Muslo: Musculoso.
  • Rodilla: Con buena angulación.
  • Pierna: Bien desarrollada.
  • Angulación tibio-tarsiana: Bien angulada.
  • Metatarso: De huesos cortos y fuertes hasta los pies.

Pies

Redondos y compactos con dedos bien arqueados.

Andadura/ Movimiento

Con movimientos bien coordinados, abarcando terreno uniformemente con pasos fáciles y con un aire típicamente jovial. Cuando trota, el movimiento debe ser paralelo en el frente y atrás, únicamente converge hacia un punto central a velocidad más rápida. Los miembros anteriores deberá llevarlos bien adelante y los posteriores deben moverse uniformemente a la altura de las caderas, flexionándolos bien en las rodillas y en los corvejones y con mucho empuje.

Piel

Pegada al cuerpo.

Pelaje

Pelo

Corto, apretado, áspero al tacto y con un fino brillo. En invierno puede crecerle una capa de subpelo de textura suave.

Color

  • Ejemplares blancos: Blanco puro. La pigmentación de la piel y las manchas en la cabeza no son penalizables.
  • Ejemplares de color: predomina el color; en igualdad de otras condiciones, se prefiere el atigrado. Los colores negro atigrado, rojo, leonado y tricolor son aceptables. Son indeseables las manchas veteadas sobre el pelaje blanco. Los colores azul e hígado son muy indeseables.

Talla

No existen límites de peso o estatura, pero el ejemplar debe dar la impresión de máxima solidez consistente con sus rasgos distintivos y sexo.

Defectos

Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación del estándar y de sus consencuencias sobre la salud y el bienestar del perro.

Cualquier perro monstrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.

Nota: Los ejemplares machos deben tener dos testículos de apariencia normal, completamente descendidos en el escroto.

Bull Terrier Miniatura

El estándar del Bull Terrier Miniatura es el mismo que para el Bull Terrier, excepto en lo siguiente:

Talla y peso

La altura no deberá exceder de 35,5 cm. (14 pulgadas).
Debe dar la impresión de buena sustancia para el tamaño del perro. No hay límite en el peso. El ejemplar debe ser armónico en todo momento.

Consejos de compra

Buscar un cachorro por Internet conlleva riesgos. Para tener clara la profesionalidad del criadero con quien contactéis, os recomendamos que...

  • Os aseguréis de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza (que asiste a exposiciones caninas), y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Veáis si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os aseguréis de que tiene afijo, que sus perros están inscritos en el LOE y tienen pedigree en regla. Tened en cuenta que tramitar el pedigree de un cachorro no es nada caro, desconfiad de frases tipo "si te lo doy con pedigree te va a salir mucho más caro". Más información sobre los precios de un cachorro
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios... ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.
Además, siempre hay que tener muy en cuenta los cuidados que requiere vuestra futura mascota. Tomad nota:
En el caso de los Bull Terrier, su mantenimiento estético no es tan exigente comparado con otras razas, sin embargo no hay que descuidarlo.
  • Cepillado semanal.
  • Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.
  • No requiere de corte.
  • Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.
  • Se debe acudir al veterinario con la frecuencia que se requiera, y tener siempre al día sus vacunas. 
Por otro lado, la raza Bull Terrier requiere de mucho ejercicio y paseos diarios, aunque puede vivir muy bien en un departamento, a poder ser con jardín.
De igual forma no hay que olvidar las posibles patologías de la raza:
  • Dislocación de rodilla
  • Obesidad
  • Alergias
  • Comportamientos compulsivos