Inicio » Foro » Foro de Perros » Foro de Razas de perros gigantes » Foro de Perro de Montaña de los Pirineos
  < 1 2 3 >
  • cirogrande

    #20

    04/08/2010, 05:30

    totalmente deacuerdo con Verónica, y además no es un peligro solo para los gigantes si no también para los perros grandes incluso los medianos. Pero lo que más en peligro están son los gigantes y no importe el edad, incluso a cachorros pueden ocurrir ese problema y bien gordo, porque lo único que puedes hacer, es correr a la clínica para salvarle sino muere!!!!!! En horas.
  • nalu

    Agregar como amigo

    Registrado: 11/04/2010
    Posts: 214

    #21

    05/08/2010, 06:01

    #5 La TORSION DE ESTÓMAGO, conocida también por su denominación en inglés “BLOAT”, es una verdadera amenaza para el perro, dado que en muchas ocasiones, si no es diagnosticada y tratada a tiempo, puede suponer la murete del animal en condiciones dramáticas de intenso dolor.

    Está asociada con una distensión aguda del estómago y la posibilidad de torsión sobre sí mismo. Desgraciadamente a día de hoy todavía no se conocen las causas de forma concluyente para esta condición, aún cuando son muchos los estudios que se llevan a cabo en todo el mundo para determinarlas y tratar de ponerle remedio.

    Parece claro sin embargo, que los perros susceptibles de padecer una torsión en algún momento de su vida, sufren una movilidad excesiva del estómago debido una debilidad manifiesta de los ligamentos que lo sostienen en la cavidad abdominal.

    Hemos de tener en cuenta que a pesar de los varios siglos de selección impuesta por la mano del hombre, para conformar unas características muy específicas en las distintas razas caninas hoy disponibles, el tiempo transcurrido desde que empezamos a determinar criterios estéticos y de otra índole para diseñar perros a nuestro gusto marcadamente diferentes entre sí por tamaño, volumen, color, tipo de manto, habilidades específicas, aptitudes naturales, etc., etc., no ha sido suficiente para que la Naturaleza haya realizado en la especie los cambios necesarios que adecuen las tendencias impuestas por la mano del hombre a las necesidades de su organismo para adaptarse a éstas. Y esto sólo significa una cosa… y es que hoy por hoy los perros de más de 30 kilos de peso son candidatos ideales para padecer esta terrible condición.

    El estómago del perro está sujeto por dos ligamentos que, dependiendo de su talla y del volumen de la cavidad abdominal pueden o no ser suficientemente fuertes como para sostener un órgano de gran tamaño y en forma de hamaca que puede bascular más de la cuenta por diferentes motivos; el movimiento, los saltos, los cambios de postura, pero también como consecuencia de la acumulación de gases producidos por la fermentación que tiene lugar durante la digestión de los alimentos.

    El caso es que si esos ligamentos no se muestran lo suficientemente resistentes para asumir esa basculación y controlarla, puede ocurrir que el estómago acabe revolviéndose sobre sí mismo como consecuencia de una dilatación gástrica que posteriormente da lugar a la torsión en sí misma.

    Cuando esto ocurre y en cualquiera de los dos casos (dilatación exclusivamente o torsión propiamente dicha), el perro no puede descargar el contenido del estómago debido a que éste se encuentra retorcido a ambos extremos. Así pues, la presión aumenta hasta el punto de provocar cambios en otros órganos, que ponen en riesgo la vida del animal pues no en vano, se interrumpe la circulación sanguínea en ambos sentidos (de entrada y retorno al estómago) cuando éste gira sobre sí mismo. Si esta situación no se corrige con rapidez el perro entrará en un estado de shock y morirá, sin remedio.

    Por lo general, hay una sintomatología relativamente fácil de identificar cuando el animal empieza a dilatar el estómago, antes incluso de llegar a la torsión; jadea insistentemente, saliva profusamente, si intenta ingerir agua la expulsa antes de que llegue al estómago, tiene arcadas continuas, se muestra terriblemente inquieto y da vueltas sobre sí mismo, es incapaz de tumbarse o sentarse, puede llegar a emitir aullidos de dolor y, lo que es aún más aparente, su tripa se dilata a gran velocidad, produciendo un sonido característico a tambor si se dan golpes secos con dos dedos de la mano sobre la misma.

    No hay un minuto que perder y es esencial acudir a la Clínica veterinaria más próxima, incluso si esta es distinta de la habitual, para que algún Veterinario alivie inmediatamente la presión estomacal y estabilice al animal enfermo, mediante unos protocolos específicos, que muchas veces incluyen la inmediata intervención quirúrgica, dependiendo de la gravedad del caso. Desgraciadamente, muchos perros mueren aún a pesar de la pronta intervención del veterinario.

    Como dije al principio, las causas que producen esta condición no son del todo conocidas y los expertos no parecen ser capaz de llegar a un acuerdo sobre cuántas de ellas han de intervenir para que la TORSION DE ESTÓMAGO se produzca, pero es un hecho cierto que existen algunas que por puro sentido común hay que tener muy en cuenta., como son:

    •predisposición genética y familiar
    •predisposición anatómica
    •predisposición racial
    •ingesta de gran cantidad de alimentos en seco
    •seguida de la ingesta de grandes cantidades de agua
    •práctica de ejercicio en la hora anterior y las dos horas posteriores a la ingesta de alimento
    Lo cierto es que aún cuando resulta difícil determinar si la genética desempeña o no un papel en el desarrollo de esta enfermedad, el caso es que se ha observado una mayor incidencia de la DGV en algunas líneas que en otras, dentro de una misma raza, pero no es menos cierto que muchas veces, los perros afectados suelen pertenecer a un mismo propietario o viven en condiciones similares, con lo que es difícil separar los aspectos genéticos de los medioambientales, propiamente dichos.

    Mientras los expertos se ponen de acuerdo sobre cómo prevenir la TORSIÓN DE ESTÓMAGO a nivel genético y familiar, hay toda una serie de recomendaciones y pautas a seguir para evitar que un perro la padezca en algún momento de su vida y así por ejemplo:

    •la ración diaria de comida se debe dividir en dos o tres veces, con el fin de reducir el volumen ingerido en cada ocasión
    •los propietarios deben conocer toda la sintomatología y al primer indicio consultar inmediatamente con su veterinario
    •el perro debe disponer de agua en todo momento, pero ésta deberá limitársele después de las comidas en los casos de perros con tendencia a consumir líquido en exceso
    • Mantener a nuestro perro en buen esta fisico y delgado
    •se limitará el ejercicio del perro una hora antes y dos horas después de las comidas (entendiendo por ejercicio, correr, saltar, subir o bajar escaleras y cualquier movimiento brusco)

    los perros ansiosos se deberán alimentar por separado y en un ambiente tranquilo, al objeto de evitar que por disputarse la comida con otros, la ingieran demasiado deprisa y/o traguen excesivo aire

    Esta es una condición relativamente frecuente en muchas razas de tamaño bien variado (desde Cockers, Setters o Pastores alemanes hasta Mastines y otros grandes molosos). Por lo tanto es esencial observar todas las precauciones arriba indicadas y alimentar a los perros con alimentos secos de máxima calidad (¡ojo, no confundir calidad con precio!). Una buena pauta para distinguir cuáles son los alimentos más apropiados es comparar según las instrucciones de los diferentes fabricantes, aquellos que proponen una ingesta de mayores o menores cantidades en función de la edad, el sexo y el peso y quedarse siempre con los piensos cuya formulación implique un menor consumo por ración y día.
    Baudin, se que ha pasado mucho tiempo desde que lo escribiste, pero esta tan bien explicado que no puedo dejar de felicitarte por la claridad con la que te expresas y además agradecerte, dado que yo tengo una dogo de burdeos y el tema es especialmente sensible.Lo guardare en mi archivo
  • veronica13

    Agregar como amigo

    Registrado: 29/03/2010
    Posts: 5

    #22

    05/08/2010, 19:15

    Que bueno que te sirva!! yo he cuidado mucho a Max y gracias a Dios va muy bien y creciendo como loco!!!
    Saludos
  • nalu

    Agregar como amigo

    Registrado: 11/04/2010
    Posts: 214

    #23

    17/09/2010, 01:38

    #21 #5 Baudin, se que ha pasado mucho tiempo desde que lo escribiste, pero esta tan bien explicado que no puedo dejar de felicitarte por la claridad con la que te expresas y además agradecerte, dado que yo tengo una dogo de burdeos y el tema es especialmente sensible.Lo guardare en mi archivo
    Amigo Helmantico antes que me retes, me cito a mi misma, para poner el tema en primera página para que el compañero thor lo vea y encuentre el articulo de Baudin
  • TheNyus

    Agregar como amigo

    Registrado: 06/08/2008
    Posts: 870

    #24

    01/10/2010, 09:47

    #5 La TORSION DE ESTÓMAGO, conocida también por su denominación en inglés “BLOAT”, es una verdadera amenaza para el perro, dado que en muchas ocasiones, si no es diagnosticada y tratada a tiempo, puede suponer la murete del animal en condiciones dramáticas de intenso dolor.

    Está asociada con una distensión aguda del estómago y la posibilidad de torsión sobre sí mismo. Desgraciadamente a día de hoy todavía no se conocen las causas de forma concluyente para esta condición, aún cuando son muchos los estudios que se llevan a cabo en todo el mundo para determinarlas y tratar de ponerle remedio.

    Parece claro sin embargo, que los perros susceptibles de padecer una torsión en algún momento de su vida, sufren una movilidad excesiva del estómago debido una debilidad manifiesta de los ligamentos que lo sostienen en la cavidad abdominal.

    Hemos de tener en cuenta que a pesar de los varios siglos de selección impuesta por la mano del hombre, para conformar unas características muy específicas en las distintas razas caninas hoy disponibles, el tiempo transcurrido desde que empezamos a determinar criterios estéticos y de otra índole para diseñar perros a nuestro gusto marcadamente diferentes entre sí por tamaño, volumen, color, tipo de manto, habilidades específicas, aptitudes naturales, etc., etc., no ha sido suficiente para que la Naturaleza haya realizado en la especie los cambios necesarios que adecuen las tendencias impuestas por la mano del hombre a las necesidades de su organismo para adaptarse a éstas. Y esto sólo significa una cosa… y es que hoy por hoy los perros de más de 30 kilos de peso son candidatos ideales para padecer esta terrible condición.

    El estómago del perro está sujeto por dos ligamentos que, dependiendo de su talla y del volumen de la cavidad abdominal pueden o no ser suficientemente fuertes como para sostener un órgano de gran tamaño y en forma de hamaca que puede bascular más de la cuenta por diferentes motivos; el movimiento, los saltos, los cambios de postura, pero también como consecuencia de la acumulación de gases producidos por la fermentación que tiene lugar durante la digestión de los alimentos.

    El caso es que si esos ligamentos no se muestran lo suficientemente resistentes para asumir esa basculación y controlarla, puede ocurrir que el estómago acabe revolviéndose sobre sí mismo como consecuencia de una dilatación gástrica que posteriormente da lugar a la torsión en sí misma.

    Cuando esto ocurre y en cualquiera de los dos casos (dilatación exclusivamente o torsión propiamente dicha), el perro no puede descargar el contenido del estómago debido a que éste se encuentra retorcido a ambos extremos. Así pues, la presión aumenta hasta el punto de provocar cambios en otros órganos, que ponen en riesgo la vida del animal pues no en vano, se interrumpe la circulación sanguínea en ambos sentidos (de entrada y retorno al estómago) cuando éste gira sobre sí mismo. Si esta situación no se corrige con rapidez el perro entrará en un estado de shock y morirá, sin remedio.

    Por lo general, hay una sintomatología relativamente fácil de identificar cuando el animal empieza a dilatar el estómago, antes incluso de llegar a la torsión; jadea insistentemente, saliva profusamente, si intenta ingerir agua la expulsa antes de que llegue al estómago, tiene arcadas continuas, se muestra terriblemente inquieto y da vueltas sobre sí mismo, es incapaz de tumbarse o sentarse, puede llegar a emitir aullidos de dolor y, lo que es aún más aparente, su tripa se dilata a gran velocidad, produciendo un sonido característico a tambor si se dan golpes secos con dos dedos de la mano sobre la misma.

    No hay un minuto que perder y es esencial acudir a la Clínica veterinaria más próxima, incluso si esta es distinta de la habitual, para que algún Veterinario alivie inmediatamente la presión estomacal y estabilice al animal enfermo, mediante unos protocolos específicos, que muchas veces incluyen la inmediata intervención quirúrgica, dependiendo de la gravedad del caso. Desgraciadamente, muchos perros mueren aún a pesar de la pronta intervención del veterinario.

    Como dije al principio, las causas que producen esta condición no son del todo conocidas y los expertos no parecen ser capaz de llegar a un acuerdo sobre cuántas de ellas han de intervenir para que la TORSION DE ESTÓMAGO se produzca, pero es un hecho cierto que existen algunas que por puro sentido común hay que tener muy en cuenta., como son:

    •predisposición genética y familiar
    •predisposición anatómica
    •predisposición racial
    •ingesta de gran cantidad de alimentos en seco
    •seguida de la ingesta de grandes cantidades de agua
    •práctica de ejercicio en la hora anterior y las dos horas posteriores a la ingesta de alimento
    Lo cierto es que aún cuando resulta difícil determinar si la genética desempeña o no un papel en el desarrollo de esta enfermedad, el caso es que se ha observado una mayor incidencia de la DGV en algunas líneas que en otras, dentro de una misma raza, pero no es menos cierto que muchas veces, los perros afectados suelen pertenecer a un mismo propietario o viven en condiciones similares, con lo que es difícil separar los aspectos genéticos de los medioambientales, propiamente dichos.

    Mientras los expertos se ponen de acuerdo sobre cómo prevenir la TORSIÓN DE ESTÓMAGO a nivel genético y familiar, hay toda una serie de recomendaciones y pautas a seguir para evitar que un perro la padezca en algún momento de su vida y así por ejemplo:

    •la ración diaria de comida se debe dividir en dos o tres veces, con el fin de reducir el volumen ingerido en cada ocasión
    •los propietarios deben conocer toda la sintomatología y al primer indicio consultar inmediatamente con su veterinario
    •el perro debe disponer de agua en todo momento, pero ésta deberá limitársele después de las comidas en los casos de perros con tendencia a consumir líquido en exceso
    • Mantener a nuestro perro en buen esta fisico y delgado
    •se limitará el ejercicio del perro una hora antes y dos horas después de las comidas (entendiendo por ejercicio, correr, saltar, subir o bajar escaleras y cualquier movimiento brusco)

    los perros ansiosos se deberán alimentar por separado y en un ambiente tranquilo, al objeto de evitar que por disputarse la comida con otros, la ingieran demasiado deprisa y/o traguen excesivo aire

    Esta es una condición relativamente frecuente en muchas razas de tamaño bien variado (desde Cockers, Setters o Pastores alemanes hasta Mastines y otros grandes molosos). Por lo tanto es esencial observar todas las precauciones arriba indicadas y alimentar a los perros con alimentos secos de máxima calidad (¡ojo, no confundir calidad con precio!). Una buena pauta para distinguir cuáles son los alimentos más apropiados es comparar según las instrucciones de los diferentes fabricantes, aquellos que proponen una ingesta de mayores o menores cantidades en función de la edad, el sexo y el peso y quedarse siempre con los piensos cuya formulación implique un menor consumo por ración y día.
    Hola a todos, ayer por la noche nos llamaron preguntándonos por un veterinario de urgencias porque un weimaraner que conocemos estaba sufriendo una torsión de estómago (por los síntomas lo parecía). Después de comentar donde podían llevarlo nos quedó una duda.

    Tenemos clarísimo que al más mínimo síntoma hay que salir corriendo al veterinario, pero en casos como el de anoche, donde dada la situación geográfica y que no hay muchas clínicas veterinarias de urgencia cerca que puedan asumir esta operación y que se va a tardar entre 30 y 45 minutos a llegar al hospital veterinario ¿Hay algo que se pueda hacer en ese periodo de tiempo por el animal?
< 1 2 3 >

Responder este tema

Tienes que estar registrado para participar en esta sección.
- Si ya eres miembro de mundoAnimalia, identifícate
- Si aún no te has registrado, Regístrate gratis



Crear nuevo tema

Otros foros de Razas de perros gigantes

Ver todos

Foro del Perro de Montaña de los Pirineos

Crear nuevo tema

Únete al foro

Miembros más activos

  • veronica13

    4

    En mundoAnimalia desde 29/03/2010

  • lot77

    4

    En mundoAnimalia desde 13/01/2010

  • AndTheWolf1

    2

    En mundoAnimalia desde 28/01/2010

  • lupi

    2

    En mundoAnimalia desde 09/12/2009

  • nalu

    2

    En mundoAnimalia desde 11/04/2010

¿Crees que lo sabes todo sobre el Perro de Montaña de los Pirineos?

Conoce su historia y sus características. ¡No te pierdas las fotos!

Quiero saber más

¿Estás buscando criadores de Perro de Montaña de los Pirineos?

Ver todos los criadores

Insertar imagen

Selecciona la parte de la imagen que deseas para crear la miniatura:

Así quedará tu foto en los listados de MundoAnimalia:

Identifícate para acceder a tu cuenta

Nunca publicaremos en tu muro

Debes introducir tu usuario y tu contraseña

¿Has olvidado tu contraseña?
¿No tienes cuenta? Regístrate

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya