Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya

0 productos

Comprar

Regístrate gratis Accede a tu cuenta

Inicio » Perros »

Razas de Perros

»

Razas de perros grandes

»

Alaskan Malamute

»

Características del Alaskan Malamute

Características del Alaskan Malamute



  • Altura a la cruz: unos 63 cm
  • Peso: unos 35 kg
  • Capa: parda o variante del gris claro al negro, con blanco en el vientre
  • Promedio de vida: doce años
  • Carácter: afectuoso e independiente
  • Relación con los niños: excelente
  • Relación con otros perros: difícil con los sujetos de su mismo sexo
  • Aptitudes: perro de trineo
  • Necesidades del espacio: puede vivir en el interior de la vivienda con salidas largas y frecuentes. Prefiere el jardín
  • Alimentación del Alaskan Malamute: unos 600 g. de alimento completo seco
  • Arreglo: reducido, cepillado periódico
  • Coste mantenimiento: elevado

¿Es el Alaskan Malamute el perro adecuado para usted?

Alaskan MalamuteDecidir el tipo de perro que usted quiere nunca será fácil. El tener un perro conlleva un compromiso tremendo; por ello, la decisión es tan importante que requiere una reflexión muy seria. El Alaskan Malamute puede resultar una adquisición maravillosa para su hogar, siempre que se combinen bien sus respectivos estilos de vida. Antes de seleccionar un Alaskan, usted debe considerar el propósito y función originales de la misma. Esta raza fue criada originalmente para tirar de pesados trineos en las más adversas condiciones climáticas. Tal función requería un perro que fuese fuerte, inteligente, vigoroso, resistente y leal. Todas estas magníficas cualidades del Alaskan se irán manifestando en la forma en que el perro reaccione ante el entorno hogareño y a cada una de ellas se le deberá otorgar su debida y cuidadosa atención.

El Alaskan Malamute posee una enorme energía, por lo que necesita los medios apropiados para liberarla diariamente. La raza requiere abundante ejercicio al aire libre y tanto el estímulo físico como el mental le resultan vitales. El Malamute es un perro que necesita jugar, correr y mantenerse ocupado. Si no se ejercita su mente y su cuerpo, podrá tornarse altamente destructivo en el hogar. ¡Un Alaskan Malamute aburrido e inquieto puede convertirse rápidamente en la peor pesadilla para su dueño!

Si usted trabaja durante todo el día y permanece fuera por las tardes, deberá reconsiderar su preferencia por un Alaskan Malamute. Responda honestamente a las siguientes preguntas: ¿Tiene usted un amplio jardín cercado o un adecuado espacio para que su Alaskan Malamute pueda ejercitarse? Si no es así, ¿dispone usted del tiempo necesario para proporcionarle animados paseos por el parque o campo cercano para que pueda hacer el ejercicio requerido?

El Alaskan Malamute es una de las razas más versátiles entre los perros de trabajo. Los dueños que se estrenan quedan encantados cuando constatan por primera vez la cantidad de actividades en las que esta raza puede participar exitosamente. Los Alaskan Malamute compiten activamente en carreras de larga distancia como perros de trineo de calidad superior; participan en la tracción de cargas pesadas, exposiciones de perros, pruebas de Agility y campeonatos de obediencia. Además, son excelentes como perros de búsqueda y rescate. No importa hacia dónde apunten sus intereses, seguramente encontrará ocasiones en las cuales usted y su perro podrán disfrutar y participar juntos.

Los Malamute son afectuosos, leales, devotos y además resultan ser una compañía juguetona capaz de adaptarse fácilmente a diferentes y variados ambientes. Aman a las personas y a los niños, pero al mismo tiempo aprecian su independencia. Requieren una gran cantidad de tiempo, energía y estimulación por parte de sus dueños, especialmente cuando son cachorros. Junto al ejercicio adecuado, el Alaskan Malamute necesitará una buena dosis de acicalamiento. Su profuso pelaje requiere un cepillado y peinado diarios. Los requerimientos rigurosos de su acicalamiento bastan por sí solos para que dueños potenciales se decidan por otra. Si a usted no le gusta recoger pelo con su aspiradora,puede que no sea ésta raza la que le conviene. También deberá tener en cuenta a las personas que conviven con usted y que pudieran ser alérgicas al largo pelaje de esta raza.

Los Alaskan Malamutes son maravillosas mascotas de familia, pero si el dueño novato tiene hijos menores de cinco años, deberá ser especialmente cuidadoso; un joven Malamute puede muy fácilmente derribar a un niño pequeño si está de ánimo juguetón, por lo que deberá ser supervisado cuidadosamente cuando se encuentre cerca de los niños.

Los cachorros del Alaskan Malamute pueden ser bastante difíciles de manejar. A medida que maduran, irán creciendo rápidamente y podrán resultar agobiantes debido a su naturaleza torpe.Alaskan Malamute

Una vez haya decidido que el Alaskan Malamute es el perro ideal, deberá ser muy cuidadoso a la hora de decidir dónde adquirirlo, así como el tipo de cualidades que usted está buscando. Hay varios puntos que deberá sopesar antes de tomar la decisión definitiva: ¿qué planea hacer usted con el perro y en qué actividades piensa participar? ¿Cuáles son sus necesidades personales y familiares? ¿Cuáles son las razones para querer este tipo de perro? Si usted es capaz de responder a estas preguntas honestamente y puede emitir un juicio realista de lo que quiere realmente en un perro, le será mucho más fácil seleccionar un criador y encontrar al perro de sus sueños.

Consideraciones en torno a la salud del Alaskan Malamute

Hemos expuesto la fuerza, resistencia e intrepidez propias del Alaskan Malamute. Para que esta raza pueda soportar los elementos climáticos del más crudo invierno y los requerimientos extremos, que son esenciales para que pueda cumplir su función como perro de trabajo, tiene que estar sano. Sin embargo, a pesar de su naturaleza robusta, pueden presentarse algunos problemas de salud de origen genético. Es de suma importancia para el dueño de un Alaskan Malamute estar informado y ser capaz de reconocer tales problemas potenciales. Un dueño o un criador tienen que estar familiarizados no sólo con las diferentes enfermedades que afectan a su raza, sino también con los síntomas asociados a cada una de ellas. Es precisamente por el bienestar de la misma que aprendemos a aceptar estas dolencias y hacemos todo lo que está a nuestro alcance para derrotarlas.

La acondroplasia (enanismo) es un problema hereditario que afecta algunas veces al Alaskan Malamute. Los perros que padecen este mal pueden ser detectados desde muy temprano: sus patas delanteras son cortas, y las traseras, arqueadas. Varias instituciones dedicadas a investigaciones veterinarias, junto con clubes del Alaskan Malamute y otras organizaciones, han empleado una gran cantidad de tiempo en impulsar programas que pudieran eliminar el gen causante de este problema. Cualquier perro que posea estas malformaciones debe ser retirado del programa de cría de cualquier criador responsable.

Las displasias de cadera y de codo son ampliamente comunes en las razas de tamaño grande; por lo tanto, pueden aparecer en el Alaskan Malamute. Esta afección es el resultado de una estructuración anormal de la cadera y sus articulaciones. Un síntoma común de que el problema puede estar desarrollándose es la súbita aparición de rigidez en caderas y extremidades, así como cojera. Se ha hecho habitual la práctica de pruebas a los perros jóvenes para detectar este posible problema; en consecuencia, el Alaskan Malamute debe ser analizado a través de radiografías.

La APR (atrofia progresiva de la retina) es una enfermedad que ocasiona una degeneración en la retina del perro. Los primeros síntomas suelen comenzar con una ceguera nocturna que puede desembocar en una ceguera total. Un examen oftalmológico detectará la APR, pero sólo después de que aparezcan los síntomas. No existe tratamiento para esta enfermedad, y los perros que la padecen nunca deben formar parte de un programa de cría.

Alaskan MalamuteLa dilatación gástrica/vólvulo (hinchazón) afecta a muchas de las razas de tamaño grande y tórax profundo, incluyendo al Alaskan Malamute. En el mejor de los casos, del 15% al 18% de los perros que la padecen, mueren. El estómago del perro se llena de aire y gases, se voltea y con ello se pinzan y obstruyen los conductos sanguíneos del estómago, provocando una severa hinchazón. Las recientes investigaciones veterinarias han logrado identificar algunos de los factores posibles que pudieran causar esta afección, entre ellos: engullir grandes cantidades de alimentos, ser macho, estar bajo de peso o tener un temperamento asustadizo.

El hipotiroidismo es uno de los problemas comunes que afectan al Alaskan Malamute. La más común de las señales sobre la posible presencia de un problema de tiroides incluye el letargo y las infecciones recurrentes. También puede aparecer una pérdida del pelo e infecciones cutáneas. Dado que muchas medicinas y enfermedades afectan los niveles de hormonas de tiroides en la sangre, el hipotiroidismo es una de las afecciones endocrinas más difíciles de diagnosticar. Por fortuna, con los medicamentos adecuados el tratamiento es bien simple.

Si deseas saber más sobre el Alaskan Malamute te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Alaskan Malamute Serie Excellence:

Alaskan Malamute (Excellence) - Editorial Hispano Europea