Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros medianos

»

Cocker Spaniel Americano

»

Historia del Cocker Spaniel Americano

Historia del Cocker Spaniel Americano


Cocker Spaniel AmericanoOrígenes del perro

Al principio estaban los lobos y el hombre de las cavernas. En la actualidad... bien, sencillamente eche un vistazo por su vecindario, por el parque o por cualquier exposición canina a la que pueda asistir. Lo sorprendente es que todas las razas caninas que conoce el hombre no descienden sino del «lobo feroz».

¿Cómo sucedió? Primeramente, la evolución fue muy lenta. De hecho, la transformación comenzó en el periodo mesolítico de nuestra civilización, hace más de 10.000 años. No hay muchas dudas en lo tocante a que el hombre vio algo interesante en la forma en la que la manada de lobos «elegía» los rebaños de animales que perseguían. Separaban los miembros muy jóvenes o los muy ancianos. Los individuos más sanos y rápidos escapaban de su acoso.

Obviamente, el hombre de las cavernas no era tan rápido como el lobo en actividades de este tipo, así que, sin duda, se vio impresionado por la astucia de estos veloces cazadores. Si es que no vio nada más en él, el hombre del mesolítico reconoció que el lobo podía resultar valioso y, en lugar de relegarlo a la condición de enemigo mortal, permitió que las familias de lobos vivieran sin ser molestadas.

A medida que pasó el tiempo, algunos de los lobos se volvieron bastante amigables con las personas. El hombre se dio cuenta de que podía manipular la reproducción de estos animales, para que así la descendencia resultante se tornara algo adiestrable. Comenzó a domesticar a los lobos, que iban evolucionando, para que se acomodaran a sus crecientes necesidades. Aunque no hay duda de que el procurarse alimento era una prioridad importante en la lista de las necesidades primarias de los hombres, comenzó a asignar otras tareas a sus amigos del bosque: se estaban convirtiendo en cazadores, en guardianes y en perros pastores.

A partir de ahí el hombre comenzó a decidir qué animales se reproducían con cuales para así dar lugar a un animal que fuera todavía más eficiente en sus labores. Éstos eran los comienzos de un nuevo tipo de lobo, aquel al que ahora nos referimos con el nombre de Canis familiaris (perro doméstico), en lugar del Canis lupus (lobo).

Conozca al cazador

Un tipo de perro de caza que desarrolló el hombre retuvo las características del lobo para perseguir las presas hasta que éstas eran acorraladas y muertas, o hasta que el perro estuviera completamente exhausto. Esta práctica es más o menos típica de los perros que conocemos actualmente como sabuesos. Aunque la tenacidad de estos perros de rastreo era muy apreciada, la voluntad de un sabueso para la caza podía continuar durante kilómetros, si era necesario, y muchos cazadores encontraron que esto era contraproducente para la obtención de alimento y además resultaba agotador.

Así pues, surgió la necesidad de disponer de un perro de caza que no llevara hasta el fin la persecución o el ataque. La tarea de estos perros que trabajaban junto al hombre era la de ayudar a sus amos a encontrar, levantar o cobrar las piezas de caza. Los perros trabajaban silenciosamente para no espantar las aves y, como cualquier buen ayudante, obedecían las órdenes de su amo sin dudarlo. Como los perros eran llevados a cazar en grupos, debían tener una disposición amigable y no ser agresivos entre ellos.

Durante la Edad Media, antes de que se inventaran las armas de fuego, los cazadores utilizaban redes y adiestraban a los halcones para que capturaran a sus presas. Para ayudarles a localizar las aves salvajes estaban los perros originarios de España (la palabra España deriva del término latino Hispania). A partir de ahí, la palabra evolucionó y apareció la palabra spaniells, a partir de la cual se originó la palabra actual: spaniel.Cocker Spaniel Americano

De todos modos, una vez estos spaniel habían localizado la caza se dejaban caer al suelo y permanecían quietos, esperando a que los cazadores llegaran corriendo y lanzaran su red sobre la nidada de perdices. Estos «setting» spaniel (spaniel de muestra) dieron lugar, más tarde, a los actuales Setter Gordon y a los Setter Irlandeses e Ingleses.

Otro grupo de spaniel fue adiestrado para que encontraran las aves y las levantaran desde los matorrales, para que los halcones pudieran perseguirlas. Estos perros tenían varios nombres, pero la mayor parte de las veces recibieron esos nombres como resultado de su tamaño al llegar a la madurez y de las tareas para las que finalmente serían utilizados.

Junto con sus diferencias, los spaniel tenían muchas características comunes. Como la mayor parte de las veces debían buscar sus presas a través de arbustos densos y de matorrales enmarañados, necesitaban tener un tamaño moderado, unos cuerpos compactos y unas extremidades fuertes que les ayudaran a moverse por entre el difícil terreno que generalmente hacía que otras razas se detuvieran. Tenían un pelaje largo y sedoso que les protegía y que se deshacía con facilidad de los cardos y los matorrales. Se les cortaba la cola para evitar que se les enganchara en los arbustos. Tenían unas frentes más altas y redondeadas que se dice les protegían los ojos de las ramas. Sus orejas largas y lobulares reunían y canalizaban las moléculas del olor hacia sus trufas grandes y ultrasensibles.

Características típicas de este grupo son su devoción por sus propietarios y su deseo de «seguirle, incluso aunque se encuentren entre una multitud», tal y como se escribía en esos tiempos. Los perros tenían una disposición alegre y acompañaban a sus amos en el campo «moviendo sus colas y levantando las piezas de caza salvajes o las bestias».

De principios del siglo XVII, hay muchas referencias hacia los spaniel, que tenían un gran talento para levantar las aves del lugar donde estaban escondidas. Otro miembro del grupo acabaría por conocerse con el nombre de «cocking spaniel» (spaniel para la becada), debido a su especialización en la caza de esa ave.

Fue sólo cuando las exposiciones caninas comenzaron a hacerse populares, a mediados del siglo XIX cuando se hicieron esfuerzos por ser más específicos para la clasificación de los spaniel. El primer intento por conseguirlo fue la creación de unas clasificaciones distintas para los spaniel de tierra y los de aguas. A todos los demás se les llamó Field Spaniel y fueron divididos en dos variedades: por encima y por debajo de los 11 kg. Los Cocker, a quien muchos de los otros spaniel debían sus orígenes, no tenían ninguna categoría, a no ser que se les llamara pequeños Field Spaniel. Fue sólo tras el gran esfuerzo por parte de las amantes de los Cocker cuando finalmente, en 1893, el Kennel Club reconoció a la variedad de menor tamaño del Field Spaniel con el nombre de Cocker Spaniel.

Aun así, la frontera entre las varias razas de spaniel era tan ligera que nacían tanto spaniel grandes como pequeños dentro de una misma camada y entre sus antepasados podíamos encontrar a cualquier perro que llevara el sufijo spaniel. Un ejemplo perfecto de todo este estado de confusión en estos asuntos fue también el que daría lugar al patriarca tanto de la raza Cocker Spaniel Americano como del Cocker Spaniel Inglés. Nació hacia finales del siglo XIX y se llamaba Obo. Fue un descendiente negro de un perro Sussex Spaniel y de una perra Field Spaniel.

No fue hasta 1902 cuando el Kennel Club concedió una categoría distinta al Cocker Spaniel en su libro de sementales, pero se puede ver fácilmente que por aquel entonces era difícil decir cuál o cuántas de las muchas variedades de spaniel se hallaba en los orígenes de cualquier perro registrado como Cocker Spaniel.

De todos modos, fue Obo, con su hermoso y largo dorso y con sus extremidades cortas de aquellos tiempos, el que se forjó un récord envidiable en las exposiciones. Su estilo y sus logros fueron muy populares, y un cierto número de ellos fueron exportados a América.

Cocker Spaniel AmericanoUna perra cuyo nombre era Chloe II fue apareada con Obo en Inglaterra y enviada a los Estados Unidos preñada. Allí parió una camada, y uno de sus hijos fue llamado Obo II. De acuerdo con las autoridades caninas de aquellos tiempos, el joven Obo «no carecía de faltas» pero aun así fue un gran paso adelante para la raza. Fue considerado como un excelente macho y hacia 1920 era raro el Cocker de América que no le tuviera como antepasado.

El perro rojo Robinhurst Foreglow nació en 1917 y tenía como antepasado a Obo II, tanto por parte de madre como de padre. Se dice que era el Cocker modelo, mejor que Obo II y con unas extremidades más largas y un cuerpo más compacto. Era «más robusto en todos los aspectos y también audaz y valiente». Era un compañero para la caza con un hermoso aspecto.

Muy parecido a Foreglow era un descendiente negro llamado Torohill Trader. Éste era tan compacto y gallardo como Foreglow, pero aportó lo que se pensaba que era una extraordinaria cabeza. Su expresión definía, verdaderamente, el ideal americano de la época.

Una situación confusa

Los aficionados británicos a los Cocker mantuvieron un programa de cría que básicamente permaneció fiel a la forma, pero en América estaba apareciendo una situación interesante y algo confusa. Allí, el Cocker evolucionaba para dar lugar a dos tipos distintos: uno llamado el tipo Cocker Americano y el otro el tipo Cocker Inglés. Aunque este último quizá era un poco más aerodinámico que los Cocker que tenían en Inglaterra, los aficionados americanos que decían que sus Cocker eran de tipo «inglés » creían que sus perros eran más fieles al tipo de perro que se criaba en Inglaterra.

Los dos grupos tuvieron una separación definida en sus caminos, aunque ambos tipos fueron registrados por el American Kennel Club (AKC) como «Cocker Spaniel». Aquellos que defendían al Cocker de tipo americano eran más y continuaron con la tendencia que había comenzado con Obo II y con Foreglow. Favorecieron a un Cocker que era, proporcionalmente, de extremidades incluso más largas y con un dorso más corto que los perros de antaño. Torohill Trader fue el perro que les permitió conseguirlo.

El grupo que favorecía en América al Cocker tipo inglés temió que el tipo que ellos querían perpetuar se perdiera para siempre a no ser que se llevaran a cabo medidas drásticas. En 1936 se fundó el English Cocker Spaniel Club of America (ECSCA) y el estándar británico fue adoptado como el estándar por excelencia. Los miembros del grupo juraron no cruzar sus perros con los de tipo americano.

Aun así, el AKC no hizo diferencias entre los Cocker inscritos en su libro de sementales. Para forzar al AKC a hacer una distinción entre los dos tipos, el ECSCA se dio cuenta de que se deberían llevar a cabo medidas enérgicas.

La presidenta del club, Mrs. Geraldine R. Dodge, organizó un comité para investigar los pedigrees de todos los Cocker ingleses, americanos y canadienses que vivían en los Estados Unidos. A continuación, y a través de una purga de pedigrees masiva, eliminaron cualquier Cocker incapaz de demostrar cinco generaciones de pura cría del tipo inglés. Sólo aquellos perros que pudieran probrarlo legítimamente podrían ser identificados como Cocker ingleses puros.

Las variedades americanas

En septiembre de 1946 se consiguieron los objetivos del ECSCA y el AKC garantizó la separación para las razas Cocker Inglés y Cocker Americano. Al mismo tiempo, a los Cocker Americanos se les concedieron tres variedades diferentes: Negro, Cualquier Otro Color (de un solo color) distinto del Negro (COCDN, ASCOB) y los Particolores (Multicolores). Al principio se expusieron perros negro y fuego en la variedad de Particolores. En 1944 fueron pasados a la variedad ASCOB y finalmente, en 1983, se les pasó al lugar más lógico: la variedad Negra.Cocker Spaniel Americano

  • Negros y negros fuego

No hay duda de que aquellos que vitorearon a Ch. Torohill Trader por ser «el Cocker Americano ideal» en los años 30 sabían muy bien de lo que hablaban. Trader no sólo ayudó a asentar el tipo americano de la raza, sino que además lo hizo sin sacrificar las cualidades que hicieron que fuera un verdadero spaniel para levantar la caza. Trader era un perro muy robusto que tenía la fuerza y la sustancia que le permitían actuar en las labores para las que fueron desarrollados los spaniel. Estaba muy bien proporcionado y las autoridades de aquellos tiempos dijeron que era el prototipo de belleza y que tenía el «alcance y la conducción» de la que tanto se hablaba en los perros de caza pero que tan raramente se conseguía. La influencia de Trader fue tan grande, que se extendió a las tres variedades americanas, pero se aprecia tan claramente en la variedad negra (y en la negra y fuego) que vale la pena hacer una mención especial.

Existe una línea directa de descendencia que va desde Trader hasta Ch. Elderwood Bangaway, que es, sin duda alguna, el perro que se lleva el mérito por ser el que asentó el tipo del Cocker negro actual. Trajo la elegancia, el refinamiento y el equilibrio a la raza y fue capaz de transmitir esto a su descendencia. Su hijo Ch. DeKarlo's Dashaway y sus nietos Ch. Clarkdale Capitol Stock y Ch. Valli-Lo's Flashaway se encuentran tras los ganadores de la variedad Negra y Negro y Fuego incluso hasta nuestros días.

