Inicio » Artículos » Artículos sobre Perros » Artículos de Otros temas de interés de Perros » Un cachorro en casa

Un cachorro en casa Comentar (67)

Un cachorro en casaEs fácil pensar que la convivencia con un cachorro resultaría  de lo más entrañable; un regordete perrito dormilón y juguetón al que acurrucar y colmar de atenciones.
Este primer pensamiento es tan idílico como engañoso. Un cachorro exigirá nuestra total dedicación; además de acurrucarle deberemos proporcionarle un entorno adecuado, cubrir sus necesidades vitales y sobre todo, tendremos la responsabilidad de educarle convenientemente.

La llegada del cachorro

Una vez tomada la decisión de ampliar la familia con un miembro canino y en cuanto conozcamos el momento de su llegada, normalmente en torno a las 8 o 10 semanas después de su nacimiento, sería conveniente que pudiésemos reservarnos unos días para poder compartir íntegramente con el cachorro. Durante este periodo, es muy importante que todos los miembros de la familia, especialmente los niños, faciliten la adaptación del animal a su nuevo hogar.
Tendremos que ser muy pacientes y tratarlo con mucho cariño, sobre todo los primeros días.
Nuestro cachorro llegará a casa confundido y abrumado. Para él, la llegada a nuestro hogar representa un cambio brusco de toda su existencia, de todo lo conocido hasta entonces.
Debemos permitirle que olfatee, explore y corretee por todos los rincones de la casa.
Entre tanta excitación es posible que se produzca el primer pipí ya que el gran nerviosismo puede influir en sus esfínteres.  También debemos mostrarle lo antes posible su lugar de descanso; la mantita o la cama donde deseamos que duerma. Deberemos llamarlo por su nombre y empezar a utilizar; el “NO” rotundo y tajante cuando intente hacer algo indebido y el “Muy Bien” para premiarlo por una buena conducta.

Visita al veterinario

Es imprescindible visitar al veterinario lo antes posible para que le efectúe un reconocimiento,  elabore su cartilla de vacunación y nos resuelva todas las dudas que nos hayan podido surgir. Si nuestro cachorro proviene de un criadero, lo habitual será que nos lo entreguen desparasitado y habiendo recibido las primeras dosis de algunas vacunas.

La primera noche

Un cachorro en casaDebemos prever que la primera noche de nuestro cachorro no será la más placentera. Llorará porque echa de menos a su madre y a sus hermanos y estará intranquilo porque todavía no le ha dado tiempo a asimilar que ese será en adelante su nuevo hogar.
En las noches sucesivas la situación va mejorando, aunque probablemente ya no llorará, será inevitable que se despierte varias veces de madrugada por necesidades fisiológicas; sus inmaduros esfínteres no le permitirán una autonomía de más de 2 o 3 horas.
En estas ocasiones el perrito querrá aprovechar la ocasión para venir a saludaros y porque no, a jugar un rato. Es importante que os mantengáis inflexibles y reprendáis esta conducta insistiendo con firmeza en la vuelta a su cama.
Afortunadamente esta es una etapa muy corta, en unas semanas podréis volver a descansar  normalmente y sin interrupciones. Los malos sueños no serán más que una anécdota para contar a los amigos.

 

Equipo básico

Un cachorro en casaAntes de que llegue nuestro cachorro compraremos sus enseres básicos y decidiremos  el lugar donde deseamos colocar su cama y donde colocaremos los cuencos de la comida y el agua.
Aquí tienes una lista del equipo básico:
•    Alimento. Hoy en día existe en el mercado una gran oferta de piensos adaptados. Te recomendamos que consultes con tu veterinario cual es el más apropiado para tu perro, así como las pautas de alimentación. 
•    Comer y beber. Necesitaréis un par de cuencos, uno para la comida y el otro para el agua. Es preferible que sean de acero inoxidable para que el cachorro no corra peligro de mordisquearlos y tragar algún trozo. El cuenco destinado al agua debe estar siempre lleno.
•     La cama. Puede tratarse de una manta, una colchoneta o una caseta. Cualquier opción será válida y vuestro cachorro la adoptará como su “lugar seguro” al que acudirá para dormir o descansar. Es conveniente respetar este espacio del animal y tratar de no molestarle mientras descansa.
•    Juguetes. Prepara algunos juguetes apropiados y seguros. Tu perro pasará buenos momentos entretenido con el mordisqueo. Los cachorros caninos, como los humanos, necesitan el juego para su correcto desarrollo. El juego preferido de casi todos los perritos no será otro que morder  y morder.
•    Paseo. Necesitarás un collar regulable y extensible. Es aconsejable que lleves al cachorro siempre atado y sólo lo dejes suelto en lugares que ofrezcan una total seguridad. Los cachorros están ansiosos por correr y explorar y no siempre responderán a tus órdenes como cabría esperar en un perro adulto.  
•     Cepillo. El cepillado deberá formar parte de la rutina habitual. Dependiendo del tipo de manto será más o menos frecuente. Tu veterinario te aconsejará sobre la pauta adecuada.

Atención a los peligros

En casa deberemos tomar algunas precauciones para evitarnos algún que otro susto. Nuestro cachorro estará dispuesto a mordisquear todo lo que encuentre ante su morro y obviamente no todo será inofensivo. El modo de evitar estos peligros no será otro que reprender a nuestro perro cuando lo encontremos in fraganti  y evitar poner a su alcance objetos o sustancias nocivas, algunos ejemplos:
•    Electricidad. Cuidado con cables y enchufes, una descarga eléctrica podría resultar mortal. Los cables deben estar ocultos o cubiertos.
•    Juguetes. Igual que ocurre con los juguetes infantiles, algunos no cumplen la normativa; el material podría degradarse fácilmente y romperse, con el consiguiente riesgo de que el perro trague los trozos.
•    Huesos. Los huesos de conejo, pollo o pequeñas aves resultan peligrosos, al comerlos se astillan lo que puede producir heridas graves en la garganta del perro al tragarlos. Lo permisible es dejar a nuestro perro roer un hueso grande de ternera que además de mantenerle entretenido un buen rato, no le comportará mayor peligro.
•    Objetos peligrosos. Es conveniente que no dejes a su alcance objetos cortantes  o afilados con los que podría lastimarse o tan pequeños que pudiese tragar. Las bolsas de plástico también resultan peligrosas, podrían producirle asfixia. 
•    Productos tóxicos. Mantén fuera de su alcance: productos de limpieza, medicamentos, pinturas, insecticidas o cualquier otra sustancia tóxica. El cachorro podría romper el envase fácilmente y las consecuencias serían fatales.
•    Un cachorro en casaPlantas venenosas. Cuidado con el jardín, muchas de las plantas ornamentales más comunes podrían resultar tóxicas o incluso mortales para tu cachorro si las ingiriese. Entre las más conocidas:
     Aloe Vera (produce diarrea)
     Azalea (produce vómitos, diarrea, somnolencia)
     Clavel (irritación en la boca y piel)
     Poinsettia o Flor de navidad (irritación en la boca y piel)
     Hortensia (vómitos, dificultad para respirar)
     Adelfa (aumento de la presión arterial, latido irregular, con síntomas severos podría resultar mortal)
     Hiedra Inglesa (alteración del sistema nervioso, normalmente seguido de coma y en los casos más severos podría resultar mortal)

Para concluir, recuerda que adoptar a un cachorro comporta una gran responsabilidad, el cachorro de hoy se convertirá en el perro que nos acompañará durante toda su vida. Será nuestro amigo fiel y nos asegurará momentos y vivencias inolvidables. Está en nuestras manos proporcionarle la vida saludable y feliz que merece.


Últimos Comentarios sobre este artículo (67)


Comentar este artículo

Tienes que estar registrado para participar en esta sección.
- Si ya eres miembro de mundoAnimalia, identifícate
- Si aún no te has registrado, Regístrate gratis

Insertar foto

Otros artículos relacionados

  • Las razas de perros más caros en mundoAnimalia

    Tener un animal de compañía puede costar muy caro. Hay razas cuyo precio convierte a estas especies en los compañeros más caros. Varios son los motivos de ello: su popularidad, su carácter exótico o raro, e incluso los pocos ejemplares que existen de una raza.

  • 5 Consejos para elegir al mejor cuidador para tu perro

    Dejar en manos de un cuidador o paseador a tu perro es una responsabilidad muy grande. No solo debe tener experiencia en el cuidado de los animales; también debe saber reaccionar ante situaciones especiales y ser muy responsable.

  • Las 20 razas de perros grandes más populares

    Los perros son grandes compañeros de vida, siempre están dispuestos a hacernos pasar un buen rato. Algunos, además de un gran interior, tienen un cuerpo de grandes dimensiones. Consideramos perros grandes a aquellos que pesan entre 25 y 45 kilos y que miden entre 40 y 60 centímetros de alto.

  • Las 5 razas de perros más tranquilos de mundoAnimalia

    Como las personas, cada animal es un mundo. Por ello, por mucho que nos guste una raza de perro determinada, es necesario conocer antes sus características y peculiaridades para determinar si es el cánido que necesitamos para nuestro hogar. 

Insertar imagen

Selecciona la parte de la imagen que deseas para crear la miniatura:

Así quedará tu foto en los listados de MundoAnimalia:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya