Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Regístrate gratis Accede a tu cuenta

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros pequeños

»

Scottish Terrier

»

Características del Scottish Terrier

Características del Scottish Terrier



  • Altura a la cruz: de 25,4 a 28 cm
  • Peso: de 8,6 a 10,4 kg
  • Capa: negra, trigueña, atigrada en diversos tonos
  • Promedio de vida: unos doce años
  • Carácter: altivo, digno, fiel y de carácter estable
  • Relación con los niños: buena
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: antes cazador bajo tierra; perro de compañía
  • Necesidades del espacio: puede vivir en el interior
  • Alimentación del Scottish Terrier: de 200 a 250 g. diarios de alimento completo seco
  • Arreglo: corte de pelo dos veces al año; arreglo de mantenimiento periódico; cepillado semanal
  • Coste mantenimiento: más bien moderado

Scottish TerrierEl Scottish Terrier es un perro resistente que emana una actitud masculina, independiente y, a veces, obstinada. Es un perro activo y siempre le gusta estar a la expectativa, buscando ardillas y conejos, saludando a su amo y vigilando su propiedad. Es rápido y está lleno de energía.

El temperamento del Scottish Terrier es totalmente de terrier. Es veloz, alerta, inteligente y robusto. De todas formas, es algo menos pendenciero que otras razas de este grupo y puede mostrar una cierta tendencia a ser un perro de una sola persona o, más en concreto, de una sola familia. Le gusta que le presten atención, pero no que le agobien. Se sentará o se tumbará cerca de usted, pero quizás no quiera sentarse en su regazo. Disfruta con algún juego o diversión con su propietario, pero no le gusta que se rían de él.

Es sensible a los elogios y a las regañinas. Puede adaptarse sin problema a los niños, aunque se debe enseñar a éstos que ese perro tiene un talante independiente y un gran sentido de la dignidad. Le pedirá poco, aparte de algo de cariño y conversación. Tiende a ser bastante tozudo y un poco suyo. Obedecerá a regañadientes y a su propio ritmo. Puede imaginarse rápidamente lo que se espera de él y captará al instante lo que deseemos que haga. Deberemos tener paciencia en su adiestramiento de obediencia, aunque muchos de ellos han obtenido títulos en este tipo de pruebas. Es un perro sensato. No se quedará en el jardín ladrando durante horas como sí harán otros perros, pero si escucha un ruido alertará a su amo. Se mantendrá firme, aunque sus acciones suelen ser defensivas, protegiendo su territorio como si fuera un centinela. Si se ve forzado a luchar no se rendirá.

Como propietario de un perro, debe tener presente sus responsabilidades para con su amigo. Debe tener a su perro sujeto por su correa o dentro de un jardín vallado. Tras las seis primeras lecciones de obediencia, se encontrará con que él responderá a sus órdenes y caminará a su lado como todo un caballero. Un cursillo de obediencia básica supondrá un dinero y un tiempo bien empleados. También deberá acicalarlos ya que esta raza lo necesita, ya lo haga usted o un peluquero canino profesional.

En segundo lugar, la mayoría de las razas caninas tienen problemas de salud, y el Scottish no supone una excepción. De todas formas, se considera que el Scottish es una raza sana y relativamente libre de problemas de origen genético. Adquiera su cachorro de manos de un criador reputado y pregúntele si algunos de los siguientes problemas están presente en su línea:

El «calambre del Scottish Terrier» es una enfermedad neurológica hereditaria que sólo ha sido descrita en esta raza. Es transmitida por un gen recesivo y puede mostrarse en los cachorros a una edad tan temprana como las seis-ocho semanas. El Scottish jugará y correrá mucho y sus patas posteriores comenzarán a quedar rígidas o a tener calambres. A continuación el cuerpo se dobla hacia arriba y queda arqueado, sus patas anteriores quedan rígidas y el perro cae de lado. Se recupera en unos pocos segundos y vuelve a ponerse de pie. Los perros afectados por este problema pueden ser excelentes mascotas y esta afección puede reducirse administrando una medicación adecuada. Los perros que muestren cualquier grado de esta afección no deberían ser utilizados como animales reproductores.

La enfermedad de Von Willebrand (EvW) es el desorden hemorrágico más frecuente en las personas y los perros, y afecta a muchas razas. Se trata de una enfermedad hereditaria y los Scottish Terriers pueden estar libres de ella, ser portadores o ser perros «sangradores». Los criadores solventes someten sus animales a análisis de sangre para asegurarse de no hacer criar a perros afectados por esta enfermedad.

La epilepsia, los ataques, los temblores y las convulsiones son términos que describen los ataques recurrentes provocados por una alteración en el funcionamiento cerebral. El ataque suele suceder repentinamente y dura alrededor de un minuto. El perro se recupera espontáneamente. A veces puede haber un periodo de desorientación antes de la completa recuperación. La causa de estos ataques sigue siendo estudiada, y pueden controlarse mediante un fármaco anticonvulsivo, que mantendrá este problema bajo control.

Si deseas saber más sobre el Scottish Terrier te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Scottish Terrier Serie Excellence:

Scottish Terrier (Excellence) - Editorial Hispano Europea