Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros pequeños

»

Shih Tzu

» Historia del Shih Tzu

Shih Tzu

Historia del Shih Tzu


Shih TzuEl Shih Tzu es una raza asiática cuyo pasado se encuentra tanto en el Tíbet como en China. Como resultado, algunos entusiastas actuales consideran que se trata de una raza tibetana, mientras que otros más bien relacionan este pequeño y adorable perro con China.

Orígenes tibetanos

Aunque ha habido tiempos en los que los chinos y los tibetanos han cooperado entre ellos, han exixtido frecuentes conflictos entre estos dos países desde el siglo VII. En nombre de la diplomacia, los nobles tibetanos tomaban a veces como esposas a jóvenes de la realeza china. Así pues, ello conllevaba que se intercambiasen regalos entre las gentes de estas dos grandes culturas, tan ricas en leyendas. Frecuentemente, estos regalos consistían en perros.

Se dice que el Lhasa Apso, una raza tibetana, antepasado directo del Shih Tzu, existe desde el año 800 aC, pero no hay ninguna evidencia tangible de esto, ya que no se conservaron registros históricos escritos en el Tíbet hasta alrededor del año 639 dC.

Debido a que el Shih Tzu descendió del Lhasa Apso tibetano, se considera al Tíbet como el primer y más antiguo país de origen del Shih Tzu. Los perros eran ofrecidos como ofrendas para que los viajeros tuvieran un buen viaje desde el Tíbet hasta China, ya que el largo viaje en caravana duraba de ocho a diez meses. Los Lhasa Apso tibetanos no eran considerados como animales sagrados, pero aun así se los tenía como posesiones muy valiosas. Sólo eran dados como regalo: nunca eran vendidos. Los perros eran tenidos, sin duda alguna, en muy alta estima, ya que se creía que encerraban las almas de los monjes que habían pecado en sus vidas anteriores.

El budismo se extendió desde la India hasta el Tíbet en el siglo VII, pero no fue adoptado en China hasta el año 1253, en tiempos del Kublai Khan. El león, en sus varias formas mitológicas, juega un papel importante en el budismo. De hecho, se cree que el buda Manjusri, dios del aprendizaje, viaja por el mundo como un simple monje acompañado de un perro pequeño. Este perro, llamado Hapa, puede transformarse al instante en un león, para que el Buda pueda ir a lomos de él. Al león de las nieves se le considera como el rey de los animales, y es con este animal mitológico de color blanco con el que están más estrechamente relacionados el Shih Tzu y el Lhasa Apso. Se cree que el león de las nieves es tan poderoso que cuando ruge aparecen siete dragones en el cielo.

Los tibetanos siempre han establecido una distinción entre el «verdadero» león y el «perro-león», pero nunca han sido muy claros en lo referente a los nombres de sus razas. Sin duda, hubo cruces entre algunas de las varias razas tibetanas. Incluso hoy día es posible hacer criar a dos Lhasa Apso o Shih Tzu con el pelaje completo y dar lugar a uno o más cachorros con el aspecto de Spaniels Tibetanos de pura raza. Esto puede parecer algo sorprendente, pero es, claramente, un salto al pasado. Es interesante ver que los tibetanos llaman «Apsok» a todas las razas de pelaje largo, lo que complica todavía más el tema cuando tratamos de investigar la historia de las razas tibetanas.

Sabemos que se puede seguir del rastro al Shih Tzu hasta llegar a perros de origen tibetano. También debemos fijarnos en los perros que se encontraban en China en esos tiempos, ya que se trataba de ejemplares con los que fueron cruzados esos antiguos antepasados del Shih Tzu.

Orígenes chinos

Se cree que los «perros cuadrados» que fueron aceptados por un emperador chino en 1760 aC eran de tipo Chow Chow, aunque desconocemos su tamaño. De todas formas, se sabe que en el año 500 aC no se trataba de perros que simplemente seguían a los carruajes de sus amos, sino que también iban acompañados de otros perros de hocico corto. Estos últimos eran llevados en el interior de los carruajes, así que podemos suponer, con seguridad, que se trataba de perros bastante pequeños. Se dice que los huesos nasales de los cachorros chinos eran rotos con palillos para acortarlos, aunque el cráneo de un antiguo perro de hocico corto que se encuentra en el Museo Británico tiene un hocico que es de por sí corto y sus huesos no están rotos.Shih Tzu

