Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros grandes

»

Dálmata

» Características del Dálmata

Dálmata

Características del Dálmata



  • Altura a la cruz: de 50 a 61 cm
  • Peso: unos 20 kg
  • Capa: blanca moteada de negro
  • Promedio de vida: doce años
  • Carácter: vivo, afectuoso
  • Relación con los niños: excelente
  • Relación con otros perros: buena
  • Aptitudes: perro de compañía
  • Necesidades del espacio: puede vivir en el interior de la vivienda pero necesita correr
  • Alimentación del Dálmata: unos 400 g. de alimento completo seco
  • Coste mantenimiento: medio

DálmataLa respuesta a la pregunta: «¿Por qué el Dálmata?» es, a primera vista, bastante fácil. Porque esas manchas llevan algo más consigo. Porque tienen una personalidad muy exuberante y extravertida. Porque hemos visto 101 Dálmatas y queremos un perro igual que Pongo o Perdita.

Es cierto, el Dálmata es un perro hermoso, con un aspecto distinto y una personalidad maravillosa y sociable. De todas formas, si sus impresiones acerca de la raza se basan en lo que ha visto en una película, le quedan todavía muchas más cosas que aprender. Si se encuentra usted desconcertado por la idea de traer a casa un adorable cachorro con manchas, es el momento de mirar más allá de las manchas. Para ser un propietario responsable e informado de un perro, y eso implica a los perros de cualquier raza, no es suficiente con decidir añadir un perro a su familia por el mero hecho de que ha visto uno en la televisión y le pareció bonito. Los perros son perros y, en realidad, el ejemplar que traiga usted a casa no se comportará como los animales perfectamente adiestrados que se usan en la televisión y en las películas. Todo esto se comenta no para disuadir al potencial propietario de un Dálmata, ya que son, verdaderamente, perros maravillosos. Sí, son perros maravillosos, aunque no son el perro perfecto para todo el mundo. Se ofrece esta información para proporcionar al propietario potencial hechos importantes relacionados con el Dálmata. Así pues, siga leyendo, y si este perro es, verdaderamente, la raza hecha para usted, le deseamos que disfrute de una vida larga y plena con su nuevo amigo con manchas.

Cracterísticas físicas

Comencemos con los puntos obvios. El Dálmata es una de las razas más conocidas y la razón es obvia: las manchas, por supuesto. Desde un punto de vista puramente estético, las manchas son lo que hacen que un Dálmata sea un Dálmata. Aunque las manchas son las marcas de belleza del Dálmata, no son, ni mucho menos, la característica física más importante de la raza en cuanto a su condición.

El Dálmata es un perro de tamaño medio y que tiene un cuerpo de aspecto atlético. Un Dálmata en buena forma es algo hermoso de ver, con unas líneas pulcras y limpias. Recuerde que el Dálmata fue diseñado como raza de trabajo, y el hecho de que no sean utilizados para desempeñar aquellas labores no supone ninguna excusa para los perros obesos y los que no estén en forma. Aunque la mayoría de los Dálmata correrían todo el día si pudieran, el ejercicio regular y no excesivo, basta para mantener un Dálmata sano en buena forma.

En general, el Dálmata debería ser un perro equilibrado y bien proporcionado. No debería poseer ni una sola característica exagerada. Éstas son características esenciales para un perro que necesita usar la energía eficientemente para tener la máxima resistencia.

El Dálmata no es una raza de pelaje largo (aunque se sabe que existen Dálmata de pelaje largo), aunque la longitud del pelo varía de un perro a otro. El pelaje debería ser liso y, teniendo en cuenta que al Dálmata no le hace falta una rutina de acicalado complicada, el propietario potencial debería saber que muda el pelaje. Pelos blancos sobre su jersey negro, pelos negros sobre su sofá blanco… por supuesto: éste es un pequeño inconveniente en comparación con la alegría que le proporcionará su Dálmata, pero es algo que, de todas formas, debe ser tenido en cuenta. El pelo que va mudando puede ser mantenido bajo mínimos con el cepillado regular.

Junto con el exuberante perro viene una cola eufórica, así que tenga cuidado con las cosas que se pueden romper. Se sorprendería de lo rápidamente que puede dejar una mesa vacía un Dálmata con su alegre cola que no para de moverse. Sea precavido y mantenga todas las cosas lejos del alcance de su perro.Dálmata

Personalidad

Exuberancia, energía y cariño. Todas ellas son palabras adecuadas con las que describir al Dálmata. Es una raza con un verdadero entusiasmo por la vida y que disfruta implicándose en todo tipo de actividades. Es inteligente y muy adiestrable, aunque a veces es tozudo, y puede aprender a hacer casi cualquier cosa y hacerla bien. A pesar de esto, lo más importante es que participe en actividades con su propietario. Por supuesto, cualquier Dálmata agradecerá la oportunidad de correr por el jardín y así gastar algo de energía, pero preferirá tener un compañero de juegos. Una carrera, un paseo, jugar con un frisbee…, al Dálmata le encanta hacer todo tipo de cosas y disfruta especialmente cuando estas actividades implican, además, pasar algo de tiempo con su propietario.

El cariño que el Dálmata siente por las personas puede parecer sorprendente, considerando que la raza tuvo sus orígenes como perro de trabajo y que, debido a la naturaleza de sus tareas, desarrolló un cierto aire de independencia. Esta actitud independiente puede, a veces, mostrarse a través de la tendencia del Dálmata a «explorar» si se le deja sin supervisión. Aunque a veces parece como si los Dálmata tuvieran una mente propia, están, de hecho, muy orientados hacia las personas. Los Dálmata muestran una fuerte lealtad y un gran cariño hacia las personas, especialmente hacia sus propietarios.

Recuerde que aunque incluso las labores del Dálmata como perro que acompañaba a los carruajes le hicieron, de alguna forma, independiente, ya que se tenía que confiar en él para que llevara a cabo su trabajo sin que tuviera que recibir, constantemente, órdenes de su amo, creció estando acostumbrado a acompañar a su amo a todos los sitios. Sume el cariño de la raza por las personas a su inteligencia y se encontrará con que los Dálmata se adaptan extremadamente bien a los estados de humor de la gente. Parece como si comprendieran cómo se sienten sus propietarios y pudieran modificar su comportamiento de acuerdo con eso. Si quiere usted jugar, el Dálmata colaborará alegremente. Por otro lado, si hay algo que le preocupa, el Dálmata se sentirá igualmente feliz acurrucándose a su lado para mostrarle su apoyo.

Algunas creencias falsas acerca del Dálmata son que se trata de perros hiperactivos y difíciles de controlar. Bien, esto se puede decir de cualquier perro de cualquier raza que carezca de disciplina y de adiestramiento. Lo que sucede es que parece ser más evidente en las razas particularmente activas. Es cierto: los Dálmata son unos perros llenos de energía y necesitan de actividad, así que cualquiera que esté considerando tener un Dálmata debería estar preparado. Ésta es una característica inherente de la raza y los propietarios no deberían esperar que un Dálmata acepte alegremente estar confinado en un lugar pequeño sin espacio para correr. El adiestramiento debería comenzar a una edad temprana y se debería hacer cumplir de forma estricta. Un perro que está, por naturaleza, lleno de energía y que carezca de disciplina supone una combinación totalmente indeseable, así que no supone ninguna sorpresa que un Dálmata no adiestrado le pueda dar a uno una mala impresión de la raza.

El Dálmata no es el tipo de perro al que se debería dejar todo el día fuera de casa. Igual que al Dálmata le gusta mucho hacer ejercicio le gusta, igualmente, pasar tiempo dentro de casa, formando parte de la familia. Le gusta participar en todo lo que pasa en su familia, tanto si se trata de pasar una tarde delante del televisor o del ajetreo que supone prepararse para el nuevo día. Es una buena mascota para las familias con niños, siempre que los niños hayan sido educados en cómo tratar un perro adecuadamente. La energía de un niño hace buena pareja con la del Dálmata.

DálmataTambién se suele pensar que el Dálmata es un poco agresivo con otros perros. Pero, ésta es también una función de su cometido original como protector de los caballos y de los carruajes. Si se acercaba un perro vagabundo, era tarea del Dálmata alejarlo de allí. La agresividad hacia otros perros se evita fácilmente mediante la sociabilización temprana y constante. Aún así, el instinto guardián natural del Dálmata puede ser una ventaja en el hogar, ya que puede usted contar con que ladrará a modo de aviso si algo no va bien.

El propietario idóneo

El mejor tipo de propietario para un Dálmata es uno que disponga de mucho tiempo y paciencia para cuidar de un perro. Ésta no es una raza a la que se pueda dejar que actúe como le dé la gana. El Dálmata tiene un tipo de personalidad que puede ser maravillosa si se moldea para que su comportamiento sea el adecuado, pero puede ser difícil de controlar si no se le enseña cómo comportarse.

Otra cualidad positiva para el propietario de un Dálmata es que se trate de alguien que sea, por naturaleza, activo y que disfrute participando en variedad de cosas. El Dálmata será muy feliz si participa en algo con su propietario, así que si alguien que ya es de por sí activo puede dar cabida al Dálmata en sus actividades, establecerá un lazo natural y mutuo entre ambos.

Es mejor tener el Dálmata en una casa que disponga de un jardín de un tamaño suficiente y con un vallado seguro. Nunca se aconseja dejar a un Dálmata correr libremente en el jardín sin supervisión, pero el juego en libertad es una excelente válvula de escape para su energía, bajo la vigilancia adecuada. Hay Dálmata que son tenidos en casas y en pisos menores, pero entonces es sobre el propietario sobre quien recae la responsabilidad de llevar el perro a hacer ejercicio a otros lugares.

Los Dálmata pueden medrar en la mayoría de ambientes. Los Dálmata que viven en regiones de clima cálido disfrutan saliendo de excursión y paseando por el campo y por la playa, mientras que los que viven en zonas más frías se divertirán paseando por la nieve. Sea cual sea el clima, el Dálmata necesita un equilibrio entre la actividad fuera de casa y el pasar tiempo en el hogar con la familia.

Consideraciones acerca de la salud específicas de la raza

Algunos problemas de salud que afectan al Dálmata se comentan aquí de forma breve, no para disuadir al propietario potencial ni para alarmar a ningún nuevo propietario, sino más bien para ofrecerles una información útil. Todos los propietarios de Dálmata y cualquiera que esté pensando en hacerse propietario de uno, deberían estar al corriente de esta información para mantener a sus Dálmata libres de problemas.

La sordera es un problema que suele ir asociado con el Dálmata. Aunque no se trata de una enfermedad, ya que el perro no siente dolor ni peligra su esperanza de vida (con respecto a si ese perro estuviera perfectamente sano), se trata, de todas formas, de un problema. Un Dálmata nace con la capacidad o no de oír. No es algo que le pueda venir cuando se vaya haciendo mayor. La mejor prevención es comprar el cachorro de manos de un criador reputado que pueda ofrecerle pruebas documentales de que el cachorro y sus padres han sido sometidos a la prueba de la Respuesta Auditiva Provocada por el Tallo Cerebral (RAPTC) y que han obtenido un resultado de audición normal.

Las infecciones del tracto urinario y los cálculos suponen otro problema en los Dálmata, pero no todos los perros están afectados. Con la prevención adecuada, incluso los perros con tendencia a tener cálculos pueden vivir toda su vida sin ellos.Dálmata

Los Dálmata tienen una piel sensible y tienden a padecer alergias y otras irritaciones, que se manifiestan en forma de problemas cutáneos. La mayoría de ellos tienen tratamiento. El peor efecto colateral es que, generalmente, el pelaje no tiene un aspecto sano.

Otros problemas frecuentes en muchas razas caninas afectan también a los Dálmata. Estos problemas incluyen la displasia de codo, la displasia de cadera, la hinchazón o torsión gástrica, la atrofia progresiva de retina (APR), la enfermedad de von Willebrand, la deficiencia de inmunoglobulina A (IgA) y los ataques epilépticos.

Los Dálmata cuidados correctamente tendrán tendencia a vivir una vida larga y sana sin ninguno de estos problemas. La mejor forma de mantener a su Dálmata sano es encontrar a un buen veterinario, preferiblemente uno que tenga experiencia con los Dálmata, y trabajar junto con él para practicar la medicina preventiva.

Si deseas saber más sobre el Dálmata te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Dálmata Serie Excellence:

Dálmata