Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros grandes

»

Pointer

» Características del Pointer

Pointer

Características del Pointer



  • Altura a la cruz: de 61 a 69 cm
  • Peso: unos 25 kg
  • Capa: limón, naranja, marrón o negra con blanco; unicolor o tricolor
  • Promedio de vida: de doce a catorce años
  • Carácter: deportivo, fácil de adiestrar y tiene una gran memoria
  • Relación con los niños: muy buena
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: perro de muestra, especialista en terreno llano
  • Necesidades del espacio: necesita un jardín
  • Alimentación del Pointer: 460 g. diarios de alimento completo seco, fuera de períodos de caza
  • Arreglo: ninguno
  • Coste mantenimiento: mediano

PointerAlgunas características destacables del Pointer son el grado de energía excepcionalmente alto de la raza, su forma de ser directo a la hora de conseguir un objetivo y su pasión por la vida. De todas formas, existen detalles más sutiles que hacen que este perro sea lo que es. Vivir con un ejemplar de esta raza nos revelará su inteligencia innata y su extraordinaria capacidad para solventar las cosas.

El Pointer corriente no «necesita» a la gente: la acepta. Si fuera posible preguntar si necesita algún tipo de ayuda, su respuesta podría muy bien ser: «Me las puedo arreglar solo y muy bien, gracias». Puede que un Pointer piense que esto es así. De todas formas, este perro debe ser guiado y disciplinado. No hay que olvidar que se trata de un perro criado cuidadosamente a lo largo de la historia en pos de velocidad, resistencia e inteligencia: cualidades admirables aunque letales si no son canalizadas adecuadamente.

Su aspecto llamativo ha supuesto, en muchos casos, la razón de la elección de la raza como mascota familiar. Desgraciadamente, y con excesiva frecuencia, se pasan por alto las necesidades de esta raza. El propietario de un Pointer debe satisfacer las capacidades atléticas de esta inteligente raza.

Si el propietario de un Pointer no puede garantizarle como mínimo una hora diaria de ejercicio, entonces debe haber alguien en casa que sí pueda hacerlo. Sólo entonces el Pointer podrá convertirse en un perro familiar ideal. Si no es así, el propietario debería pensar en una raza diferente y menos activa.

Si se le pueden proporcionar estos cuidados y este adiestramiento, sigue siendo importante no actuar a la ligera. En el caso de que se trate de un ejemplar destinado a ser un perro familiar y casero, será mejor escogerlo de manos de un criador que haya seleccionado a sus animales teniendo en cuenta las características propicias para el ring de las exposiciones de belleza y el compañerismo, y no tanto de manos de un criador que se concentre únicamente en la caza. Los perros de caza puede que resulten demasiado activos para una familia normal, aunque también resulta importante investigar bien a los criadores que crían Pointer destinados a las exposiciones de belleza.

La gente se siente atraída por el Pointer debido a muchas razones: su belleza y su porte son legendarios. Otros propietarios elogian la inteligencia y las habilidades de esta raza en el campo e incluso en la vida diaria. Aparte de estos atributos, existe una amplia gama de colores hermosos y de manchas entre los que escoger.

De todas formas, todas estas características no constituyen razón alguna para que alguien adquiera un Pointer sin que se evalúe también un poco a sí mismo.

No se trata de una raza a la que se pueda dejar encerrada en casa durante todo el día para sacarle a pasear cinco minutos solamente por la tarde. Cientos de generaciones de cría selectiva hacen que éste sea un perro que necesita correr. Sin importar de qué líneas proceda, tendrá el deseo innato de conocer el mundo exterior y de desempeñar su labor como cazador.

El Pointer puede ser un gran compañero y un buen amigo durante toda su vida, pero sólo si el propietario quiere dedicarle tiempo, paciencia y hacer ejercicio fuera de casa, cosas necesarias para que la raza muestre todo su potencial.

Los cachorros de Pointer son muy hermosos. Sus orejas caídas, su físico elástico y su manera de mover la cola los hacen irresistibles. De hecho, los cachorros de esta raza aparecen en los calendarios y tarjetas de felicitación que se imprimen cada año en todo el mundo. De todas formas, es importante darse cuenta de que el cachorro de Pointer sólo pasará una pequeña parte del día sentado y ofreciendo una hermosa imagen. Durante la mayor parte del tiempo se dedicará a investigar, escarbar, morder, comer, hacer sus necesidades y necesitará salir de casa, sólo para insistir inmediatamente en que le vuelvan a dejar entrar. Cualquiera que desee comprar un ejemplar debería recordar que los cachorros sufren muchos de los problemas que experimentaría un niño en crecimiento.Pointer

Se requiere tiempo y programación para satisfacer las necesidades diarias de un cachorro o de un perro adulto. Esto por no hablar del tiempo necesario para que el propietario le enseñe las muchas lecciones que el perro debe recibir para aprender lo que puede y lo que no puede hacer.

A algunas razas les gusta, sencillamente, complacer a sus amos, ya que siempre parecen dispuestas, deseosas y capaces de responder a las órdenes. De todas formas, el Pointer debe saber que usted le exige seriamente lo que le pide, y puede que también tenga que pensárselo. Lo vital es recordar que su Pointer (ya sea un cachorro o un adulto) dependerá plenamente de usted en cuanto a todo lo que necesita y a todas las lecciones que debe aprender. Si no está usted dispuesto a aceptar esta responsabilidad, no está usted preparado para ser el propietario de un Pointer. El resultado no sería sino daños en su hogar y un trabajo penoso para usted, y lo que debería ser una relación feliz desembocará a una situación frustrante para usted y para su perro.

El fracaso a la hora de comprender la cantidad de tiempo y cuidados que necesita un perro bien atendido es una de las principales razones de la existencia de un número tan alto de perros no deseados que acaban en las protectoras. Si se piensa bien en todo esto antes de la adquisición del perro, su compra puede aportarnos muchos años de compañerismo y bienestar, además de un cariño incondicional y una fidelidad que ningún otro animal podrá igualar.

Antes de que cualquier familia traiga un perro a casa, deberían pensar muy seriamente en tres cuestiones extremadamente importantes:

1. ¿Quiere realmente tener un perro la persona que será responsable de sus cuidados diarios?

Los niños de la familia pueden decir a voces que quieren, desesperadamente, tener un perro. De todas formas, ¿harán algo más que simplemente jugar con él una vez éste llegue a casa? El cuidado de una mascota puede ser una forma excelente de enseñar a los niños a ser responsables, pero no se debería olvidar que, debido a su entusiasmo por tener un cachorro, pueden prometer casi cualquier cosa. Lo que deberemos tener en cuenta será lo que pasará una vez se haya desvanecido la novedad que supone tener un perro.

En el seno de muchas familias activas, la responsabilidad última de ocuparse del perro recae sobre una persona. Éste parece ser el caso incluso en los hogares en los que ambos padres trabajan fuera de casa. Puede que a esta persona no le apetezca tener más trabajo del que ya tiene.

2. ¿Se adaptan el ritmo de vida y la rutina hogareños a las exigencias de un cuidado correcto del perro?

Siempre debe haber alguien disponible para satisfacer las necesidades fisiológicas del perro: alimentarle, hacer ejercicio, adiestrarle, etc. Si usted y su familia no están en casa desde la mañana hasta la noche, o si viajan ustedes con frecuencia y no están en su hogar durante largos periodos de tiempo, alguien debe seguir cuidando del perro. A un Pointer no se le puede dejar solo en casa un día tras otro. ¿Tiene usted la voluntad y puede cambiar su rutina o está usted preparado para pagar el coste de alojar a su perro frecuentemente en una residencia canina mientras no está usted en casa?

Pointer3. ¿Es esta raza concreta, el Pointer, adecuada para la persona o el hogar?

¿Hay niños en su hogar? Los Pointer son maravillosos con los niños bien educados y son excelentes compañeros de juegos, pero no se debería esperar de ningún perro que tolerara los abusos de un niño sólo porque éste no sepa comportarse mejor. Al mismo tiempo, un cachorro de Pointer emocionado puede tirar al suelo y hacer daño a un niño pequeño mientras está jugando.

Quien desee tener un perro debería pensar muy seriamente en las particularidades de su ritmo de vida y de su hogar. Todos los implicados deben darse cuenta de que el nuevo perro no comprenderá la rutina doméstica y que se le debe enseñar todo lo que usted quiera que sepa y haga. Esto conlleva tiempo y paciencia y, frecuentemente, las lecciones más importantes que debe aprender un perro son las que le costará más tiempo asimilar.

¿Por qué un perro de raza?

No existe diferencia alguna entre el cariño, la fidelidad y el compañerismo que puede ofrecer a su propietario un perro mestizo y uno de pura raza. De todas formas, existen algunos aspectos que este último satisface mejor.

No todos los cachorros crecerán para convertirse en adultos particularmente atractivos, o puede que sólo les gusten a alguien con gustos un tanto exóticos. Si tiene usted una idea concreta del aspecto que tiene el perro de sus sueños, lo mejor será que no se arriesgue con un perro cruzado. Por ejemplo, el aspecto peludo del Bobtail puede que no satisfaga a alguien que crea que el perro perfecto debería tener unas líneas afiladas como las de un Dobermann. Predecir el aspecto que tendrá un cachorro mestizo al llegar a la madurez es poco menos que imposible. La talla, la longitud del pelo y el temperamento pueden cambiar drásticamente entre la infancia y la edad adulta y puede que no sea, en absoluto, lo que el propietario esperaba. ¿Y qué pasará luego con el perro?

Al adquirir un cachorro de Pointer bien criado, el comprador tendrá una muy buena idea del aspecto que tendrá el perro al llegar a la madurez, además de cómo se comportará con la educación adecuada. Si su idea del perro perfecto es la de un Setter Inglés o la de un Cocker Spaniel, que viven esperando recibir su atención y su afecto, las razas más independientes como el Pointer no estarán a la altura de este ideal. Naturalmente, existen diferencias entre las razas al igual que existen diferencias entre familias y entre personas. Al mismo tiempo, el carácter general de una raza concreta es más predecible que la de un perro cuyos orígenes desconocemos.

Cuando esté escogiendo un cachorro, uno debe tener presente al perro adulto, ya que será durante más tiempo adulto que cachorro. El perro adulto debe ajustarse al ritmo de vida del propietario y a sus expectativas estéticas.

Un propietario quisquilloso puede que se lo piense dos veces antes de tener una raza grande que babee o una que mude su pelaje a lo largo de todo el año. Todos los perros mudan su pelaje en mayor o menor grado. El pelaje del Pointer es más corto y será más difícil apreciarlo sobre su ropa y los muebles, pero será bastante más difícil de recoger con la aspiradora o con un cepillo que el pelo largo.

El precio de compra del Pointer podría suponer una importante inversión, pero el mantenimiento de un perro de pura raza no costará más que el de uno cruzado, a no ser que posea el pelaje de un Maltés o un Caniche, y éste no es el caso del Pointer. Si el precio por obtener exactamente el tipo de perro que quiere y con el que se siente orgulloso se ve amortizado por los años durante los cuales disfrutará de él, deberá admitir que el coste inicial no es tan importante.

¿Quién debería ser el propietario de un Pointer?Pointer

Al igual que el propietario debería disponer de una lista que le conduzca hacia un criador responsable, los buenos criadores deben tener una serie de requisitos que el comprador debe satisfacer. Éstos son sólo algunos de los aspectos obligatorios con los que el aspirante a propietario tendrá que lidiar si intenta adquirir un cachorro de manos de un criador responsable:

1. El comprador debe disponer de un jardín vallado y de un lugar seguro y protegido en el que el perro pueda permanecer si el propietario está fuera de casa.

2. Los niños deberían tener, como mínimo, cinco años. Aunque los Pointer parecen mostrar una afinidad natural hacia los niños, puede que un Pointer adolescente sea algo torpe y pueda, inintencionadamente, hacer daño a un niño pequeño.

3. Los Pointer suelen ser demasiado vigorosos para la gente mayor.

4. Toda la familia debe querer tener un Pointer.

5. El comprador debe, desde el punto de vista económico, poder proporcionar al perro cuidados veterinarios adecuados y cuidados en casa.

6. Ningún Pointer será vendido a gente que quiera hacer criar a animales con calidad como mascotas o que quiera convertirse en una «fábrica de cachorros».

7. El comprador debe tener presente que a los Pointer les hace falta hacer mucho ejercicio.

El Pointer como perro casero

Un Pointer joven debe comenzar a comprender las normas de su casa desde el momento en que entre en ella. Para ello deberá usted mostrarle paciencia, cariño y una mano amable aunque firme. Incluso el cachorro de Pointer más joven comprende la diferencia entre una corrección y los malos tratos.

Los Pointer son totalmente capaces de ser el mejor amigo y compañero casero de cualquier persona pero, al igual que sucede con cualquier buena relación, ambas partes deben ser compatibles. Los Pointer fueron criados para cazar. En ningún momento de la historia del desarrollo de esta raza se hizo intento alguno por hacer que el Pointer fuera un perro faldero o un compañero de tocador. El Pointer estará mejor con alguien que se dé cuenta de que  el trabajo puede venir en forma de casi cualquier actividad estructurada: llevando a cabo la rutina diaria de obediencia o incluso jugandocon una pelota.

A los Pointer se les deben asignar sus tareas diarias y oportunidades para hacer ejercicio, ya que, si no, puede que utilicen su tiempo inventando cosas que hacer. Lo que su Pointer decida hacer por su cuenta podría consistir en morder las patas de una mesa, escarbar un túnel para llegar al jardín de su vecino o comunicarse, ladrando, con cualquier otro perro. Por otra parte, si usted no se impone cuando él deba dejar de hacer algo, su falta de determinación será interpretada como carta blanca o libertad para continuar con lo que estaba haciendo. Los Pointer aprenden rápidamente, pero eso no significa que les importe siempre lo que usted trata de inculcarles. Además, si no asume usted el necesario liderazgo, su perro le dejará claro que es capaz  de convertirse en el líder por sí mismo.

PointerEl Pointer tiene un pelaje corto y una gran resistencia, soporta especialmente bien el calor y, teniendo en cuenta que sólo tiene una capa, también tolera bastante bien el frío. De todas formas, el Pointer debe disponer de una sombra cuando las temperaturas sean muy altas y debe poder resguardarse dentro de casa si son muy bajas.

El Pointer es curioso y querrá vagabundear si no dispone de un jardín vallado. Se puede adiestrar al Pointer para que haga cualquier cosa de la que sea capaz un perro, especialmente si la tarea implica agilidad y entusiasmo, tomando siempre recauciones para que no haga algo arriesgado.

¿Macho o hembra?

Aunque hay gente que tiene preferencias personales acerca del sexo de sus cachorros, tanto el macho como la hembra de Pointer son compañeros igual de buenos y su adiestramiento es el mismo. La decisión tendrá más que ver con el ritmo de vida y los planes del propietario que con las diferencias entre sexos en esta raza.

Los Pointer que proceden de líneas criadas exclusivamente para que trabajen en el campo suelen ser de menor tamaño y tener una osamenta más fina. También parecen poseer una mayor energía.

Los Pointer que proceden de animales de exposición suelen ser de mayor tamaño y tener una osamenta más robusta que sus hermanos cazadores. El macho suele ser mayor y suele tener una osamenta más pesada que la hembra al llegar a la madurez.

A los machos les suele llevar más tiempo crecer tanto física como mentalmente. Algunos pueden, durante una etapa de la adolescencia, no dar importancia alguna al alimento y puede resultar difícil mantenerlo dentro de un margen de peso razonable. Con esto no queremos decir que las hembras de esta raza no se vean afectadas por estas modificaciones de su apetito, pero la experiencia ha probado que los machos tienden más a ello.

Las hembras no están exentas de problemas. Tendrán el celo dos veces por año (lo que a veces puede resultar molesto) tras haber cumplido los ocho o nueve meses de edad. Durante estos periodos deben ser vigiladas de cerca para evitar que cualquier macho pueda montarlas y dejarlas preñadas.

  • Castración/Esterilización

La esterilización en el caso de la hembra o la castración del macho pueden modificar la personalidad de su mascota. Consulte antes de una intervención quirúrgica de este tipo con varios veterinarios; piense que no es reversible y que aparte de que jamás podrán ser utilizados para la cría, estos ejemplares no pueden participar en eventos cinófilos.

Preocupaciones relativas a la salud

Con un poco de suerte, un Pointer bien cuidado puede vivir hasta 12-14 años, estando activo y sano durante la mayor parte de su vida. Desgraciadamente, todas las razas domésticas sufren algunos problemas hereditarios. A pesar de eso, los problemas que aquejan al Pointer son relativamente escasos.Pointer

Probablemente, la principal preocupación entre los criadores de Pointer es la displasia de cadera (DC). Se trata de un problema relacionado con el desarrollo que afecta a la articulación de la cadera. Una o las dos caderas del perro afectado sufren una deformación. Puede que algunos ejemplares muestren flojedad en la cadera, que caminen cojeando o con un movimiento de balanceo o que tengan dificultades para levantarse. Los síntomas pueden ir de una cojera leve y temporal a una cojera grave en los casos extremos. El tratamiento puede implicar la cirugía. Aunque la displasia no es muy frecuente en el Pointer, se han detectado suficientes casos como para que valga la pena preguntar al criador de su cachorro el tipo de pruebas que ha llevado a cabo para descartar este problema.

Se han documentado en esta raza algunos casos de una enfermedad relativamente rara llamada osteopatía neurotrópica. Lo que parecen ser heridas en el esqueleto se dan a una edad que oscila entre los tres y los nueve meses como resultado de la degeneración de la médula espinal.

Existen descripciones de ciertos problemas cutáneos, entre los que se incluye la sarna demodécica. El acicalado periódico es importante para evitar que estos problemas avancen mucho más allá de su etapa inicial.

Los problemas oculares como el entropión y la atrofia progresiva de retina han sido notificados por los criadores solventes, pero tampoco en un grado alarmante. En este caso, una vez más, es extremadamente importante la compra de un cachorro de manos de un criador reputado.

Si deseas saber más sobre el Pointer te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Pointer Serie Excellence:

Pointer (Excellence) - Editorial Hispano Europea