Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros grandes

»

Airedale Terrier

»

Historia del Airedale Terrier

Historia del Airedale Terrier


Airedale TerrierEs cierto que el Airedale Terrier tuvo su origen en el valle de los ríos Aire y Wharfe, pero la composición genética exacta de la raza es toda una conjetura, en el mejor de los casos. Los creadores o no podían imaginarse el enigma que estaban dejando para los futuros aficionados de esta raza recién creada o, como cazadores competitivos, se divirtieron un poco dejándonos con un rompecabezas sobre el que realizar nuestras apuestas.

Los terriers de pequeño tamaño habían sido utilizados desde tiempos inmemoriales para la caza furtiva en los campos y ríos de los hacendados. Los conejos y aves que, por azar, quedaban fuera de la vista del guardabosques, eran las piezas de caza del furtivo, que buscaba carne para llevar a su mesa. Los terriers debían ser rápidos y precisos en la captura de su presa. Eran considerados como animales fáciles de cuidar, que dormían al lado de la hoguera o en el establo, eran poco exigentes en cuanto al alimento, eran animales con una buena salud y, lo mejor de todo, eran trabajadores extremadamente voluntariosos y capaces. También mantenían a las ratas bajo control.

Cuando las ciudades de Leeds, Bradford, Otley y Bingley y las zonas periféricas comenzaron a industrializarse a principios del siglo XIX, los molineros y los mineros utilizaban a sus pequeños terriers para la caza menor (principalmente ratas almizcladas) que se encontraban en las riberas de los ríos Aire, Wharfe, Colne y Calder. En poco tiempo, el río Aire quedó tan flanqueado de fábricas y molinos en ambas márgenes que las nutrias y los peces se retiraron a aguas cercanas menos contaminadas. Las ratas almizcladas se quedaron.

La persecución de las nutrias, que nadaban con gran agilidad, por parte de los terriers de pequeño tamaño, nunca había tenido gran éxito debido a las patas cortas de estos perros, que trababan su habilidad para vadear las aguas profundas o para nadar grandes distancias contracorriente. Las jaurías de Otterhound eran las que dominaban este campo, y por ello contaban con el total apoyo de los pescadores, cuya actividad y suministro de alimento se estaba viendo esquilmado por las voraces nutrias de los ríos y torrentes que eran afluentes del Aire, repleto de industrias.

Los trabajadores de las fábricas y de los molinos consideraban la caza de ratas como un gran deporte para los fines de semana. Las competiciones organizadas generaban una rivalidad tal que los espectadores se alineaban en las márgenes de los ríos para apostar por sus perros favoritos. Se soltaban dos perros al mismo tiempo y se otorgaban puntos en función de la velocidad y el papel desempeñado en la localización y la caza de las ratas.

Una buena solución

No pasó mucho tiempo antes de que algunas personas inteligentes dieran con la idea de unir la bravura del terrier con las habilidades acuáticas del Otterhound para aumentar el campo de acción de su deporte. También pensaron que podían tener en casa (al igual que sus pequeños terriers) a un par de animales resultantes de estos cruces en lugar de tener las grandes perreras e instalaciones necesarias para las jaurías de Otterhound. Wilfred Holmes tuvo el mérito de ser el primero que realizó este cruce entre un Otterhound y un terrier en 1853.

Llegados a este punto, me gustaría proponer una hipótesis. Sabemos que el Black and Tan Terrier (da igual si se considera inglés o galés) era el terrier más frecuente en esta región. Así pues, ¿no hubiera sido el Welsh Harrier una elección obvia como animal con el que cruzar para obtener un perro con las patas algo más largas y la fuerza para trabajar en el agua? En su libro Hounds of the World, Sir John Buchanan-Jardine, MBH, describe al Welsh Hound o Harrier del siglo XIX como de color negro y fuego o rojizo con un pelaje áspero o duro y de menor tamaño que sus primos ingleses. Añade esto, que indicaría que poseía un rasgo perfecto para cruzarlo con un terrier: «Los Welsh Harrier cazan de una forma más independiente, no dan nada por hecho y confían principalmente en su propio esfuerzo». Esto era (y es) contrario al estilo de caza de los sabuesos ingleses y de los Otterhound. También tenemos la sospecha expuesta por las autoridades en la raza Otterhound de que el Welsh Harrier se encuentra entre sus antepasados.
Airedale Terrier
Así pues, tenemos al Welsh Terrier, con su pelaje duro, cuya coloración era siempre negra y fuego o rojiza, citada en escritos del siglo XV. Tenemos también al Welsh Harrier, siempre de color negro y fuego o rojizo, aunque de menor tamaño que el Otterhound, que en esos tiempos tenía una altura de 68,5 cm y que pesaba hasta 54,5 kg. El peso del Terrier de Waterside o Bingley, que era el nombre por el que se conoció al Airedale Terrier al principio, era de 15,9-20,4 kg. El Airedale Terrier actual pesa unos 27,2 kg.

Así pues, ¿se hicieron los primeros cruces con el Welsh Hound o con el Otterhound? Nunca lo sabremos.

Continuará…

Estos primeros criadores de Airedale Terrier estaban atentos a que los resultados fueran ni más ni menos que un terrier. ¿Qué características de «los otros terriers», a los que frecuentemente se referían como cruces externos, fueron utilizadas para eliminar lo que se consideraba como características no deseables provenientes de los sabuesos, como las orejas pesadas y de implantación baja, el cráneo redondeado, los ojos claros, el paso lento (tipo sabueso) y el pelaje suave y lanoso? (Estas faltas atávicas, por cierto, aparecen de vez en cuando en los Airedale Terrier actuales). Es difícil imaginar cómo el Bull Terrier (uno de los utilizados) corregiría todo esto, pero quizás contribuyera con su corpulencia. El Black and Tan Terrier había sido seleccionado, al principio, por su vigor, tenacidad y fuertes maxilares, con lo que el Bull Terrier no era necesario para aportar estos atributos. A pesar de la proximidad geográfica y de que estas razas no eran entonces iguales a los ejemplares que vemos actualmente, la introducción del Dandie Dinmont Terrier no parecería una elección probable para dar lugar a la capa deseable, el color o el tipo de orejas. Algunos registros de esos tiempos dicen que sí existieron tales cruces, mientras que otros los niegan.

Hacia 1930, un famoso escritor rechazó a esta raza considerando que «su pelaje no es lo suficientemente denso como para que puedan actuar como perros cobradores de las piezas de caza cuando el clima es frío, y su olfato no es lo suficientemente bueno como para seguir rastros viejos».

Otros observadores de esa época sostenían un punto de vista opuesto. Uno de ellos habló de las excepcionales habilidades del Airedale Terrier «no sólo para cazar alimañas, sino también piezas de caza y para cobrarlas, ya que tiene un buen olfato y es un buen perro en el agua». A medida que pasó el tiempo, esta última impresión prevaleció y sigue siendo así en la actualidad.

Conozca las exposiciones caninas

Las primeras exposiciones caninas pasaron de celebrarse en los bares y los salones a formar parte de las populares exposiciones agrícolas. A mediados de la década de 1860, esta raza llamó la atención en los certámenes caninos de las cercanas ciudades de Otley, Shipley, Keighly y Bingley, donde recibió el nombre de Waterside Terrier. De hecho, las primeras presentaciones en Otley y Bingley atrajeron a una gran cantidad de emocionados espectadores al ring y la aclamación pública de esta raza no ha menguado desde entonces.

En 1882, Hugh Dalziel, un famoso juez y escritor de obras acerca de perros, presidió un encuentro entre las personas de los valles de Yorkshire que criaban terriers celebrado en la exposición canina de belleza de la Sociedad Agrícola de Airedale que tuvo lugar en Bingley. Finalmente se decidió dar por terminado el debate acerca del nombre y se propuso el de Airedale Terrier, ya que representaba a una región y no a una única ciudad.