  • Particolores

Los particolores (multicolores) se encontraron con grandes dificultades para mantenerse a la altura de los avances de la variedad Negra a pesar de que descendían, básicamente, de los mismos animales. Uno de los inconvenientes más obvios, aunque no particularmente significativo, de la variedad particolor, era la riqueza del pelaje que comúnmente poseían los Cocker Negros. De todas formas, mientras se pensaba que era imposible modernizar a los particolores, salieron a la palestra los criaderos Honey Creek.

Los perros Honey Creek pertenecían a Bea Wegusen, cuyo intenso programa de líneas y de consanguinidad revolucionó por completo la variedad. Vencieron en todas las competiciones en las que había perros particolores y pronto se hallaron a la misma altura que los Negros que se exhibían, si es que no les derrotaban. Los descendientes de la mejor perra de Wegusen, Ch. Honey Creek Vivacious, se convirtieron en la piedra angular de la variedad Particolor actual.

Cualesquiera que pudieran haber sido los inconvenientes de los perros Honey Creek, éstos fueron rápidamente contrarrestados por criadores astutos que usaron buenas líneas de perros de un solo color para cualquier aspecto que necesitara retoques. Hasta el día de hoy, es muy raro que incluso la línea más moderna de particolores no pueda remontar, en algún punto, sus orígenes hasta llegar a los perros Honey Creek.

Ascob (Any Solid Colour Other Than Black)

Los perros de color crema claro y los de color rojo que participaban dentro de la variedad ASCOB, conocida como otros colores en la Europa del continente, fueron todavía más lentos que los de la variedad particolor para llegar al nivel de los negros. Parecían destinados a permanecer para siempre en el limbo hasta la llegada de Ch. Maddie's Vagabond's Return en 1950. Con él llegó un Cocker Americano moderno de tipo para la caza que no sólo era robusto, sino que además tenía una capa cuyo aspecto nunca antes se había visto entre los perros de color crema claro ni entre los de color rojo. Los criadores listos de esos tiempos utilizaron bien a Vagabond y rápidamente (en la primera generación) llegó Ch. Gravel Hill Gold Opportunity, un hijo que superó a su padre en cuanto a belleza y tipo. A partir de entonces los perros de color crema claro y los de color rojo prosperaron.

Los Cocker de color marrón (de hecho, color hígado) habían existido desde los tiempos de Obo. De todas formas, el color no gustaba nada a la mayoría de los criadores de Cocker Spaniel AmericanoCocker Americano, ya que esos perros carecían completamente de tipo y tenían los ojos amarillos chillones que los acompañan, legítimamente. Eran, sin duda, una reversión al viejo Obo, cuyo padre se debe recordar era un Sussex Spaniel de color marrón.

En California, Arline Swalwell, del criadero Windridge estaba fascinada con el color y decidió que daría lugar a Cocker Americano color «Chocolate», tal y como ella los llamó, que estarían a la misma altura que las otras variedades. Con la ayuda de Norman Austin y de Frances Greer, los tres se pusieron en esta tarea.

Al trío se le unieron en su búsqueda dos grandes criadores de la época: Bill Ernst, del criadero Cocker Begay y Mike Kinschular, famoso por lo que hizo en el criadero Lurola. El uso inteligente de líneas Negras y Particolores hizo que el Cocker marrón progresara tanto que los criadores que llevan muchos años de dedicación consideran ahora que aquel trabajo es uno de los avances más significativos en la historia reciente del Cocker Spaniel Americano.

El «yankee» vuelve a casa

El primer Cocker Americano que halló su camino de vuelta al verdadero país de origen de la raza llegó a Gran Bretaña vía Holanda a principios de los años 60. Poco después, otros perros le siguieron desde América. El primer Cocker Americano que llegó al Reino Unido con un campeonato obtenido en los EE.UU., fue The Agitator, criado y exhibido para la consecución de su título americano por Michael Allen, una autoridad internacional muy respetada por lo que se refiere al Cocker.

Gran Bretaña fue extremadamente afortunada por haber contado con la asistencia y la guía de Mrs. Allen, que sin grandes aspavientos ofreció su tiempo, esfuerzos y programa a los criadores dedicados. El éxito de la raza en ese país es debido, en gran medida, a su ayuda y consejos tras los escenarios.

