Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros grandes

»

Boxer

» Historia del Boxer

Boxer

Historia del Boxer


BoxerLa mayoría de los historiadores caninos están de acuerdo en que el Boxer tiene ancestros Bullenbeisser. Estos Bullenbeissers (o mordedores de toros) eran perros de caza, usados sobre todo para el cerdo, el jabalí y el ciervo. Tales expediciones para la caza de animales salvajes solían costar la vida a varios perros, ya que la caza era horrible y penosa tanto para las personas como para los perros (por no mencionar para los jabalíes). Algunas fuentes dicen que estos enormes perros medievales tenían las orejas erectas y grandes dientes, que serían usados para sujetar al animal por el hocico. Es probable que los cazadores cortaran las orejas de la forma en que lo hacen en algunos países hoy día, ya que esta cruel costumbre parecería de acorde con las primitivas usanzas de aquellos tiempos.

No todas las generaciones de perros han vivido en la época civilizada, como los nuestros. Es siempre la pretensión de las personas que nuestros tiempos son los más civilizados y aceptables de entre todas las épocas de la historia. Los ancestros de nuestros queridos Boxer no lo tuvieron tan fácil. Estaban ahí en un tiempo en que las personas estaban obsesionadas con los «deportes sangrientos». El acoso de toros y osos eran la principal atracción, y se necesitaba que los perros fueran fuertes, ágiles y valientes para tener entretenida a la audiencia que pagaba. Afortunadamente para nuestro amigo el Boxer, sus ancestros no estaban muy bien dotados para este sangriento pasatiempo: no eran ni lo suficientemente ágiles ni lo bastante pequeños para zafarse de las astas y las pezuñas del pobre toro cautivo, que estaba intentando defenderse con todas sus fuerzas de las mandíbulas de los perros. Los perros de menor tamaño eran más rápidos y se mostraban más inclinados a la lucha de frente. Estos gladiadores en miniatura (que pesaban entre 16 y 25 kg) sobresalían en los rings de pelea, luchando contra otros perros. El «deporte» de la lucha entre perros siguió rápidamente al del acoso de animales. Las peleas de perros fueron una bomba. En algunos países, hoy día, entre los que se incluyen naciones tan civilizadas como los EE.UU., tan nefasto deporte todavía prosigue. Hacia mediados del siglo XIX, el acoso a los toros y las peleas de perros fueron prohibidos por el gobierno alemán.

Dentro de una vía más civilizada y utilitaria, los ancestros del Boxer fueron frecuentemente utilizados como perros de carnicero, debido a su habilidad para contener a un toro y de conducirle hacia su establo, si se volvía rebelde. Se cree que la famosa reputación de un perro llamado «Boxl», utilizado por un carnicero de Berlín es la que dio el nombre a la raza. La derivación de la palabra Boxer como nombre para un perro de raza pura es irónica, ya que la palabra «boxl» o «boxel» tiene como traducción, en esencia, mestizo. En 1894, un famoso criador de Bulldogs llamado Friedrich Roberth fue el primero que acuñó el término «Boxer» en una publicación. Su artículo, que se publicó en un periódico local, alababa al Boxer por su inteligencia y su aspecto, situando a la raza en la posición más alta de entre todas las razas que había poseído el Sr. Roberth, que habían sido muchas. Reconoció, sin embargo, que su perra Boxer tenía el paladar hendido y los hombros débiles, pero que de todas formas impresionaba a todo aquel que la veía. También declaraba que no había ningún criador del Boxer alemán que estuviera llevando a cabo un programa serio y añadía que era raro conseguir una camada con más de uno o dos cachorros buenos. El artículo del Sr. Roberth concluía con una petición para cualquier persona con una buena reputación y con conocimientos del mundo de los perros para que fundaran un club para el Boxer en Alemania. Tal y como sucede hoy día en el mundo de los perros, una raza es fijada mejor por las personas que se mueven dentro del mundo canino. El Sr. Roberth sabía que éste era el único camino viable para que una nueva raza se asentase en Alemania.

Afortunadamente los alemanes, al igual que los ingleses, nunca han sido lentos para formar un comité, y antes de un año desde la petición del Sr. Roberth se fundó el Munich Boxer Club, en 1895. En la primera exposición canina donde se admitieron Boxer se inscribieron cuatro. Flocki, propiedad de G. Muhlbauer, de Munich, fue el primer Boxer en ganar en una clase. Roberth y un puñado de aficionados fundaron, tiempo después, el Club del Boxer de Alemania, ese mismo año, y se llamó a Roberth para que redactara un estándar para la raza. Un estándar es una descripción escrita del aspecto que debería tener un ejemplar ideal de la raza. Dicho documento, una vez aprobado por el club, pasa a ser la vara de medir para los criadores y los jueces. La primera frase de este estándar de los primeros tiempos todavía describe de forma perfecta a nuestro Boxer: «La apariencia externa debería ser la de un perro compacto, sólido, robusto, poderoso y activo que tenga una postura orgullosa y que se mueva sobre unas piernas rectas y sanas».
Boxer
Este estándar está basado en un Boxer cuyo nombre era Flock St. Salvador y considerado como el mejor animal que había, que ganó la primera exposición especial para Boxer, en 1896. La famosa revista alemana de Boxer Der Boxer Blatter, fue fundada en 1904 y todavía se publica hoy día.

El perro que se convertiría en el semental más importante de la raza era Champion Rolf v. Vogelsberg, propiedad de Philip Stockmann, a quien se considera como «el padre del Boxer». Su mujer Friederun Miriam Stockmann, igualmente famosa, continuó después de la muerte de Philip para hacer famoso su criadero von Dom. Durante la primera guerra mundial se escogió al Boxer como perro militar y mensajero. El matrimonio Stockmann proporcionó muchos Boxer a los militares, y Philip, que fue reclutado, trabajó como adiestrador para estos servicios, dejando a Frau Stockmann sola para que llevara el criadero. La guerra necesitaba a los Boxer más útiles como centinelas y para llevar a cabo trabajos de guardia contra los francotiradores. De entre los primeros perros seleccionados estaban los Boxer campeones, capaces y probados, dada la robustez de la raza y sus habilidades atléticas. De acuerdo con las normas de la Sociedad Canina Alemana, el título de campeón requería también que los perros tuvieran unas buenas habilidades de trabajo, así que los campeones fueron las primeras y obvias elecciones, ya que estaban previamente versados en el Schutzhund (perro de protección) o en otras clases similares de obediencia. Muchos de los perros que sirvieron en el ejército murieron en acto de servicio, incluyendo a cientos de mascotas caseras. Rolf von Vogelsberg probó su valía como perro para la guerra y vivió para contarlo (fue también el padre de un par de camadas durante la guerra). Como perro de exposición en los certámenes de belleza, nunca fue derrotado y se hizo con cinco campeonatos (el último de los cuales fue ganado después del conflicto).

Poco después del final de la guerra, la reputación de los Stockmann por sus excelentes Boxer llegó muy lejos, y muchos americanos ricos buscaron Boxer criados en Alemania para mejorar sus programas de cría. Frau Stockmann, que había resistido las muchas penosidades de la guerra y que tenía poco dinero para que su perrera pudiera seguir funcionando, se vio forzada a vender a algunos de sus mejores perros, entre los que se encontraba el no poco importante Ch. Sigurd von Dom, uno de sus sementales más prometedores, además del gran Ch. Lustig von Dom, que se considera como el Boxer con más influencia de todos los tiempos. Fue el criadero Tulgey Wood, en América, el que adquirió a Lustig, y esta línea acabaría dando lugar al mejor perro de exposición de todos los tiempos: Ch. Bang Away of Sirrah Crest, un perro al que se refieren todavía hoy día como el Boxer «no va más».

La segunda guerra mundial obligó a Frau Stockmann a tomar medidas desesperadas, incluso aunque sus perros estaban entre los que se consideraba que valía la pena alimentar. El gobierno alemán designó qué razas, basándose en su utilidad, era rentable mantener. El Boxer fue la segunda raza seleccionada, justo detrás del Pastor Alemán. Frau Stockmann adiestró a perros para el servicio de mensajería, lo que requería que los perros actuaran bajo la «distracción» de los disparos de las armas. El Boxer probó que era particularmente hábil, lo que no era sorprendente. Las tropas americanas que estaban emplazadas en Alemania admiraron mucho al Boxer, y muchos de los soldados vestidos con sus uniformes de camuflaje le dijeron a Frau Stockmann que el Boxer era la raza número uno en América. A Frau Stockmann le gustó oír acerca de la popularidad del Boxer en América, y saber así que su amada raza perviviría por todo el mundo años después de que ella hubiera muerto.

BoxerUnos años más tarde Frau Stockmann fue invitada a los Estados Unidos, donde juzgó a la raza y donde algunos de los mejores criadores de América le regalaron algunos perros. Mientras estaba en los Estados Unidos, tuvo también la oportunidad de juzgar a Bang Away of Sirrah Crest, de tres meses de edad. Ella le consideró como el Mejor Cachorro de la Exposición (Best Puppy in Match) de entre 110 cachorros y le llamaba «Pequeño Lustig». Su olfato por un perro nunca pudo ser más preciso, ya que Bang Away continuaría para así conseguir un récord de 121 títulos de Mejor de la Exposición (Best in Show), incluyendo la famosa exposición organizada por el Westminster Kennel Club.

El Boxer en el Reino Unido

Philip Stockmann, el famoso criador alemán de Boxer se quejaba del nombre de la raza en su libro My life with Boxer (Mi vida con los Boxer). Se lamentaba de que su valiente perro alemán tenía un nombre inglés. Debemos admitir que el Boxer tiene lazos con el Reino Unido y que hay más de un pequeño Bulldog en la sangre del Boxer.

El primer Boxer importado llegó a Gran Bretaña en 1933, y es entonces cuando fue inscrito en el libro de orígenes del Kennel Club. En 1939 se inscribió el primer campeón: Ch. Horsa of Leith Hill, criado por Mrs. D. Sprig, la primera secretaria del British Boxer Club, que fue fundado tres años antes, en 1936. A pesar del logro de Horsa, éste no tendría una influencia duradera sobre la raza Boxer en Inglaterra, ya que la raza permaneció en una relativa oscuridad hasta después de la segunda guerra mundial.

Desde 1936 a 1953, Allon Dawson, del afijo Stainburndorf, importó varios Boxer a Inglaterra desde Alemania, Holanda y los EE.UU., el más importante de los cuales fue Ch. Zunftig von Dom, hijo de Lustig y criado por el matrimonio Stockmann. Aunque Zunftig estuvo sólo un corto periodo de tiempo en Inglaterra antes de ser enviado a los EE.UU., pudo criar y convertirse en el padre del gran Zulu, que se convertiría en una gran influencia para el Boxer británico. Otra fabulosa importación alemana proveniente de los Stockmann fue Frohlich von Dom, que fue considerado en su tiempo como la mejor importación de Alemania. Dawson recibió desde América perros excelentes de Mazelaine y de Sirrah Crest, dos de los criaderos más influyentes de los Estados Unidos.

Panfield Serenade, propiedad de Elizabeth Montgomery-Sommerfield, fue la primera perra campeona en el Kennel Club. Serenade era nieta de Lustig. Pat Withers, del afijo Witherford, y que produjo también perros de exposición maravillosos, incluyendo a una línea de cuatro generaciones de campeones. Su perro más famoso es Int. Ch. Witherford’s Hot Chestnut, que tiene como antecesor a Collo von Dom, criado por Frau Stockmann. No importa qué país visite, la influencia del criadero von Dom siempre está presente, un duradero tributo para la gran Frau Stockmann.

La influencia americana sobre el Boxer de Gran Bretaña puede remontarse a cuando John P. Wagner visitó Inglaterra en los años 50. Wagner era el propietario del afamado criadero Mazelaine, uno de los mayores planteles de Boxer que han existido. El aspecto llamativo del Boxer, debido sobre todo a las manchas blancas en la cabeza, el pecho y los pies, está asociado a muchos perros americanos de exposición famosos. Los perros completamente leonados, ejemplos de la tradición británica del Boxer, estaban perdiendo popularidad frente al más llamativo tipo americano en algunos países. Ch. Seefeld’s Picasso, criado por Pat Heath, es un bonito ejemplo de un Boxer llamativo que ganó a lo grande en el Reino Unido (consiguiendo unos 24 Challenge Certificates). Entre otros pioneros que expusieron a Boxer llamativos estaba Charles Walker, del criadero Lynpine, cuyos perros descienden de Hot Chestnut (y por tanto de Frau Stockmann). Walker introdujo también a muchos grandes Boxer holandeses dentro de sus líneas británicas. El criadero de Boxer Newlaithe, propiedad de Christine y Patrick Beardsell descienden de Frohlich von Dom. Esta perrera también ha importado a algunos Boxer americanos llamativos de Richard Tomita, del criadero Jacquet.

Los Boxer en los Estados Unidos y en el resto del mundoBoxer

El Boxer tuvo unos humildes comienzos en Alemania como «perro mestizo» cazador de jabalíes, y su popularidad creció para conseguir gran fama por todo el mundo, incluyendo a los EE.UU. Los criadores americanos han tenido una gran influencia sobre la raza en muchos países, con el envío de muchas importaciones para crear nuevas líneas y para fijar el tipo del «Boxer de exposición definitivo». El mundo canino americano nunca se ha restablecido del impacto de Bang Away en los años 50. Este simpático Boxer de exposición apareció en las portadas de las revistas caninas y también en las de las revistas de deportes. Marcó el camino a seguir para que otros perros de exposición intentaran conseguir récords astronómicos en los rings. Aunque el récord de Bang Away de 121 Best in Shows (Mejor de la Exposición) ha sido mejorado por muchos perros en estos tiempos en los que poseemos medios de transporte modernos y en los que la competición en el mundo canino está al rojo vivo, todavía no ha sido superada por un Boxer. Cuando Bang Away ganó en la exposición del Westminster Kennel Club en el Madison Square Garden en 1951, la raza era la número uno en cuanto a las inscripciones en el libro de orígenes del American Kennel Club (hoy día el Boxer está situado entre las veinte razas de cabeza, pero es raro que lo esté entre las diez de arriba). El predecesor de Bang Away como ganador del Westminster fue Ch. Warlord of Mazelaine, criado por John P. Wagner y que era propiedad de Mr. y Mrs. Richard Kettles. El sucesor de su corona fue Ch. Arriba’s Prima Donna, criado por Theodore S. Fickes, DVM (Licenciado en Veterinaria).

El American Boxer Club (ABC) fue fundado en 1936, el mismo año en que los alemanes organizaron su club por primera vez. El ABC celebró su primera exposición monográfica ese mismo año, y fue ganada por Ch. Corso v. Uracher Wasserfall Se Sumbula, criado por Karl Walz, de Alemania. De entre los grandes ejemplares dentro de la raza en ganar este certamen entre Boxer estaban Ch. Warlord of Mazelaine, Ch. Bang Away of Sirrah Crest (ambos ganaron también el WKC), Ch. Baroque of Quality Hill, Ch. Treceder’s Painted Lady, Ch. Salgray’s Fashion Plate, Ch. Arriba’s Prima Donna (también campeón doble del WKC), Ch. Scher-Khoun Shadrack (del famoso criadero canadiense propiedad de Ben de Boer), Ch. Wagner Wilverday Famous Amos (cuatro veces ganador) y Ch. Kiebla’s Tradition of Tu-Ro (tres veces ganador y tres veces subcampeón del Best of Opposite Sex o Mejor del Sexo Contrario). Esta lista de grandes perros representa con justicia a las mejores crías en los EE.UU., y los descendientes de estos grandes perros han hecho un gran papel en los Estados Unidos y en cualquier otro país.

El Boxer fue reconocido en Canadá por primera vez en 1934, y el primer perro inscrito en el libro de orígenes del CKC fue Anthony Adverse of Barmere, propiedad de Marion Young (criador), que adquirió a Sigurd von Dom de Frau Stockmann. El mundo del perro de América ha tenido siempre gran repercusión sobre el mundo canino canadiense, dado el tamaño de los EE.UU., su proximidad y la enorme frontera que se abre entre ambas naciones. De entre los criaderos canadienses pioneros tenemos a Quality, Allison, Blossomlea, Haviland y Malabar. El Boxer Club of Canada fue fundado en 1947, después de que el primer club creado, el Western Boxer Club, fuera disuelto el año anterior. Entre los Boxer más famosos del país está Int. Ch. Millan’s Fashion Hint, proveniente de las líneas de sangre Salgray y que fue padre de más de 100 campeones, incluyendo a su mundialmente famoso hijo Int. Ch. Scher-Khoun’s Shadrack, que también fue padre de más de 100 campeones. Fashion Hint fue criado por y era propiedad de Michael Millan. De entre los criaderos que producen a los mejores animales en Canadá tenemos a Ajay, Bellcrest, Blossomlea, Chardepado, Diamondaire, Fisher, Gaylord, Glencotta, Golden Haze, Haviland, Jaegerhouse, Memorylane, Mephisto, Millan, Pinepath, Rodonna, Scher-Khoun, Shadowdale, Starview, Trimanor y Verwood, cada uno de los cuales ha producido no menos de 20 campeones. A la cabeza de este prestigioso grupo está Haviland, que ha producido unas tres veces más cam- peones que ningún otro, sumando un total de más de 150 campeones.

BoxerEn Holanda, el mundo del Boxer está liderado por Piet van Melis, cuyas observaciones acerca de Inglaterra y del continente europeo son valiosas: «En Inglaterra hay mucha menos diferencia entre los perros porque los jueces y los criadores buscan más bien la calidad general del perro. En los países europeos, la cabeza del Boxer es de la máxima importancia, a continuación viene el cuerpo, y lo último que se mira es el movimiento.» A pesar del baluarte que representa Alemania para la raza Boxer, Holanda ha producido muchos perros excelentes, entre los cuales está Int. Ch. Casper van Worikben, de Mr. van Melis.

A pesar de la influencia y del dominio de los alemanes en el mundo europeo del Boxer, los extremadamente independientes holandeses querían tener poco que ver con los alemanes después de la segunda guerra mundial y dejaron de usar líneas alemanas. A lo largo de los años, los holandeses desarrollaron un Boxer diferente que es corpulento, fuerte, redondeado, con un pelaje corto y con una excelente cabeza que no es demasiado corta y que guarda la proporción con el cuerpo.

En Alemania, el Boxer debe superar pruebas difíciles para ser considerado un campeón. Estos tests afectan a la salud, al tipo y al carácter. La primera es una prueba elemental conocida como ZVP (que son las siglas de Zuchtveranlangungsprüfung o prueba para la certificación de la disciplina/cría) que incluye un examen para asegurarse de que el perro tenga unas caderas normales o mejor que normales. Además, el perro debe superar tres niveles de las pruebas del Schutzhund y tres niveles del IPO, además del test llamado Ankorung, que es una difícil prueba respecto del tipo, la calidad y el carácter, que se repite cada dos años. Los pedigrees alemanes ofrecen una lista de estas pruebas para que los criadores puedan evaluar exhaustivamente y con certeza la ascendencia de los perros (en términos de carácter, tipo y salud). A diferencia de los EE.UU. y de Inglaterra, donde el pedigree contiene simplemente una lista de los nombres de los perros de los que desciende el animal (y si éstos fueron o no campeones), los pedigrees alemanes les dan a los criadores un conocimiento de todas las áreas de importancia para determinar si se debe o no hacer criar a un determinado perro. Afortunadamente para el mundo internacional del Boxer, más y más sociedades caninas nacionales están animando a que exista este tipo de documentación acerca de los perros.

El primer Boxer americano importado a Japón fue enviado en 1957 desde el criadero Mazelaine, y poco después fue enviado Ch. Canzonet’s Minute-Minder, cuya descendencia dominó en Japón en los años 60. La influencia americana en Japón nunca podrá ser exagerada. Mazelaine vendió algunos de sus mejores perros al Japón, incluyendo a dos ganadores del Best in Show (Mejor de la Exposición) en exposiciones del ABC. Uno de los criadores japoneses del Boxer más importantes, el Dr. Hideaki Nakazawa, que también es un juez popular en los EE.UU., ha importado muchos grandes Boxer de los Estados Unidos, incluyendo a Int. Ch. Jacquet’s Urko, del famoso criadero de Richard Tomita en New Jersey. A continuación fueron otros tres Boxer Jacquet, incluyendo al mundialmente famoso Campeón Internacional Novarese, y el perro de estilo Jacquet (fuerte, llamativo y sensacional) comenzó a dominar en Japón. Los Boxer Jacquet han «invadido» muchos otros países además de Japón, aunque dados los orígenes japoneses del criador Richard Tomit, no sorprende que haya compartido con generosidad a sus perros con la patria de sus antepasados. En su enorme libro The world of the Boxer (El mundo del Boxer), Richard Tomita escribe modestamente «Me siento feliz de ver como Jacquet ha ayudado a establecer las bases de muchas líneas y criaderos por todo el mundo… Estoy agradecido a los devotos amantes del Boxer que me han guiado con sus conocimientos o con las fuertes líneas que han creado para que así yo pudiera avanzar en este maravilloso mundo del Boxer».

Si deseas saber más sobre el Boxer te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Boxer Serie Excellence:

Boxer (Excellence) - Editorial Hispano Europea