Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros pequeños

»

Pomerania

» Historia del Pomerania

Pomerania

Historia del Pomerania


PomeraniaAunque hoy es bien conocida por ser una de las razas más pequeñas del grupo de perros miniatura, el Pomerania era, hace tiempo, de un tamaño bastante mayor. Aquellos que no conozcan a esta raza se verán probablemente sorprendidos por algunos antiguos cuadros en los que aparece al lado de sus elegantes propietarias, ya que parecen muy grandes en relación con los estándares actuales.

El nombre de la raza

El nombre de la raza procede de su lugar de origen, Pomerania, que era un antiguo ducado del litoral Báltico que se encontraba entre el este de Alemania y el oeste de Polonia. El Pomerania descendía de perros de trabajo europeos. Estos perros también eran muy apreciados en la Roma y la Grecia clásicas, donde eran tenidos en muy alta estima, como mascotas de las señoras. En los tiempos de la Grecia clásica el Pomerania era llamado «Perro Maltés», lo que en ocasiones ha originado una cierta confusión.

El registro más antiguo del uso del nombre «Pomerania» aparece en Voyage of Discovery Around the World, escrito por George Vancouver. Escribía que el 24 de mayo de 1792 visitó una aldea india donde encontró varios perros que «se parecían a los de Pomerania, aunque eran de un tamaño algo mayor». Decía que eran rapados y que la gente tenía ropas y mantas hechas con el pelo de estos perros.

Utilización en tiempos antiguos

Los perros de este tipo fueron utilizados, en sus orígenes, para controlar las ovejas y los bovinos, y para recoger a los renos. Conocidos generalmente como Perros Lobo de Spitz (Wolfspitz), eran los antepasados de los Pomerania, los Schipperke, los Spitz Alemanes, los Pomerania, los Elkhound y los Keeshond actuales. Otros nombres con los que se conocía a los antepasados de esta raza eran Perro-zorro, Perro de Spitz y Loup-Loup. De hecho, uno de los animales contra el cual protegían a los rebaños era el lobo, y se dijo que este perro nunca fallaba cuando atacaba.

El Pomerania no sólo era conocido en la Europa occidental, sino que también era utilizado en los eriales de Rusia y Siberia para tirar de los trineos. El Laika Ruso, una raza conocida por su utilización en los viajes espaciales, también tiene unos antepasados similares a los del Pomerania. Se acepta, en general, que éste desciende de una de las razas de tipo Spitz del norte del Ártico. El Pomerania, al que podemos encontrar en el litoral ártico de Siberia y el gran Pomerania blanco, que se encontraba antiguamente en Gran Bretaña, tenían muchas similitudes.

Descripción fascinantePomerania

Con la llegada del siglo XX, el Pomerania se transformó en un perro distinto en muchos aspectos. Ciertamente, ya no tiraba de trineos ni actuaba como pastor de ovejas. Para ir conociendo la raza, la descripción de Herbert Compton es una lectura fascinante: «Estos perros pesan, como norma, unos 2,7 kg, y nosotros de los únicos corderos de los que nos ocupamos son de aquellos que han sido cocinados y presentados en un plato. Además, el Pomerania actual, de acuerdo con los selectos círculos en los que se ha introducido, ha diseñado su propio vestuario y puede ser visto llevando trajes de muchos colores: blanco, negro, gris, leonado, rojo, azul, chocolate, marrón, color castor, cibelino (sable), naranja y los hay también particolores. Al igual que un cohete, ha ascendido y explotado, mostrando muchos colores, tonos y anchas diferentes. Ya no es un gigante ni tiene sed de la sangre de lobo, sino que es liliputiense y un amigo de los regazos. Además, ha aprendido buenas maneras y ha dejado de merecer la fama de ser un perro mordedor, poco fiable y peligroso para los niños, como era hace no demasiado tiempo. Ahora es tenido por muy afectuoso, cariñoso y bien educado. De todas formas, debe moderar sus ladridos y ser menos ruidoso para así convertirse en una mascota ideal».

Color

Los colores del Pomerania son muchos y parece que en el pasado varios países europeos se especializaron en distintos colores. El Pomerania blanco procedía de Francia, mientras que el rojo vino de Italia. Aunque había Pomerania de color blanco y negro en el siglo XIX, éstos no eran, salvo rara vez, buenos ejemplares de la raza. Los de color crema y los rojos fueron los más apreciados en esa época. En la década de 1880, se decía que en Inglaterra se limitaba, prácticapeso era de unos 9 kg. De todas formas vemos, gracias al autor Dalziel, que había una línea de ejemplares de color leonado oscuro cerca de Birmingham alrededor de 1860.

En 1911, el primer Pomerania naranja de Gran Bretaña fue Offley Henry Drew que, tras aparearse con Ch. Mars, sentó las bases para que el naranja se volviese un color muy popular. No fue hasta los años 30 cuando se dispuso de una amplia gama de colores en Gran Bretaña, siendo el naranja un color que estuvo especialmente de moda en el siglo XX. Los ejemplares de color blanco ya sólo se ven en algunas ocasiones, y parece ser que los de color negro han experimentado un cierto resurgir en los últimos 20 años.

