Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Regístrate gratis Accede a tu cuenta

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros medianos

»

Beagle

»

Características del Beagle

Características del Beagle



  • Altura a la cruz: de 33 a 40 cm
  • Peso: unos 15 kg
  • Capa: todos los colores admitidos en los perros sabuesos
  • Promedio de vida: doce años
  • Carácter: inteligente, vivo, alegre y resuelto
  • Relación con los niños: buena
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: caza a pie de la liebre y el conejo, caza menor con con escopeta, perro de compañía
  • Necesidades del espacio: puede vivir en el interior de la vivienda
  • Alimentación del Beagle: unos 300 g diarios de alimento completo seco
  • Arreglo: ninguno
  • Coste mantenimiento: moderado

BeagleLas razones de la continua popularidad del Beagle son variadas, y esto se debe a que es verdaderamente un perro versátil que realiza muchas funciones. En primer lugar, y sobre todo, fue esencialmente un perro de caza, un verdadero sabueso. En segundo lugar era un especialista para la liebre, que se podía encontrar en abundancia en las Islas Británicas, y para los conejos de cola blanca, tan abundantes en EE.UU. En tercer lugar, su versatilidad como perro de caza era notable, ya que podía ser utilizado para casi cualquier tipo de pieza de las tierras altas, y resulta especialmente efectivo para la captura de ardillas y faisanes. En último lugar, pero no por ello menos importante, era y sigue siendo un perro pequeño, jovial, cariñoso y fiel, lo que hace que sea muy apreciado como mascota casera y compañero para los niños.

Todos los cachorros son hermosos, pero no hay nada tan adorable como un cachorro de Beagle. El estándar para esta raza del Kennel Club de Inglaterra dice que la expresión debe ser amable y atractiva, mientras que el American Kennel Club la define como dulce, agradable y suplicante. A mí me gusta especialmente la palabra «suplicante», ya que es ese aspecto el que hace que resulte casi imposible rechazar a un Beagle, ya que todos ellos parecen estar diciendo: «Por favor, llévame a casa contigo». Esos grandes ojos marrones y sus orejas péndulas podrían derretir a una piedra.

Virtudes del Beagle

El Beagle es una raza que encaja fácilmente en la mayoría de los hogares. Quiere complacer a aquellos a los que quiere y estar a su lado todo el tiempo posible, medrando cuando está al lado de su gente querida. Los Beagle pueden ser adiestrados, pero nunca trabajarán con la precisión con la que obedecen un Dobermann o un Shetland Sheepdog normales. Cuando se le ordena «Ven-vuelve», la tendencia del Beagle es la de responder: «Sí, en un minuto », y seguir con lo que está haciendo. Como el Beagle suspira por complacer, aprende lo que le gusta a usted (y que al mismo tiempo hace que él se sienta bien), y se esforzará por mantener este estado de cosas. Será tan obediente como resulte necesario para que usted esté de buen humor, pero, como es un Beagle, pensará en algunos trucos innovadores para hacerle reír y mantenerle entretenido. La vida con un Beagle siempre es divertida.

El Beagle tiene un tamaño manejable, y una talla de entre 33 y 40 cm a la cruz. Posee una constitución cuadrada, lo que significa que la longitud de su cuerpo (desde su pecho hasta sus piernas) es aproximadamente igual a su altura desde el suelo hasta la cruz. Con su instinto innato por la caza y por seguir un rastro, y su constitución corporal, es un perro atlético y funcional. Puede saltar sobre su regazo y al interior de su coche, salir a dar largos paseos con su correa puesta y seguirle a usted cuando salga a correr por el bosque o por la playa.

También es de fácil cuidado y necesita simplemente una dieta estándar de buena calidad para perros, y con su hermosa y corta capa no necesitará un acicalado excesivo. Necesita que le bañen ocasionalmente y un acicalado semanal, lo que incluirá que lo cepillemos para tener bajo control los pelos sueltos, y que le cortemos las uñas.

En el lado negativo, la tozudez del Beagle es legendaria. El Beagle necesita un propietario que sea amable, aunque firme, tolerante e insistente, alguien que no pierda los nervios cuando el perro desobedezca caprichosamente: alguien que disfrute con los retos.

La «música» del Beagle es exactamente eso: música para algunos y ruido para otros. Un Beagle solitario aullará y, en las ciudades, esto no contribuirá a las buenas relaciones con sus vecinos.

¿Quién es el propietario ideal?

El Beagle, debido a su inherente disposición natural y formal, encaja en la mayoría de ambientes familiares. No hace falta ser un propietario muy dominante para ser amo de este perro. El Beagle, al igual que casi cualquier otra raza, necesita sentirse un miembro de pleno derecho en su hogar. Medrará con un propietario que le lleve a dar largos paseos diarios, le saque a dar pequeños viajes en coche y vea con él la televisión por la tarde.Beagle

Una pareja en la que ambas personas trabajen puede proporcionar un buen hogar a un Beagle si no le dejan fuera del hogar cuando llegan a casa y se le incluye, siempre que sea posible, en las actividades vespertinas y del fin de semana.

Generalmente se lleva bien con los niños de cualquier edad, siempre que hayan crecido juntos y los niños sean amables, cuidadosos y considerados con el perro. Los niños y los perros hacen una buena pareja, siempre que los niños tengan presente que un perro es como una persona con pelo y no un oso de peluche o una muñeca.

¿Qué necesita el Beagle?

Un hogar en el que siempre haya alguien durante el día es ideal para cualquier perro, haciendo que la sociabilización y la educación básica resulten más sencillas. Pero en los tiempos actuales, en los que ambos miembros de una pareja trabajan y los niños están en el colegio, se deben hacer algunos planes para acomodar al cachorro mientras esté solo. No se debería dejar a un cachorro suelto por la casa. Incluso el dejarle encerrado en la cocina o en la despensa no supone una solución ideal. Un cachorro al que dejemos solo se aburrirá y pronto ocasionará daños en su entorno. Esto no es nada bueno para los muebles ni para el cachorro, ya que muchos de estos objetos pueden provocar grandes daños y facturas caras del veterinario si son mordidos y tragados. Deberá aprender todo lo referente a la utilización de una jaula como instrumento para la educación básica del cachorro.

Todo perro que viva en una zona urbana debe disponer de un recinto vallado. No podemos esperar de un perro que se quede dentro de los límites de su propiedad ni que se pasee suelto de forma segura por el vecindario, y los Beagle no suponen una excepción. Hay demasiados coches y camiones que, además, van demasiado deprisa como para arriesgarse a que un perro vaya suelto por la calle.

Siempre debemos sacarle a pasear con la correa y el collar puestos. Cuando no lleve la correa puesta debe encontrarse muy lejos del tráfico, ya que su curiosidad innata, su agudo sentido del olfato y su devoción por la caza harán que deje a un lado la precaución y continúe con lo que está haciendo, ya sea con o sin su propietario.

A ningún perro le gusta estar encerrado y apartado cuando su familia está en casa. Un Beagle que participe, siempre que sea posible, en las actividades familiares será un Beagle feliz y bien adaptado.

Preocupaciones relativas a la salud del Beagle

El hipotiroidismo (funcionamiento insuficiente de la glándula tiroides) es un problema de salud bastante común en los perros, ya sean de pura raza o cruzados, y afecta a muchos Beagle ancianos. Muchos perros nacen teniendo una función tiroidea normal, pero puede que se vuelvan hipotiroideos a medida que envejecen. Existen dos causas para este problema: una es la enfermedad tiroidea autoinmunitaria y la otra, más frecuente, es el hipotiroidismo idiopático.

Las buenas noticias sobre el segundo tipo de hipotiroidismo es que su diagnóstico no es complejo mediante una muestra de sangre y su tratamiento es fácil y barato: consiste, sencillamente, en administrar una pequeña pastilla una o dos veces por día. Los indicadores comunes del hipotiroidismo son el aletargamiento, la tendencia a la obesidad, una mayor sensibilidad al frío y al calor, pérdida bilateral de pelo y ennegrecimiento bilateral de la piel, especialmente en el abdomen y los muslos. El hipotiroidismo también puede afectar negativamente a la reproducción.

BeagleLos problemas de espalda son tan frecuentes en los perros como en las personas, y se sabe que los Beagle también los sufren. Existen muchas razones por las que los perros padecen problemas de espalda (que van desde las vértebras torácicas, pasando por las lumbares y hasta llegar a la región coccígea), y entre ellas se incluyen las causas familiares y las ambientales. Los perros con problemas esqueléticos que afecten a su flexibilidad y a sus movimientos no deberían ser utilizados como animales reproductores.

Además, deberíamos preocuparnos por mantener a nuestro Beagle esbelto y delgado, con una pequeña capa de grasa y con musculatura recubriendo las costillas. En condiciones ideales, debería parecer un atleta fuerte y esbelto capaz de desempeñar el trabajo para el que fue criado.

Los síntomas comunes de los problemas de espalda pueden ser la reticencia a subir y bajar escaleras o a entrar y salir de su coche, temblar, esconderse, la falta de apetito y, en los casos extremos, una postura jorobada o una parálisis parcial o completa de las extremidades posteriores. Cualquiera de estos síntomas requerirá la atención inmediata por parte de un veterinario.

La epilepsia canina es otra enfermedad que afecta a los Beagle. Se han llevado a cabo investigaciones exhaustivas sobre la herencia de la epilepsia, y el estudio de los pedigrees muestra que efectivamente, es hereditaria (se da más en los miembros de una misma familia de lo que cabría esperar si la razón fuera el mero azar). Una pregunta que debe usted formular al criador al que visite acerca de su línea es: «¿Ha tenido alguno de sus perros ataques de tipo epiléptico?». Es importante que sepa que un criador responsable no haría criar a aquellos animales que padezcan esta enfermedad. Aparte de la epilepsia, hay otras razones por las que un perro puede sufrir ataques pero, a pesar de ello, cualquier tipo de ataque debe hacer que vayamos inmediatamente al veterinario para que someta al perro a un chequeo completo para dar con el diagnóstico.

La «enteritis del cubo de la basura» es un término que se aplica a los perros que se dan un festín comiendo cosas que no se encuentran normalmente en su recipiente para la comida, lo que da como resultado molestias gastrointestinales. Los perros que han robado alimentos de la mesa de la cocina, del cubo de la basura o que han estado husmeando en la cesta de la colada deben ser vigilados por si muestran algún tipo de molestia: falta de apetito, vómitos, diarrea o una obstrucción intestinal. Recuerde que tanto los perros adultos como los cachorros pueden tragarse cosas que no sean opacas, como unas medias de señora o lencería, que no aparecerán en una radiografía pero que pueden dar lugar a una obstrucción completa del intestino.Lo mejor es buscar ayuda profesional tan pronto como apreciemos cualquier tipo de molestia.

Si deseas saber más sobre el Beagle te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Beagle Serie Excellence:

Beagle (Excellence) - Editorial Hispano Europea