Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros medianos

»

Chow Chow

» Características del Chow Chow

Chow Chow

Características del Chow Chow



  • Altura a la cruz: machos de 48 a 56 cm y hembras de 46 a 51 cm
  • Peso: de 25 a 30 kg
  • Capa: unicolor (pero a menudo con tonalidades), negra, azul, roja, leonada, crema, blanca
  • Promedio de vida: doce años
  • Carácter: digno, distante, independiente pero capaz de un gran apago con sus dueños
  • Relación con los niños: bastante buena
  • Relación con otros perros: regular
  • Aptitudes: perro de compañía, apto para la guarda
  • Necesidades del espacio: puede vivir en el interior de la vivienda si puede hacer ejercicio regularmente
  • Alimentación del Chow Chow: unos 450 g. diarios de alimento seco completo. Eventualmente añadir un complemento especial para embellecer el pelaje
  • Arreglo: cepillado cotidiano, arreglo con peine en las midas, baños
  • Coste mantenimiento: mediano

 

Chow Chow¿Intrigado por la exótica historia del Chow Chow? ¿Fascinado con el parecido que tiene el cachorro de Chow con un redondo osezno? ¡Usted no es el único! De hecho, estos dos aspectos han provocado que el Chow Chow escale la cima de la popularidad en más de una ocasión, lo que, desafortunadamente, no ha sido para su bien. Compradores sin escrúpulos se lanzaron a capitalizar la demanda de perros Chow sin tener en cuenta su mal temperamento.

El Chow Chow es una raza absolutamente maravillosa para la persona adecuada. Antes de correr a comprar un Chow (de hecho, aun antes de pensar siquiera en comprar cualquier perro), toda persona debe tomarse su tiempo para pensar y sopesar tranquilamente el proyecto. Un grupo de osunos cachorros de Chow, apretujados unos contra otros mientras duermen inocentemente, es un espectáculo irresistible, se lo aseguro. El atractivo que emana de estos cachorros como tema fotográfico se pone de manifiesto en su continua presencia en almanaques y tarjetas de felicitación, en todas partes del mundo. Este hecho es en gran parte el que anima a personas bien intencionadas pero mal informadas, a lanzarse a la compra de un cachorro de Chow, lo mismo para darse un gusto a sí mismas que para regalárselo a alguien que ellas consideran que «debe tener» un perro.

Esto no quiere decir que la pequeña y regordeta pelota de peluche que usted se propone traer a casa no vaya a ser tan encantadora y entretenida como los cachorros que aparecen en el calendario de la pared. No lo dude. Sin embargo, los calendarios y las tarjetas de felicitación no hacen ninguna referencia a la realidad de convivir con un perro. Los cachorros de Chow Chow reales emplean su tiempo investigando, cavando, mordisqueando, comiendo, desahogándose de sus necesidades corporales, padeciendo dolores de estómago y necesitando acudir al veterinario para vacunarse y resolver otros problemas menores.

Los cachorros no nacen ya educados. Todo lo que usted piense que un perro educado debe saber hacer, hay que enseñárselo. Los Chow aprenden rápido, pero esto no quiere decir obedezcan de inmediato. Lleva tiempo y paciencia llegar al Chow Chow y la pregunta que usted debe hacerse es si va a disponer del tiempo y la paciencia necesarios para su educación.

¿Quién se lleva el premio?

¿Quién se va a hacer responsable del cuidado cotidiano del perro? Esa persona ¿desea un perro, realmente? Si es usted el único que ha de contestar esa pregunta, no hay problemas. Pero demasiado a menudo es su cónyuge, su madre, su padre o cualquier otro familiar quien va a compartir la responsabilidad de cuidarlo. El Chow Chow debe ser deseado y aceptado por todos los miembros de la familia, o será una carga para todos.

A las madres parece tocarles esta tarea de un modo natural y no porque ellas lo deseen, sino porque las madres que conozco no pueden permanecer indiferentes ante una criatura que necesita cuidados. Así resulta que es mamá quien lleva el perro al veterinario, quien va a comprarle la comida y quien lo lleva a pasear. Y puede ser que mamá no desee más deberes de los que ya tiene.

Los niños harán un sinfín de promesas con el fin de tener al cachorro, pero la pregunta que hay que hacer de modo muy serio es qué pasará cuando la novedad de tener al nuevo perro en casa haya pasado. De nuevo, ¿quién va a hacerse responsable del perro, en última instancia?

Incluso si la familia entera considera que la idea del perro es genial, hay que preguntarse si su estilo y programa de vida se presta a los requerimientos que el cuidado de un perro demanda. Siempre debe haber alguien disponible para velar por sus necesidades básicas, tales como alimento, ejercicio, cuidado del pelaje, llevarlo fuera cuando sea necesario, y cosas así. Si usted y su familia están fuera de casa de la mañana a la noche o si viaja frecuentemente y está lejos de su hogar por prolongados periodos de tiempo, piense que el perro necesita que lo cuiden. ¿Habrá alguien que se brinde voluntariamente para hacerlo? ¿Podrá usted afrontar los gastos que implica alojar al perro en una guardería canina cada vez que esté de viaje?Chow Chow

También deberá pensar en la conveniencia o no de esta raza para la familia, tanto si se trata de media docena de personas como de usted solo. Los niños pequeños pueden ser algo torpes y lastimar involuntariamente a un cachorro en caso de dejarle caer, empujarle o, incluso, pegarle. No es fácil convencer a un niño que la cola del Chow no es una manija para tirar de ella. Ningún Chow que se autorrespete lo va a disfrutar, ni tampoco debemos esperar que lo haga. Los Chows no fueron bendecidos con la tolerancia de un Labrador Retriever ni con la resistencia al dolor de un Mastiff Inglés o un Staffordshire. Por otra parte, cuando el pequeño cachorro se transforma en un entusiástico adulto joven de gran talla, él también podría agobiar e incluso lastimar a un niño pequeño en un momento de excitación.

¿Es el Chow un perro adecuado para usted?

Toda la historia del Chow ha sido de asociación estrecha con la gente, pero esta raza nunca ha sentido la necesidad de prodigar atenciones a las personas que la rodean. El Chow Chow tiende a ser el perro de una sola persona o, cuando mejor, el perro de una sola familia. Los visitantes están bien, pero no son necesarios para su existencia. Es un perro casero que vive para estar con su dueño. No en el regazo de su dueño propiamente, pero sí cerca de él, desde donde pueda asegurarse que usted no va a meterse en problemas.

¿Qué clase de persona es la que debe tener un Chow? Una palabra puede describirla: paciente. Si el dueño es paciente, será recompensado con un compañero para toda la vida cuya devoción es interminable y cuyo sentido del humor no tiene límites.

Lady Dunbar of Mochrum, una de las pioneras en la cría de la raza en Inglaterra, describe al Chow de la manera siguiente: «...El Chow tiene muchas nobles cualidades, su corazón no puede ser tomado por asalto, pero una vez conquistado, es de usted para siempre...». Aunque esta descripción del carácter del Chow fue escrita hace cien años, permanece vigente.

Yo he tenido muchas razas de perros. Ninguna ha sido tan independiente, ocurrente, desdeñosa con los extraños o absolutamente devota como el Chow. Pero si a la hora de tener un perro, considera importante modelar su espíritu para que se adapte a la imagen que usted tiene del compañero ideal canino, entonces piense en otra raza. Usted puede guiar a un Chow hacia la dirección que desea que él tome, pero no puede forzarlo. Ni puede ser opresivo. Siendo una raza tan resistente, con una constitución tan fuerte y con una tolerancia a la incomodidad tan grande, el Chow es completamente incapaz de soportar que se le trate con furia. Esto lo destruye y, si se le somete a un trato de esta naturaleza, el cachorro más amistoso puede convertirse en un adulto neurótico e impredecible.

Esto no quiere decir que el dueño del Chow necesite o deba ser pasivo a la hora de criar y adiestrar a su perro. Por el contrario, el Chow debe comenzar a entender las reglas de la casa desde el primer momento de su llegada. Para conseguirlo se necesita paciencia y una mano firme, pero suave. Esto no significa que no pueda hacer uso de un regaño severo o de un sonoro golpe en el suelo con un periódico enrollado, cuando sea necesario. De algún modo, incluso el más joven de los Chows, comprende la diferencia entre ser corregido y ser maltratado.

Si su idea sobre tener un perro es mantenerlo fuera de la casa con un mínimo de contacto con el dueño, por favor, no piense en un Chow. Él debe tener constante compañía humana e interacción social, no sólo con su dueño, sino con toda clase de gente y con otros perros. El Chow que se cría sin esta sociabilización puede convertirse en un individuo introvertido y arisco. El Chow joven puede pasar a través de una etapa adolescente cuando decide que su dueño o su familia es todo cuanto necesita para su bienestar y puede convertirse en un animal muy antisocial, a menos que se le haga entender que esto es inaceptable.

Chow ChowEs entonces cuando está en manos de su atento dueño guiarlo y ayudarlo a transitar esta difícil etapa. La paciencia, la constancia y el apoyo le ayudarán en este periodo delicado, pero eso toma tiempo y requiere el compromiso de quedarse allí, junto al «esquivo» adolescente.

El carácter del Chow es a la vez único y contradictorio. Casi siempre parece como si la raza viniera preeducada en cuanto a sus necesidades básicas. Es una clase de lección que parece desear aprender y, una vez aprendida, sólo una catástrofe de gran envergadura provocará que un adulto la transgreda. Pero, por otra parte, el Chow es una raza con una gran obstinación.

Cualquiera que haya vivido con un Chow sabe cuán rápido entiende lo que está tratando de enseñársele. Y el dueño experimentado sabe también que puede pasar mucho tiempo antes de que el Chow decida obedecer. Su tozudez se extiende a todo lo que aprende. Haga cuanto esté a su alcance por impedir que su Chow adquiera malos hábitos, porque una vez que aprenda algo (bueno o malo), será más fácil mover una montaña que convencerlo de que olvide lo aprendido.

La mayoría de los Chows miran a los extraños de manera imparcial. Le da lo mismo que su dueño tenga amigos que lo visitan o que no los tenga. Pero con todo lo indiferente que pueda ser con las idas y venidas de los visitantes, él nunca pasa por alto la presencia de un intruso. Aquel que pudiera parecer el más perezoso de los Chow Chow de este planeta, podría convertirse rápidamente en un huracán de protección si alguien intentara entrar en sus predios sin ser invitado.

De igual modo, los Chow parecen hacer «juicios absolutos». Si su Chow aprecia al niñito vecino como un agradable y noble compañero de juegos, todos los niñitos estarán encabezando, probablemente, su lista de personas favoritas. Por otra parte, si el mensajero de uniforme amenaza o golpea a su Chow, ¡pobre de toda aquella persona uniformada que entre en sus predios! Asegúrese de que el primer encuentro de la gente con su Chow sea una experiencia positiva. Usted se va a sentir impotente para cambiar la mentalidad de su perro, una vez que se haya definido.

Esto se aplica de igual modo al cambio de dueño. Algunos Chows adultos pueden ser adoptados fácilmente por otras familias, pero la mayoría, no. Muchas razas están contentas tanto si viven en un lugar como en otro, siempre y cuando estén bien alimentadas y sean bien tratadas. Pero no es así con el Chow.

¿Le suena como a desafío el hecho de tener un Chow? Si es así, entonces usted ha comprendido mi mensaje. No hay duda de que el Chow será capaz de ponerlo a prueba en todos los sentidos, pero me inclino a pensar que hace todo eso para determinar si usted merece ser su dueño. Si lo aprueba, tendrá usted un compañero de esos que nunca se olvidan.

Un Chow recién bañado y acicalado, con su capa en pleno esplendor, es en verdad un hermoso espectáculo, pero como cualquier otro perro, también disfruta cavando hoyos y chapoteando en cualquier charco. Esto requiere bañarlo, acicalarlo y, sí, también limpiar la casa, porque los Chows mudan el pelo (las dos variedades, la de pelo largo y la de pelo corto).

Con tiempo, práctica y los instrumentos apropiados para el acicalado, usted será capaz de mantenerlo como si hubiera acabado de salir de la peluquería. Pero fíjese que digo con tiempo, práctica y los instrumentos apropiados.

¿Macho o hembra?

Aunque haya personas que puedan tener sus preferencias en relación con el sexo de los perros, yo puedo decir, honestamente, que tanto el macho como la hembra Chow son maravillosos compañeros. La decisión, entonces, tendrá más que ver con el estilo de vida y las intenciones del dueño que con las diferencias entre los sexos. El macho es más grande, majestuoso y normalmente un tanto más agresivo. También suele tener un pelaje más abundante. La hembra es un poco más pequeña y generalmente su capa es más escasa. Sin embargo, hay machos muy contenidos en sus reacciones y hembras que son un poco más excitables.

La esterilización de la hembra y la castración del macho pueden modificar unos ciertos hábitos de conducta. La esterilización y la castración excluyen permanentemente la posibilidad de que su mascota se sume al problema de la superpoblación extrema de mascotas que tanto preocupa a los ambientalistas de todo el mundo.Chow Chow

Tipos de capa

Una de las preguntas más importantes que uno debe hacerse, es quién estará dispuesto a asumir la responsabilidad de cuidar el pelaje del perro. Dividir esta responsabilidad entre los miembros no dispuestos de la familia es un desatino absoluto. No se cumplirá bien la tarea o, si se cumple, no se hará como es debido.

Por mucho que uno admire la apariencia gloriosa de un Chow de pelo largo bien acicalado, hay que ser realista para comprender que la capa se ve tan bien sólo porque se le ha dedicado tiempo y atención. Afortunadamente, los amantes del Chow que no desean la responsabilidad adicional del cuidado del pelaje en los ejemplares de pelo largo, tienen la opción de seleccionar un Chow de pelo corto, ya sea cachorro o adulto. En este caso, usted se ahorrará el trabajo que requiere el mantenimiento de este hermoso pelaje.

Consideraciones acerca de la salud

En condiciones naturales, cualquier debilidad genética que comprometa la supervivencia de un animal recién nacido, será automáticamente eliminada del pozo genético. La incapacidad para criar, para obtener comida y para escapar de un depredador son defectos que obviamente acortarán muy rápidamente la vida de un animal.

Nosotros, que controlamos la cría de nuestros perros domesticados, intentamos siempre salvar a todos los cachorros de la camada, pero al preservar la vida también estamos preservando los problemas de salud. Nuestras tendencias humanitarias tienen también sus inconvenientes.

Como todas las otras razas de perros domesticados, los Chows tienen su cuota de problemas hereditarios. Por muy cuidadosos que los experimentados criadores de Chows puedan ser en la selección de sus líneas de cría, los problemas hereditarios no dejarán de aparecer.

Nos referiremos a continuación a los problemas que existen en la raza, pero ello no quiere decir que el cachorro que usted compre o la línea de la cual él provenga, estén necesariamente afectados por alguno de estos desórdenes, aunque el asunto debe ser comentado con el criador. El criador de prestigio estará al tanto de los siguientes problemas y deberá estar más que dispuesto a hablar de ellos con usted.

  • Displasia de cadera (DC)

Comúnmente referida como DC, éste es un problema de índole ortopédica que afecta a muchas razas de perros, entre las cuales el Chow Chow no es una excepción. Se trata de una malformación en la articulación de la cadera. Por lo regular, se presenta bilateralmente, o sea en ambas caderas, y puede tener diversos grados de severidad que van desde la forma más moderada, que no es apreciable sino con rayos X, hasta los casos extremadamente graves y dolorosos que pueden necesitar de la cirugía.

Una explicación simple de la enfermedad es la siguiente: la cadera normal puede ser descrita como una bola que se inserta en una cavidad. El hueso superior de la pata Chow Chowtrasera (el fémur) tiene una cabeza que debe ajustar exacta y firmemente dentro del acetábulo de la pelvis. La unión correcta de la bola y la cavidad permite que el fémur gire libremente dentro de ella a la vez que se mantiene firmemente en su lugar. Cuando se presenta la displasia de cadera, la cavidad (o acetábulo) es poco profunda, lo que facilita que la cabeza del fémur se suelte y se salga en mayor o menor medida. Cuanto menos profunda sea la cavidad, más perjudicará el movimiento y causará más dolor.

  • Osteocondritis disecante (OCD)

La OCD es un problema en el cual el cartílago que recubre el hueso emerge en la articulación del hombro, el codo o la babilla, y las articulaciones del corvejón se engrosan hasta el punto en que se agrandan y agrietan, facilitando que el hueso se inflame y se deteriore. El grado que alcance la OCD causará cojera que irá desde la que es ocasional hasta la crónica. En los Chows, el área más frecuentemente afectada es el codo y se conoce como displasia del codo (DC).

  • Problemas oculares

Entropión. Los párpados se vuelven hacia dentro de manera que las pestañas frotan constantemente, el globo ocular y por tanto lo irritan. Si no se trata puede perjudicar seriamente la visión. Un sencillo procedimiento veterinario puede corregir totalmente el problema.

Ectropión. Es un problema del párpado que provoca que se vuelva hacia fuera y cuelgue, dejando el ojo expuesto. El párpado estirado forma una bolsa que acumula suciedad y ello irrita continuamente el ojo. Al igual que en el caso del entropión, esta deficiencia puede ser también corregida mediante cirugía.

  • Luxación rotuliana

Este problema, conocido también como babilla suelta, puede presentarse en una o ambas rótulas del Chow. El ligamento que sostiene la rótula en su lugar puede estar tan débil como para salirse del encastre en el cual normalmente se asienta con el fin de unir las partes superior e inferior del muslo. Puede ser doloroso y causar cojera en algunos casos.

Si deseas saber más sobre el Chow Chow te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Chow Chow Serie Excellence:

Chow Chow (Excellence) - Editorial Hispano Europea