Airedale TerrierLa raza fue inscrita como Airedale Terrier en la Exposición Canina Nacional de Birmingham en 1883 y tres años más tarde fue aceptado en el libro de orígenes genealógicos del Kennel Club. Todavía se debía ir con cuidado al remontarse en el linaje de un perro, ya que los nombres de los perros cambiaban con tanta frecuencia como los propietarios. En esos tiempos no había límite alguno en lo concerniente al nombre de un perro o al afijo del criadero del propietario.

Existe una persona en toda raza que sobresale como su primer promotor, uno cuya habilidad literaria y entusiasmo por ella hacen que todo el mundo esté atento y tome nota. En la historia del Airedale Terrier esa persona fue Holland Buckley, de Burnham (Buckinghamshire, Inglaterra).

Mr. Buckley escribió The Airedale Terrier, el primer libro dedicado monográficamente a esta raza y a sus orígenes, donde describe la confusión que existía en muchas razas debido a la falta de registros de cría.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, cuando las exposiciones caninas estaban comenzando, las clasificaciones de las razas no eran muy precisas. Por ejemplo, la categoría de terriers de pelo quebrado admitía cualquier tipo de perro que se ajustara visualmente a esta descripción. Los pedigrees, o no existían o eran imprecisos: «Ben, cuyo padre era Jim (propiedad de Green) y cuya madre era Nan» dejaría a cualquiera que no fuera amigo de Mr. Green totalmente a oscuras en cuanto al linaje. Mr. Buckley habla de un perro al que se le habían otorgado premios como Old English Black and Tan Terrier y como Welsh Terrier a pesar de que se sabía que sus padres eran Airedale Terrier, algo que no era del todo infrecuente en esa época.

En estos tiempos la raza ya era completamente terrier, pero con un peso de 15,9 - 20,4 kg superaba el tamaño como para meterse dentro de las madrigueras. Su mayor tamaño probó tener, de todas formas, sus ventajas. Las patas más largas significaban que el perro podía trabajar en el agua, a lo largo de las márgenes de los ríos, sin tener que nadar, mientras que su tórax, fuerte y profundo, le permitía nadar buenas distancias cuando era necesario. En el campo, las patas más largas les permitían trepar y saltar por las escaleras de las cercas y de otros obstáculos sin tener que ser cogidos y llevados en brazos.

Aun así, se discutió acerca de la talla y del apelativo terrier. Algunos creían que debían ser considerados sabuesos o (¡horror!) cruces. Al principio, tal y como cabría esperar, en cualquier camada algunos cachorros mostrarían unos rasgos de sabueso y otros de terrier, dando mayor pie a la postura de que debían ser considerados como perros cruzados. El Airedale Terrier era una mezcla, pero casi todas las razas caninas del mundo desarrolladas por el hombre para llevar a cabo un cierto cometido comenzaron su existencia como perros cruzados.

Un estándar, más o menos

El primer estándar de la raza con una escala de puntos fue redactado en 1879 por Reginald Knight, de Leeds y se basó enteramente en su perro, Thunder, que él consideraba prácticamente perfecto. Surgió una gran controversia y se redactó un segundo estándar con su propia escala de puntos, por parte de un grupo de criadores que creían, a pesar del comprensible cariño de Mr. Knight por Thunder, que todavía hacía falta mucho trabajo para acercar a la raza a la idea de perfección que tenían.