Una vez que The Agitator consiguió su título de campeón, Allen lo envió al Reino Unido como regalo para Stephanie Hunt-Crowley, que se hizo famosa por los Afganos. The Agitator tuvo un gran éxito en el Reino Unido, compitiendo en la categoría de Cualquier Otra Variedad No Clasificada (COVNC). El Kennel Club todavía no había creado los Certificados de Desafío (Challenge Certificates o CC). Al retirarse de los rings, The Agitator se fue a vivir con la madre de Ms. Hunt-Crowley, con quien vivió como mascota casera hasta su muerte, a la edad de 14 años.

La raza pronto se beneficiaría de la atención por parte de los criadores experimentados con otras razas del Reino Unido. Aplicaron sus conocimientos y sus animales mejorados y criados en el país suscitaron, finalmente, un interés en el mundo de los exhibidores caninos. Hacia 1968 había las suficientes inscripciones para permitir que la raza se calificara para obtener su primera remesa de Certificados de Desafío.

Entre aquellos que habían ayudado en el ascenso del Cocker Americano a la fama en el Reino Unido estaba Yvonne Knapper, que utilizó el afijo Sundust para sus perros. Su trabajo duro y su determinación fueron muy importantes para el progreso de la raza. Las importaciones de Knapper y sus campeones criados en casa han tenido una gran influencia no sólo en el Reino Unido, sino también en muchos otros países.

En 1972, la importación americana Am. Ch. y Eng. Sh. Ch. Dreamridge Delegate, criado por Tom O'Neal y propiedad de Andrew Caine, venció en el Grupo de Perros de Caza en el mundialmente famoso Crufts Dog Show (Exposición Canina Crufts). La victoria ayudó a estimular todavía más el interés por la raza.

Veinte años más tarde, en 1992, la espectacular y pequeña importación americana negra y blanca, Homestead's Tiffany with Boduf llegó a hacer una carrera extremadamente exitosa en el Reino Unido venciendo en el Grupo de Perros de Caza y consiguiendo el título de Segundo Mejor de la Exposición en la Exposición Canina Crufts. No había límites a la buena publicidad que este estupendo ejemplar logró para la raza, y sus victorias hicieron, consecuentemente, que aumentara el interés por ella. Tiffany era una Campeona de Belleza (Show Champion) Americana y también Inglesa y obtuvo un total de 43 Certificados de Desafío (el récord absoluto de la raza).Cocker Spaniel Americano

A Tiffany le siguió otro formidable ganador, pero en esta ocasión el perro fue criado en el Reino Unido. Michael Gadsby disfrutó de una sensacional serie de victorias con su perro de color crema claro Sh. Ch. Misticolas Over The Moon With Afterglow, que obtuvo más títulos de Best in Show (Mejor de la Exposición) de los que hubiera o haya conseguido ningún otro Cocker Americano.

El hijo de color Negro y Blanco de Tiffany, Sh. Ch. Boduf Pistols at Dawn With Afterglow («Dexter») repitió el triunfo en la Exposición Canina Crufts de su madre ganando en el Grupo de Perros de Caza y siendo el Segundo Mejor de la Exposición en 1997. Dexter fue criado por Michael Bottomley y fue adquirido, cuando era un joven cachorro, por Michael Gadsby, que lo exhibió para obtener un sensacional historial en las exposiciones.

Ahora que ya lleva entre nosotros cerca de medio siglo, el Cocker Americano es un personaje siempre presente en el mundo de las exposiciones británicas, una vez vuelto a casa y sintiéndose muy bien, incluso después del largo viaje que supuso su transformación, que comenzó en 1887.

De todos modos, las consideraciones que se llevan hechas acerca de las dos razas de Cocker no tienen otra finalidad que establecer las diferencias entre ambas, sin que en ningún caso se pretenda afirmar que la una supera en algo a la otra.

Si deseas saber más sobre el Cocker Spaniel Americano te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Cocker Spaniel Americano Serie Excellence:

Cocker Spaniel Americano (Excellence) - Editorial Hispano Europea





Registrate para saberlo todo sobre el Cocker Spaniel Americano x

Recibe consejos sobre los mejores cuidados, consulta tus dudas en el foro, conoce adiestradores especializados, comparte las fotos de tu mascota, etc.

La necesitarás para acceder a tu perfil de MundoAnimalia
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya