Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Regístrate gratis Accede a tu cuenta

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros medianos

»

Bull Terrier

»

Historia del Bull Terrier

Historia del Bull Terrier


Bull TerrierLa razón de la creación del Bull Terrier en el siglo XIX no guarda una total congruencia con el Bull Terrier actual. El Bull Terrier está basado en perros de tipo bull y terrier, que eran criados como perros de presa y de pelea, deportes que fueron abolidos en Gran Bretaña durante el siglo XIX.

Los orígenes pueden remontarse directamente a un hombre llamado James Hinks, de Birmingham (Inglaterra) quien, después de varios años de experiencias, presentó a la raza en la década de 1850. El Bull Terrier está basado, a grandes rasgos, en el actualmente extinto English White Terrier. Hinks pasó años cruzándolo con perros bull y terrier, en un intento por crear un bulldog que no estuviera sólo adaptado al ring de pelea, sino que tuviera un aspecto más hermoso. Mediante la cría para eliminar rasgos tan poco deseables como el dorso cóncavo, las extremidades posteriores excesivamente anguladas y el prognatismo, y confiriéndole algo de tamaño y fuerza, posiblemente mediante el cruce con el Perdiguero de Burgos (Pointer Español), se obtuvo un luchador hermoso e imponente, apto para pasear al lado de un caballero.

Si se decía que el Bull Terrier era demasiado hermoso para las pistas de pelea, este mito fue rápidamente abandonado. El espíritu pendenciero y de luchador hasta la muerte del Bull Terrier le convirtió en un luchador implacable en las pistas de pelea, y frecuentemente vencía a perros que le doblaban en tamaño. La leyenda dice que Hinks puso una vez a pelear a su perra «Puss of Brum», que pesaba 18 kg, contra un perro de 27 kg, cruce de bull y terrier, de Mr. Tupper. Puss no sólo venció, sino que Hinks se la llevó para que participara en la exposición canina de belleza de Holborn esa misma tarde, donde obtuvo una roseta.

El Bull Terrier también era bueno cazando ratas, otro sangriento deporte que era bastante popular en Inglaterra. Los Bull Terrier ostentaban los récords oficiosos de mayor número de ratas matadas en unos minutos, horas y otros periodos de tiempo.

Aunque Hinks estaba bastante orgulloso del éxito de su creación en las pistas de pelea y en los mataderos, estaba más interesado en la victoria en los certámenes de belleza, que estaban comenzando a rivalizar en popularidad con las peleas de perros en Gran Bretaña. Hacia los años 1860, los aficionados a los perros y los jueces de las exposiciones caninas mostraron parcialidad en favor de los Bull Terrier completamente blancos. Como resultado de ello, Hinks se propuso crear una raza que fuera completamente blanca. Mediante la eliminación de los cachorros con manchas (píos) y los atigrados, apareando machos y hembras blancas e introduciendo, posiblemente, genética de Dálmata, Hinks consiguió Bull Terrier completamente blancos. De todas formas, y hasta el día de hoy, siguen existiendo los dos tipos: Bull Terrier blancos y de color.

Se convirtió en una moda, en toda Inglaterra, que los hombres de las clases acomodadas llevaran Bull Terrier a su lado. Esta raza, que es valiente, fuerte, leal, educada y amistosa, supuso una añadidura llena de estilo al séquito de estos señores, y se conoció a este tipo de perros con el nombre de Caballero Blanco. La aceptación de los Bull Terrier por parte de las clases altas y su éxito en los certámenes caninos fueron una bendición, ya que la raza fue siendo más conocida como perro para estar con la gente que como perro de pelea, lo que dio como resultado al Bull Terrier pacífico actual, un hermoso perro de compañía.

Si deseas saber más sobre el Bull Terrier te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Bull Terrier Serie Excellence:

Bull Terrier (Excellence) - Editorial Hispano Europea