Hacia finales del siglo I dC, los emperadores mostraron un claro interés por los perros pequeños. Un perro de extremidades cortas, conocido con el nombre de «perro Pai» tenía su lugar bajo las mesas. Esto puede parecer algo insignificante hasta que uno considera que, como la gente se sentaba en el suelo para comer, las mesas chinas debían ser muy bajas. Por tanto estos perros debieron ser, en verdad, muy pequeños. Se les concedían grandes honores: de hecho, en el año 168 dC se le concedió a uno de ellos la más alta distinción literaria de la época. A muchos machos se les concedió el rango de K'ai Fu, que se halla justo por debajo de la distinción de virrey, mientras que a las hembras se les concedía la categoría de esposas de tales dignatarios. Estos afortunados perros disponían de soldados para protegerlos y de alfombras sobre las cuales dormir, y se les alimentaba únicamente con la mejor carne.

Hacia el año 1300 dC, los «ágiles perros de pelaje dorado» eran comúnmente criados por la gente en sus casas. Se dijo que estos perros se parecían al león. De hecho, parece que el emperador de aquellos tiempos les tenía tanto cariño que los robaba a sus súbditos. En China había varias razas de perros pequeños, incluido el Carlino (o Pug); pero hacia 1820 el culto al perro faldero era máximo. Los perros muy pequeños, conocidos como «perros de manga», estaban totalmente de moda. Tal como su nombre implica, se llevaban dentro de las amplias mangas de las túnicas chinas. Todavía se cree que su crecimiento se impedía con medios artificiales, que se les restringía el alimento y que se tenía a los cachorros dentro de jaulas de alambre hasta que alcanzaban la madurez. Por suerte, la emperatriz viuda Tzu Hsi, gran amante de los perros, se opuso a los medios artificiales para hacer que los perros fueran enanos, y pronto estos perros enanos dejaron de estar de moda, y la gente se refirió a ellos, a partir de aquel momento, como «perros con la cabeza abultada».

La emperatriz viuda Tzu Hsi
La emperatriz viuda cuidó de más de cien Pequineses y dictó varias reglas de palacio para con sus perros. Entre éstas estaba la estipulación de que debían ser «melindrosos con su comida», para que así, debido a su exigencia, fueran conocidos como Perros Imperiales. Su alimento consistía en delicias tales como aletas de tiburón, hígado de zarapito, leche de antílope, jugo de chirimoya, cuerno de rinoceronte y grasa refinada de leopardo sagrado. En un esfuerzo por achatar sus hocicos, la Emperatriz acariciaba y masajeaba los órganos olfativos de sus perros y mordían cuero que estaba muy fuertemente tensado sobre un armazón.

En 1908, Su Santidad el Dalai Lama regaló a la emperatriz viuda varios perros. Su descripción era similar a la de la raza de perros-leones que se podían ver por aquellos tiempos en Pekín. Ella los llamó sus «Shih Tzu Kou» y los mantuvo separados de sus Pequineses, para preservar las características raciales de estos apreciadísimos perros. De todas formas, estos «Shih Tzu Kou» no llegaron sino en los últimos años de vida de la emperatriz. Aunque los eunucos de palacio continuaron criándolos, es muy probable que se llevaran a cabo cruces experimentales, creando así una divergencia en cuanto al tipo. Se cree que los eunucos criaron tres tipos de perros chatos: el Carlino (o Pug), el Pequinés y un perro de pelaje largo conocido con el nombre de Shih Tzu.

El Shih Tzu sale de China

Lady Brownrigg y su esposo, que más tarde se convertiría en el general Sir Douglas Brownrigg, adquirió su primer Shih Tzu en 1928. Ellos habían oído hablar de los «perros-león tibetanos» o «perros melenudos » que tenían los emperadores chinos y comprendieron que los mejores se Shih Tzuencontraban en Pekín, que es donde este matrimonio vivía en esos tiempos. Habían visto a un pequeño perro blanco y negro que les atrajo, y se propusieron obtener uno parecido. La primera perra con la que se hicieron estaba dando a luz, pero desgraciadamente murió. De todas formas, con la ayuda de Mme. Wellington Koo, pronto se hicieron con otra perra blanca y negra nacida en 1927 y de nombre «Shu-ssa», que tenía una «mancha de manzana» sobre su cabeza y una mancha negra en su cola y su costado. Los Brownrigg pensaron que se parecía a una cría de búho, llena de plumón, con sus expresivos ojos y el pelo que le salía por toda la cara. Su pelaje era grueso y tenía la cola curvada por encima del dorso.

Los perros como Shu-ssa no se solían ver frecuentemente en público, ya que generalmente eran tenidos en las casas y en los patios. También se supone que los eunucos de palacio tenían algunos de estos perros y que otros habían sido criados por gente francesa y rusa que vivía en China. Un francés, Dr. Cenier, era propietario de un perro blanco y negro de este tipo, y el perro, de nombre «Hibou» pasó a ser propiedad de los Brownrigg.

En esa época residía en China Miss E. M. Hutchins y también adquirió un perro. El perro se llamaba Lung-fu-ssu y había nacido en 1926. Lung-fu-ssu, que también era blanco y negro, era de mayor peso y menos elegante que los perros de los Brownrigg, tenía un pelaje ondulado y llevaba la cola bastante suelta.

En 1930, Miss Hutchins volvió a Inglaterra llevándose consigo a cuatro perros: Shu-ssa e Hibou (propiedad de los Brownrigg), Lung-fu-ssu y una perra llamada Mei Mei. Ésta fue trágicamente muerta por un Sealyham Terrier después de salir de la cuarentena. Los tres perros supervivientes pesaban entre 5,5 y 6,7 kg. Aunque Lady Brownrigg era consciente de que había otros perros de menor tamaño en China, éstos no fueron usados para criar.

La primera camada en Gran Bretaña

Shu-ssa fue cruzada con Hibou y dio a luz a una camada, mientras estaba en cuarentena, en abril de 1930. En esa época era posible que los cachorros nacidos durante la cuarentena pudieran marchar a las ocho semanas de vida, así que los cachorros fueron cuidadosamente alojados. Shu-ssa tuvo otras dos camadas: una más tarde ese mismo año (siendo el padre Lung-fu-ssu) y otra en 1932 (el padre volvió a ser Hibou).

Por esa época ya había varios tipos de perros extranjeros de pelaje largo en Gran Bretaña. El coronel Bailey y su esposa se trajeron Lhasa Apso a Gran Bretaña en 1928. El coronel Bailey había sustituido a sir Charles Bell como dignatario político en el Tíbet en 1921. Esto supondría el inicio de unos tiempos traumáticos.

Se fundó un club llamado The Apso and Lion Dog Club, y la primera exposición que se celebró para la raza fue el West of England Kennel Club Show, en 1933. En esta exposición se vio rápidamente que los perros exhibidos eran muy diferentes entre sí, especialmente en lo referente a la longitud del hocico o cara. El juez era el coronel Bailey, que no ocultó el hecho de que esos perros importados de China eran diferentes. Expresó su parecer de que habían sido cruzados con Pequineses. Lo que se dio en llamar «la batalla de los hocicos» había comenzado.

Hubo muchas disputas acaloradas y mucha correspondencia entre las partes afectadas y con el Kennel Club. Se sugirió que los dos tipos fueran diferenciados mediante los nombres «Apso, tipo chino» y «Apso, tipo tibetano», pero esto no dio sus frutos. En lugar de eso se mostraron de acuerdo con la propuesta del Kennel Club de separar a los perros proclamados como chinos de los tibetanos. Los perros chinos debían ser inscritos bajo el nombre de Shih Tzu.
Shih Tzu
Es comprensible que resultara imposible juzgar a las dos razas en la misma categoría en las exposiciones, pero se tuvo que hacer esto hasta que la separación de las razas fue oficial. El debate continuó y hubo una gran confusión con los nombres, ya que muchos propietarios de los perros que conocemos con el nombre de Shih Tzu querían conservar la palabra «tibetano » en el nombre de la raza. Ellos continuaron refiriéndose a la raza con el nombre de «Perros-leones tibetanos», lo que no sentó nada bien a los seguidores de los Lhasa Apso. En 1934 se fundó la Tibetan Breeds Association, pero no se incluyó a la fraternidad de la raza Shih Tzu. Hubo una gran cobertura por parte de la prensa del acalorado debate en lo concerniente a las dos razas, pero, tal y como se dijo en la sección de aficionados a las razas de perros extranjeros de la revista Our Dogs del 22 de junio de 1934: «…mientras que los aficionados del Apso y del Shih Tzu están alerta, no hay sentimientos de rencor en ninguna de las dos partes».

La Segunda Guerra Mundial

El problema de la diferencia entre las razas que hoy conocemos con los nombres de Lhasa Apso y Shih Tzu quedó resuelto, y hacia 1939 el número de Shih Tzu inscritos en el Kennel Club era de 183. En 1940, en lugar de ser inscritos bajo el apartado de «Cualquier Otra Variedad », se garantizó al Shih Tzu un registro separado y fue elegible para la obtención de Certificados de Desafío (Challenge Certificates). De todas formas, el siguiente problema serio que tuvo lugar fue la segunda guerra mundial, así que tuvieron que posponerse los Certificados de Desafío.

Lady Brownrigg estaba muy comprometida trabajando con la Cruz Roja. El acicalado del pelaje de sus perros fue pospuesto con excusas, y ese tiempo fue empleado para confeccionar ropa para ayudar a la Cruz Roja. La cría prácticamente se detuvo y supuso un gran esfuerzo preservar la raza, una de las muchas que se encontraban en peligro de desaparecer.

Después de la guerra, algunos de los primeros criadores continuaron con sus actividades en lo referente a las exposiciones y a la cría. Había habido unas pocas importaciones más y, en un esfuerzo por preservar la raza, todos los perros (frecuentemente con independencia de su calidad) fueron usados para criar. Ésta es la razón que explicaría que algunos de los perros que se podían ver en esos tiempos fueran tan diferentes de los que conocemos hoy día.

El primer campeón de la raza

Uno de los dos únicos Shih Tzu que se inscribieron en el Kennel Club durante 1945 era Ta Chi of Taishan, que se convertiría en el primer campeón de la raza. Esta perra descendía de una importación noruega llamada Choo-Choo que era propiedad de la reina Isabel (la actual Reina Madre). El padre de Ta Chi of Taishan fue Sui-Yan y su madre fue Madam Ko of Taishan. Este primer ejemplar campeón fue tenido en muy alta estima, e incluso hoy día hay gente que cree que fue uno de los ejemplares más típicos de la raza.

Los primeros tiempos de los Shih Tzu en Estados Unidos

En 1936, el American Kennel Club recibió una solicitud para inscribir a un Shih Tzu, y supusieron erróneamente que el Lhasa Terrier y el Shih Tzu eran la misma raza. La Tibetan Breeds Association británica se vio implicada, explicando las diferencias entre las dos razas. A pesar de los artículos que aparecieron en la prensa americana referentes a estas dos razas distintas, se importaron Shih Tzu del Reino Unido a Estados Unidos, donde fueron incorrectamente inscritos como Lhasa Apso. Eso continuó hasta los años 50, y durante los años anteriores se hizo criar a muchos de estos perros.

El cruce Pequinés

La historia del Shih Tzu pareció envuelta en la controversia a lo largo de los años. En los años 50, Miss Freda Evans, reputada criadora dentro del Shih Tzumundo de raza del Pequinés, y que todavía era una novata en lo referente al Shih Tzu, decidió que para la mejora de este último introduciría un cruce con el Pequinés. Esto se hizo sin consultar con el Shih Tzu Club. ¡Puede suponerse cuál fue la reacción inicial!

El cruce fue, de todas formas, inscrito de forma correcta en el Kennel Club, y se llevaron a cabo esfuerzos para integrar la descendencia en futuros programas de cría del Shih Tzu. A continuación hubo mucha cría, y los cachorros fueron repartidos por todo el país. Con el tiempo, la mayoría de los criaderos británicos llevaron parte de esta sangre.

El Shih Tzu en la Europa continental

En Escandinavia, Noruega fue la que inició la introducción del Shih Tzu, ya que el ministro danés para China y su esposa llevaron esta raza a Noruega en 1932. El primer criadero de Shih Tzu de Dinamarca fue fundado en los años 40, mientras que la raza no llegó a Suecia hasta 1950 y a Finlandia hasta 1955.

El primer criadero de Shih Tzu de Alemania fue fundado incluso más tarde que los de Escandinavia. Sucedió en 1960, cuando Frau Erika Geusendam fundó su criadero Von Tschomo-Lungma. En los Países Bajos, el criadero líder en los años 60 era el de la señora Eta Pauptit, que llevó a cabo un detallado estudio de los criaderos británicos y escandinavos antes de fundar el suyo.

Los Shih Tzu no llegaron a los países hoy conocidos como las Repúblicas Checa y Eslovaca hasta el año 1980, pero en Francia la historia fue diferente. La condesa de Anjou había criado Shih Tzu en Pekín mucho tiempo antes de la Revolución China y trajo la raza a Francia en 1950. Ella fue la responsable de la redacción del primer estándar de la raza en su país. Hacia los años 80, la raza se había vuelto muy popular en Francia y ahora es cuidada por clubs entusiastas dedicados a un pequeño grupo de razas similares.

Si deseas saber más sobre el Shih Tzu te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Shih Tzu Serie Excellence:

Shih Tzu (Excellence) - Editorial Hispano Europea