Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Regístrate gratis Accede a tu cuenta

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros pequeños

»

West Highland White Terrier

»

Características del West Highland White Terrier

Características del West Highland White Terrier



  • Altura a la cruz: unos 28 cm
  • Peso: de 7 a 10 kg
  • Capa: pelo duro (unos 5 cm de largo), blanca
  • Promedio de vida: trece años
  • Carácter: travieso, terco, afectuoso, independiente pero fiel
  • Relación con los niños: buena
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: perro de compañía
  • Necesidades del espacio: reducida, si puede salir regularmente
  • Alimentación del West Highland White Terrier: de 180 a 240 g. de alimento completo seco
  • Arreglo: cepillado semanal, arrancar periódicamente el pelo muerto
  • Coste mantenimiento: moderado

West Highland White TerrierEl West Highland White Terrier es un perro pequeño y maravilloso. Es precioso, pequeño, lleno de personalidad y muy activo. En altura algunos Terrier, como el West Highland White Terrier quedan por debajo de las rodillas de las personas, pero a pesar de su tamaño todos los Terrier son perros decididos, no muestran signo alguno de timidez. Son perros activos, siempre alerta y listos para la acción. Si busca usted un perro faldero y sedentario ésta no es la raza adecuada para usted.

El West Highland White Terrier tiene un talante muy formal y se adapta bien a la vida en familia, tanto si es en una gran casa de campo como un piso en la ciudad. Se lleva bien con los niños y aceptará a los extraños una vez se haya acostumbrado a ellos. Es un perro con mucha confianza en sí mismo, que quizá no comience una pelea, pero que seguro que se mantendrá firme cuando se metan con él. No es un perro que vaya a estar tumbado en casa tratando de tener contentos a sus dueños. Ha sido criado como cazador, como perro que perseguirá a las alimañas, y estará dispuesto a trabajar al instante.

Las características comunes de todos los Terrier son su deseo de trabajar con entusiasmo y valentía. Todos ellos tienen unos dientes grandes y fuertes en comparación con su tamaño corporal; poseen también un buen oído y una excelente vista. No importa durante cuántas generaciones los hayan tenido como mascotas: el instinto por el que fue criada la raza permanecerá en el perro.

El West Highland White Terrier es similar a sus contrapartidas escocesas: el Scottish Terrier y el Cairn Terrier. De los tres, el Scottish Terrier es el perro de mayor tamaño, mayor peso, osamenta más sólida y personalidad más terca. El Cairn Terrier es el de menor peso del grupo, y es un perro de osamenta no tan sólida y de una constitución ligera. El West Highland White Terrier está situado entre estas dos razas, tanto en tamaño como en personalidad. Tiene una osamenta sólida, pero pesa menos que el Scottish Terrier. Le gusta pasárselo bien, pero tiene una personalidad formal. Le gusta complacer a aquellos que cuidan de él y tiene unas alegres expectativas acerca de la vida. Eche un vistazo a un West Highland White Terrier y podrá ver esa chispa en sus ojos que dice «Ven y juega conmigo». Es un perro rápido, alerta e inteligente al que le gusta que su propietario sea igual que él.

Si es la primera vez que posee un perro, debe usted ser consciente de su responsabilidad para con su nuevo amigo. Llévelo con una correa o téngalo dentro de una zona vallada. Si su West Highland White Terrier va trotando a su lado y sin correa, y ve algún animalejo en una calle con mucho tránsito, saldrá disparado tras él, sin importarle el tráfico. Así pues, debería instaurar algún tipo de adiestramiento básico para que su amigo se siente cuando usted se lo pida y para que se comporte, en general, como un caballero.

Los West Highland White Terrier, como en el caso del resto de los Terrier, pueden representar todo un reto en el ring de obediencia. Los Terrier no son una raza fácil. Con su inteligencia y su espíritu independiente pueden, a veces, ser más difíciles de adiestrar de lo que muchos propietarios pudieran creer. Verá usted muchos Golden Retriever, Caniches y Schnauzer Miniatura en las clases de obediencia, ya que éstas son razas con las que es fácil trabajar. No sólo son inteligentes, sino que además, y más importante, tienen la voluntad de complacer a su amo, lo cual es una cualidad más escasa entre las razas de Terrier.

El Terrier se distrae con facilidad y se atarea en otras cosas, pero es un perro inteligente y responde al adiestramiento. Por supuesto, cuando se entrena a un perro listo e independiente, el presentador aprenderá, frecuentemente, humildad al tiempo que el perro aprende sus «siéntate » y «quieto».

Tan deseable como pueda parecer el West Highland White Terrier, note cuando se haga con un animal de esta raza, que existen algunos problemas que no existen en otras.West Highland White Terrier

En primer lugar tenemos que se trata de un perro de color blanco. Los perros blancos mostrarán el desgaste de sus ocupadas vidas. Los Scottish Terrier, con su pelaje negro, y los Cairn Terrier, con el moteado pueden corretear por el jardín, y cuando los meta en casa quizá no se dé cuenta de lo lleno de tierra que puede estar su pelaje. El West Highland White Terrier, por el contrario, particularmente si ha estado escarbando, cosa que tienden a hacer, tendrá un aspecto lamentable cuando cruce la puerta y entre en su inmaculada cocina. Si ha sido un día lluvioso y lleno de barro, su aspecto será todavía más desastroso. El acicalado, que es un requisito para todas las razas, es esencial en el caso del West Highland White Terrier, si es que quiere usted tener un perro con el que se pueda vivir.

En segundo lugar, existen los problemas relacionados con la salud. Esto en todos los perros, y el West Highland White Terrier no es ninguna excepción. El nuevo propietario de un West Highland White Terrier debería tenerlo en cuenta. Recuerde comprar su cachorro de manos de un criador reputado, y pregúntele si alguno de estos problemas médicos está presente en su línea.

La enfermedad de Legge-Calve-Perthes (Perthes) es una enfermedad ósea que afecta a los Terrier de extremidades cortas, además de a las personas. No es hereditaria, y se cree que está provocada por una herida o por un posible problema nutricional. La enfermedad aparece entre los cuatro y los diez meses de edad y es muy dolorosa. El perro cojeará de una o de ambas extremidades posteriores y, finalmente, la musculatura de la extremidad posterior se atrofiará. Existen algunos tratamientos para esa enfermedad que debería usted discutir con su veterinario.

La osteopatía craneomandibular (OCM) es una enfermedad bastante rara que se da en los West Highland White Terrier, los Scottish Terrier y los Cairn Terrier. Es, aparentemente, una enfermedad hereditaria, aunque el patrón exacto no se conoce. Se trata de una calcificación de la articulación existente entre la mandíbula y el cráneo, y se manifiesta como una multiplicación de las células óseas. Suele aparecer entre los cuatro y los siete meses de edad y no debe ser confundida con un problema en la dentición ni con un cáncer. Los cachorros que padecen esta enfermedad tienen dificultades en abrir la boca. El diagnóstico se realiza mediante rayos X y la cortisona y los remedios homeopáticos dan buenos resultados. Se trata de una enfermedad muy dolorosa para el perro.

La toxicosis por cobre es un problema grave en el Bedlington Terrier, y se ha encontrado también en algunas líneas de West Highland White Terrier. Los animales afectados desarrollan una hepatitis y finalmente cirrosis hepática. Se han realizado numerosos estudios y análisis sobre este problema, y los investigadores han encontrado que la enfermedad está provocada por un gen autosómico recesivo que da como resultado una eliminación defectuosa del cobre por parte del hígado. Los criadores reputados someterán a sus perros a pruebas y no harán criar a los perros afectados.

La queratoconjuntivitis seca es un problema que se descubrió en los West Highland White Terrier a principios de los años 80. No se trata de un problema frecuente, pero los propietarios y criadores deberían estar al corriente de su existencia. Se trata de una forma de conjuntivitis recurrente que puede llegar a ser crónica y que le causa gran dolor. El problema puede ser tratado con fármacos que hagan aumentar la secreción de lágrimas, pero no es una solución a largo plazo.

Aunque esta lista puede parecer amedrentadora, los West Highland White Terrier siguen siendo considerados como una raza con buena salud. Los problemas mencionados están presentes en la raza, y el comprador debería estar al corriente de ellos. Algunas de estas enfermedades son raras y la mayoría de ellas sólo se presentan muy de vez en cuando. No rechace a la raza por ello, sencillamente, dése cuenta de que si el criador de su cachorro tiene una buena reputación y está al corriente de estos problemas, hará todo lo posible para que no se presenten en su línea.

Si deseas saber más sobre el West Highland White Terrier te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea West Highland White Terrier Serie Excellence:

West Highland White Terrier (Excellence) - Editorial Hispano Europea