Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Regístrate gratis Accede a tu cuenta

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros medianos

»

Perro de Agua Español

»

Características del Perro de Agua Español

Características del Perro de Agua Español



  • Altura a la cruz: machos de 41 a 50 cm y hembras de 38 a 45 cm
  • Capa: de color uniforme blanca, negra o marrón en todas sus tonalidades o bien blanca y negra o blanca y marrón en todas sus tonalidades
  • Promedio de vida: unos diez años
  • Carácter: perro activo y alegre
  • Relación con los niños: buena
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: trabajo en agua, bien cobrando caza o ayudando a los pescadores, careo del ganado, caza menor y perro de compañía
  • Necesidades del espacio: puede vivir en el interior de la vivienda aunque, en este caso, precisa ejercicio cotidiano
  • Alimentación del Perro de Agua Español: unos 270 g. diarios de alimento seco completo
  • Arreglo: a tijera
  • Coste mantenimiento: moderado

Perro de Agua EspañolDice la leyenda, entre tantas otras cosas, que el propio Napoleón se enamoró de los ancestros del Perro de Agua Español y de regreso a Francia se llevó con él unos cuantos ejemplares; le llamó especialmente la atención su vivacidad, tenacidad y empeño en el trabajo de campo, guiando al ganado con tal presteza y, al propio tiempo y siempre que tenían oportunidad, buceando incluso hasta los tres metros de profundidad. Y es posible que algunos de los perros de agua franceses tengan entre sus parientes más lejanos a estos españoles de pro, que hicieron las delicias del emperador...

Sea como fuere, lo cierto es que indudablemente éste es un perro extraordinariamente atractivo, no sólo por su enorme capacidad de trabajo y su destreza en el desempeño de las tareas que le incumben, sino por esa vivacidad y personalidad únicas que lo hacen tan simpático a los ojos de quienes con ellos conviven y los eligen –cada vez en mayor número– como simples animales de compañía, cuando no como finos y astutos cazadores.

Una adaptabilidad excepcional

Si algo caracteriza al Perro de Agua Español es su adaptabilidad a los distintos ambientes en los que desarrolla sus extraordinarias dotes; unas veces estará trabajando en tierras encharcadas y poco después en los más áridos terrenos; luego desempeñará su labor como excelente carea en los verdes prados y más tarde nadará persiguiendo patos o buceará para atrapar peces escapados de las redes... y todo eso puede hacerlo en un mismo día si es lo que se le pide. Ésa es la gran riqueza de este animal que vale por cuatro o por cinco o por los que haga falta. Y esto es lo que le ha hecho escalar tan rápidamente los puestos, que le han llevado del más absoluto anonimato de hace apenas quince años a un lugar tan destacado dentro de las preferencias de aquellos que, en todo el mundo, buscaban un perro diferente y único. Además, seguramente las atractivas fotografías de este libro harán que esta pequeña y brillante raza cuente con todavía más seguidores fieles.

Funcionalidad, inteligencia y carácter

Un animal tan adaptable indudablemente tiene que ser también especialmente funcional, y el Perro de Agua Español lo es. Tremendamente rústico y muy resistente a las enfermedades, es un perro que se ha adaptado, como pocos, al medio rural por más difícil y complicado que sea éste. Se encuentra cómodo tanto en lugares cálidos como fríos, siempre que se le proporcione una tarea que realizar y disponga de un propietario al que querer y servir. Su utilidad principal es todavía hoy la de perro pastor, la misma que tradicionalmente ha llevado a cabo desde antiguo, pero precisamente por su adaptabilidad, se le ha visto y se le ve cada vez más empleado como perro de guarda, de caza, en actividades acuáticas y también como animal de compañía.

Como perro de pastor, el Perro de Agua Español es capaz de conducir rebaños enormes con una eficacia sorprendente, aun cuando para hacerlo no necesite un adiestramiento específico dado que desde bien cachorros ya hacen gala de un instinto muy acusado; basta pues que el pastor sepa elegir de entre toda la camada aquellos que ya desde el principio se muestran especialmente activos junto al ganado, para acabar teniendo un perro de pastor sobresaliente.

Para desempeñar su trabajo, es suficiente que el pastor les dirija mediante señas manuales o con ciertas voces, pero su carácter y viveza les hace capaces de tomar la propia iniciativa cuando sea menester, y ésta es otra característica única, que comparte con otra raza de pastor española: el Gos d’Atura Català. De hecho, durante la tarea, se muestran permanentemente vigilantes y saben cuándo deben reagrupar las reses y cuándo evitar que traspasen las lindes.

Otro dato interesante es que toda esta labor la desempeñan mediante ágiles y rápidas carreras, saltos, giros y quiebros casi acrobáticos, ladrando cuando es menester, pero raramente empleando la boca para morder, por lo cual es poco frecuente que los pastores se vean en la necesidad de abozalarlos o de recortarles los colmillos, como sí se ha de hacer con perros de otras razas. Y si en algún momento se les hace imprescindible morder a una oveja, una cabra, una vaca o un cerdo que se desmandan y no obedecen fácilmente, lo hacen por puro instinto en los corvejones o en las patas, nunca en las ubres ni los genitales.
Perro de Agua Español
Por si todo esto fuera poco, estos genios lanudos son capaces de maniobrar en el agua con la misma facilidad con que lo hacen en tierra firme y, de hecho, en tiempos pasados existe constancia de su utilización en los márgenes del Guadalquivir, en Sevilla, para colaborar en las maniobras de atraque de los barcos en el puerto; su tarea consistía en recoger los cabos de amarre con la boca y llevarlos a tierra. Tanto es así que aún hoy en día, aunque a baja escala, el Perro de Agua Español continúa siendo empleado en tareas acuáticas en el litoral norteño, especialmente en las regiones asturianas, cántabras y vascas, como perros pescadores, que han de bucear para recuperar peces que escapan a las redes. Y no es éste un tema baladí; de hecho, estos perros son capaces de desarrollar las artes natatorias con tanta destreza por una razón bien simple; tienen sus patas perfectamente adaptadas para este ejercicio dada la especial estructura plantar que les permite un rápido desplazamiento por el agua, puesto que sus pies «funcionan» como remos.

Y aún hay más; muchos son los aficionados a la raza que especialmente en la última década han sabido apreciar la capacidad y el instinto para la caza de estos simpáticos canes, y han comenzado a emplearlos cada vez con más frecuencia en la caza del conejo o como cobradores de patos en ríos y pantanos, todo lo cual no es de extrañar, pues su morfología, su olfato y sus lanas les permiten adentrarse en la espesura del monte o en el agua con especial arrojo y valentía y sin que el medio natural haga mella en su físico ni en su salud.

El Perro de Agua Español, es además, un perro naturalmente receloso y desconfiado con los extraños, lo que le hace un estupendo guardián y, de hecho, hay incluso aficionados que han empezado a adiestrarlo con éxito en obediencia básica y avanzada, pues tratándose de un animal tan inteligente y rápido en el aprendizaje, asume y acata enseguida las órdenes impuestas y desarrolla esta labor con la misma facilidad y energía que las anteriores.

Finalmente tenemos que su carácter alegre y juguetón le hace especialmente atractivo también como perro exclusivamente de compañía, aunque se hace necesario que el animal pueda desarrollar una enorme actividad en el exterior para que no pierda nada de su encanto y no se vuelva perezoso e inconstante, como consecuencia del aburrimiento que tantas veces impone el sedentarismo. Mantenga activos a los Perros de Agua Españoles y serán unos compañeros alegres y gratificantes.

Esa adaptabilidad a la que antes hice referencia le hace capaz de un entendimiento único con su familia humana y es especialmente tolerante con los niños, a los que trata con la misma destreza e inteligencia natural con que trata, en el campo, a los rebaños. De hecho, es curioso verlos, por ejemplo, en un jardín tratando de reagrupar a cinco o seis chiquillos ¡como si de «sus» ovejas descarriadas se tratara! Lo hacen con la misma solemnidad y entrega, saltando, dando cabriolas y piruetas en el aire, ladrando alegremente, pero sin que se les escape en ningún momento un exabrupto en forma de mordisco, como podría pasar con tantas otras razas de talla mediana o pequeña.

No obstante, hay que advertir que éste, como la mayoría de los perros de trabajo, suele tener fijación y preferencia por un miembro de la familia, al que adopta como «jefe» y del que acatará, mejor que de ningún otro, las órdenes y el alimento. Ello implica que sea necesario, desde muy cachorro, habituar al animal a recibir de todos, en cualquier circunstancia y momento, las órdenes básicas de obediencia y también su escudilla de alimento, para evitar así que en el hipotético caso de que si en algún momento falta esa persona a la que el animal naturalmente aceptará como líder, no deje ni de obedecer ni de comer.

Machos y hembras, ¿Qué los diferencia?

Como ocurre con la gran mayoría de razas, entre el Perro de Agua Español suelen ser las hembras las que maduran más rápidamente, por lo que, alrededor de los seis a siete meses, cuando presentan el primer celo, se puede decir que han alcanzado la edad adulta, mientras que los machos continuarán mostrando un carácter algo infantil hasta aproximadamente el año de edad. Eso justifica por sí solo que las perras parezcan más capaces de realizar los trabajos de campo a Perro de Agua Españoluna edad más temprana, pero ello no significa que los machos no estén igualmente capacitados, ni mucho menos, y si no, que se lo pregunten a los pastores... Lo único que necesitan es más instrucción y paciencia. 