Un perro llamado Colne Crack se encontraba entre los primeros que se creía que carecía de la mayoría de las características no deseables propias de los sabuesos. Una hembra llamada Fracture cuyo padre era Crack y cuya madre era Poll (empezará a apreciar lo «específico» de la información acerca de sus orígenes) fue descrita como poseedora de un pelaje suave y unas malas orejas, pero aun así consiguió algunas victorias en esos primeros tiempos. El mejor macho reproductor de esos tiempos era Rover III, que nació en 1881. Fue padre de varios campeones, entre los que se incluían Venus III y Vixen III. Otro, llamado Cholmondeley Bondsman, es más conocido por haber sido vendido por la increíble suma de 100 guineas (toda una fortuna en esos tiempos). Las cosas iban en buen camino para esta nueva raza. Airedale Terrier

De todas formas, se cree que un perro llamado Airedale Jerry fue el primer ejemplar de esta raza tal y como la reconocemos actualmente. Sabemos de dónde salió Jerry: un perro llamado Bruce fue cruzado con la hembra Ch. Brush (antes de que Bruce fuera enviado a los Estados Unidos en 1881) y la hija de Brush, Bess, fue cruzada con Rattler para dar lugar a Jerry en 1888.

Jerry fue cruzado con Cholmondeley Luce y dieron lugar a otro gran ejemplar: Cholmondeley Briar, un excelente perro en sus tiempos. Briar fue el único cachorro de su camada que sobrevivió. Otro ejemplo del síndrome de cambios de nombres es que Briar fue inscrito con el nombre de Red Robin en la exposición canina de belleza de Bingley, donde ganó su primer premio a la edad de seis meses, edad a la que fue vendido y cambiado su nombre. Briar obtendría 100 primeras posiciones consecutivas y fue considerado por muchos como el «padre de la raza», un apelativo otorgado a varios de los mejores machos de esos primeros tiempos. Entre las hembras que desempeñaron un buen papel tenemos a Luce (también llamada Miss Luce), cuyos cachorros de su siguiente camada se convirtieron todos en ganadores de primeros premios y, a excepción de uno, los cachorros de su tercera camada repitieron esta proeza.

Briar, que fue cruzado con una hija de Ch. Newbold Test llamada Rosamond, fue padre de Briar Test, un perro que en cuanto al tipo se consideró que era incluso un «padre de la raza» más importante. El hijo de Test, Master Briar, fue cruzado con una hija de Clonmel Marvel (propiedad de Holland Buckley) y dieron lugar a Ch. Clonmel Monarch. Ch. Warland What Not e Int. Ch. Warland Ditto procedían del criadero de J. P. Hall y fueron ejemplares excepcionales. Los ejemplares del criadero Ditto alcanzaron grandes triunfos en Inglaterra, la Europa continental y en los Estados Unidos.

Estados Unidos, un importante mercado

Fue a partir de estas líneas tan cercanas de donde surgieron todos los mejores Airedale Terrier de principios del siglo XX, incluyendo a prácticamente todo buen representante de la raza que iba a suponer la fundación de los criaderos dominantes de Airedale Terrier en los Estados Unidos. Aun así siguieron los comentarios acerca de la talla, los ojos de color claro, el pelaje suave y las orejas.

Aunque Bruce no llegó a los EE.UU. hasta 1881 (tres años antes de la fundación del American Kennel Club), no fue hasta que Ch. Clonmel Marvel ganó como Mejor de la Raza en la exposición canina de belleza del Westminster Kennel Club del año 1900, y repitió la victoria al año siguiente cuando el Airedale Terrier se convirtió en una estrella de fama creciente en este país. Estas victorias fueron seguidas por las de otros dos perros de Mr. Buckley: Ch. Clonmel Bed Rock y Ch. Clonmel Monarch, siendo este último el que Buckley creía que se acercaba más a la perfección. Aunque este perro había sido padre de muchas camadas antes de ir a los Estados Unidos, Buckley fue duramente criticado en Inglaterra por haber permitido que este apreciadísimo perro abandonara el país.

Es interesante ver el orgullo con el que pregonaban las importaciones en los EE.UU. y en Canadá. La tenencia o la cría de perros de exposición comenzó a tener un prestigio equiparable al de ser propietario de caballos de carreras. Una persona se anunciaba diciendo que era el primero que había introducido y expuesto a estos perros en los EE.UU. (una afirmación no confirmada), mientras que otro ofrecía «los Airedale Terrier más exitosos del mundo». Otro criador, el orgulloso propietario de Briar Ranger (que descendía de Cholmondeley Briar), apuntó que el perro estaba «lleno de la sangre más valiosa», y para dar mayor énfasis añadió: «de todos los animales importados de Inglaterra».

Continuando

Airedale TerrierAl iniciarse la primera guerra mundial, el Airedale se convirtió en el perro inglés para la guerra, en parte para superar el estigma de enemigo que tenía el Pastor Alemán. Las exposiciones caninas dejaron de celebrarse, la lucha por conseguir el título de campeón se detuvo, pero los logros militares de esta raza en el campo de batalla le hicieron ganarse el corazón de la gente. Las crónicas de las grandes hazañas llevadas a cabo por estos perros llegaron a los EE.UU. y, como resultado, algunos de los mejores perros británicos fueron vendidos a los EE.UU. por grandes sumas. Entre ellos estaban varios de los perros de J. P. Hall (del criadero Warland), entre los que se encontraban Warland Ditto, un gran macho que aparecía en los pedigrees de los principales criaderos de esa época.

Los mejores criadores de las Islas Británicas siempre han vendido sus buenos ejemplares. La razón que dan es que ellos trabajan con esta raza de por vida y frecuentemente legan su criadero a sus descendientes, mientras que en otros países, especialmente en los Estados Unidos, la gente relacionada con las exposiciones caninas suele durar unos seis años en este mundillo. Pueden retirarse si al cabo de cinco años no han presentado, criado o comprado a un Mejor de la Exposición, o quizás es que el cuidado de los perros 365 días al año se cobra su precio. Los criadores británicos no son tan competitivos, pero como eternos optimistas, creen que el cachorro «perfecto» aparecerá en la siguiente camada.

Uno de los rasgos no deseables acerca del cual todos habían estado de acuerdo al principio (junto con los ojos claros y las orejas largas) fue la persistencia del color gastado y la textura suave del pelaje. Tras la primera guerra mundial, un perro llamado Ch. Mespot Tinker, hallado por A. J. Edwards cuando era un cachorro, fue la base para asentar lo que él quería. Fue muy apreciado por su «silla de montar» negra y su pelaje de color fuego rojizo oscuro que tenía la textura dura deseable. Lo que es incluso más significativo, tenía estos dos rasgos muy bien fijados y dominantes, y los transmitió a su descendencia. Parece que el llamativo color oscuro es el rasgo de esta raza que más atrajo a la gente.

A. J. «Towyn» Edwards era muy conocido por ser un excelente criador tanto de Welsh como de Fox Terrier. Y ¿dónde cree que encontró Mr. Edwards a Mespot Tinker?: en Aberdovey (Gales), justo ahí donde esos pequeños Welsh Terrier negros y rojizos habían estado durante siglos, y de donde (me complace añadir), de acuerdo con la historiadora J. L. Ethel Aspinall, procedió la contribución del Welsh Terrier para con el Airedale (Miss Aspinall creció en Escocia y su afijo Llanipsa no es una palabra galesa sino, sencillamente, su apellido escrito al revés).

Las mujeres estaban ocupando puestos en el mundo canino. Mrs. M. Beamish-Levy, además de trabajar en su criadero Ardross, fundó una escuela para la enseñanza de chicas que trabajaban en criaderos. George Oliver y su mujer eran grandes aficionados al Airedale Terrier y Mrs. Oliver fundó el North of England Airedale Terrier Club en 1923. Esta tendencia continúa, pues muchas mujeres en el Reino Unido, en la Europa continental y en otros lugares del mundo no sólo crían Airedale Terrier, sino que también los acicalan y los presentan en las exposiciones caninas de belleza.

Un revés peligroso

A principios de los años 20, la raza se había vuelto demasiado popular como para que esto fuera algo bueno para ella. Los aspirantes a criadores, que no sabían nada de perros, de su cría o del temperamento y de las necesidades del Airedale Terrier, se dedicaron a la producción en masa. Su único objetivo eran los beneficios económicos de la venta de los cachorros. Su falta de integridad provocó un exceso de animales en el mercado y en las protectoras. Muchos de estos perros, mal criados y peor cuidados, eran agresivos, tenían un pelaje y unas orejas que no eran las típicas y tenían problemas de salud. Esta situación era grave en los EE.UU. Incluso hoy día, mucha gente mal informada sigue considerando al Airedale Terrier como un guardián agresivo de su finca. Así es. Sin duda, este concepto erróneo habrá disuadido a más de un intruso.

Hacia finales de los años 20, la demanda había disminuido y estos criadores que sólo buscaban los beneficios económicos se retiraron. Un cierto número de criadores bien informados llevaron a cabo la tarea de eliminar los problemas provocados por la cría masiva y atolondrada, además de colocar en el lugar adecuado la reputación del Airedale Terrier, que se había deteriorado. El regreso fue lento pero progresivo y extremadamente gratificante. Hacia finales de los años 30 el Airedale, una vez más, se erigió otra vez como el indudable Rey de los Terriers: un protector sensato, un trabajador voluntarioso, un bromista juguetón y un fiel amigo.
Airedale Terrier
Actualmente existen muy buenos criaderos ingleses y tres de ellos son sobresalientes. El afijo Jokyl (de Olive Jackson) es reconocido a nivel mundial. Ch. Jokyl Hot and Spicey es uno de sus mejores perros. Ch. Lightning Strikes (propiedad de Judith Averis y de David Scawthorne) es también representante de un importante criadero inglés, junto con los perros del criadero Stargus, propiedad de Lesley Lee.

El airedale en su patria y en el extranjero

Durante las dos guerras mundiales (de 1914 a 1918 y de 1939 a 1945) no se celebraron exposiciones de campeonato. La cría también se ralentizó, pero las asociaciones caninas permanecieron activas y la compra de perros británicos en países extranjeros se reanudó rápidamente, especialmente tras el año 1945.

El afijo Bengal (de Mollie Harmsworth) pervive en numerosos pedigrees de todo el mundo. Ch. Bengal Sabu no fue exhibido en Inglaterra, pero su exitosa carrera como perro de exposición y como semental en los Estados Unidos en los años 60 llamó la atención de los criadores. De todas formas, fue su vertiente tontorrona lo que encantó a todos los que le conocían. Uno de estos momentos queda captado en las divertidas fotografías de Barbara Strebeigh en las que el gran Sabu aparece con unas plumas de gran jefe indio mientras monta en el triciclo de un niño. Su temperamento fue importante para popularizar a esta raza.

George y Olive Jackson (criadero Jokyl) criaron o fueron propietarios de más de 50 campeones desde 1958 hasta 1992, y un macho o una hembra Jokyl fueron padres de 30 campeones más. Y la lista sigue. Dado que sólo aparecen de ocho a diez campeones anuales en esta raza, esto es todo un récord. Un perro criado por Mrs. Hamsworth y propiedad de los Jackson, Jokyl Bengal Figaro, fue una estrella cinematográfica en los EE.UU. Luego (y con base en Alemania) viajó por Europa y se convirtió en el primer verdadero campeón internacional antes de regresar al Reino Unido. Ch. Jokyl Gallipants fue clave en la historia de esta raza y ganó el premio al Mejor Perro de Todas las Razas en 1983, el de Mejor Airedale Terrier en 1984, el de Mejor Macho de Airedale Terrier en 1985 y el de Mejor Macho Terrier en 1986.

El Airedale Terrier es, en la actualidad, famoso en todo el mundo; sus actividades son firmemente apoyadas por miembros activos de las sociedades caninas. Desde el año 1945, los Airedale Terrier han obtenido en dos ocasiones el título de Best in Show en la exposición canina de belleza Crufts. La exposición del milenio que se celebró del 23 al 25 de junio del 2000 en Bingley marcó, con toda seguridad, un importante hito en esta raza.

En Alemania existen normas muy estrictas referentes a la cría de perros de pura raza. Cuando la camada tiene de tres a cinco días de vida es examinada por un «especialista» enviado por la Asociación Canina Nacional y que observa cada cachorro. Al criador sólo se le permite quedarse con los de mejor calidad y los otros deben ser eliminados. A pesar de esto, Alemania presume del Airedale como una de sus razas de terrier más populares, y los miembros del Klub für Terrier son activos en todos los aspectos de la cría, las exposiciones y el adiestramiento de perros guardianes. En Alemania y Finlandia, estos perros deben demostrar sus habilidades como perros de trabajo antes de poder convertirse en campeones. Headhunter von der Locher Muhle, propiedad del Dr. Hannibal-Friedrich y poseedor de varios títulos, no sólo es padre de cachorros ganadores en Europa, sino que también tiene camadas prometedoras en los EE.UU. gracias a su semen congelado.

En 1894 apareció el primer Airedale Terrier (inglés) en una exposición canina sueca celebrada en Estocolmo. El progeso de la raza fue lento al principio, pero con importaciones provenientes de Inglaterra y Alemania, la población de Airedale Terrier en este país aumentó gradualmente. Stig Ahlberg (criadero Ragtime), el «padre de los Airedale Terrier suecos», era propietario de la hembra Ch. Drakehall Dinah, que fue la Mejor de la Exposición en la exposición centenaria de 1976. Ahlberg es un juez muy solicitado en los EE.UU. y en Europa. Entre los criadores actuales tenemos a Pia y a Stefan Lundberg (criadero Pinto), que tienen tanto éxito en su patria como lo tienen sus exportaciones a Australia. El corte de la cola está actualmente prohibido en Suecia pero, como sucede en otros países en los que se aplica esta prohibición, hay un fuerte movimiento que está ganando terreno para que se permita de nuevo cortársela. En los países unidos de la UE también está prohibido, por aplicación de directivas al respecto.

Airedale TerrierUna organización vital en Noruega es el servicio de rescate en la nieve por parte de la Cruz Roja y la policía, en la que los Airedale Terrier han dado buena muestra de sus diversas habilidades. Un Airedale Terrier llamado Doctor Lavin nació en 1979. Tras años de adiestramiento, superó sus exámenes de rescate en aludes en 1984 y se convirtió en campeón al año siguiente. También compitió en las pruebas de Agility y continuó con los rescates, viviendo esta vida plena hasta la edad de 13 años.

En Dinamarca sobresale un Airedale Terrier, no sólo por ser el Mejor Perro en 1995 y 1996, sino por el número de títulos que ha ganado para su propietaria, Mrs. Rita Ahle Erichsen. Se trata de Int. Ch., Am. Ch., DKch., SuCh., VDCh., KfTCh., KLBCh. Darbywood’s Preferred Stock (apodado «Stockton»). Criado por Jean Surfus, «Stockton» tiene como padre a Ch. Epoch’s Nineteen Eighty-Four y como madre a Ch. Darbywood’s Eye of the Tiger. Stockton también obtuvo el premio en la categoría de Mejor Reproductor Terrier en la exposición canina europea celebrada en Copenhague en 1997. Los países escandinavos esperan con ilusión la relajación en las leyes de cuarentena para permitir que sea más fácil la cría entre perros deseables y la participación en las mejores competiciones.

En Finlandia, la raza es famosa por su entusiasmo por la caza de todo tipo de presas, desde ratones hasta alces. También participa en Agility, obediencia y en pruebas de trabajo (y debe superar unos ejercicios de trabajo antes de que se le pueda conceder un título de campeón), demostrándose así que son buenos perros polivalentes. Finlandia incluso presume de celebrar unos campamentos de verano para los Airedale Terrier y sus propietarios. Actualmente, el criadero Big Lady de Pirjo Hjelm posee algunos de los mejores ejemplares de este país.

También existen en Rusia normas estrictas relativas a la cría de perros. Se debe obtener el permiso del Consejo de una asociación canina para cada monta, o la camada obtenida no podrá ser expuesta en los certámenes caninos. Rusia comenzó con líneas provenientes de muchos criaderos ingleses famosos, pero en los años 90 se apoyó enormemente en las importaciones estadounidenses, como por ejemplo Ch. Spindletop’s Desperado (Mejor de la Exposición en Rusia), hermano (de la misma camada) del mejor Airedale Terrier de los EE.UU., Ch. Spindletop’s New Kid in Town, criados por Anna Reese. Desperado es propiedad de Valentina Egorova (de Sarátov). Otros excelentes perros estadounidenses han ido a parar a manos de Elena Kukoleva (criadero Emerald Dalikul) provenientes de Aletta Moore (criadero Epoch).

Actualmente existe una cierta controversia con la «vieja escuela», que prefiere los antiguos ejemplares de mayor tamaño y con el cuerpo algo más largo, con una capa extremadamente dura y una fabulosa cabeza, que suelen proceder de los criaderos Bengal y Mynair. La nueva generación de criadores tiende a la producción de ejemplares que se ha dado en llamar «de estilo occidental», que son aquellos criados a partir de importaciones estadounidenses. Estos últimos han logrado mantener las buenas cabezas, lo que podría significar que pronto veremos importaciones provenientes de Rusia en las exposiciones caninas estadounidenses.

Los Airedale Terrier de las exposiciones australianas fueron, al principio, exhibidos tal cual. Los primeros perros con el pelaje acicalado fueron expuestos por L. Latchford (criadero Aerial) en 1918 y provocaron un cierto revuelo, aunque pronto todos siguieron esta nueva tendencia. En tiempos más recientes, varios criaderos han tenido gran éxito, entre ellos el de Mrs. Pauline Lewis (Moylarg), el de Mrs. Geisla Lesh (Strongfort), el de Bob y Jane Harvey (Rangeaire), el de Keith y Patricia Lovell (Tjuringa) y el de David y Di Barclay (York Park).

Ch. Brentleigh Ben Nevis, CD, se convirtió en una leyenda para esta raza. Fue el mejor perro durante tres años consecutivos y el primer Airedale Terrier del estado de Victoria en ganar un título de obediencia. Aunque Ben Nevis murió a una edad muy joven (siete años), dejó una descendencia de 18 campeones.

Japón ha quedado fascinado por el Airedale Terrier desde los años 20. La Asociación Japonesa del Airedale Terrier fue fundada en 1930 y la mayoría de sus ejemplares provenían de Inglaterra. Unos escasos 30 perros sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial, pero se había importado un número suficiente de buenos ejemplares para asegurar el futuro de la raza. En Japón, los Airedale Terrier son utilizados como perros policía.

Los EE.UU han vivido un largo romance con esta raza. Muchos propietarios de mascotas viven desde su niñez hasta su jubilación con un Airedale Terrier tras otro. El Airedale Terrier Club of America fue fundado en 1900 como resultado del entusiasmo de los primeros importadores de esta «nueva» raza terrier.

Si deseas saber más sobre el Airedale Terrier te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Airedale Terrier Serie Excellence:

Airedale Terrier (Excellence) - Editorial Hispano Europea





Registrate para saberlo todo sobre el Airedale Terrier x

Recibe consejos sobre los mejores cuidados, consulta tus dudas en el foro, conoce adiestradores especializados, comparte las fotos de tu mascota, etc.

La necesitarás para acceder a tu perfil de MundoAnimalia
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya