Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros grandes

»

Galgo Afgano

» Historia del Galgo Afgano

Galgo Afgano

Historia del Galgo Afgano


Galgo AfganoEl Galgo Afgano es una raza única y noble que tiene sus orígenes históricos como perro criado teniendo en cuenta la fuerza de sus extremidades y la firmeza de su movimiento. Estos perros son ágiles de pies y pueden dar espectaculares cambios de velocidad. El Galgo Afgano es un lebrel, un perro que caza con su vista y no utilizando su olfato (como sí haría un Bloodhound). El Galgo Afgano examinará, frecuentemente, el lejano horizonte con una mirada fija y parecerá como si viera objetos que los humanos no pueden captar. El instinto cazador sigue estando presente en algunos ejemplares de esta raza. Las piezas de caza menor, como los conejos, son particularmente interesantes para el Galgo Afgano que esté de buen humor y al que se le permita darse este placer.

El Galgo Afgano típico es un perro de lo más increíble y totalmente único en muchos aspectos físicos y psíquicos. Para aquellos que quieren y comprenden la raza, una vez se ha vivido con uno de ellos resulta difícil encontrar otra raza que iguale el compañerismo de estos perros.

Orígenes de la raza

Los Galgos Afganos se encontraban originalmente en Afganistán, un país con una orografía y un clima extremadamente duros. Las similitudes entre el Galgo Afgano y el Saluki en cuanto al cuerpo y la cabeza han llevado a la creencia sostenida por muchos expertos de que éste fue el antecesor del Galgo Afgano. Ambas razas han sido comparadas con el Greyhound. El Galgo Afgano ha recibido el apelativo histórico de Greyhound Persa.

En la historia canina de Afganistán, parece que varias razas de tipo lebrel fueron populares entre los pueblos aborígenes. Con el paso del tiempo, se supone que se fueron formando varias estirpes, que fueron utilizadas para diversos tipos de caza. Estos perros recibieron el nombre colectivo de Tazis. Los antiguos Galgos Afganos fueron muy apreciados por sus cualidades como compañeros para la caza.

Uno no puede menos que preguntarse la impresión que causarían estos perros salvajes e independientes en los occidentales que tuvieron la suerte de poder verles en su patria. Estos perros, tan ágiles de pies y con un porte tan espectacular, debieron parecerles criaturas de lo más increíbles cuando les vieron por primera vez. El color de la capa junto con el pelaje corto de la cara, el dorso, los metacarpos y los metatarsos y la capa larga y sedosa en la parte superior de la cabeza (formando un moño), las orejas, el cuerpo, las patas y los pies, junto con la hermosa y expresiva cabeza, debió dejarles un recuerdo imperecedero.

El Galgo Afgano llega a Gran Bretaña

A pesar de los muchos perros exportados a Gran Bretaña desde los años 1880, el primer perro que causó una verdadera impresión en los certámenes caninos británicos fue Zardin, que llegó a ese país a principios del siglo XX. Zardin tuvo un gran éxito en el ring de las exposiciones de belleza y fue muy elogiado, hasta el punto que fue utilizado como el modelo del estándar de esta raza, cuya versión revisada sigue siendo utilizada como el «prototipo» mediante el cual se valora a los Galgos Afganos.

El siguiente gran acontecimiento en la historia de esta raza en Gran Bretaña comenzó a principios de los años 20 con el regreso desde Beluchistán del comandante Bell-Murray y su familia. Este militar había comprado unos cuantos Galgos Afganos a lo largo de los años, mientras vivía en la India, en la frontera con Afganistán. Uno de sus primeros ejemplares fue Begum, una hembra con la máscara del mismo color (blanco/crema) que el resto del cuerpo.

En esa época también vivía en la India Mrs. Amps, mientras su marido (el comandante Amps) estaba en Kabul. Este militar compró para su mujer un Galgo Afgano y ella lo expuso en los certámenes caninos de la India. El comandante Amps también adquirió otros Galgos Afganos que fueron básicos para la fundación de su criadero Ghazni.Galgo Afgano

El matrimonio Amps volvió a Gran Bretaña con sus Galgos Afganos a mediados de los años 20. Sus ejemplares fueron inscritos en ese país con el afijo Ghazni. Se cree que estos galgos Ghazni procedían, principalmente, de las regiones más montañosas de Afganistán, cerca de Kabul, mientras se supone que los perros de la familia Bell-Murray procedían de los llanos o zonas desérticas existentes en las regiones fronterizas entre Afganistán y la India. Existían diferencias morfológicas entre los ejemplares de estos dos criaderos. Los de los Bell-Murray eran de patas más largas, cabeza más estrecha y pelaje más ralo, y los del criadero Ghazni eran más rechonchos, tenían un pelaje más denso y una cabeza más grande. Las diferencias morfológicas dieron lugar a fricciones entre los aficionados al Galgo Afgano de esa época y, tiempo después los ejemplares seguían siendo etiquetados como pertenecientes al tipo Ghazni o al Bell-Murray, teniendo en cuenta, sobre todo, su pelaje y su cabeza. Nunca se ha recibido confirmación alguna acerca de lo correcto de cada uno de estos tipos y ambos poseen virtudes diferentes. Actualmente, estos tipos se han unido, ya que los criadores han juntado ambas líneas en sus programas de cría. De todas formas, y ocasionalmente, siguen naciendo cachorros que muestran un parecido obvio con los animales Bell-Murray o los Ghazni. Esto se hizo más evidente cuando adquirimos nuestro primer Galgo Afgano en los años 60, ya que tenía un gran parecido con la línea Bell-Murray.

El primer Galgo Afgano que consiguió el título de campeón en Gran Bretaña fue Ch. Buckmal, criado por el comandante Bell-Murray y propiedad de Miss Manson. Ch. Sirdar of Ghazni fue un macho muy influyente en esos primeros tiempos y obtuvo ocho Certificados de Desafío (hacen falta tres para conseguir el título de campeón en Gran Bretaña). Se dice que Sirdar tenía un temperamento más extravertido y amistoso que los ejemplares de la línea Bell-Murray, que tenían la reputación de ser perros más fríos y distantes. De todas formas, parece que no todos los galgos Ghazni eran tan diferentes a los de la línea Bell-Murray y que algunos eran de patas largas y pelaje más ralo. Hacia los años 30, estos dos famosos criaderos ya habían cesado su actividad (Mrs. Amps no estaba bien de salud). Los ejemplares Bell-Murray pasaron a manos de Miss Manson, que al principio había sido la institutriz de esta familia, se fue a los Estados Unidos cambiando el nombre del criadero por el de Cove.

A pesar del resto de importaciones de este periodo por parte de, entre otros, Miss Bowring, las estirpes Ghazni y Bell-Murray darían lugar a las principales líneas británicas. A lo largo de los años siguientes, otras personas entraron en este círculo de aficionados a los Afganos y hubo criaderos que obtuvieron grandes logros, como Geufron, Acklam, Ainsdart, Westmill, Jalalabad, el Kabul, Chaman, Turkuman y otros que también fueron famosos. El criadero Chaman, propiedad de Miss Molly Sharpe, fue especialmente influyente y logró sobrevivir a los años de la segunda guerra mundial (toda una hazaña) ya que los perros de este criadero viajaron, junto con sus propietarios, a Irlanda y algunos fueron exportados a los Estados Unidos.

En la época posterior a la guerra, aparecieron muchos nombres nuevos, entre los que se incluyen los criaderos Bletchingly, Netheroyd, Patrols, Khorrassan and Carloway, Barakzai, Barbille y Khanabad. Estos influyentes criaderos fueron los que produjeron muchos de los perros famosos en esa época y que han moldeado la historia de la raza y el trasfondo de nuestros Galgos Afganos actuales.

Contando con pocos ejemplares cuando empezó su popularidad, el Galgo Afgano comenzó a multiplicarse rápidamente. Los años 70 fueron testigos de un gran auge en cuanto al número de ejemplares y un gran número de cachorros se encargaban de satisfacer la creciente demanda. El resultado es que estos perros, con un carácter tan individual, se vieron llevados a una gran variedad de hogares, muchos de los cuales no eran, en absoluto, adecuados para ellos. A partir de ese momento, y aunque era ampliamente reconocido, por no decir que se le podía encontrar en cualquier lugar, el Galgo Afgano nunca fue, en general, comprendido. La marea acabó por bajar y la población continuó desempeñando un buen papel en los certámenes de belleza y cuenta con dos ganadores del premio al Mejor de la Exposición en el Certamen Canino de Belleza Crufts: Ch. Montravia Kaskarak Hitari (propiedad de Mrs. Pauline Gibbs) en 1983 y Ch. Viscount Grant (propiedad de Mr. Chris y Mrs. Julie Amoo) en 1987.

Galgo AfganoLos principios de los años 60 fueron testigos de la primera exportación de Afganos desde los Estados Unidos a Gran Bretaña. Entre los ejemplares se encontraba el controvertido Ch. Wazir of Desertaire. Wazir que fue un perro muy influyente en la historia de esta raza en Gran Bretaña y parecía representar algunos de los sentimientos que hasta hace muy poco les despertaban a los criadores británicos los ejemplares estadounidenses. El legado que dejó incluía algunos bellos atributos como un temperamento extravertido y cariñoso con las personas y una línea superior robusta, pero también unas líneas menos hermosas en la cabeza, los hombros y la cola, por ejemplo.

Actualmente parece haber una actitud más sana para con las importaciones y cabría esperar que la tendencia general será la de la cría de excelentes ejemplares, independientemente de su país de origen. Varios países se han hecho un nombre gracias a la cría de Galgos Afganos de gran calidad. Es interesante ver que existe un cierto aspecto o tipo que mucha gente asocia con ciertos países aunque, sin duda, esto es provocado, en parte, por la imagen de ciertos perros influyentes.

El Galgo Afgano en los Estados Unidos

Miss Manson viajó a los EE.UU. a mediados de los años 20 y difundió la afición por esta raza en aquel país. También hubo una importación de animales de la línea Ghazni a los EE.UU. Hacia los años 50, se afianzaron nombres como el de Mrs. Sunny Shay con su criadero Grandeurs, y Mrs. Kay Finch con su criadero Crown Crest, que obtuvieron muchas victorias y fueron criadoras muy influyentes. El principal campeón, Ch. Crown Crest Mr. Universe sigue siendo uno de los Galgos Afganos más famosos de todos los tiempos en las exposiciones de belleza canina estadounidenses. En 1957 Ch. Shirkhan of Grandeur obtuvo el premio de Mejor de la Exposición en el Certamen de Belleza Canina del Westminster Kennel Club, que es la exposición estadounidense más importante. Muchos criaderos posteriores se han labrado un prestigio duradero como productores de muchos ejemplares de gran calidad y muy influyentes. Entre ellos se incluyen Akaba, Mecca, Stormhill, Coastwind, Kabik y muchos otros.

El Galgo Afgano en todo el mundo

Miss Manson también envió uno de sus ejemplares de influencia Bell-Murray llamado Begum of Cove a los Países Bajos para constituir la base del criadero Barukhzy, propiedad de Mrs. Jungeling. El criadero Oranje Manege de Miss Eva Paupit sigue siendo uno de los más famosos no sólo en este país, sino también en todo el mundo.

Gran parte de la cría alemana estaba basada en los animales Oranje Manege (o vdOM). Los Galgos Afganos escandinavos también son famosos a nivel mundial y el criadero sueco El Khyrias, propiedad de Christina Jernberg, produce muchos perros de gran calidad. El influyente criadero finlandés Tuohi Tikan, de Anna-Leena y Pirkko Konttinen y el criadero danés Boxadan, de Hanne y Finn Lassen y finalmente de Lotte y Ulf Jorgensen, fueron importantes en la producción de los actuales ejemplares escandinavos. Otros criaderos también han contribuido enormemente en el éxito de los Galgos Afganos escandinavos.

Australia obtuvo, al principio, la mayoría de sus importaciones de Gran Bretaña y también hubo algo de influencia estadounidense. Carloway fue uno de los criaderos influyentes que exportó ejemplares para apoyar las primeras crías australianas. Entre los primeros criaderos tenemos a Furbari, el Tazi, Fermoy, Calahorra y muchos otros.

Si deseas saber más sobre el Galgo Afgano te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Galgo Afgano Serie Excellence:

Galgo Afgano (Excellence) - Editorial Hispano Europea