Inicio » Artículos » Artículos sobre Perros » Artículos de Comportamiento y Educación de Perros » La indefensión aprendida en perros

La indefensión aprendida en perros Comentar

 

La indefensión aprendidaEste tipo de conductas se producen cuando el individuo ya ha vivido experiencias negativas similares sin que sus intentos de solución generaran el efecto deseado.

El principal investigador de este comportamiento fue Martin Seligman, os presento su teoría basada en los comportamientos de varios perros sometidos a una serie de estímulos, así como otro experimento en la misma línea realizado con cobayas por el investigador Richard Norris.

Seligman, estudio en perros

Teoría propuesta por Martin Seligman en 1975, con la intención de estudiar algunos tipos de depresión en humanos. Como hemos comentado, la indefensión aprendida surge cuando el individuo sufre una mala experiencia y tiene la sensación de que haga lo que haga nada va a cambiar (no va a encontrar trabajo, pareja….no va a superar una enfermedad….)

Para este estudio se utilizaron perros divididos en tres grupos a los que se les aplicaban pequeñas descargas eléctricas:

1º Grupo: Se aplicaban descargas pero activando un mecanismo sencillo, las descargas cesaban

2º Grupo: Se aplicaban descargas sin mecanismo para desactivarlas

3º Grupo: No se aplicaron descargas

Tras varias pruebas, el primer y tercer grupo (el que no había recibido descargas), al volverles a aplicar descargas, luchaban por encontrar la manera de pararlas, encontrándola con relativa facilidad. En cambio, al segundo grupo, aún disponiendo del sencillo  mecanismo para detenerlas, les costaba mucho más encontrar la solución o ni siquiera lo intentaba. Este grupo simplemente aceptaba, por experiencias anteriores, que hiciera lo que hiciera no iba a detener el incomodo estímulo, los perros se mostraban apáticos, tristes y faltos de iniciativa. Además en experimentos posteriores mostraban dificultad para aprender.

La atribución de casualidad 

Esta primera teorización es insuficiente para explicar este fenómeno completamente, por lo que en una segunda versión, se añadió el concepto de la atribución de causalidad, que se divide en tres grupos:

INTERNA O EXTERNA: El no poder evitar la mala experiencia depende del individuo o de una causa externa

ESPECIFICA O GLOBAL: Se puede aplicar a más situaciones o solo a esa

ESTABLE O INESTABLE: Si esa causa se va a mantener en el tiempo 

Por ejemplo, una persona se presenta a un examen de matemáticas y suspende. Si esa persona cree que la culpa es suya por no haber estudiado lo suficiente o porque no lo es lo suficientemente inteligente (causa interna), que además de suspender este examen va a suspender todos los demás (global) y que por mucho que estudie, no va a aprobar (estable) ese individuo es muy probable que caiga en indefensión aprendida.

Pero si este alumno cree que la culpa es del profesor que ha puesto un examen muy difícil (causa externa), que solo va a suspender este examen (específica) y que si estudia un poco más va a probar el examen (inestable) es muy difícil que esta persona caiga en indefensión.

Norris, estudio en cobayas

Richard Norris (Universidad de Edimburgo) obtuvo resultados similares experimentando con cobayas:

1º Grupo: Se depositó un grupo de cobayas en un tanque de agua turbia de forma que no pudieran ver el fondo con unos obstáculos sumergidos que les permitieran ponerse a salvo en lugar seguro mientras nadaban.

2º Grupo: El segundo grupo de cobayas no disponía de estos obstáculos y lo único que podían hacer para sobrevivir era nadar ininterrumpidamente.

Los dos grupos fueron rescatados después, y se introdujeron en un tercer tanque también “sin fondo”  y el resultado fue que los cobayas del primer grupo nadaron más tiempo y se mostraban más tranquilas ya que recordaban que existían obstáculos sumergidos que encontraban mientras siguieran nadando; mientras que las del segundo grupo se agotaban antes, cuando no se abandonaban a su suerte, ya que habían aprendido que por mucho que nadaran nunca encontraban la manera de llegar a un lugar donde descansar y ponerse a salvo.

 

Ambos experimentos tienen en común que uno de los grupos, en base a su experiencia, podían asociar su conducta (accionar palanca, en el primer experimento; o seguir nadando en el segundo), a la desaparición de la sensación desagradable, lo que les motivaba a buscar la salida. El otro grupo no podía asociar ninguna conducta al castigo por lo que la conducta más observada era la falta total de iniciativa y el abandono a su suerte.

Estos experimentos también nos pueden ayudar con nuestro perro, antes de empezar cualquier terapia valdría la pena preguntarnos: ¿Cuánto puedo exigirle a mi perro? No existe una medida universal de la exigencia a nuestros perros. Antes de someter al can a un adiestramiento debemos conocerlo bien, aprender a “leer” a nuestro perro, ya que cada individuo es distinto a otro en cuanto a madurez, dureza, capacidad de concentración…. El que marca el ritmo en el aprendizaje es el perro en base a sus capacidades, por lo que debemos siempre trabajar a favor del perro, es decir, trabajar con el máximo respeto hacia el animal.

Los experimentos que hemos detallado están aplicados a la psicología humana, pero se podrían aplicar también a la psicología animal, tal y como se puede observar en el trabajo de Skinner (con palomas), Paulov, y Seligman (con perros), así que, a la hora de corregir o castigar a vuestros perros, tened en cuenta si le estáis dando una salida a ese castigo para, entre otras cosas, evitar que caiga en indefensión aprendida.

Espero que os haya parecido interesante.

Carlos Kiran. Educación y Adiestramiento Canino

 

 


Comentar este artículo

Tienes que estar registrado para participar en esta sección.
- Si ya eres miembro de mundoAnimalia, identifícate
- Si aún no te has registrado, Regístrate gratis

Insertar foto

Otros artículos relacionados

  • Mi perro se revuelca sobre heces o animales muertos. ¿Se puede corregir esta conducta?

    Aunque a nosotros nos pueda parecer algo repugnante, para los perros es completamente normal revolcarse entre el barro, las hojas, los restos de suciedad... y hasta las heces de otros animales.

  • ¿Debo dejar que mi perro me lama la cara?

    Seguro que esta situación te suena, llegas a casa y tu perro acude corriendo hacia a ti y muestra la alegría que siente lamiéndote la cara. Es una actitud bastante habitual, pero ¿es bueno dejar qué tu perro te lama la cara? Lo cierto es que hay respuestas tanto positivas como negativas.

  • Consejos para corregir la ansiedad por separación en perros

    La ansiedad en los canes es más frecuente de los que pensamos. No siempre se debe a un pasado traumático o violento. Posiblemente tiene más que ver con su propia naturaleza como animal de manada que es.

  • ¿Por qué aúllan los perros al escuchar sirenas?

    Los que tengan perros estarán habituados a este comportamiento, pero eso no quiere decir que no deje de sorprender. El motivo de ello está relacionado con la propia naturaleza del cánido.

Insertar imagen

Selecciona la parte de la imagen que deseas para crear la miniatura:

Así quedará tu foto en los listados de MundoAnimalia:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para asegurarte una mejor experiencia. Al usar nuestro servicio, aceptas el uso de las mismas. Pulsa para ver más información sobre las cookies.

Close¿Tienes mascotas?

¡Comparte sus fotos!

Regístrate ya