Talla

Los antepasados del Pomerania eran de un tamaño mayor que esta diminuta raza, que hoy día pesa sólo entre 1,8 y 2,5 kg. Algunos de los antiguos perros pesaban hasta 22,5 kg, aunque se ha criado para reducir el tamaño durante los últimos 200 años. Los perros de la reina Victoria de Inglaterra pesaban una media de 6 kg.

El Pomerania en el arte

PomeraniaEn el Museo Británico hay un antiguo jarrón griego de bronce del siglo II a. C. En él encontramos representado un grupo de caballos alados y a sus pies hay un pequeño perro de tipo Pomerania. En una famosa calle ateniense había una obra que mostraba a un pequeño perro de tipo Spitz saltando encima de la hija de la familia mientras aquella se despedía. Data del año 56 a.C.

El famoso artista Sir Thomas Gainsborough es uno de los que retrató en varias ocasiones a perros Pomerania. En la Wallace Collection de Londres hay un cuadro especialmente famoso de la actriz Mrs. Robinson con un gran ejemplar de color blanco sentado a su lado.

Principio del interés por esta raza en Gran Bretaña

La reina Carlota, esposa alemana del rey Jorge III, se trajo un par de Pomerania a Gran Bretaña en 1767. Sus nombres eran Phoebe (o Phebe) y Mercury. Vivieron en Kew (oeste de Londres), al igual que el artista Gainsborough y por ello podemos contemplar muchos cuadros de estos perros de la realeza.

En 1870, el Kennel Club de Inglaterra reconoció de forma oficial al Pomerania como «Spitzdog». La raza fue conocida por el público británico cuando la reina Victoria se interesó por ella. A pesar de ser la nieta de la reina Carlota, parece ser que vio a esta raza por vez primera en el transcurso de un viaje por Italia en 1888. Obtuvo varios de estos perros en Florencia y entre ellos estaba Marco, con el cual obtuvo un éxito notable en la exposición canina de belleza Crufts y en otros certámenes. Marco pesaba 5,5 kg. La reina Victoria, gran aficionada a muchos tipos de perros, tenía un criadero de Pomerania, bajo el afijo Windsor. Charles Henry Lane fue invitado a inspeccionar el criadero de su majestad y, como cabría esperar, habló muy bien de él, ya que eran apreciables todos los cuidados y las consideraciones en pos del bienestar de los perros. Principalmente, describió que los perros poseían lo que él llamaba «colores no aceptables», aunque algunos eran muy hermosos. A pesar de que algunos eran grandes, la mayoría eran de un tamaño que consideró «pequeño-mediano».

Algunos de estos perros fueron presentados en las exposiciones y hay una historia bastante divertida relacionada con la época en la que su majestad quiso exhibir a tres Pomerania, que tenían un color que no era frecuente en los perros de exposición británicos en Inglaterra. Se creó una categoría especial para sus ejemplares y dos de ellos tuvieron la suerte de que les fuera otorgado un primer premio ex aequo. La reina Victoria quería tanto a esta raza que cuando estaba agonizando, su Pomerania Turi estaba siempre en su lecho. Con la ayuda, en parte, de la reina Victoria, el interés de Gran Bretaña por esta raza creció.

Mr. Gladstone fue otra importante persona que quedó cautivada por la raza y se dice que tuvo un Pomerania negro. A principios del siglo XX existía un dicho: «Los Pomerania producen dinero», ya que se vendían hasta por 250 libras esterlinas. En relación con su peso, los Pomerania eran, probablemente, la raza canina más cara que uno pudiera comprar. Dicho esto, la oferta pronto superó a la demanda y el valor de la raza cayó al poco tiempo. El Pomerania era criado a un ritmo tan rápido que no sería permitido por una sociedad canina en la actualidad.

Un artículo periodístico ofreció el ejemplo de una hembra que ya había tenido tres camadas en mayo de 1903, cuando todavía no había cumplido los dos años. En sus tres camadas había parido 24 cachorros en el lapso de 54 semanas. Pobre hembra, no queremos ni pensar en ella.Pomerania

En esa época había una considerable endogamia y se observaron algunos síntomas de degeneración, como la tendencia de los ejemplares de menor tamaño a tener una cabeza en forma de manzana. Estos Pomerania de menor tamaño tenían unas cabezas que distaban de parecerse a las de un zorro (un requisito para esta raza).

Una cita de 1904 dice: «No hay ninguna especie de perro miniatura para las señoras que haya conseguido una popularidad universal en tan poco tiempo como el Pomerania». A principios del siglo XX, varias personas importantes del mundo canino expresaron su opinión a este respecto. Para Miss Hamilton, que consiguió regularmente triunfos con esta raza, el Pomerania ideal era «una criatura pequeña e inteligente llena de vida y diversión, fiel a su amo o ama, además de compartir, de la mejor forma que podría un perro, todas sus alegrías y sus tristezas». Miss Hamilton dijo que había conocido a varios que eran casi humanos en cuanto a su agudeza, y que mostraban todo su apoyo cuando sus propietarios estaban preocupados. Consideró que eran tan listos llevando a cabo trucos como los Caniches y que, aunque eran de naturaleza excitable, nunca permitían que su rabia superara a su discreción.

