Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Regístrate gratis Accede a tu cuenta

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros medianos

»

Bulldog Inglés

»

Historia del Bulldog Inglés

Historia del Bulldog Inglés


Bulldog InglésDurante cualquier periodo extenso de tiempo, es bastante frecuente ver cómo una raza canina evoluciona para pasar de ser totalmente diferente a cómo podía haber sido cientos e incluso miles de años atrás. Se consideraría como muy probable que una raza conservara la morfología y el temperamento a lo largo de su proceso de evolución. Esto es del todo cierto cuando estudiamos la historia y el desarrollo del Bulldog.

El Bulldog Inglés, conocido simplemente como Bulldog, ha cambiado enormemente desde sus principios. Aunque persisten algunos antiguos atributos en la raza, los ejemplares del siglo XIII tenían un aspecto y un comportamiento nada parecidos al del perro que tenemos actualmente en nuestros hogares y que vemos en los rings de los certámenes de belleza. Los historiadores creen, con bastante convicción, que la raza derivó de antiguos perros de guerra o de otras razas antiguas de tipo moloso. Estos perros de guerra eran bastante utilizados por los británicos y además tenían unas cualidades excelentes como protectores de las propiedades y rebaños de su amo. Otros creen que el verdadero origen de la raza no está del todo claro y apuntan las muchas lagunas existentes en muchas de las teorías más aceptadas.

Cómo se transformó este perro en Bulldog

Una teoría aceptada es que el Bulldog fue creado, en primer lugar, en las islas Británicas y que fue creado con el único propósito de la presa de toros, un pasatiempo extremadamente salvaje que era muy popular en Inglaterra. Su popularidad llegó a adquirir tales dimensiones que se convirtió en el deporte nacional de Inglaterra entre los siglos XIII y XVIII.

La presa de toros era un espectáculo que se solía llevar a cabo junto con combates de boxeo, y se celebraban dentro de rings en pistas cubiertas. Para hacer que la pelea estuviera más igualada, el toro quedaba indefenso, atado con una cuerda a una argolla clavada en el suelo. Este deporte implicaba el uso de un perro, o de un grupo de perros, a los que se dejaba sueltos para que apresaran y sujetaran al toro por las orejas y los ollares delante de miles de bulliciosos espectadores. Se consideraba que los ollares eran el punto más delicado y vulnerable del toro. Se adiestraba a los perros para que atacaran, específicamente, esa zona. A pesar de su popularidad, el espectáculo era algo horroroso. No era infrecuente que durante una pelea, un grupo de perros acabaran malheridos o muertos. Los espectadores solían apostar en estos espectáculos e mal gusto.

El Bulldog de aquellos primeros tiempos era criado con el propósito de que fuera un animal fiero, agresivo y de una enorme fuerza y valentía. La belleza y la conformación no tenían importancia para los criadores de esa época. El temperamento que la raza tenía antaño queda muy distante del compañero leal y cariñoso tan apreciado actualmente por los aficionados de todo el mundo.

Un perro de pelea legendario y diversificado

No fue hasta 1778 cuando surgieron las primeras protestas y el duque de Devonshire en Staffordshire actuó contra la salvaje naturaleza del apresamiento de toros y abolió de forma oficial este horrible deporte. Desgraciadamente, éste no fue el fin de la utilización del Bulldog como «máquina de pelear». Aunque ya no se utilizaban toros, las peleas continuaron con ratas, leones, monos, osos, otros Bulldog y cualquier otro animal que los ingleses pudieran obtener. No pasó mucho tiempo hasta que las peleas de perros y el apresamiento de osos reemplazaron al apresamiento de toros. De hecho, estos «deportes» se volvieron tan populares o más que los anteriores. El apresamiento de osos se transformó pronto en uno de los deportes de apresamiento de mayor seguimiento. Finalmente, debido al alto coste que implicaba la importación de osos, este deporte desapareció en el siglo XVIII.Bulldog Inglés

Tras el fin del apresamiento de toros y de osos, muchos creyeron que la raza desaparecería. Afortunadamente había muchas personas interesadas en la conservación de la raza y que mostraban preocupación por su transformación en un perro de pura raza respetable. Estos criadores dedicados se propusieron desarrollar una raza que fuera adecuada para la vida familiar, en contraposición con los agresivos perros de pelea. No pasó mucho tiempo antes de que los criadores transformaran la cría para la pelea y los combates en la cría para las exposiciones y los certámenes caninos.

Hacia finales del siglo XVIII y principios del XIX, los primeros ejemplares de la raza eran de mala calidad en comparación con los estándares actuales. En su aspecto físico seguían siendo evidentes sus cualidades de perros de pelea. Tenían un cráneo pequeño, un hocico largo y su cabeza no tenía arrugas. Tenían aspecto de estar extremadamente tullidos y, en gran medida, se consideraba que no gozaban de buena salud.

Del perro de pelea al perro de exposición y compañero familiar

Con la creación del Bulldog Club en Inglaterra estas malas cualidades físicas comenzaron a ser limadas por los criadores y los aficionados que se preocupaban de ello. Mucho antes de que se fundara el Kennel Club de Inglaterra, el Bulldog Club fue la primera asociación que intentó estandarizar la raza y la primera que celebró un certamen de belleza para estos perros en 1859. Se considera que Jacob Lamphier fue quien redactó el primer estándar «oficial» del Bulldog en 1864, pero no se publicó hasta 1879. El primer verdadero estándar fue el Philo Kuon, que fue adoptado en Londres en 1865. Muchos de los primeros perros expuestos en el ring de belleza tenían unos pies que se abrían y pisaban mal y unas extremidades arqueadas. Para empeorar las cosas, las valoraciones por parte de los jueces durante las exposiciones también eran malas y no fueron de ninguna ayuda para la evolución física de la raza. Incluso actualmente, se considera al Bulldog como una raza difícil de valorar en las exposiciones de belleza y son necesarios muchos años de experiencia para hacerlo correctamente.

Es casi imposible detallar la larga lista de criadores y perros ingleses y norteamericanos influyentes responsables del desarrollo de la raza durante los últimos 200 años: son centenares. Algunos de los perros famosos de finales del siglo XIX y de principios del XX siguen teniendo un reducto en la descendencia actual, y muchos de los mejores machos y pedigrees de hoy día tienen su origen en ellos. Algunos de estos perros influyentes fueron: Monarch, Donald, King Dick, Old King Cole, Crib, Rosa, Thunder, Sir Anthony, Brutus y Sancho Panza.

En el siglo XIX, Crib y Rosa eran dos perros que fueron considerados como la base del estándar del Bulldog. Ambos tenían un tórax profundo, un increíble tono muscular, un dorso cóncavo y una cola de implantación baja. Crib era un perro atigrado y blanco considerado como «el mejor hasta la fecha». Era un perro polivalente que tanto era utilizado como perro guardián como compañero familiar. Criadores importantes de esta época fueron Mr. S. E. Shirley, Mr. G. Roper, Mr. R. J. Lloyd Price, Jesse Oswell, Mr. Clement y Mr. Henshaw. Hacia finales del siglo XIX, Robert Hartley, Charles Hopton, Walter Jeffries y Sam Woodiwiss habían conseguido ser criadores de gran fama y respetados en Norteamérica e Inglaterra.

James Hinks tiene el mérito de ser uno de los primeros exhibidores de Bulldog. Hinks expuso Bulldog activamente durante cuatro años (desde 1860 a 1864). Uno de los primeros certámenes en los que participó se celebró en el Palacio de Exposiciones Agrícolas de Birmingham. Se inscribieron 40 Bulldog, entre los que estaba el famoso perro rojo King Dick, propiedad de Jacob Lamphier. King Dick tuvo una carrera muy exitosa en las exposiciones. Se convertiría en el primer campeón de belleza y en el primer Bulldog en ser inscrito en el libro de orígenes de la raza del Kennel Club. El primer club británico del Bulldog fue creado en 1864 por Mr. R. S. Rockstro.

Bulldog InglésLa mayoría de los animales de esta raza eran exportados a los Estados Unidos, país que tuvo la mayor influencia en el desarrollo de la raza. El primer Bulldog expuesto en los EE.UU. fue Donald, que fue presentado en Nueva York en 1880. Era un macho atigrado y blanco propiedad de Sir William Verner. En 1888, Robinson Crusoe se convirtió en el primer campeón estadounidense. Diez años más tarde se fundó el Bulldog Club of America. Actualmente cuenta con unos 3.000 miembros.

Al igual que para muchas otras razas, las consecuencias negativas de las guerras afectaron al Bulldog. Al iniciarse la primera guerra mundial, había unos 12.000 Bulldog en el Reino Unido y durante la segunda guerra mundial se suspendieron por completo los certámenes caninos y la población de Bulldog descendió hasta los 8.000 ejemplares. Algunos criaderos influyentes de esos tiempos eran Merstham, Pearson y Cloverleys. Mrs. Pearson, del criadero Pearson Westall's se convirtió en la primera mujer que presidió el English Bulldog Club en 1936.

Después de la segunda guerra mundial, surgieron muchas caras nuevas que tendrían una gran influencia sobre la raza. Jack y Kathleen Cook tuvieron el mérito de ser los que criaron más Bulldog campeones del Reino Unido. Les y Ellen Cotton, del criadero Aldridge, fueron los responsables de la cría de Ch. Aldridge Advent Gold. Este perro fue el padre de nueve campeones del Reino Unido. Otros perros influyentes fueron Ch. Maelor Solorium, Ch. Prince of Woodgate y Ch. Noways Chuckley. Éste último fue el único que logró ser el Campeón Supremo en la Exposición Canina de Belleza Crufts, en 1952. Arthur Westlake, Dora y George Wakefield y Harold y Audie Hayball criaron muchos perros excelentes que siempre tendrán un lugar destacado en la historia de esta raza.

La mayoría de los perros campeones y de los grandes criaderos de Bulldog se han originado a partir de perros ingleses. En los últimos años, el Bulldog ha continuado aumentando lentamente, su popularidad en los EE.UU. La calidad de los perros también ha mejorado.

En esta última década han surgido nuevas caras en los rings de belleza de las exposiciones caninas de los EE.UU. y de Inglaterra. Muchos criadores solventes están dando lugar a animales de gran calidad y a líneas de prestigio. Varios han tenido excelentes actuaciones dentro y fuera del ring de belleza. Bill y Margaret Goodwin, del criadero Britishpride han criado varios campeones, el más famoso de los cuales es Ch. Ocobo Royal Heritage of Britishpride, que ganó el premio de Mejor de la Exposición (Best in Show) en la exposición del centenario del British Bulldog Club. Pat y Norman Davis, del criadero Ocobo también tuvieron una gran actuación con Ch. Ocobo Skipper y Ch. Ocobo Tully. Algunos otros criadores dignos de mención incluyen a Brenda Price (del criadero Esclusham) y a Peter y Jackie New (del criadero New Rock).

Si deseas saber más sobre el Bulldog Inglés te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Bulldog Inglés Serie Excellence:

Bulldog Inglés (Excellence) - Editorial Hispano Europea