Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros grandes

»

Dobermann

» Características del Dobermann

Dobermann

Características del Dobermann



  • Altura a la cruz: 70 cm como máximo en el macho
  • Peso: 40 kg en el macho
  • Capa: negra y fuego; marrón y fuego; azul y fuego
  • Promedio de vida: de diez a doce años
  • Carácter: altivo, resuelto y enérgico
  • Relación con los niños: muy buena
  • Relación con otros perros: dominante
  • Aptitudes: perro de guarda y de defensa
  • Necesidades del espacio: debe contar por lo menos con un gran jardín y hacer ejercicio
  • Alimentación del Dobermann: de 500 a 650 g. diarios de alimento completo seco
  • Arreglo: ninguno
  • Coste mantenimiento: bastante elevado

¿Es el Dobermann el perro adecuado para usted?

Si está usted interesado en adquirir un perro tímido, desobediente y muy nervioso, el Dobermann no es para usted. Esta raza es todo lo opuesto. El Dobermann es un perro de trabajo, alerta, leal e inteligente que es tan afectuoso y sensible como el que más. Su físico musculoso, su llamativo color y la voluntad por complacer a su amo han contribuido a su reputación. Aunque su popularidad fluctúa de un año a otro, sigue siendo una de las razas caninas más apreciadas. Es la única raza criada específicamente para proteger al hombre y lo ha hecho, con éxito, durante más de cien años en muchos países.

Personalidad y temperamento

DobermannEste atleta observador, valiente y bien adiestrado es uno de los perros de trabajo más versátiles (por no decir el que más). Se le puede adiestrar para que compita en las pruebas de obediencia, de trabajo y de Agility y es un extraordinario perro en las exposiciones de belleza. Su deseo de trabajar para su propietario y el hecho de que sea tan fácil de adiestrar ha permitido que desempeñe un gran papel como perro policía y para la guerra. Los departamentos de policía de todo el mundo siguen utilizando esta raza para rastrear y aprehender a los delincuentes. La infantería de marina estadounidense y otras secciones militares utilizaron perros de esta raza para varias tareas durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho, fue en este conflicto donde el Dobermann se ganó su reputación como perro fiero con un carácter salvaje. Este desgraciado estigma es, mayoritariamente, más un mito que un hecho, especialmente en el Reino Unido y los Estados Unidos.

Cuando es adiestrado y puesto en forma adecuadamente, el Dobermann es un perro equilibrado, fiable y digno de confianza. Su lealtad hacia la gente a la que quiere es insuperable. Ofrece una constante fidelidad y afecto a aquellos que los quieran para sí. El que la raza sea, a veces, temida y no se confíe en ella es algo bastante desalentador. Comprender al Dobermann es comprender su temperamento. Como perro guardián y de vigilancia, su función y su principal objetivo es el de proteger. Esta protección incluye su propiedad y la gente que tenga la fortuna de compartir su vida con el perro. El adiestramiento responsable y la sociabilización temprana son importantes para mantener controlada su naturaleza protectora. Proteger no significa que se deba adiestrar al perro para que muerda a los extraños o, peor todavía, ataque a los amigos o a los miembros de la familia. Si estos perros son demasiado agresivos y muestran signos de que no se puede uno fiar de ellos, pueden ser extremadamente peligrosos para cualquiera que esté a su alrededor.

El Dobermann y los niños

Una de las primeras preguntas que suelen hacerse antes de que una familia adquiera un perro, sea de la raza que sea, es su adaptabilidad a los niños. Incluso aunque no vivan niños en la casa, es fácil que el perro se encuentre, en cierto momento, con ellos. De nuevo, la sociabilización temprana es extremadamente importante en cuanto a la voluntad de la raza a aceptar a los niños y a cualquier otro individuo que no le resulte familiar y que se crucen en su camino. Si el perro es adquirido a una corta edad (de ocho a diez semanas), la adaptabilidad será mucho más fácil. Si el ejemplar es adquirido con una edad mayor y ya ha desarrollado una desconfianza o un desagrado respecto de los niños, podría encontrarse con un problema. El joven Dobermann aceptará rápidamente a los niños como apreciadísimos miembros de la familia y se acostumbrará a ellos desde el principio, al tiempo que desarrolla su naturaleza protectora. En el caso del perro con una mayor edad, puede que le lleve más tiempo entablar una relación de confianza con ellos.

Poner en forma y ejercitar a su Doberman

Antes de salir corriendo y escoger un Dobermann como mascota, existen muchas cosas a tener en cuenta. ¿Es usted la persona adecuada para este perro? ¿Lleva un ritmo de vida activo? ¿Puede controlar con total confianza a este animal fuerte y musculoso? ¿Dispone de espacio para que satisfaga sus enormes necesidades de hacer ejercicio? Éste es el tipo de pregunta que deberá hacerse de forma concienzuda antes de tomar una decisión y comprometerse con las obligaciones sociadas a la propiedad de un perro.

Aunque el Dobermann se adapta bien tanto a la vida en la ciudad como en el campo, es una raza grande y activa que necesita una cantidad de espacio adecuado para correr y mantenerse en forma. Si el perro no dispone de un jardín amplio para quemar energías, debe proporcionársele un paseo largo y a un ritmo rápido por un parque o por el campo, y ello diariamente. El ejercicio es importante para esta raza, no solo físicamente, sino también psíquicamente. El Dobermann es una raza muy inteligente que necesita estímulos psíquicos y retos constantes. Si la capacidad mental de este perro no es estimulada, se aburrirá rápidamente y buscará formas de entretenerse, lo que generalmente da como resultado un comportamiento destructivo a expensas de las pertenencias de su propietario.

Las responsabilidades que conlleva la propiedadDobermann

Por razones de seguridad obvias, no se puede insistir lo suficiente en que debe tener usted un control total sobre su Dobermann en todo momento. No hay nada más peligroso que una persona que no puede controlar, físicamente, a su perro. En el caso de esta vigorosa raza, el peligro es todavía mayor. El Dobermann es extremadamente inteligente y a medida que madure pondrá a prueba el dominio de su amo de vez en cuando. El talante posesivo y protector de esta raza se desarrolla generalmente cuando tiene entre seis y nueve meses de edad. A medida que el perro madura, su temperamento debería tornarse más fiable. Por su propia seguridad y por el bienestar de los demás, el perro debe ser tenido bajo control tanto dentro como fuera de casa. El Acta de Perros Peligrosos aprobada en el Reino Unido y otras normas restrictivas similares en vigor por todo el mundo prohíben que esta raza deambule suelta. Los perros sueltos suponen un gran peligro para el público y pueden ser capturados por los perreros. Se debería llevar al Dobermann sujeto por su correa en todo momento y cualquier ejercicio en que el perro corra libremente, debe llevarse a cabo en zonas donde se le pueda controlar adecuadamente y que estén alejadas de lugares donde haya otras personas.

Ser el propietario de un Dobermann puede ser una experiencia gratificante y muy satisfactoria. De todas formas, si decide tener uno, debe aceptar las responsabilidades que esto conlleva. Aunque es una raza encantadora con muy pocos aspectos negativos, es importante respetar las posibles preocupaciones que puedan manifestar sus vecinos acerca de su estabilidad. Sin mostrar ningún signo de agresividad, incluso el Dobermann más tranquilo y educado puede ser muy intimidador. Mantenga a su perro tranquilo, con buenas maneras y sin ningún tipo de conducta no deseable y así se topará con muy poca prevención por parte de sus vecinos.

Preocupaciones acerca de la salud del Dobermann

En general, el Dobermann es una raza canina muy sana. De todas formas, habrá ocasiones en las que su perro pueda verse afectado por algún tipo de enfermedad. Existe un cierto número de problemas leves que debería poder tratar por su cuenta,sin tener que visitar al facultativo. Si no está seguro, siempre es mejor llamar al veterinario en lugar de intentar el tratamiento de algo que no conozca.

Al igual que muchas otras razas caninas, el Dobermann puede tener problemas en la piel y la capa. Estos problemas cutáneos suelen ser provocados por parásitos, hongos, hormonas o reacciones alérgicas, pero algunos son hereditarios. El síndrome del «Dobermann azul» o alopecia de dilución del color es un problema persistente asociado a los Dobermann azulados. Los perros suelen estar afectados ya al nacer presentando calvas en diversas partes del cuerpo. No se puede curar, pero alguno de los síntomas puede controlarse y tratarse con champúes medicamentosos y ungüentos recetados por el veterinario.

La enfermedad de von Willebrand consiste en un defecto en la coagulación de la sangre que afecta a muchas razas, entre las que se incluye el Dobermann. Dependiendo de la gravedad del problema, a los perros les pueden salir cardenales con mucha facilidad o tener hemorragias por la nariz o la boca. La enfermedad es hereditaria y se pueden hacer pruebas para ver si el animal la padece. Obviamente, los perros que muestren tendencia a tener hemorragias deberían ser sometidos a pruebas antes de pensar en utilizarlos como animales reproductores.

El hipotiroidismo es un problema muy común en los perros. Algunos síntomas tempranos de esta enfermedad son la pérdida de pelo, un comportamiento letárgico y una piel mate o seca. Un simple análisis de sangre confirmará el problema y, generalmente, las diversas medicaciones lo corregirán.

DobermannLa inestabilidad cervical vertical (ICV) o síndrome del tambaleo está causado por una anomalía en las vértebras cervicales. El problema provoca presión sobre la médula espinal y esto causa una inestabilidad sobre las extremidades posteriores del animal. Sorprendentemente, se ha documentado este problema, con diferentes grados de gravedad, en muchos Dobermann. La causa sigue siendo incierta y algunos expertos especulan que el problema tiene que ver con la conformación general del perro, la dieta o quizás incluso con factores hereditarios.

La atrofia progresiva de la retina (APR) está provocada por la degeneración de las células de la misma. El problema se suele dar en los lebreles, aunque se da con menos frecuencia en los Dobermann. Los primeros síntomas de este problema incluyen la pérdida de visión nocturna. El problema empeorará hasta que el perro quede casi o completamente ciego. Desgraciadamente no existe tratamiento alguno para estos casos y todos los ejemplares que den positivo en las pruebas para confirmar o descartar la APR deberían ser eliminados de los programas de cría.

La cardiomiopatía dilatada consiste en un problema en el que el músculo cardiaco se vuelve más delgado y se estira y es incapaz de bombear adecuadamente. Los perros afectados suelen sucumbir a un fallo cardiaco. Algunos Dobermann con cardiomiopatía dilatada tienen bajos los niveles de L-carnitina (un aminoácido) en el músculo cardiaco. Estos perros responden, a veces, a la suplementación con carnitina.

La «boca torcida» y la deficiencia de cinc no son muy comunes, pero se han descrito los suficientes casos en esta raza como para incluirlas en esta sección. La «boca torcida» consiste en una anomalía dental en la que sólo un lado de la cabeza tiene un cierre adelantado o retrasado. La deficiencia de cinc viene como resultado de la incapacidad del perro para utilizar este elemento. Los síntomas más comunes son pequeñas calvas. Una pastilla diaria de sulfato de cinc corregirá el problema.

Si deseas saber más sobre el Dobermann te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Dobermann Serie Excellence:

Dobermann (Excellence) - Editorial Hispano Europea