Trabajo oficial

El Pomeranian Club redactó el primer estándar inglés para esta raza en 1891, el mismo año de la fundación de esta sociedad canina. De todas formas, los ejemplares de mayor tamaño pronto dejaron de estar de moda y durante los primeros años del siglo XX, los criadores ya estaban produciendo Pomerania muy pequeños y más parecidos a la raza que conocemos en la actualidad.

Al principio la raza era exhibida dividida en dos tallas: por encima y por debajo de 3,6 kg., aunque la de mayor tamaño no logró gran popularidad. En la exposición canina de belleza Crufts de 1894 el peso de los Pomerania se estableció de la siguiente manera: «Por encima y por debajo de 7,2 kg; por encima y por debajo de 3,2 kg. Los que pesen menos de 3,2 kg serán denominados Miniatura». Actualmente, en Gran Bretaña, el peso que se solicita en el estándar de la raza es de sólo 1,8-2 kg en el caso de los machos y de 2-2,5 kg para las hembras. De todas formas, en la mayoría de las exposiciones, la división se realizaba principalmente por el color, un sistema que persistió durante algunos años, pero cuando los criadores se dieron cuenta de que era difícil criar ejemplares pequeños de color blanco, este color perdió terreno.

Las inscripciones en los certámenes de belleza crecieron significativamente desde los primeros años de participación de esta raza. En 1890 no se exhibió ningún Pomerania, en 1891 fueron 14 y llegados a 1901 el número fue de 60. Frecuentemente había más de 50 inscripciones de Pomerania en las exposiciones de belleza caninas y, a veces, un juez popular podía conseguir inscripciones de hasta 100 ejemplares, con unas 25 inscripciones en cada categoría. En 1905 se inscribieron 105 Pomerania en un certamen canino de belleza, lo que confirmaba su rápido crecimiento en popularidad.

En 1911, el Kennel Club de Inglaterra intentó poner fin al corte de pelo en todas las razas, argumentando que todos los perros debían ser presentados con su pelaje natural. Como el Pomerania es una raza a la que se le corta el pelo, la capa tiene un aspecto descuidado cuando las orejas quedan cubiertas por un pelaje largo. Esto provocó las iras del mundillo de esta raza y se hicieron propuestas absurdas para evitarlo. Afortunadamente, esta situación no duró demasiado, ya que en abril de 1913 el Kennel Club escribió al Pomeranian Club solicitando si deseaban que esta raza estuviera incluida entre aquellas en las que se permitía el corte de pelo.

PomeraniaDos años más tarde, el mismo Kennel Club decidió que los ejemplares de esta raza debían inscribirse todos juntos en las exposiciones, independientemente de su peso, y que en las exposiciones de campeonato sólo se podría otorgar un juego de Certificados de Desafío. Se sugirió que los perros de mayor peso fueran inscritos como «Spitz». El intento de crear una raza «Spitz» fracasó, aun cuando se llevaron a cabo algunas inscripciones. Aun así, en 1916 el Pomeranian Club otorgaba Certificados de Mérito a ejemplares de más de 3,2 kg, una idea que acabó por desaparecer debido a la falta de interés.

La Primera Guerra Mundial provocó grandes problemas en el mundo canino y debido, presumiblemente, a su origen alemán, el Pomerania perdió el favor del público. Había sido la raza miniatura más popular, pero su lugar fue ocupado por el Pekinés y, más tarde (en 1962) por el Yorkshire Terrier.

Llegados a los años 30, el tamaño de los Pomerania se había reducido considerablemente hasta los 4 kg y en esta época el pelaje ya había desarrollado sus característicos y densos volantes.

El Pomerania en los E.E.U.U.

En los EE.UU., el primer Pomerania inscrito en el libro de orígenes genealógicos del American Kennel Club (AKC) fue Dick, en 1888. La raza fue reconocida en los EE.UU. en el año 1900 y ese mismo año se otorgó el primer premio al Mejor de la Raza a un Pomerania marrón llamado Nubian Rebel, que más tarde se convertiría en campeón. En 1909, el American Pomeranian Club fue aceptado como sociedad canina miembro del AKC. Poco después, aquél celebró su primera exposición monográfica en la cual un juez inglés atrajo la inscripción de 138 ejemplares. En este certamen se otorgó el premio al Mejor de la Raza a un Pomerania negro llamado Ch. Canner Prince Charming. Otro famoso Pomerania negro, con un nombre parecido (Ch. Great Elms Prince Charming II), era propiedad de Skip Piazza y Olga Baker, fue el primero que se alzó con el triunfo en la famosa exposición canina de belleza del Westminster Kennel Club, celebrada en la ciudad de Nueva York. En 1996, el primer Pomerania atigrado al que le fue concedido el título de campeón en los EE.UU. fue Rumm Tumm Tigger, propiedad de Jan Le.

Si deseas saber más sobre el Pomerania te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Pomerania Serie Excellence:

Pomerania (Excellence) - Editorial Hispano Europea