Por lo demás, la principal diferencia reside en el hecho de que las hembras son algo más pequeñas en alzada (un promedio de 3-5 centímetros menos) y más livianas en peso (un promedio de 3-4 kilos menos), pero cuando hablamos de perros de una talla mediana, como son éstos, realmente no puede decirse que éste vaya a ser un factor determinante a la hora de preferir uno sobre otro ni mucho menos. También se observa una ligera diferencia en cuanto a las dimensiones de la cabeza: los machos la tienen habitualmente más ancha y elongada que las hembras, siempre en proporción con la talla y el peso de cada individuo.

Preocupaciones relativas a la salud específicas de esta raza

Aunque el Perro de Agua Español es una raza antigua, sigue siendo un «bebé» en términos de su historia moderna. Los criadores no han gozado del beneficio de un gran número de generaciones de investigación para advertir a los aspirantes a propietarios acerca de las enfermedades hereditarias que afectan a esta raza. Aunque sólo se han producido unas pocas incidencias, parece ser que el Perro de Agua Español tiene una cierta tendencia a padecer la displasia de cadera, además de varios problemas oculares, como la atrofia progresiva de retina (APR), la anomalía del ojo de Collie y las cataratas.

Esta raza comparte un linaje y tipo corporal similares a los del Cão de Agua Portugués, una raza para la que se dispone de investigaciones genéticas significativas en cuanto a la cardiomiopatía, la displasia folicular, la enfermedad del almacenamiento, el síndrome de Addison, la distiquiasis, la gangliosidosis, el hipoadrenocorticismo, el hipotiroidismo y la microftalmia. Será bueno que comparta esta información con su veterinario, ya que lo más probable es que no tenga experiencia con el Perro de Agua Español (o con el Cão de Agua Portugués). Echemos un vistazo más detenido a algunos de estos problemas.

  • Atrofia progresiva de retina (APR)

La APR es un proceso mediante el cual las células de la retina degeneran, lo que acaba por provocar ceguera. Se trata de una enfermedad de origen genético que afecta a muchos perros de pura raza. Los criadores suponen que la APR de aparición tardía es la que afecta más probablemente a esta raza, y que el proceso se iniciaría entre los tres y los cinco años. En lo concerniente a esta enfermedad y a otros problemas oculares, los perros deberían ser evaluados anualmente por un oftalmólogo veterinario cualificado. Asegúrese de que el padre y la madre de su cachorro estén libres de enfermedades oculares.

  • Cataratas

Se caracterizan por la opacidad del cristalino y puede afectar a uno o a los dos ojos. Las cataratas pueden afectar a una porción o a todo el cristalino. La catarata, que es apenas apreciable a simple vista, se suele desarrollar en forma de una pequeña zona blanca y puede venir como resultado de varias cosas, como un traumatismo, una inflamación, deficiencias nutricionales y la diabetes.

  • Distiquiasis

Un perro afectado por la distiquiasis puede padecer una irritación ocular debido a la localización incorrecta de algunas pestañas. Es probable que sea un problema hereditario y puede aparecer en perros de cualquier edad.

  • Enfermedad del almacenamientoPerro de Agua Español

Se trata de un problema provocado por un gen recesivo y sólo se da en aquellos ejemplares que reciben el gen defectuoso de ambos progenitores. La enfermedad se caracteriza por la falta de ciertos tipos de enzimas, lo que permite la acumulación de sustancias tóxicas en las células nerviosas.

  • Enfermedad o síndrome de Addison

Está provocada por una deficiencia de hormona adrenocorticotropa. La enfermedad de Addison afecta a perros de mediana edad. Los síntomas incluyen aletargamiento, vómitos, diarrea, falta de apetito y otros síntomas genéricos propios de una mala salud. Su veterinario debería someter su perro a pruebas para detectar o descartar este problema si los síntomas persisten. Si se diagnostica con suficiente prontitud, la enfermedad puede tratarse con una terapia de sustitución hormonal.

  • Displasia folicular

Este problema, relacionado con la pérdida de pelo, suele afectar a las razas de pelaje rizado. La pérdida de pelo se da, principalmente, en el tórax, los flancos, el dorso, el abdomen y alrededor del ano y, posiblemente, alrededor de uno o de los dos ojos. Actualmente no existe ningún tratamiento efectivo para ella.

Si deseas saber más sobre el Perro de Agua Español te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Perro de Agua Español Serie Excellence:

Perro de Agua Español (Excellence) - Editorial Hispano Europea