Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros gigantes

»

Fila Brasileiro

» Historia del Fila Brasileiro

Fila Brasileiro

Historia del Fila Brasileiro


Fila BrasileiroGénesis de la raza en su país de origen

El Fila Brasileiro no es una raza creada por el hombre, sino que ha evolucionado de forma natural debido a la necesidad por parte de los primeros colonos de Brasil de tener un perro de trabajo vigoroso y enérgico. Se puede ver a estos primeros Fila Brasileiro en documentos históricos que datan de 1671. Los orígenes exactos de estos primeros Fila son desconocidos. De todas formas, la mayoría de la gente está de acuerdo en que el Fila Brasileiro es una combinación de tres razas básicas: los antiguos Bulldog, los Mastiff y los Bloodhound. Algunos también creen que el Fila Terceirense también intervino en la creación y el desarrollo del Fila Brasileiro.

Una de las razas que contribuyó a su creación fue el Engelsen Doggen. Estos antiguos Bulldog fueron frecuentemente usados para la caza y para la pelea. Fueron llevados a Brasil durante la invasión holandesa, alrededor del año 1630. Del Engelsen Doggen el Fila Brasileiro heredó su temperamento agresivo, su tozudez y su tenacidad. Algunos de los rasgos físicos que estos antiguos bulldogs comparten con el Fila Brasileiro actual son las orejas levantadas, los colores de la capa y una grupa más alta que la cruz, que es uno de sus rasgos distintivos.

La influencia del Mastiff inglés es claramente visible. De esos perros grandes y feroces, el Fila obtuvo su tamaño y sustancia. Estos antiguos Mastiff, recuentemente usados en las batallas y en la caza, también transmitieron al Fila Brasileiro la cabeza grande y fuerte, el cuello corto y la grupa curvada. El Mastiff y el Fila Brasileiro comparten los mismos colores de capa básicos y también la máscara negra.

Los Bloodhound (Perros de San Huberto) fueron importados al Brasil a principios del siglo XIX debido a su excelente reputación como perros de rastreo. El Bloodhound transmitió al Fila Brasileiro sus excelentes habilidades como perro de rastreo. La abundancia de piel suelta, los labios péndulos y los labios superiores y la papada colgantes, características obvias de los Bloodhound, también se pueden apreciar en el Fila. Cualquiera que tenga uno podrá decirle que las vocalizaciones del Bloodhound están presentes en el Fila actual. Muchos propietarios de Filas dicen que sus perros tienen un lenguaje propio.

Otra teoría especula que una cuarta raza colaboró en la formación del Fila Brasileiro. Se trataría del Fila Terceirense, un perro pastor que fue traído por los colonos portugueses desde las Islas Azores. Esto explicaría su capacidad de pastoreo con el ganado vacuno y quizá también un rasgo que a veces se ve en los Filas y que consiste en que la cola se tuerce, de tal forma que cambia su dirección hacia un lado. Esta característica física es la razón por la que a veces se le llama, al Fila, «cola torcida» o «cola rota» en Brasil, su país de origen.

Alrededor de 1930, los Dogos Alemanes se estaban volviendo muy populares en Brasil. Aunque el Fila, como raza, estaba bien asentado por esos tiempos, algunos criadores intentaron introducir sangre del Dogo Alemán en el Fila Brasileiro. Estos cruces no fueron numéricamente importantes y no hicieron nada por la mejora de la raza. Hacia esos tiempos se vio que intentar añadir nuevas razas al Fila Brasileiro no podía sino perjudicar, y no mejorar, su temperamento equilibrado.

En 1968, el Dr. Erwin Rathsam, junto con el Dr. Paulo Santos Cruz y el Dr. João Ebner escribieron el primer estándar oficial de la raza. Hasta este momento, el Fila Brasileiro era considerado únicamente como una raza de trabajo. Por aquel entonces los primeros Filas fueron expuestos en Brasil y eran juzgados conforme al nuevo estándar. No todos los Filas participaban en los rings de las exposiciones. Muchos de ellos continuaron desempeñando sus labores como perros de trabajo. Estos perros ni siquiera tenían pedigree. Eran criados únicamente por su utilidad.
Fila Brasileiro
La Fédération Cynologique Internationale (FCI) reconoció oficialmente a la raza Fila Brasileiro en 1968. El estándar fue presentado en toda Europa, incluyendo Inglaterra, Holanda e Italia y permaneció inalterado durante casi una década. Pero en 1976, se celebró en Brasil el primer simposio del Fila Brasileiro y el estándar fue revisado. El Fila Brasileiro continuó creciendo en fama hasta 1982, cuando se convirtió en la raza más popular de Brasil, con 8.087 cachorros inscritos en uno de los libros genealógicos para perros del Brasil.

En 1983 se celebró un gran congreso nacional en Río de Janeiro. Su objetivo era determinar las prácticas de cría del Fila Brasileiro y de hablar acerca de revisiones para el estándar de la raza. Como resultado de esta reunión se obtuvo un estándar más detallado, que se publicó el 1 de enero de 1994 y sigue vigente hoy día.

El propósito original de la raza

El Fila Brasileiro es una raza que satisfizo las necesidades de los colonos de Brasil. Ellos necesitaban a un perro que trabajase duro y que pudiera llevar a cabo muchas tareas. Precisaban un perro guardián, un perro pastor, un perro de caza y un compañero leal. Todas estas características, y muchas más, se pueden encontrar en el Fila Brasileiro.

El periodo colonial de Brasil fue un tiempo en el que había grandes plantaciones azucareras. Se necesitaban muchos trabajadores para su correcto funcionamiento y se trajeron esclavos africanos. La importación anual media de esclavos durante esta época fue de 30.000. Los Filas eran usados para vigilarlos, pues frecuentemente eran más de 200 por plantación, y evitar que se fugaran. Si un esclavo escapaba, se usaba a los Filas para que les siguieran el rastro. Al contrario que en el caso del Bloodhound, que era un antepasado del Fila, el Fila Brasileiro agarrará y sujetará cuando haya dado con lo que estaba rastreando. «Cão de fila» se podría traducir literalmente como «perro de presa». La esclavitud fue abolida en Brasil en 1888, pero el Fila siguió desempeñando muchas otras tareas.

Los primeros Filas también fueron usados como perros de caza. Se utilizaron largamente para cazar grandes presas, como por ejemplo jabalíes y jaguares. Las densas junglas de Brasil suponían poco problema para estos robustos perros, que podían incluso soportar los ataques de los mosquitos y otros insectos de la jungla. El Fila Brasileiro usaba sus habilidades para la lucha en las haciendas, protegiendo el ganado y a los propietarios.

Estas grandes haciendas utilizaban muchos Filas, no sólo como guardianes del ganado, sino también como perros pastores. Se necesitaba un perro poderoso y digno de confianza para conducir el ganado vacuno por las zonas de campo raso de Brasil. El Fila Brasileiro tiene un instinto natural para el pastoreo, igual que para perro de guarda.

El desagrado que muestra el Fila Brasileiro hacia los extraños, sumado a la proverbial fidelidad a su amo le convirtieron en el más idóneo como perro guardián. A medida que pasó el tiempo, y que la población se desplazaba a las ciudades, los Filas siguieron el mismo camino. Su agresividad frente a los ladrones les convirtieron en los predilectos para los propietarios de las ciudades. El Fila Brasileiro actual muestra este mismo temperamento hacia los extraños y es una elección popular generalizada como perro guardián.

Su introducción a otros países

Fila BrasileiroEl primer país europeo que se dio cuenta de la existencia del Fila fue Alemania, que ya había mostrado históricamente su interés por las razas de perros guardianes. En 1953, el príncipe Albrecht von Bayern importó el primer Fila Brasileiro a Alemania. Se dice que se interesó por él durante una anterior excursión a Brasil. Más tarde importó varias perras Fila. Así pues, la popularidad de la raza comenzó a crecer en Alemania, y otros países pronto se interesarían por ella. Cuando la FCI reconoció a la raza Fila Brasileiro en 1968, se presentó el estándar en Inglaterra, Holanda e Italia, pero todavía pasaría una década antes de que su conocimiento se generalizara.

Los años 80 fueron una década realmente importante para la historia del Fila Brasileiro fuera de Brasil. Uno de los libros más significativos acerca de él fue publicado en 1981. El Grande Livro do Fila Brasileiro, escrito por Procópio do Valle, es uno de los mejores que nunca se han escrito acerca de esta raza. La mitad de los ejemplares impresos fueron vendidos en el extranjero.

Durante los años 80, centenares de Filas fueron enviados a diversos países de todo el mundo, incluyendo Nigeria, Japón y Sudáfrica. Su popularidad también estaba creciendo por toda Europa. El interés por él estaba aumentando en Países Bajos, Austria, Portugal, España y Hungría, a los que más tarde se unieron Bélgica y Suecia. Por esos tiempos (1979) nació la primera camada de Filas en Estados Unidos. Su popularidad continúa creciendo en cada uno de estos países a medida que más y más aficionados descubren las fascinantes cualidades de esta formidable raza.

Formación de los clubs de la raza

A medida que fue creciendo la popularidad del Fila Brasileiro, comenzaron a aparecer los clubs dedicados a esta raza. El primer club de Brasil especializado en el Fila Brasileiro, La Associação do Fila Brasileiro do Estado do Rio de Janeiro (AFBERJ), fue fundada por Jacob y Andrea Blumen en los años 70. El AFBERJ todavía es un club activo dedicado a la mejora de la raza. Numerosos clubs estatales del Fila Brasileiro fueron fundados en Brasil durante los años 80.

A medida que el interés se extendió a otros países, se fundaron clubs para promocionar a la raza en el extranjero. El Fila Brasileiro Club of America (FBCA) fue fundado en 1984 por un pequeño grupo de aficionados. El FBCA, cuyo cuartel general se halla en el estado de Georgia, mantiene un libro de sementales y un registro. Este club continúa en activo en Estados Unidos.

Otro club fundado en Estados Unidos es la Fila Brasileiro Association (FBA). Clelia Kruel, que es jueza CBKC/FCI/SKC y criadora de Filas Brasileiros fundó la FBA en 1992. La FBA sigue los preceptos de la Confederação Brasileira de Cinofilia (CBKC), que es la organización oficial brasileña afiliada a la FCI. Aunque el cuartel general de la FBA se encuentra en Estados Unidos, se trata de una organización internacional y es uno de los mayores clubs del mundo especializados en el Fila. La FBA tiene varios delegados europeos en Bélgica, Luxemburgo, Hungría, Finlandia, Portugal y Países Bajos. Aparte de los muchos delegados presentes en Europa y Estados Unidos, la FBA tiene representación en Brasil, Colombia, México, Nueva Zelanda, Costa Rica, Honduras y las Antillas.

La mayoría de las asociaciones que amparan al Fila Brasileiro en Europa no son clubs especializados. Esto es, no están dedicados únicamente a una raza. En Europa, este tipo de clubs que promocionan al Fila Brasileiro suelen representar también a otras razas. Un ejemplo de este tipo de clubs es el Clube Português dos Molossos de Arena, que incluye al Fila Brasileiro, el Mastín Napolitano, el Mastiff, el Bullmastiff y el Dogo de Burdeos. Otros clubs europeos son Der Club für Molosser alemán, el Nederlandse Mastino Napoletano en Molosser Club holandés, el Österreichscher Klub für Grosse Hunderassen austriaco. A medida que va creciendo la popularidad del Fila Brasileiro quizá veamos más clubes especializados en Europa que sólo se dediquen al Fila Brasileiro.
Fila Brasileiro
Si piensa usted hacerse con un Fila, sería conveniente inscribirse en, por lo menos, uno de estos clubs. Cualquiera de ellos le puede proporcionar valiosa información acerca de la raza, además de contactos con criadores que pueden dar respuesta a cualquier pregunta que pudiera usted hacerles. La mayoría de los clubs publican hojas informativas regularmente, que envían por correo a todos los miembros. Los miembros pueden enviar por correo resultados de exposiciones, anunciar camadas e intercambiar información en estas hojas.

Otra preocupación con la que se enfrentan muchos clubs es la decepcionante legislación específica para la raza. Este tipo de legislación, generalmente favorecida por el pánico y la mala información, busca la prohibición de ciertas razas, especialmente de aquellas razas relacionadas con los perros de pelea y otros perros «peligrosos». En algunos lugares, el Fila Brasileiro está incluido en esta lista de las tan cacareadas razas «peligrosas». Algunos países ya han aprobado con éxito tales leyes. Por ejemplo, el Fila Brasileiro está prohibido en Inglaterra, de acuerdo con las disposiciones del Acta de Perros Peligrosos, que es la misma norma que prohibió al American Pit Bull Terrier, al Tosa Inu y al Dogo Argentino.

La popularidad del Fila en la actualidad

Aunque el Fila Brasileiro sigue siendo considerado como una raza rara, su popularidad sigue creciendo. El número de cachorros inscritos en el libro de orígenes en Brasil no alcanza actualmente las cifras de principios de los años 80 (cuando la popularidad del Fila alcanzó su cenit), pero debemos recordar que muchos Filas son actualmente inscritos fuera de Brasil. Los números crecen a un ritmo rápido en Estados Unidos.

En Europa, la creciente popularidad de la raza se pone de evidencia en las exposiciones caninas. Vemos cada vez más propietarios de Filas participando en las exposiciones y algunos países celebran exposiciones monográficas en esta raza. Luxemburgo, Italia, Hungría y Alemania han tenido una buena participación de propietarios de Filas en las exposiciones más recientes. Algunos países europeos batallan por la implantación de leyes que prohíban el Fila Brasileiro, pero otros disfrutan de su creciente popularidad.

Su aceptación también se pone de manifiesto con las buenas colocaciones que los Filas Brasileiros han conseguido en las exposiciones más recientes. Hasta hace poco, un ejemplar de esta raza se podía considerar afortunado consiguiendo un primer o segundo lugar dentro de su grupo. A medida que ha crecido la aceptación por la raza, los jueces se han familiarizado más con la raza, los Filas han conseguido ser Best in Show (Mejor de la Exposición) y han recibido muchas distinciones internacionales.

A pesar de que muchos aficionados al Fila Brasileiro se muestran felices al ver que crece el interés por la raza, también están preocupados. Junto con la popularidad vienen muchas otras cosas: criadores «comerciales», compradores mal informados y problemas de salud en la raza. Los criadores comerciales sólo atienden su negocio y no se preocupan por mejorar al Fila Brasileiro. Cualquier criador que sí se preocupe de ellos le podrá decir que no se hará usted rico criando Filas: cuesta mucho dinero cuidar adecuadamente a la perra y sus cachorros, y lleva mucho tiempo hacer averiguaciones acerca de los posibles hogares para los cachorros. Sólo podemos esperar y desear que haya criadores honestos y selectivos que continúen criando Filas de alta calidad y sanos y que se esfuercen por mejorar la raza.

Esperemos que esta popularidad creciente del Fila Brasileiro no de lugar a su vez a un aumento incontrolado de crías, lo que sí derivaría hacia una pérdida de prestigio de la raza.

Si deseas saber más sobre el Fila Brasileiro te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Fila Brasileiro Serie Excellence:

Fila Brasileiro (Excellence) - Editorial Hispano Europea