Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros gigantes

»

Dogo de Burdeos

» Características del Dogo de Burdeos

Dogo de Burdeos

Características del Dogo de Burdeos



  • Altura a la cruz: de 60 a 68 cm en los machos y de 58 a 66 en las hembras
  • Peso: más de 50 kg en los machos y más de 45 kg en las hembras
  • Capa: caoba o leonada
  • Promedio de vida: diez años
  • Carácter: digno, fiel y tranquilo
  • Relación con los niños: muy buena
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: guarda y defensa
  • Necesidades del espacio: jardín necesario
  • Alimentación del Dogo de Burdeos: de 750 a 900 g. de alimento completo seco, adaptado a las razas gigantes
  • Arreglo: nulo
  • Coste mantenimiento: elevado

Dogo de BurdeosCaracterísticas físicas del Dogo de Burdeos

El Dogo de Burdeos es un perro fuerte y musculoso, excelente guardián tanto de personas como de propiedades. El Dogo de Burdeos es un atleta de fuertes hechuras y compacto que tiene un tamaño que nos indica su agilidad y velocidad. Estas cualidades fueron desarrolladas en sus orígenes para el trabajo, para la protección de la propiedad y para cazar. A medida que conozca usted las características del Dogo de Burdeos, recuerde estas funciones originales.

Las mandíbulas son prominentes debido al gran desarrollo de los músculos masticadores. Ésta fue una característica necesaria para la presa de toros. El tórax es muy ancho y la distancia entre el suelo y el pecho debería ser igual o menor que la distancia existente entre la espalda y la parte inferior del pecho. El Dogo de Burdeos no debería tener el aspecto de un Bulldog varias tallas mayor.

El pelaje es corto, fino y sedoso, de un color que admite todos los tonos de rojo y amarillo, e incluso el color caoba rojo oscuro. Se prefiere la buena pigmentación de la piel. Se toleran las manchas blancas sobre el pecho y los pies. El Dogo de Burdeos debería tener una máscara facial roja o negra bien marcada. El color de la trufa se corresponde con el de la máscara.

Temperamento

Al igual que todos los perros molosos, el Dogo de Burdeos es un perro con mucha sangre fría que no se pone nervioso fácilmente. Su personalidad es equilibrada, tranquila y calmada. No es muy ruidoso, y es raro oír al Dogo de Burdeos ladrar escandalosamente sin una razón suficiente (como por ejemplo si un intruso entrara en la casa). Es una raza con mucha confianza que no necesita probar nada ante los otros perros, a no ser que se vea retado.

El Dogo de Burdeos es una raza encantadora, muy cálida y amistosa con las personas y los animales pequeños. Es un perro muy bueno con los niños debido a dos razones: la primera es que al Dogo de Burdeos le encanta estar con la gente (una familia nunca le resulta demasiado grande). En segundo lugar, el Dogo de Burdeos tiene mucha paciencia y tolerará los típicos juegos, que le tiren de la cola, y otras molestias que tienden a provocar los indisciplinados niños. Los Dogos de Burdeos están encantados de jugar a los más tontos juegos de niños, como por ejemplo ponerse sombreros y disfrazarse.

El Dogo de Burdeos es inteligente, dócil y generalmente no muestra inclinación hacia la pelea. Los machos tienden a ser más dominantes y, ocasionalmente, pelearán contra otros perros para establecer el dominio. La dominancia es un rasgo hereditario del Dogo de Burdeos, y debe ser aceptado y tratado por su propietario.

Recuerde que uno de los trabajos originales del Dogo de Burdeos era el de proteger, lo que en muchos casos significaba pelear. Como resultado, el Dogo de Burdeos es agresivo por naturaleza, no se retirará de una pelea (aunque es difícil que instigue una) y protegerá lo que sea suyo y de sus propietarios. La sociabilización adecuada de su Dogo de Burdeos es de la máxima importancia, e incluso los que están bien sociabilizados deben ser vigilados cuando estén con otros perros.

El Dogo de Burdeos tiende a ser una raza muy tozuda y arrogante, aunque muy adiestrable. Una vez que el Dogo de Burdeos aprenda una orden, nunca la olvidará. Debido a su gran inteligencia, es necesario continuar más allá del adiestramiento básico de obediencia. Si no va a utilizar a su Dogo de Burdeos para la caza, las pruebas de trabajo u otras competiciones, entonces manténgale ocupado con otras tareas y trabajos en casa. Se sorprenderá de lo mucho que puede aprender y ayudarle en sus tareas diarias, y su mascota nunca se aburrirá.

Cuando adiestre a su Dogo de Burdeos, recuerde siempre que se trata de una raza con mucha confianza en sí misma, arrogante, independiente y tozuda. Así pues, no tiene sentido chillar, castigarle y gritar como un sargento. Llegará usted más lejos combinando el adiestramiento con los momentos de juego. Nada resulta más fácil a un perro (y a un propietario) que aprender jugando. Debe usted usar los elogios más que los aspectos negativos para adiestrarle. Los elogios son la ayuda más importante para la educación, y darán como resultado la convivencia más adecuada. Alabe todo aquello que haga bien, desde hacer sus necesidades correctamente hasta traerle el periódico.
Dogo de Burdeos
Adiestrar a su Dogo de Burdeos requiere paciencia, cariño y una bolsa llena de golosinas para tener éxito. Si el proceso de aprendizaje se ve apoyado con trozos de carne, queso u otras cosas suculentas, el Dogo de Burdeos aprenderá rápidamente. El olor de la comida tiene la mágica propiedad de eliminar su ego. Su baza más eficiente debería ser el refuerzo positivo, y no el castigo físico. Cuando sea necesario, la mejor reprimenda será darle unos tirones de la piel del cuello.

La constancia es otro elemento esencial para el éxito del adiestramiento. Si no puede usted soportar la mirada lastimera y le permite sentarse en el sofá, entonces el sofá pronto pasará a ser de él y no de usted. Permitir que el cachorro duerma en la cama y darle de comer mientras están ustedes sentados a la mesa son cosas parecidas. Recuerde que el precioso cachorro con cara parecida a la de un Carlino que se acomoda a su lado se convertirá, en poco tiempo, en un perro enorme, de mucho peso (50 kg como mínimo) y baboso que ocupará todo el sofá o toda la cama y que no se mostrará dispuesto a apartarse de estos lugares tan cómodos.

Muchos creen que la inteligencia y la personalidad independiente del Dogo de Burdeos hacen que no responda a las instrucciones que se le repiten. No se desanime. Cada año, muchos Dogos de Burdeos superan con éxito exámenes de obediencia y compiten bien en esas pruebas. Practique la paciencia, use recompensas y sea mentalmente más fuerte que su perro, y así estará usted por encima.

El Dogo de Burdeos en casa

El Dogo de Burdeos es un trabajador voluntarioso que se muestra contento estando al lado de la gente y que es bastante cooperativo. Es una maravillosa incorporación en un hogar feliz. Los Dogos de Burdeos se llevan bien con las otras mascotas familiares, y si son presentados pronto, pueden hacerse amigos de gatos, pájaros y otros perros, dependiendo de la compatibilidad de las personalidades colectivas. Podría haber problemas si tenemos dos machos con personalidades dominantes, y suele recomendarse que se tengan perros de sexo opuesto compartiendo un hogar. Si ha de tener usted dos machos en casa, intente que la diferencia de edad entre ellos sea la máxima posible. Pocos cachorros jóvenes tratarán de retar la autoridad de un macho maduro, y aprenderán rápido bajo la guía y la figura del perro mayor.

Todo esto también es válido para las hembras. En ambos casos es aconsejable presentar el cachorro al perro viejo y observar sus reacciones. No fuerce la integración del cachorro si el perro viejo muestra una reacción defensiva o agresiva. Si el perro anciano no acepta al cachorro, sería mejor reconsiderar la adquisición, ya que si no quizá tuvieran ustedes que vivir en un constante estado de conflicto.

Al igual que con otras mascotas, el Dogo de Burdeos se llevará bien con los niños si son presentados pronto y de manera adecuada. Generalmente no habrá problemas si el niño estaba ahí antes que el cachorro. Asegúrese siempre de que el niño no se comporte como un abusón con el perro: puede ser muy tentador para un niño pequeño molestar a un tolerante Dogo de Burdeos. Esto puede ser difícil de creer, pero la supervisión por parte de las personas adultas es más necesaria por la seguridad del Dogo de Burdeos que por la del niño. El Dogo de Burdeos es dócil y clemente por naturaleza y adora el cariño humano. Un Dogo de Burdeos que sea agresivo hacia las personas sin haber sido instigado a ello es algo muy atípico de esta raza.

Actividad

Durante los momentos de juego, adiestramiento o ejercicio, debería usted estar atento a su cachorro. A los cachorros se les debería permitir descansar cuando lo necesiten. No debería resultar difícil darse cuenta, ya que los cachorros suelen ser muy ansiosos, inquisitivos y están llenos de energía. Cuando un cachorro parezca cansado, necesita, desde luego, reposar. El crecimiento del cachorro es tan rápido que los tendones y los ligamentos (al igual que en el caso de todas las razas grandes) tienen que soportar grandes tensiones. Cuando salga con el cachorro a dar un paseo, impóngase usted un ritmo. Aumente poco a poco el tiempo y la distancia durante los primeros meses. Se puede dar un paseo largo cuando hayan pasado entre ocho y nueve meses, pero manténgase en sintonía con el estado físico de su cachorro. Recuerde que la mayor parte del proceso de crecimiento tiene lugar durante el primer año. No debería suponer un problema para un Dogo de Burdeos salir a dar un paseo de 10-20 km, pero no en un día de verano en el que haga calor.

Dogo de BurdeosAl Dogo de Burdeos le encanta jugar y siempre está listo para la diversión, incluso cuando es ya mayor. Ir a recuperar un palo o correr detrás de un balón quizá les parezca mucho trabajo a la mayoría de los Dogos de Burdeos, pero el mismo perro será incansable cuando se trate de conquistar una toalla vieja o un saco vacío.

¿Puede un Dogo de Burdeos correr al lado de una bicicleta? Sí y no. Siempre que no se esté usted entrenando para el Tour de Francia, esto no debería suponer un problema para un ejemplar adulto. Un paseo en bicicleta a un ritmo tranquilo por el parque será un ejercicio bueno y divertido para los dos. Igual que con los paseos, asegúrese de comenzar lentamente y vaya aumentando el ejercicio hasta llegar a un ritmo que ambos puedan sostener sin dificultad.

Aspectos de la salud a tener en cuenta

El Dogo de Burdeos vive una media de ocho a diez años. Igual que la mayoría de los perros con una osamenta grande, la displasia de cadera es el problema más frecuente en la raza. Los buenos criadores someten a sus Dogos de Burdeos a pruebas para descartar que padezcan esta anomalía. Desgraciadamente, la popularidad de la raza ha dado lugar a la presencia de muchos criadores incompetentes que han criado Dogos de Burdeos con problemas, de calidad inferior y con caderas defectuosas. Eliminar este problema supone una batalla constante.

Hubo un tiempo, en Francia, en el que se sometió al Dogo de Burdeos a pruebas para descartar la displasia de cadera. Esto se llevó a cabo de la siguiente manera, tal y como relata el experto en razas de perros raras Carl Semencic:

«A los dos años de edad, a cualquier Dogo de Burdeos que muestre las características físicas y de temperamento que se requieren para su posible uso en un programa de cría, se le hace saltar una valla de 90 cm de altura. Cualquier Dogo de Burdeos que no la pueda saltar con facilidad es excluido de todo programa de cría».

Esto puede parecer un método bastante falto de rigor científico, pero tiene mucho sentido. Se supone que el Dogo de Burdeos es un perro atlético y en forma, que tiene unas extremidades posteriores fuertes y musculosas. Cualquier Dogo de Burdeos que no encaje en esta descripción no debería ser tenido en cuenta para criar.

Los murmullos cardiacos y las enfermedades de la piel son también un problema para el Dogo de Burdeos. Los murmullos cardiacos pueden atribuirse al pequeño grupo de genes que forman parte de nuestros ejemplares actuales. La sarna demodécica es un problema de la piel del cual los criadores suelen hablar poco, aunque parece ser un problema para el Dogo de Burdeos. Esta irritación es el resultado de un ácaro que vive sobre el perro y que le pone en aprietos cuando el sistema inmunitario tiene problemas. Estos ácaros se alimentan más rápidamente que la velocidad de reproducción de las células corporales, y acaban triunfando. Frecuentemente se suele confundir esto con una infección por estafilococos, a no ser que al perro se le hagan unos raspados de piel.

El Dogo de Burdeos es un perro que crece rápidamente. Los cachorros pueden engordar una media de 1-2 kg por semana y experimentar una panosteítis eosinofílica (pano), más conocida con el nombre de «dolores del crecimiento» o cojera errante. El pano es una cojera aguda que no tiene relación alguna con un traumatismo. Cambia de una extremidad a otra y suele venir acompañada de fiebre.

Los Dogo de Burdeos tienden a padecer hinchazón (o torsión gástrica), que consiste en que el estómago da la vuelta sobre sí mismo y que puede llevar a la muerte del animal. Aunque los expertos no se ponen de acuerdo acerca de sus causas exactas, el ejercicio excesivo y la excitación después de comer y beber pueden provocar esa hinchazón. Es más probable que sea debida a que el perro traga aire (aerofagia), que queda atrapado en el estómago. Para prevenir esto, evite dar de comer a su Dogo de Burdeos inmediatamente antes o después de hacer ejercicio, y déle de comer varias raciones pequeñas a lo largo del día. No le llene el plato, dejándolo ahí todo el día. En lugar de eso, haga que las horas de la comida no varíen, y retire el plato de la comida del alcance del perro cuando éste haya terminado. Déjele agua a su alcance durante todo el día, pero no a la hora de la comida. Muchos criadores recomiendan usar una plataforma como base para el plato para evitar que el perro tenga que doblar su cuello para comer. Dogo de Burdeos

El Dogo de Burdeos necesita hacer mucho ejercicio para desarrollar su musculatura. Igual que con todas las razas grandes y las de gran peso, pueden surgir problemas de tendones y ligamentos durante los periodos de crecimiento rápido. Durante estas etapas, no se debería forzarle. Los cachorros jóvenes suelen efectuar gran parte de su ejercicio a partir del juego regular y no tanto a partir del ejercicio vigoroso, pero a medida que se va haciendo mayor, es muy importante que obtenga una cantidad de ejercicio adecuada. Su Dogo de Burdeos conseguirá obtener el ejercicio necesario si lo incluye en su rutina diaria y le lleva con usted en sus aventuras especiales tales como excursiones, caza, jogging, etc. Debería sacar a pasearlo como mínimo dos veces diarias y encontrar tiempo para ir a hacer una carrera larga o para jugar unas pocas veces por semana.

Nota especial: El Dogo de Burdeos es muy sensible a la anestesia. Una dosis «normal» puede ser mortal para él. Vaya usted con mucho cuidado y escoja a un veterinario que esté familiarizado con la raza y con su idiosincrasia: esto puede salvar la vida de su Dogo de Burdeos.

Si deseas saber más sobre el Dogo de Burdeos te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Dogo de Burdeos Serie Excellence:

Dogo de Burdeos (Excellence) - Editorial Hispano Europea